TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

  S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 982/2015 - L

Sucre: 28 de octubre 2015

Expediente: CB 174 11 - S

Partes: Mario Rodolfo Borda Zambrana. c/ Alberto Galindo Udaeta.

Proceso: Cumplimiento de obligación.

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 174 a 175 vta., de obrados, interpuesto por Alberto Galindo Udaeta contra el Auto de Vista Nº REG/S.II/ZGC/ASEN.373/11.10.2011 de fecha 11 de octubre de 2011, cursante de fs. 169 a 170  de obrados pronunciada por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia  de Cochabamba dentro del proceso ordinario de cumplimiento de obligación seguido por Mario Rodolfo Borda Zambrana contra Alberto Galindo Udaeta, el Auto de concesión del recurso de fs. 179 vta., de obrados; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:                                                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Quinto en lo Civil de la ciudad de Cochabamba mediante Sentencia de fecha 9 de diciembre de 2006 cursante de fs. 73 a 76 por la cual declara probada en parte  la demanda de fs. 2 e improbadas las excepciones perentorias de fs. 39 con costas e improbada la demanda en cuanto al pago de daños y perjuicios, en consecuencia se ordena que en tercer día de ejecutoriada la sentencia el demandado Alberto Galindo Udaeta pague a Rodolfo Borda Zambrana la suma de $us. 28.786.- (veintiocho mil setecientos ochenta y seis dólares americanos) más intereses del 7,20% anual desde el día de la mora, bajo conminatoria de procederse al embargo y remate de sus bienes.

Contra esa Sentencia de primera instancia la demandada, dentro el plazo legal interpone recurso de apelación.

Concedido el indicado recurso la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Cochabamba, pronunció el Auto de Vista Nº REG/S.CII/ZGC/ASEN.373/11.10.2011 en fecha 11 de octubre de 2011, por el cual confirma la Sentencia apelada; contra esta resolución de segunda instancia el demandado  interpuso recurso de casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que, el recurrente en su expresión de agravios señala los siguientes:

1.- Que, la génesis de esta demanda ordinaria es porque después de haber perdido en una anterior demanda ejecutiva que culmino con el Auto de Vista y que la demanda ordinaria fue presentada a ventanilla de repartos en fecha 03 de septiembre de 2005 y fue observada previamente y admitida por decreto de fecha 01 de octubre de 2005 y citada a su persona recién en fecha 20 de octubre, por lo que haciendo números desde la notificación al perdidoso con el Auto de Vista del proceso ejecutivo hasta la citación del nuevo proceso ordinario a su persona han transcurrido exactamente 7 meses y 16 días y si se toma en cuenta la notificación con el cúmplase del Auto de Vista del proceso ejecutivo hasta la citación con el nuevo proceso ordinario a su persona han transcurrido 7 meses y 9 días, por lo que fundamentando en derecho indica el recurrente que la notificación la citación es la primera actuación del proceso y por el cual el demandado conocerá de lo que se demanda, ahora bien en el caso de autos, su persona opone la excepción de prescripción por el cual hábilmente el Juez de la causa la declara improbada sin tomar en cuenta los antecedentes mencionados y que las pruebas y todo el proceso no fue compulsado de manera proba y a detalle, por lo que pide que la Excma. Corte Suprema de Justicia ahora Magistratura del Estado Plurinacional anule obrados hasta el vicio más antiguo  y en su caso anule obrados de acuerdo al art. 272 inc. 2) del Auto de Vista de fecha 11 de octubre de 2011 y por ende anulando obrados hasta el vicio más antiguo.

CONSIDERANDO III:                                                                            FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De la revisión de obrados se tiene que dictada la Sentencia, el recurrente presentó recurso de apelación (fs. 79 a 80), en el cual expuso como puntos de agravio los siguientes:

1. En el considerando I la parte referente al análisis de la prueba aportada mediante la cual se pretende demostrar que su persona adeuda la suma de $us. 28.786.- sin embargo la carta adjuntada demuestra fehacientemente que la persona que adeudaba era una persona jurídica “COSEGAL LTDA”, sin embargo su Autoridad ni siquiera hace un análisis de esta prueba siendo considerada jurídicamente una confesión judicial, así lo dispone el art. 1321 del Cód. de Proc. Civil”.

2. También menciona que en el punto 3 del considerando 2 que mi persona como descargo en la confesión provocada la obligación fue contraída como gerente legal de la empresa e indica no haberse presentado ningún documento correspondiente a la existencia de dicha empresa sin tomar en cuenta que la parte demandante ofrece como prueba la garantía de su DPF”.

3. El estudio minucioso de la prueba documental de las partes se estableció que el documento evidencia la demostración de la existencia de la obligación por mi parte cual nuestra ley sustantiva establece con claridad la forma de interpretación de los contratos y de las clausulas y términos insertos en estos, que por lo expuesto solicita se le conceda la apelación para que el Tribunal de alzada advertido de los errores y deliberando en el fondo, revoque la sentencia y declare improbada la demanda y probadas las excepciones opuestas”.

A estos agravios, el Tribunal Ad quem en virtud de lo dispuesto en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil que indica: “(PERTINENCIA DE LA RESOLUCIÓN) El Auto de vista deberá circunscribirse precisamente a los puntos resueltos por el inferior y que hubieran sido objeto de la apelación y fundamentación a que se refiere el art. 227…”, conforme a lo dispuesto en dicha normativa se circunscribió a dar una respuesta en base a los agravios acusados por los apelantes.

Ahora en el recurso de casación en el fondo, el recurrente ha expuesto como infracciones los siguientes: “1. Que, la génesis de esta demanda ordinaria es porque después de haber perdido en una anterior demanda ejecutiva que culminó con el Auto de Vista y que la demanda ordinaria fue presentada a ventanilla de repartos en fecha 03 de septiembre de 2005 y fue observada previamente y admitida por decreto de fecha 01 de octubre de 2005 y citada a su persona recién en fecha 20 de octubre, por lo que haciendo números desde la notificación al perdidoso con el Auto de Vista del proceso ejecutivo hasta la citación del nuevo proceso ordinario a su persona han transcurrido exactamente 7 meses y 16 días y si se toma en cuenta la notificación con el cúmplase del Auto de Vista del proceso ejecutivo hasta la citación con el nuevo proceso ordinario a su persona han transcurrido 7 meses y 9 días, por lo que fundamentando en derecho indica el recurrente que la notificación la citación es la primera actuación del proceso y por el cual el demandado conocerá de lo que se demanda, ahora bien en el caso de autos, su persona opone la excepción de prescripción por el cual hábilmente el Juez de la causa la declara improbada sin tomar en cuenta los antecedentes mencionados y que las pruebas y todo el proceso no fue compulsado de manera proba y a detalle, por lo que pide que la Excma. Corte Suprema de Justicia ahora Magistratura del Estado Plurinacional anule obrados hasta el vicio más antiguo  y en su caso anule obrados de acuerdo al art. 272 inc. 2) del auto de vista de fecha 11 de octubre de 2011 y por ende anulando obrados hasta el vicio más antiguo; consiguientemente diremos que las pretensiones de los recursos de apelación y casación resultan ser diferentes, pues en el recurso de apelación, los recurrentes peticionaron una revocatoria total de la Sentencia, y ahora en el recurso de casación en la forma peticionan una anulación procesal, por considerar que la misma contiene vicios de nulidad”.

Por lo que diremos que en  el recurso de apelación no se ha peticionado una anulación de obrados hasta el vicio más antiguo, por lo que se infiere que esa pretensión de nulidad de obrados, resulta ser nueva en esta etapa casacional. 

Conforme a lo expuesto al no haberse solicitado en apelación esa pretensión de anulación procesal y de impugnar el proceso acusando vicios de nulidad y al no hacerlo ese derecho ha precluido sobre esa pretensión, ya que en sujeción al art. 258 núm. 3) del Adjetivo Civil, señala que no puede revisarse vicios de procedimiento que no hayan sido denunciados en instancias inferiores, pues de conformidad al principio procesal "per saltum" (pasar por alto) se entiende que debe agotarse legalmente ese reclamo en la instancia pertinente, y los recurrentes debían exponerla en calidad de agravios con una pretensión de nulidad de obrados al momento de apelar, conforme establecen los arts. 272 num. 1) del Código de Procedimiento Civil que se observa y aplica con relación al num. 2) del art. 262 del mismo cuerpo legal.

En tal razón, no habiendo expuesto el recurrente como agravio en el ordinario de apelación lo esgrimido en el recurso de casación, este Tribunal Supremo de Justicia encuentra improcedente el recurso de casación en el fondo, correspondiendo en consecuencia emitir fallo de conformidad a lo que prevé el art. 271 num. 1) y 272 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los  arts. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Alberto Galindo Udaeta, contra el Auto de Vista Nº REG/S.CII/ZGC/ASEN.373/11.10.2011 de fecha 11 de octubre de 2011, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de  Justicia de Cochabamba. Sin costas por no haber sido respondido el recurso.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.