TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 968/2015 - L

Sucre: 27 de octubre 2015

Expediente:         CB-166-11-S

Partes: Primitiva Peredo Claros.        c/ Gualberto Camacho Cabrera.

Proceso: Divorcio.

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 72 a 73 de obrados, interpuesto por Gualberto Camacho Cabrera contra el Auto de Vista  Nº REG/S.CII/ZGC/ASEN.337/19.09.2011 de fecha 19 de septiembre de 2011, cursante de fs. 68 a 69, pronunciada por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso ordinario de Divorcio seguido por Primitiva Peredo Claros contra Gualberto Camacho Cabrera, la respuesta al recurso, el auto de concesión del recurso de fs. 76, los antecedentes del proceso; y

CONSIDERANDO I:                                                                                       ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Sexto de Familia de la ciudad de Cochabamba mediante Sentencia Nº 71/2010 de fecha 17 de febrero  de 2010 cursante de fs. 39 a 40 vta., de obrados por la cual declara probada  la demanda de fs. 8 e improbada la acción reconvencional de fs. 11, sin costas por ser juicio doble, disuelto el vínculo conyugal, homologándose además el acuerdo transaccional de fecha 18 de junio de 2009.

Contra esa Sentencia de primera instancia el demandado, dentro el plazo legal interpuso recurso ordinario de apelación.

Concedido el indicado recurso la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Cochabamba, pronunció el Auto de Vista Nº REG/S.CII/ZGC/ASEN.337/19.09.2011 en fecha 19 de septiembre de 2011, por el cual confirma la Sentencia; contra esta resolución de segunda instancia el demandado interpuso recurso de casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:                                                                                                 DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que, el recurrente en su expresión de agravios señala los siguientes:

1.- Violación de los arts. 227 y 236 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que el recurso de apelación de Sentencia se lo planteo fundamentando el agravio sufrido que consiste en la denuncia expresa que el Juez de primera instancia transgredió los arts. 192 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil, art. 1330 del Código Civil y art. 397 del Código de Familia.

2.- Mala valoración de la prueba testifical de cargo, toda vez que dichas declaraciones de los testigos no tiene la fuerza probatoria de ley porque los testigos nunca vieron los supuestos malos tratos ya que la causal invocada para la disolución concebida como remedio o sanción, no ha sido debidamente probada, se desestima la desvinculación o divorcio absoluto, dejando subsistente el vínculo conyugal y en el proceso de divorcio no se ha demostrado los malos tratos que hubiere recibido la demandante y que afecten la relación matrimonial, por tanto el Juez de la causa no puede disolver el matrimonio por no existir prueba que respalde este extremo.

3.- Que al haber sido homologado el documento transaccional de fecha 18 de junio de 2009 afecta el 50% de sus acciones y derechos que le corresponden, el mismo que fue conseguido en base a presión, engaños por parte de su esposa y su abogado y el Auto de Vista al confirmar la Sentencia le causa agravios.

CONSIDERANDO III:                                                                              FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

1.- Con referencia al punto 1, corresponde señalar que el reclamo radica en la presunta violación de los arts. 227 y 236 del Código de Procedimiento Civil, pretendiendo se enmarque dentro de lo previsto por el art. 253 num. 1) del Código adjetivo de la materia, del examen del recurso se tiene que la recurrente interpuso recurso de casación en el fondo señalando como quebrantados artículos de la norma que dirige el desenvolvimiento procesal y el fin que persigue ante el reclamo del quebrantamiento de estas disposiciones legales es la nulidad de actuados o el fallo cuestionado y no su casación, por lo que se hace inadmisible que pueda enmarcarse dentro de lo previsto por el art. 253 num. 1) del Código de Procedimiento Civil como solicita el recurrente, por lo que en dicho antecedente este Tribunal dará respuesta a los agravios de fondo descritos en los puntos 2 y 3 del Considerando II

2.- Respecto a la mala valoración de la prueba testifical corresponde señalar que el recurrente menciona que dicha prueba no tiene la fuerza probatoria de ley , al respecto el art. 1330 del Código Civil señala: “Cuando la prueba testifical es admisible, el juez la apreciará considerando la credibilidad personal de los testigos, las circunstancias y la eficacia probatoria suficiente que de sus declaraciones sobre los hechos pueda resultar, sin descuidar los casos en que legal o comúnmente se requieran otra clase de pruebas”; es preciso sin embargo señalar que la apreciación de la prueba es facultad privativa de los jueces de grado, de acuerdo a la valoración que les otorga la ley y cuando ésta no determine otra cosa, podrán hacerlo conforme a su prudente criterio o sana critica, según dispone el art. 1286 del Código Civil concordante con el art. 397 parágrafo I de su Procedimiento.

En el caso presente y de la revisión de las actas de declaraciones de fs. 26, 27 y 28, los testigos de cargo fundamentalmente se abocaron a establecer que el demandado era torpe y prepotente y que como consecuencia de ello le infringía malos tratos a su esposa, advirtiéndose además que el recurrente no contrainterrogó a los testigos para de esta manera poder desvirtuar sus afirmaciones, con referencia a la carga de la prueba al tenor de lo que dispone el art. 375 numeral 2 del Código de Procedimiento Civil que señala “Al demandado en cuanto a la existencia del hecho impeditivo, modificatorio o extintivo del derecho del actor”, por lo que los Jueces de instancia han resuelto la causa en base a lo dispuesto por el art. 397 del Código de Procedimiento Civil y no como erróneamente sostiene el recurrente que hubo mala valoración de la prueba testifical.

3.- En lo que concierne a la homologación del documento transaccional y que afecta el 50% de sus acciones y derechos; corresponde señalar que de la revisión de dicho documento que se halla corriente de fs. 6-6 vta., de obrados de la lectura de la cláusula tercera se establece: “… que dentro la unión matrimonial, no se tienen bienes muebles que dividir, con la expresa aclaración que solo existe un bien inmueble ubicado a la altura del Km. 2 de la Av. Villazón, carretera a Sacaba, zona Mezadilla-Pacata Baja, urbanización Los Huertos, registrado en la oficina de DD.RR. a fs. Y Ptda. No. 239 del Libro Primero de Propiedad de la provincia Chapare en fecha 31 de enero de 2002, EL ESPOSO renuncia en forma expresa a la parte ganancial que le corresponde en el bien inmueble antes referido, teniéndose como beneficiaria a la ESPOSA e HIJOS, renuncia que comprende a la totalidad de las acciones y derechos que le corresponden como ESPOSO. Asimismo, renuncia a la acción telefónica No. 4235307 a favor de la ESPOSA. Las herramientas de trabajo del ESPOSO, quedarán en poder del mismo. Por último, EL ESPOSO renuncia a los puestos de venta que tiene  LA ESPOSA, en el Mercado La Paz, El Triangulo, no pudiendo reclamar derecho alguno por ningún concepto”; así mismo del memorial de contestación a la demanda cursante a fs. 11-11 vta. de obrados, el hoy recurrente mediante  el OTROSI 2do. pide que el documento transaccional desvinculatorio de fecha 18 de junio de 2009 presentado por la demandante en el presente proceso, en lo que concierne a la división de bienes gananciales y asistencia familiar en sentencia sea homologado (aprobado); consiguientemente  de lo analizado precedentemente se advierte que tanto la Sentencia, así como el Auto de Vista no le causan agravios, toda vez que el demandado consintió en tales actos por consiguiente, resulta indebido que el recurrente a través del presente recurso, pretenda desconocer los documentos mencionados y validados por el mismo con anterioridad, lo que resulta contrario a la teoría de los actos propios, que orienta que nadie puede ir en contra de sus propios actos realizados de forma válida con anterioridad.

Correspondiendo en consecuencia resolver en la forma prevista por los arts. 271 num. 2) y 273 ambos  del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 num.2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por Gualberto Camacho Cabrera contra el Auto de Vista Nº REG/S.CII/ZGC/ASEN.337/19.09.2011 de fecha 19 de septiembre de 2011, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Cochabamba. Con Costas.

Se regula el honorario de abogado en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.