TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 975/2015 - L

Sucre: 27 de Octubre 2015

Expediente: O-35-11-S (Liquidación)

Partes: Felipe Mamani Villca c/ Julia Sanjinez García

Proceso: Nulidad de Reconocimiento

Distrito: Oruro

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 212 a 213, interpuesto por Felipe Mamani Villca contra el Auto de Vista Nº 115, de fs. 207 a 209, de 10 de agosto de 2011, pronunciado por la Sala Civil, Familiar y Comercial Segunda de la H. Corte Superior de Justicia de Oruro, dentro el proceso de nulidad de reconocimiento, seguido por el recurrente  en contra de Julia Sanjinez García;  la concesión de fs. 218; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Segundo de Familia, el 15 de abril de 2011 pronunció Sentencia, cursante de fs. 175 a 181, declarando Improbada la demanda de Nulidad e Impugnación de Reconocimiento interpuesto por Felipe Mamani Villca por las previsiones legales establecidas en los arts. 180, 187, 189, 195, 204, caso 1º 209 todos del Código de Familia; Probada las excepciones perentorias de falta de acción y derecho en el actor, opuestas por la demandada. El Juez A quo mantuvo vigente y con plena validez el Reconocimiento y la Partida de Nacimiento Nº 65 de 20 de julio de 1998, inscrita en el Folio Nº 65 del Libro Nº 2-98 de la ORC Nº 49907  correspondiente a la menor J. A. M. S.

Contra dicha Resolución, presentó recurso de apelación la parte demandante, exponiendo  los agravios sufridos con la Sentencia.

En virtud de la apelación planteada en la litis, el Tribunal de Alzada conforme a  los antecedentes del proceso y la apelación, confirmó la Sentencia en su totalidad.

Resolución que ahora es recurrida en casación en el fondo, que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Acusa la incorrecta aplicación del art. 180 del Código de Familia señalando que existía el conflicto de paternidad toda vez que la demandada mantenía relaciones amorosas paralela con otra persona quien hubiese fallecido.

Por otro lado acusa una serie de puntos donde indica que estuvieran atados de manos para poder probar con alguna prueba la relación de la demandada con el Sr. Narciso Tunqui Gómez; la invocación del art. 209 del Código de Familia, una supuesta arbitrariedad del Tribunal de alzada al no encontrar una solución noble al problema, y otros puntos que al final terminan indicando que lo que pretende en la litis es que se realice el EXAMEN O PRUEBA DE ADN la misma que otorgaría pautas necesarias para resolver el presente problema.

Con lo que termina peticionando que se admita el recurso de casación en el fondo, se case el Auto de Vista, y se declare probada la demanda principal y declarar la nulidad del reconocimiento de hija. Pidiendo que se condene en costas en el entendido de que el recurrente como servidor público, lamentablemente no cuenta con recursos económicos suficientes para solventar enorme gasto.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del extraño recurso de casación en el fondo presentado en la litis, primeramente se debe indicar que, cuando se recurre de casación en el fondo, debe fundarse en infracciones "in iudicando", en que hubieran incurrido los Tribunales de instancia al pronunciar sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil.

Al margen de ello, el recurrente tiene el deber de cumplir mínimamente con lo referido en el art. 258 num. 2) del adjetivo civil, normativa que establece, los parámetros de presentación del recurso de casación, el mismo que deberá citar en términos claros concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

Cuando se cuestiona el error de derecho o de hecho en la apreciación de la prueba, la fundamentación debe estar orientada, en el primer caso, a poner de manifiesto el error del Juez en cuanto al valor que asignó a un determinado medio de prueba, al respecto el recurrente deberá precisar cual la norma que regula el medio probatorio en cuestión que habría sido aplicada o interpretada indebidamente y cómo debió aplicarse o interpretarse correctamente; en el segundo caso, le corresponde al recurrente evidenciar mediante documentos o actos auténticos el error de hecho manifiesto cometido por el juzgador en la apreciación y valoración de un determinado medio de prueba, es decir en la consideración que se hizo del medio de prueba extrayendo de él elementos que no corresponden.

En el caso de Autos, el recurrente omite precisar las causales de casación en el fondo, enumeradas en los numerales 1), 2) y 3) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, es más no hace alusión alguna a dicha normativa, limitándose a realizar una argumentación de manera general de los supuestos agravios sufridos por parte del inferior, señalando que no se valoró las relaciones amorosas que mantenía la demandada con el Sr. Narciso Tunqui Gómez, o el hecho que la demandada en su confesión provocada señale que se encontraba enferma y que no recuerde casi nada de lo que paso el día del reconocimiento y quienes fueron sus testigos, acusaciones del recurrente que no tienen sentido alguno y se vuelven totalmente confusas al señalar que lo que pretenden con el presente recurso de casación es que “de una vez por todas se realice el EXAMEN O PRUEBAS DE ADN” situación que daría las pautas necesarias para resolver el problema, petición que no condice con el recurso de casación planteado.

Por otro lado, sobre la infracción del art. 180 y 209 del Código de Familia el recurrente no precisa debidamente si hubo violación, interpretación errónea o una indebida aplicación de estas normas, y de las pruebas, desconociendo completamente la naturaleza del recurso de casación en el fondo en su art. 253 num.1) del Código de Procedimiento Civil; de la misma forma pretende además, en base al presente e impreciso recurso que el Tribunal Supremo ingrese a censurar la apreciación y valoración de las pruebas realizadas por los jueces de grado sin identificar la existencia de errores de derecho o de hecho en la valoración de las mismas, a lo cual no se puede aperturar la competencia de este Tribunal.

Todos estos aspectos, demuestran que el recurso de casación en el fondo carece de una adecuada técnica recursiva, el mismo es totalmente confuso y no acusa algo concreto en su argumentación.

Por dicho motivo éste Tribunal Supremo de Justicia debe resolver por la improcedencia del recurso conforme lo previsto por el art. 271 num. 1) y 272  num. 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 212 a 213, interpuesto por Felipe Mamani Villca contra el Auto de Vista Nº 115, de fs. 207 a 209, de 10 de agosto de 2011, pronunciado por la Sala Civil, Familiar y Comercial Segunda de la H. Corte Superior de Justicia de Oruro, con costas.

Se regula el honorario del profesional en la suma de Bs.- 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani