TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                                          S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 35/2016                                                                     Sucre: 29 de enero 2016                                                                        Expediente: CH-9-15-S                                                                    Partes: Alberto Aceituno Sanjinés c/ Miguel Ángel Avilés Romero y Erika Cintia

             Carrasco Morales                                                                    Proceso: Resolución de Contrato                                                      Distrito: Chuquisaca


VISTOS: El recurso de casación en la forma cursante de fs. 284 a 287, interpuesto por Miguel Ángel Avilés Romero y Erika Cintia Carrasco Morales contra el Auto de Vista Nº 44/2015 de 25 de febrero, cursante de fs. 280 a 281 y vta., pronunciado por la Sala Civil, Comercial y Familiar Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro el proceso de Resolución de Contrato, seguido por Alberto Aceituno Sanjinés contra Miguel Ángel Avilés Romero y Erika Cintia Carrasco Morales, la respuesta al recurso de fs. 291 a 294, la concesión de fs. 295, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I:                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Segundo en lo Civil y Comercial de la ciudad de Sucre, dictó la Sentencia Nº 01/2014 de 15 de enero, de fs. 209 a 211, declarando: Probada la demanda instaurada de fs. 17 a 19 de obrados e Improbada la reconvención sobre cumplimiento de obligación incoada de fs. 29 a 36, sin costas, en cuya virtud dispone: 1) la resolución del contrato de venta del inmueble, suscrito en fecha 22 de marzo de 2011 saliente a fs. 1-2 de obrados. 2) En consecuencia Miguel Ángel Avilés Romero y Erika Cintia Carrasco Morales, en el plazo de 15 días deberán restituir el inmueble sito en calle “Grau Nº 415 esquina “Padilla” Nº 202 de esta ciudad a favor de su propietario Alberto Aceituno Sanjinés, en el estado en que se encuentre conforme lo pactado en la cláusula tercera del referido instrumento, sin lugar al resarcimiento de daños y perjuicios demandados, por no haberse acreditado ello con prueba alguna.

Resolución de primera instancia que es apelada por los demandados Miguel Ángel Avilés Romero y Erika Cintia Carrasco Morales por memorial de fs. 219 a 223, que mereció el Auto de Vista Nº 44/2015 de 25 de febrero, de fs. 280 a 281 y vta., que confirma totalmente la Sentencia Nº 01/2014 de 15 de enero. Resolución de Alzada que es recurrida de casación en la forma por los referidos demandados, que obtiene el presente análisis.

CONSIDERANDO II:                                                                         DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Los recurrentes interponen su recurso de casación en la forma en base a los siguientes argumentos jurídicos:

Acusa que el Auto de Vista impugnado, viola el art. 236 del C.P.C., vinculado a la congruencia, pertinencia, e incumple con el mandato dispuesto por el A.S. Nº 612/2014 de 27 de octubre de 2014, además que deniega el acceso al recurso efectivo, lesionando de esa manera el debido proceso y la tutela judicial efectiva así como el acceso a un recurso efectivo contenido en los arts. 115, 180-II de la Constitución, 8-2-h) y 25 de la Convención Americana de Derechos Humanos.

Refiere que el Ad quem no ha otorgado un pronunciamiento congruente y pertinente en derecho respecto a todos y cada uno de los motivos que contiene el recurso de apelación. Porque conforme se evidencia del recurso de apelación, contiene tres motivos claramente diferenciados y con la debida fundamentación; sin embargo, contrastando con el Auto de Vista no ha resuelto de manera completa las cuestiones planteadas.

Manifiesta que la resolución impugnada en su considerando I al parecer hace referencia de manera resumida y descontextualizada a los tres motivos que contiene el recurso de apelación.

Expresa que en el considerando II de la resolución ahora recurrida, el Ad quem se ha limitado exclusivamente a reiterar argumentaciones generales de la “confesión” respecto al hecho de no haberse pagado los $us. 20.000, para luego ingresar directamente a la parte resolutiva de la decisión confirmando totalmente; es decir, de esa manera se deja sin respuesta al primer, segundo y tercer motivo del recurso de apelación. A manera de ejemplo señala no se ha pronunciado respecto a la incongruencia entre los hechos probados con las conclusiones estos a su vez con la parte resolutiva, tampoco se ha pronunciado en pertinencia sobre la omisión de valoración de la testifical de descargo en base a las reglas de la sana crítica, tampoco sobre la violación al derecho a la defensa, etc., circunstancia que viola sus derechos al debido proceso y a la tutela judicial efectiva como acceso al recurso efectivo.

Finalmente señala que el A.S. Nº 612/2014, también ha dispuesto que el Tribunal de Alzada emita pronunciamiento sobre todos y cada una de las cuestiones planteadas en el recurso de apelación, lo cual es compatible con el nuevo Estado Constitucional de Derecho que exige que las resoluciones judiciales no solo sean emitidas con la debida fundamentación y motivación sino también de manera congruente, razonable y con la pertinencia en Derecho, al no haber ocurrido en esos términos, se adecuado a la causal de nulidad establecida por el art. 254-4) del C.P.C.

En consecuencia al haber dejado sin prejuzgar los motivos planteados en el recurso de apelación se ha violado el debido proceso, la tutela judicial efectiva, así como el acceso efectivo al recurso o impugnación contenido en los arts. 236 del C.P.C., 115, 180-I de la Constitución, 8-2-h) y 25 de la Convención Americana.

Por lo expuesto, solicita anular el Auto de Vista impugnado, hasta el estado de que el Tribunal de Alzada emita uno nuevo en el cual se pronuncie de manera expresa, clara, completa, fundamentada, motivada, congruente, razonable y con pertinencia respecto a todos los motivos y las cuestiones planteadas en el recurso de apelación deducido de su parte.

CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

1. Los ahora recurrentes solo interponen recurso de casación en la forma, donde de manera incoherente acusan falta y omisión parcial de pronunciamiento e incongruencia y falta de pertinencia por parte del Ad quem, respecto a todos y cada uno de los motivos que contiene el recurso de apelación, y consiguiente violación de los arts. 236 del C.P.C., arts. 115, 180.I., II de la Constitución, 8-2-h) y 25 de la Convención Americana de Derechos Humanos.

1.1. Al respecto, corresponde referir que al percatarse los ahora recurrentes que el Auto de Vista no cumplía con absolver sus agravios deducidos en apelación, o con el principio de congruencia o pertinencia extrañado, les correspondía activar su derecho de explicación y complementación conforme preceptúa el art. 239 del Código de Procedimiento Civil, al no haber procedido así su derecho conforme al principio de convalidación ha precluído.

1.2. Al margen de lo expuesto precedentemente, y en atención al principio de conservación de los actos debemos referir además, que según se evidencia del Auto de Vista impugnado, el Tribunal de Alzada en el primer considerando se remite a todos los fundamentos del recurso de apelación, y en el segundo considerando desarrolla su análisis en relación a los agravios que fueron fundamento del recurso, del razonamiento expuesto en dicha Resolución, se conoce que el Ad quem dió una respuesta integral a todos los agravios argumentados en el recurso de apelación, por lo que en base a dicha respuesta confirmó la Sentencia apelada, absolviendo de esta manera los agravios deducidos y aunque se disienta de la forma de la respuesta los mismos fueron respondidos.

1.3. Por otra parte, a efectos de que este Tribunal asuma una decisión anulatoria, le correspondía a la parte ahora recurrente establecer con absoluta precisión la trascendencia que tuviera la omisión que acusa explicando de qué manera el agravio apelado y presuntamente no considerado en alzada resultaría trascendental a los efectos de cambiar la decisión de la litis, extremos con los que no cumple el recurso en examen.

1.4. En relación a lo anterior, corresponde señalar también que este Tribunal en interpretación del principio de legalidad como línea Jurisprudencial ha razonado que las nulidades procesales no tienen en mente la protección de las formas previstas por el Procedimiento Civil, sino el resguardo del debido proceso en cuanto al derecho a la defensa se refiere, de tal forma que la nulidad por la sola infracción de una forma procedimental resulta insubstancial, por lo mismo, se debe procurar siempre resolver de manera preferente sobre el fondo del asunto controvertido, en tanto que la nulidad procede ante irregularidades procesales reclamadas oportunamente en la tramitación de los procesos y solo puede ser decretada cuando no existe ninguna otra posibilidad de salvar el proceso.

En consecuencia, en conclusión podemos referir que no es evidente la infracción de los arts. 236 del C.P.C., arts. 115, 180.I., II de la Constitución Política del Estado, 8-2-h) y 25 de la Convención Americana de Derechos Humanos. Lo que hace infundado el agravio denunciado.

Por lo expuesto corresponde resolver el recurso de casación en la forma, conforme a lo previsto en los arts. 271 num. 2) con relación al art. 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los art. 271 num. 2) y 273 y del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma interpuesto por Miguel Ángel Avilés Romero y Erika Cintia Carrasco Morales contra el Auto de Vista Nº 44/2015 de 25 de febrero, cursante de fs. 280 a 281 y vta., pronunciado por la Sala Civil, Comercial y Familiar Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.