TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                             S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 71/2016

Sucre: 04 de febrero 2016

Expediente: SC-47-15-S

Partes: Wilson Ramiro Antezana Gonzales c/ Lucy Quinteros Pinaya e Isidro

            Quinteros García

Proceso: Reivindicación, Desocupación y Entrega de Bien inmueble

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 257 a 259 y vta., interpuesto por Isidoro García Quinteros y Lucy Quinteros Pinaya contra el Auto de Vista Nº 245/2014 de fecha 14 de noviembre, cursante de fs. 248 a 250, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario de reivindicación, desocupación y entrega de bien inmueble, seguido por Wilson Ramiro Antezana Gonzales contra los recurrentes; la concesión de fs. 261; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Tramitado el proceso, el Juez Primero de Partido en Materia Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, emitió la Sentencia N° 18-14 de fecha 1 de abril de 2014, cursante de fs. 216 a 220 y vta., declarando probada la demanda interpuesta por Wilson Ramiro Antezana Gonzales, con costas; en consecuencia, ordenó a los demandados Lucy Quinteros Pinaya e Isidoro Quinteros García a entregar completamente desocupado el inmueble ubicado en la Zona Sud. U.V. 158, Mza. 57, Lote Nº 1 con una superficie de 357 mts2., inscrito en Derechos Reales bajo la matricula Nº 7011050026036, al demandante, en el plazo de 15 días a partir de la ejecutoria de la Sentencia, bajo prevenciones de librar mandamiento de lanzamiento y/o desapoderamiento.

Contra la referida Sentencia, Isidoro García Quinteros y Lucy Quinteros Pinaya interpusieron recurso de apelación cursante de fs. 223 a 233 y vta.

En mérito a esos antecedentes, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió el Auto de Vista Nº 245/2014 de fecha 14 de noviembre, cursante de fs. 248 a 250, por el que se CONFIRMA en todas sus partes la Sentencia recurrida, con costas.

Resolución que dio lugar al Recurso de Casación en el fondo y en la forma, interpuesto por Isidoro García Quinteros y Lucy Quinteros Pinaya, mismo que se pasa a considerar y resolver. 

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En el fondo:

Haciendo referencia a lo señalado en el considerando II del Auto de Vista recurrido, señala que la Escritura Pública de fecha 08 de junio de 2011, prueba presentada por la parte actora es de reciente obtención y de misteriosa fabricación.

Acusa que las certificaciones en fotocopias legalizadas remitidas por la H.A.M. de Santa Cruz de la Sierra, no fueron consideradas ni tomadas en cuenta por el Tribunal de Alzada.

Señala que no es evidente que se haya adjuntando al presente proceso el Testimonio emitido por el Instituto Nacional de Reforma Agraria al cual se hace referencia en el Auto de Vista.

Acusa que lo manifestado en el Auto de Vista respecto a la acción reivindicatoria, de que la misma sería una acción real de defensa de la propiedad dirigida a recuperar la propiedad cuando esta se encuentra en poder de un tercero como si fuera el verdadero propietario con dominus dominio, con título o sin el, sería totalmente contradictorio, pues dicha acción no procedería contra una persona que tiene título de propiedad, por lo que acusa vulneración de los arts. 110, 106 y 138 del Código Civil.

Po lo expuesto, denuncia que su recurso de apelación no fue correctamente analizado menos estudiado por el Tribunal de Alzada.

En la forma:

Refiere que tanto la Sentencia como el Auto de Vista, no consideraron y analizaron que tienen posesión pública, pacífica y continuada en el bien inmueble objeto de la litis y que solo se especularía que la parte actora es propietaria del inmueble, deslegitimizando el derecho que le asiste, que habría sido demostrado en el proceso, frente a la indiferencia de la parte actora y su inconcurrencia a distintos actos procesales, por lo que hace referencia a los arts. 423 y 424 del Código de Procedimiento Civil, fundamento este, que al parecer de los recurrentes se adecuaría al inciso 4) del art. 254 del Código de Procedimiento Civil.

En virtud a lo señalado, solicita se case el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo se declare improbada la demanda principal.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del análisis del Recurso de Casación que fue interpuesto tanto en el fondo como en la forma, corresponde a este Tribunal Supremo de Justicia ingresar a considerar previamente los reclamos acusados en la forma.

En la forma:

Del análisis del reclamo acusado en este punto, se advierte que los recurrentes, haciendo referencia al inciso 4) del art. 254 del Código de Procedimiento Civil, que establece que el recurso de casación procede cuando la Sentencia o Auto de Vista fue dictado otorgando más de lo pedido por las partes o sin haberse pronunciado sobre alguna de las pretensiones deducidas en el proceso y reclamadas oportunamente ante los Tribunales Inferiores, denuncian que el Tribunal de Alzada no consideró ni analizó la posesión pública, pacífica y continuada que tendrían sus personas respecto al bien inmueble objeto de la litis, y que contrariamente deslegitimizarían el derecho que tendrían, el cual habrían demostrado en contraposición a la dejadez de la parte actora.

De lo señalado, se infiere que los recurrentes pretenden subsumir cuestiones de fondo que a su parecer no habrían sido consideradas, fundamentos expuestos en su recurso que nacen del análisis de fondo que habrían realizado los de instancia,  aspecto no que no significa que los de instancia no se hayan pronunciado sobre alguna de sus pretensiones (incongruencia), sino que el recurrente se limita a sindicar aspectos como los detallados supra y a cuestionar que el razonamiento del Ad quem sería irresponsable y especulativo, observando además la supuesta actuación indiferente de la parte actora en el proceso, pues si los recurrentes pretendían que este Tribunal Supremo realice una revisión de los fundamentos por los cuales el Tribunal de Alzada confirmó la Sentencia de primera instancia, debieron adecuar su reclamo a las causales de procedencia del recurso de casación en el fondo y no en la forma como erradamente lo hicieron.

Por lo expuesto, corresponde fallar conforme lo prevé el art. 271 num. 1) del Código de Procedimiento Civil.

Del fondo:

Respecto a la Escritura Pública de fecha 08 de junio de 2011, de la cual acusan que sería de reciente obtención y de misteriosa fabricación, resulta pertinente aclarar a la recurrente que cuando se interpone recurso de casación en el fondo, la misma procede por las causales inmersas en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, en ese sentido, cuando se hace mención a la apreciación de una determinada prueba, se debe acusar el error de hecho o de derecho en que hubieran incurrido los jueces de instancia, extremo que no acontece en el presente reclamo, pues la mera enunciación de que la citada Escritura Pública sería de reciente obtención o de misteriosa fabricación son cuestiones que no se adecuan a dicha causal, de esta manera se tiene que si la referida prueba documental no fue debidamente declarada nula o ineficaz, esta surte plenos efectos legales, máxime si la validez o no de la Escritura Pública no fue objeto del presente proceso, resultando consecuentemente inconsistente el  reclamo acusado.

Del reclamo de que las fotocopias legalizadas remitidas por la H.A.M. no habrían sido consideradas ni tomadas en cuenta por el Tribunal de Alzada, así como el hecho de que no sería evidente que se haya adjuntando al proceso el Testimonio emitido por el INRA, al cual hicieron referencia los de Alzada,  debemos señalar que dichos aspectos constituyen cuestiones de forma, es decir errores en el procedimiento los cuales para ser considerados por este Tribunal Supremo, debieron ser acusados en el recurso de casación en la forma y no así en el fondo como erradamente hizo la parte recurrente.

Finalmente, del reclamo de que el Auto de Vista al señalar entre sus fundamentos que la acción reivindicatoria es una acción real de defensa de la propiedad dirigida a recuperar la propiedad cuando esta se encuentra en poder de un tercero como si fuera el verdadero propietario con dominus dominio, con título o sin él, y que dicha afirmación sería contradictoria debido a que si la persona a quien se demanda tiene título de propiedad la misma no procedería, existiendo de esta manera vulneración de los arts. 110, 106 y 138 del Código Civil; sobre este reclamo corresponde señalar que la contradicción que acusan los recurrentes, al margen de que se trata de un lapsus por parte del Tribunal de Alzada, empero no pueden pretender los recurrentes que por este desliz involuntario, que resulta ser una cuestión más de forma que de fondo, se emita un Auto Supremo casando el Auto de Vista y declarando improbada la pretensión, pues la corrección del mismo en nada modificará la decisión asumida por los jueces de instancia, máxime si en el caso de autos, se advierte que la parte actora conforme lo señaló el Tribunal de Apelación, si cumplió con la carga de la prueba demostrando los extremos de su demanda, es decir que acreditó ser el propietario del bien inmueble, el cual se halla debidamente registrado en Derechos Reales, y que los recurrentes se encuentran en posesión del mismo, requisitos estos que dieron lugar a que el Tribunal de Segunda de Instancia confirme la Sentencia recurrida. Asimismo, se debe aclarar a la recurrente que la usucapión decenal no fue objeto del presente proceso, por lo que las normas que acusa de vulneradas resultan ser impertinentes.

En razón a lo expuesto, corresponde emitir Resolución de acuerdo a lo establecido en los artículos 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el Recurso de casación en la forma, y conforme a lo establecido en el art. 271 num. 2) y 273 del Adjetivo Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo, cursante ambos de fs. 257 a 259 y vta., interpuesto por Isidoro García Quinteros y Lucy Quinteros Pinaya contra el Auto de Vista Nº 245/2014 de fecha 14 de noviembre, cursante de fs. 248 a 250, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, sin costas por no existir respuesta al recurso de casación.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.