TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

   S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 962/2015

Sucre: 22 de octubre 2015

Expediente: B - 36- 14 S

Partes: Asociación Beniana de Futbol representada por José Pedro Zambrano

             Aguirre. c/ Ernestina Gutiérrez Muñoz Vda. de Balcázar.    

Proceso: Usucapión decenal o extraordinaria.  

Distrito: Beni.

VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 357 a 360, interpuesto por Yimi Olker Ávila Méndez, Director del Servicio Departamental de Deportes del Beni, contra el Auto de Vista Nº 119 de 20 de octubre de 2014, de fs. 353 a 354 vta., pronunciado por la Sala Civil Mixta del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, en el proceso ordinario sobre Usucapión decenal o extraordinaria seguido por Asociación Beniana de Futbol representada por José Pedro Zambrano Aguirre contra Ernestina Gutiérrez Muñoz Vda. de Balcázar; el memorial de respuesta de fs. 367 a 371; el Auto de concesión de fs. 372; los antecedentes del  proceso; y:

CONSIDERANDO I:                                                                                           ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Asociación Beniana de Futbol representada por José Pedro Zambrano Aguirre, adjunto literales a 58 fs., demanda de fs. 59 a 61 vta., fs. 65 y fs. 99 a 100 amparado en los arts. 110 y 138 del Código Civil, manifestando que aproximadamente desde el año 1939 dicha Asociación tomó posesión pacífica y pública del inmueble urbano sito en calle Carmelo López s/n entre calle Kurt Schoenfer y Av. Bolívar, zona Fátima de la ciudad de Trinidad, de 17.933,22 m2. A la  posesión no se opuso ninguna persona, la ABF no ha sido molestada ni demandada de desalojo, reivindicación u otra acción civil, hallándose desde esa fecha en posesión pacífica, pública y continuada denominándose entonces la cancha nueva y en 1945 se construyeron graderías que sin embargo fue destruida por la inundación de 1947 en la ciudad, no obstante la cancha se mantuvo inalterable en propiedad de la ABF hasta que los clubes deportivos e instituciones lograron conformar el Comité Pro-Estadio en 1969 con el objeto de modernizar el principal escenario de futbol y atletismo, es así que el Presidente de la ABF José Lorgio Zambrano Ibáñez logró culminar el proyecto de construcción del estadio en el inmueble que hoy pretenden usucapir  ya que entre 1970 y 1971 procedieron a edificar el estadio y sede de la Asociación, en el 2000 procedieron a remodelar la infraestructura, y el 2012 se edificaron otros ambientes, actos que prueban fehacientemente el derecho posesorio de la Asociación sobre dicho inmueble, la población de Trinidad en los 74 años es testigo de esa posesión existiendo abandono efectivo de su titular, por lo que el propósito es regularizar el derecho propietario sobre el que edificaron el estadio que hoy se conoce como “Yoyo Zambrano Ibáñez”, escenario donde se lleva a cabo todos los campeonatos de futbol organizados por la ABF.

El Gobierno Autónomo Municipal de Trinidad representado por Moisés Shriqui Vejarano, de fs. 80 a 82 vta., contesta y opone excepciones señalando que no existe derecho propietario registrado sobre el inmueble Estadium Deportivo Yoyo Zambrano ni registro de pago de impuestos en la base del RUAT de inmuebles. El Auto Supremo Nº 46 de 8 de mayo de 2012, señala que la usucapión solo es posible sobre bienes que se encuentran registrados a nombre de un anterior propietario contra quien se pretende que opere el efecto extintivo y que no es posible que el actor dirija la acción de usucapión de un bien cuya titularidad no se encuentra registrada en Derechos Reales, por lo que el demandante carece de acción y legitimación en la presente demanda ya que el predio pertenece a la comuna de Trinidad conforme los informes técnicos emitidos por la Dirección de Planificación y Registro Urbano. La excepción de falta de acción y derecho y falta de legitimación para demandar en razón de que una de las partes no tiene derecho en la pretensión jurídica, el bien demandado en autos debería estar comprendido dentro de la esfera del dominio privado con registro en Derechos Reales lo que permitiría dirigirla contra su titular. El art. 85 de la Ley de Municipalidades Nº 2028 señala que los bienes de dominio público son inembargables, inalienables e imprescriptibles, que concordante con el art. 131 de la misma, no procederá la usucapión de bienes de propiedad del Municipio o del Estado. El demandante olvida que cada ciudadano, por iniciativa del Gobierno Municipal, Comité Cívico y Juntas Vecinales, aportó con un ladrillo para la construcción del equipamiento deportivo en los años 90, nunca se apersonaron a las oficinas municipales a objeto de empadronar y tributar, es decir, nunca demostraron el animus possidendi o la intención de actuar como propietario del bien.  

Ernestina Gutiérrez Muñoz Vda. de Balcázar, de fs. 125 a 125 vta., responde indicando que el actor aduce posesión pública y continuada sin percatarse si la Asociación tenía personería jurídica desde ese año, si el terreno es del Comité Departamental de Deportes del Beni, si es propiedad pública o no, aspectos que deben se dilucidados. Niega que su persona tuviere derecho propietario sobre el terreno y ha sido llamada al proceso forzadamente en calidad de heredera de su padre Pedro Antonio Gutiérrez porque registró en Derechos Reales el testimonio Nº 34 que contenía el título de propiedad de su padre José Genaro Gutiérrez del lote de 27.949,15 m2 adquirido en subasta pública en septiembre de 1908, bajo la Partida Nº 93 de 31 de julio de 1951, empero, el 27 de octubre de 1960, según la Partida Nº 124 de 3 de noviembre de 1961, Comité Departamental de Deportes del Beni transfirió a la CNSS10.670 m2 para la construcción del Hospital y en pago por ese terreno, dicha entidad a la vez se comprometió a construir el Estadio Departamental de Trinidad. Consta que el terreno fue cedido al Comité Departamental de Deportes del Beni por sus anteriores propietarios, entre ellos su padre Pedro Antonio Gutiérrez el mismo que está registrado en las Partidas Nº 120 a 125 fs. 145 a 154 del Libro de Propiedades el 27 de octubre de 1960, por lo que debe verificarse tal hecho a fin de establecer la superficie total. Señala que no le alcanzarán los efectos de la sentencia a dictarse según el art. 194 del Cód. Proc. Civil porque no tiene derecho propietario pero deja constancia que sus padres donaron parte del terreno al pueblo de Trinidad lo que se acredita con la placa de reconocimiento que se lee al ingreso al campo deportivo que se pretende usucapir.

Sustanciado el proceso en primera instancia, el Juez de Partido Primero en lo Civil de la ciudad de Trinidad, mediante Sentencia Nº 19/14 de 8 de agosto de 2014 de fs. 326 a 329 vta., declaró Probada la demanda de usucapión interpuesta por la Asociación Beniana de Futbol en contra de Ernestina Gutiérrez Muñoz Vda. de Balcázar, en consecuencia se le reconoce derecho propietario sobre el inmueble en litigio, es decir, lote de terreno con una superficie de 17.932,22 m2. En ejecución de sentencia se librará provisión ejecutorial a DD.RR.

En grado de apelación, la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, mediante el Auto de Vista Nº 119 de 20 de octubre de 2014, de fs. 353 a 354 vta., confirmó totalmente la Sentencia; resolución contra la cual el Servicio Departamental de Deportes del Beni recurre de casación en la forma.

Mediante Auto Supremo Nº 99 de 11 de febrero de 2015 de fs. 379 a 380 vta., la Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia declaró Improcedente el recurso de casación en la forma interpuesto por el Director del Servicio Departamental de Deportes del Beni.

Por Auto de Vista Nº 16 de 24 de agosto de 2015, de fs. 393 a 400 vta., la Sala Social y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia del Beni constituida en Tribunal de Garantías, dentro de la acción de amparo constitucional, concedió en parte la tutela invocada por los accionantes con relación a los ministros del Tribunal Supremo de Justicia y no así contra las otras autoridades accionadas, solamente en cuanto a la lesión del derecho del debido proceso en sus vertientes de falta de motivación, fundamentación, congruencia y debida valoración de toda la prueba aportada por las partes con relación al Auto Supremo Nº 99/2015. Debiendo en consecuencia, la Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia dictar nuevo Auto Supremo conforme a los lineamientos jurídicos expuestos en la presente resolución.

CONSIDERANDO II:                                                                                     HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1. El Convenio de 4 de junio de 1974, fue suscrito por el Presidente de la Asociación Departamental de Fútbol, el Ministerio de Información y Deportes y otros organismos estatales que conformaron el Comité Organizador de los VII Juegos Deportivos Bolivarianos representado por José Gamarra Zorrilla, el Comité de Obras Públicas y Desarrollo del Beni, representado por Adolfo Velasco Ávila, el Ministro de Información y Deportes, Guillermo Bulacia Balex, la Asociación Departamental de Fútbol del Beni, representada por José Lorgio Zambrano I. y el Contralor Departamental Carlos Ross Mollinedo, suscrito hace 40 años en cuya cláusula cuarta, respecto del derecho de propiedad, señala que el Comité y la Asociación a partir de la fecha se constituyen en copropietarios, la participación porcentual de este derecho será determinada por una comisión técnica la misma que evaluará las inversiones realizadas por ambas partes. En la cláusula sexta se previó respecto al derecho de compra, que la Asociación tendrá esa opción de la parte que le corresponde al Comité en el plazo que vea conveniente. En la cláusula octava se convalidaron los términos del indicado Convenio, el cual sin embargo, no estableció porcentaje de propiedad alguno para la Asociación Departamental de Futbol del Beni, de ahí que el Estadio Departamental pertenece en su totalidad al Gobierno Departamental del Beni conforme el art. 339-II. El Tribunal de Alzada le resta importancia a dicho Convenio que debió ser tenido como prueba conforme el art. 404-II del Adjetivo Civil.

El demandante señala que dicho Convenio se suscribió en forma unilateral bajo violencia y presión del gobierno de facto de entonces firmando en condición de Presidente de la Asociación y no en representación de la Asociación Departamental de Futbol del Beni ya que no contaba con la autorización del Concejo Central de la Asociación conforme manda su estatuto, y por tanto dicho Convenio sería nulo de pleno derecho; de lo afirmado por el representante de la Asociación Beniana de Futbol admite la existencia del Convenio de copropiedad suscrito entre varias instancias entre ellas las partes por lo que no puede dejar de tomarse como prueba. Señala que el Convenio fuese nulo de pleno derecho pero la nulidad no opera de oficio sino debe ser demandada y no se ha demostrado que la nulidad de dicho Convenio haya sido declarada judicialmente así como no está demostrada que se hubiere suscrito bajo presión y violencia.

2. El Auto de Vista coarta el derecho al debido proceso del Estado al señalar que no es pretensión establecer porqué el Comité de Deportes habría transferido a la CNSS un lote de 10.670 m2 o si se cumplió la condición de construcción de las tribunas justificando que se trata de otro inmueble distinto al del litigio colindante al estadio departamental. Sin embargo, la Partida donde se registró la transferencia a la CNSS es importante porque en ella se cita a las demás partidas que corresponden a 1960 de donde emerge el derecho propietario del Comité de Deportes y en ellas se puede identificar a los propietarios que transfirieron a dicho Comité el terreno en su totalidad y no solo los 10.670 m2 a la CNSS, con la aclaración que hizo Ernestina Gutiérrez Muñoz Vda. de Balcázar, que en dichas partidas debió consignarse 1960 y no 1961, en efecto, en la partida Nº 124 de 3 de noviembre de 1961, consta que el Comité Departamental de Deportes del Beni, el 27 de octubre de 1960 transfirió a la CNSS esa superficie para la construcción de un hospital y en pago el comprador se comprometió a construir graderías del estadium. En dicho registro consta que el terreno fue cedido al Comité Departamental de Deportes del Beni por sus anteriores propietarios, entre ellos Pedro Antonio Gutiérrez, derecho propietario registrado bajo las partidas Nos. 120 al 125 del libro de propiedades de la Capital, de ahí que la demandada solicitó oficiar a DD.RR pidiendo copias legalizadas de dichas partidas para determinar la superficie total del terreno de propiedad del Comité Departamental de Deportes del Beni que es a quien debía demandarse en la presente causa, no obstante el Juez dispuso lo solicitado, el demandante arrimó iguales partidas pero del año de 1961 aspecto que ya no fue subsanado por el Juez omitiendo importante prueba que puede establecer quiénes tenían derecho dominial inscrito sobre el lote omitiendo la investigación de la tradición registral a cargo de los jueces, al contrario, el Auto de Vista no se pronuncia al respecto dejando en indefensión al Estado.

3. El Auto de Vista coarta el derecho a la defensa ya que acredita el registro en DD.RR a nombre de José Genaro Gutiérrez expresando concretamente que Ernestina Gutiérrez Muñoz Vda. de Balcázar habría señalado que el terreno que se pretende usucapir ya no pertenece a su padre Pedro Antonio Gutiérrez Pereira porque cedió en donación al pueblo beniano hace más de 6 décadas al Comité Departamental de Deportes, por tanto ya no correspondía traer a la litis a su hija evidenciándose en el proceso la falta de la legitimación pasiva coartando al Gobierno Autónomo Departamental del Beni el derecho a la defensa impidiéndole demostrar su derecho propietario encontrándose en indefensión para litigar un bien del Estado, corroborado con el Decreto Supremo Nº 12782 de 25 de agosto de 1975 que dispuso que las obras deportivas en ejecución pasaban a manos del Comité de Obras Públicas Departamentales.

4. Falta de pronunciamiento sobre las excepciones de fs. 80 opuestas por el municipio trinitario, que corrida en traslado y respondida por la entidad demandante, no fueron resueltas en el proceso menos en Sentencia ni Auto de Vista por lo que igualmente corresponde la nulidad de obrados.

En base a dichos antecedentes, pide la nulidad de obrados hasta que se cite con la demanda de usucapión al Gobierno Autónomo Departamental del Beni.

CONSIDERANDO III:                                                                                    FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Toda vez que el presente caso fue accionado por vía del amparo constitucional, y su reingreso a este Tribunal Supremo para su cumplimiento, corresponde efectuar las siguientes consideraciones y fundamentaciones:

La Sala Social constituida en Tribunal de Garantías, mediante resolución Nº 16 de 24 de agosto de 2015, concedió en parte la tutela invocada con el argumento de que al Auto Supremo Nº 99 de 11 de febrero de 2015 le falta valoración de una prueba de importancia como es el Convenio de 4 de junio de 1974 homologado por el Decreto Supremo Nº 11746 de 30 de agosto de ese año, suscrito entre el Comité de Obras Públicas y Desarrollo del Beni, la Asociación Departamental de Futbol del Beni, el Ministerio de Informaciones y Deportes y la Contraloría Departamental; falta de congruencia en las resoluciones de las autoridades accionadas al no haberse pronunciado respecto del error de hecho y de derecho en la valoración de las pruebas y que el Auto de Vista en ningún momento consideró que el bien inmueble podía ser un patrimonio del Estado y bien público, dichas autoridades se distanciaron entre los hechos y las pretensiones de las partes no existiendo lógica ni coherencia en la parte resolutiva con lo pretendido ni con los elementos fácticos expuestos. Incumplieron en la fundamentación y motivación como la falta de resolución judicial motivada respecto a la excepción de falta de acción, derecho y legitimación pasiva planteada por el Alcalde Municipal de Trinidad (fs. 78) puesto que debe darse respuesta a todos los puntos apelados. Señala que el Tribunal de Casación no ingresó al análisis o valoración de los fundamentos del recurso de casación con el argumento de que ya se hubiere resuelto concluyendo sin mayores fundamentos que el recurrente no contaría con derecho en la litis, invocando genéricamente el art. 271 del Adjetivo Civil sin prever en qué casos procedería conforme el art. 272 de la misma. Concluye el Tribunal de Garantías que el Tribunal de Casación tiene la ineludible obligación de entrar a ver el fondo del recurso resolviendo sobre todos los puntos invocados considerando principalmente el art. 67 de la referida norma, de la legitimación pasiva reclamada para intervenir en el proceso desde la primera instancia en calidad de litis consorte necesario.

Por el Auto Supremo Nº 99 de 11 de febrero de 2015 este Tribunal de Casación declaró Improcedente el recurso de casación en la forma bajo el fundamento de que la parte recurrente, Servicio Departamental de Deportes del Beni, tuvo intervención en el proceso planteando incidente de nulidad que fue resuelto por el auto interlocutorio Nº 122/2014 de 09 de junio de 2014 declarando improbado el mismo negando su intervención en la litis al no probar tener derecho propietario sobre el terreno objeto de usucapión denegándole la nulidad de obrados por falta de legitimación pasiva; resolución que no fue apelada entendiendo de ello que existía consentimiento respecto a lo resuelto en el mencionado auto Nº 122/2014, resolución que a la fecha se encuentra ejecutoriada.

Sin embargo de ese razonamiento, en cumplimiento de la resolución del Tribunal de Garantías corresponde asumir el decisorio en los siguientes puntos:

Primero, la parte actora a través de su demanda de fs. 59 a 61 vta., pretende en vía de usucapión decenal los predios correspondientes al Estadio Departamental de la ciudad de Trinidad denominado “Yoyo Zambrano Ibáñez” señalando que la Asociación Beniana de Fútbol viene poseyendo el mismo desde 1939, de 17.933,22 m2 en el cual en 1945 se construyeron graderías para el público con la contribución del Comité Departamental de Deportes, y que no obstante ocurrido el desastre natural que destruyó las mismas, en 1969, se conformó el Comité Pro Estadio lográndose la construcción y edificación del Estadio así como la sede de la Asociación Beniana de Fútbol. En la gestión de 2.000 se procedió a la remodelación, y en 2012 se edificaron en el inmueble otros ambientes que acreditarían la posesión de la Asociación Beniana de Futbol de manera continuada, pública y pacífica. De los términos de la demanda se pueden advertir dos situaciones, por una parte el actor pretende usucapir el terreno donde se encuentra asentado el Estadio Departamental, y por otra, el expreso reconocimiento que hace el demandante de que la infraestructura que se levantó en dichos predios fue construida por el Comité Departamental de Deportes.

De los documentos arrimados al proceso se tiene de fs. 96 a 98 y fs. 158 a 161, la Partida Nº 93 de 31 de julio de 1951 en la que se establece que Pedro Antonio Gutiérrez, ante el Registrador de Derechos Reales, solicitó la inscripción del testimonio Nº 34 del título de propiedad de José Genaro Gutiérrez del predio urbano de 27.949,15 m2 adquirido mediante subasta pública, escritura otorgada por el Concejo Departamental el 10 de diciembre de 1908, en cuya minuta se solicitó al Notario Municipal extienda la escritura por la cual conste que Don José Genaro Gutiérrez es propietario de un terreno municipal de 27.949,15 m2 en virtud de adjudicación en pública subasta efectuada por el H. Concejo Municipal según acta de remate de 12 de septiembre de 1908 y auto aprobatorio de 23 de octubre de 1908, transfiriéndolo al comprador para que use, goce y disponga del terreno como verdadero propietario, haciéndose constar en dicho testimonio el acta de remate de fecha 12 de septiembre de 1908. De la partida antes mencionada, se establece que el inmueble objeto de la controversia, se originó en una adjudicación efectuada por el ente municipal de entonces (1908) a través de una subasta pública favoreciendo al ciudadano José Genaro Gutiérrez, por lo que el ente municipal se deshizo de la propiedad municipal para ser transferido a un particular en la extensión de 27.949,15 m2.

El demandante, Asociación Beniana de Fútbol, sobre dichos predios señala que es poseedor sin oposición de ninguna naturaleza, ni demanda de desalojo, reivindicación u otra acción civil, acreditando tal extremo con la Resolución Administrativa Nº 088/97 de 30 de julio de 1997, de fs. 1 de obrados, emitido por el Prefecto del Departamento del Beni, resolviendo otorgar personalidad jurídica a la Asociación Beniana de Fútbol; a fs. 32 la certificación de la Cooperativa de Teléfonos de Trinidad Ltda., acreditando que la línea telefónica Nº 4620047 registrada a nombre de la Asociación Beniana de Futbol fue instalada el 31 de diciembre de 1983; la certificación de fs. 46, de la Empresa Nacional de Electricidad ENDE que acredita que la Asociación Beniana de Futbol es propietaria de dos cuentas de medidores registradas el 19 de julio de 1972 y 23 de abril de 1975; la certificación de la Cooperativa de Servicio de Agua Potable y Alcantarillado Ltda., de fs. 54, que acredita que la Asociación Beniana de Futbol es socia de la Cooperativa de Agua Potable de Trinidad desde el 11 de noviembre de 1992. Así también adjuntó a fs. 95, un plano de terreno urbano aprobado por el Plan Regulador a favor de la ABF.

Pese a que a fs. 72 cursa el Informe sobre registro del predio denominado “Estadio Yoyo Zambrano” de 20 de junio de 2013, emitido por la Oficialía Mayor de Ordenamiento Territorial-GAMT informándose que en la Dirección de Registro Urbano no existe documentación respecto de la propiedad ni registro en el sistema nacional RUAT-Inmuebles, que el inmueble correspondería al código catastral 3-1-1 sin registro, sin embargo, la Registradora de Derechos Reales, mediante certificado de propiedad de fs. 155, certificó que bajo la partida Nº 93 de 31 de julio de 1951 se encuentra registrado un lote de terreno a nombre de José Genaro Gutiérrez adquirido mediante subasta de la H. Alcaldía Municipal de Trinidad con una superficie de 27.949,15 m2.

De su parte, la co-demandada Sra. Ernestina Gutiérrez Muñoz Vda. de Balcázar, en su calidad de hija de Pedro Antonio Gutiérrez Pereira quien es hijo de José Genaro Gutiérrez, ha señalado en su memorial de fs. 92 a 92 vta., que sus padres eran dueños de parte de los terrenos en los que se asentó la denominada “Cancha Nueva” y en uso de su legítimo derecho propietario donaron parte de esos terrenos a la colectividad beniana con el ánimo de que los jóvenes deportistas tengan un lugar donde desarrollarse, extremo que se acreditaría con la placa de reconocimiento que se encuentra en el ingreso al campo deportivo. Si bien está acreditado el derecho propietario que sus ascendientes tenían sobre dichos terrenos, sin embargo, no se acredita que los mismos hubiesen sido transferidos, como refiere, “al pueblo beniano” en un acto de donación ni se acredita qué superficie habría sido donada, de lo que se colige que en realidad no existió tal donación.

Segundo, de otro lado se tiene la Partida Nº 124 de 3 de noviembre de 1961 de fs. 122 a 124, y fs. 268 a 273, en la que se establece que un representante de la CNSS solicitó la inscripción de la escritura pública Nº 74 de transferencia de lote de terreno urbano el 27 de octubre de 1960, por la que consta que el Comité de Deportes del Beni es propietaria de un lote de terreno contiguo al Estadio Departamental de 10.670 m2 habidos por diferentes transferencias de sus anteriores propietarios, entre ellos, Pedro Antonio Gutiérrez; derecho propietario definitivamente inscrito bajo las partidas Nos.120 al 125 de fs. 145 a fs. 154 del Libro de Propiedades de la Capital el 27 de octubre de 1960, señalándose que con ese derecho propietario, el indicado Comité de Deportes del Beni transfirió la totalidad del lote de terreno a favor de la CNSS para la construcción de un Hospital, en pago, dicha institución se comprometía a construir en el Estadio Departamental.

A través del formulario de fs. 190, la Subregistradora de Derechos Reales de la ciudad de Trinidad, certificó que bajo la partida Nº 124 del Registro de Propiedades de la Capital y Cercado, de 3 de noviembre de 1960, se halla registrada la escritura pública Nº 74 de 27 de octubre de 1960, por la que consta que el Comité de Deportes del Beni es propietario de un lote de terreno urbano contiguo al estadio departamental con una extensión de 10.670 m2 habido a través de diferentes transferencias efectuadas de sus anteriores propietarios (entre ellos Pedro Antonio Gutiérrez), derecho propietario inscrito en DD.RR bajo las partidas Nº 120 al 125 del Libro de Propiedades de la Capital y Cercado de 27 de octubre del año en curso. En cumplimiento de la Asamblea General de Comité de Deportes del Beni, transfieren la integridad del lote de terreno a favor de la CNSS.

Respecto de dicha Partida Nº 124, la prenombrada co-demandada señala en su respuesta a la demanda de fs. 125 a 125 vta., que su padre registró el testimonio Nº 34 del título de propiedad de su padre José Genaro Gutiérrez sobre un lote de 27.949,15 m2 adquirido en pública subasta en 1908, bajo la partida Nº 93 de 31 de julio de 1951. Diez años después, dice, según la partida Nº 124 de 3 de noviembre de 1961, el Comité Departamental de Deportes del Beni,  el 27 de octubre de 1960, transfirió a favor de la CNSS un lote de 10.670 m2 para la construcción del Hospital, y en pago la CNSS se comprometió a construir en el Estadio Departamental de Trinidad. La co-demandada señala que de dicha partida consta que el terreno fue cedido al Comité Departamental de Deportes por sus anteriores propietarios, entre ellos, su padre Pedro Antonio Gutiérrez, indicando que se debe verificar en DD.RR las partidas señaladas a fin de establecer la superficie total del terreno de propiedad del Comité Departamental.

De los documentos antes detallados se puede concluir con meridiana claridad que en 1908, mediante subasta pública, el entonces Concejo Municipal de la ciudad de Trinidad adjudicó en favor de José Genaro Gutiérrez el terreno municipal en una extensión de 27.949,15 m2, título de propiedad que fue inscrito bajo la Partida Nº 93 el 31 de julio de 1951, saliendo dicho predio de la propiedad municipal. De acuerdo a la Partida Nº 124 de 3 de noviembre de 1961, registrada en Derechos Reales, se establece que el Comité Departamental de Deportes era propietario únicamente de un predio de 10,670 m2 el mismo que se encontraba colindante al Estadio Departamental, superficie que lo obtuvo por diferentes transferencias realizadas a su favor, entre ellas la que efectuó Pedro Antonio Gutiérrez a favor del Comité de Deportes posiblemente de manera gratuita de ahí que la co-demandada afirme que su padre donó terrenos al indicado Comité de Deportes, terreno que a la vez el Comité de Deportes se deshizo en su totalidad para transferirlo a la CNSS, no obstante, el terreno o predio que ocupaba el campo deportivo se mantuvo inalterable sin que fuera objeto de ninguna transferencia habiendo permanecido como tal, y en todo caso se estableció que la superficie transferida a la CNSS colinda con el mencionado campo deportivo.        

Tercero, el Convenio y Copropiedad del Estadio Departamental de Fútbol de 4 de junio de 1974, de fs. 188 a 189 y de fs. 220 a 221, arrimado por el Director del Servicio Departamental de Deportes del Beni, fue suscrito entre el Comité Organizador de los VIII Juegos Deportivos Bolivarianos y la Asociación Departamental de Fútbol del Beni, cuyo objeto era la programación, ejecución y supervisión de obras de infraestructura deportiva en el Departamento del Beni, entre ellas el equipamiento del Estadio Departamental de Fútbol de la ciudad de Trinidad, conforme se estableció en la cláusula segunda, pero en todo caso es de notar que en la cláusula cuarta del referido Convenio, si bien se estableció el derecho de (co)propiedad entre los mencionados Comité Organizador y la Asociación de Futbol sobre el campo deportivo, pero esta copropiedad se refería a una participación porcentual que iba a ser determinada por una comisión técnica sobre las inversiones realizadas por ambas entidades, empero,  el Convenio no estableció superficie alguna entendiéndose más bien que se refería a la infraestructura ejecutada en el Estadio, pues, en la cláusula quinta se convino que la Asociación se iba hacer cargo de la administración del Estadio disponiéndose en la cláusula sexta la opción de compra en favor de la Asociación en la parte que corresponde al Comité, en el tiempo y plazo convenientes, pero en ningún momento se estipuló expresamente respecto del terreno. El Decreto Supremo Nº 11746 de 30 de agosto de 1974 cursante a fs. 222 a 223, que en su art. 1º dispuso la homologación del mencionado Convenio, se refirió expresamente a aquellos convenios de transferencia de patrimonio y ejecución de obras deportivas. El art. 127 de Código Civil, dispone que: “Todas las construcciones, plantaciones y obras hechas sobre o bajo el suelo pertenecen al propietario de éste, salvas las modificaciones que establecen los artículos siguientes o a menos que resulte otra cosa del título o de una disposición de la ley”, en consideración a la parte in fine de la transcrita disposición legal, se establece por mandato constitucional que los bienes del Estado son imprescriptibles, entendiéndose que las construcciones evidentemente son de dominio público y como tal el efecto de la usucapión no le alcanzaría ni siquiera invocando a la figura de la accesión, tomando en cuenta la imprescriptibilidad del mismo bien (infraestructura efectuada por el ente público).

Cuarto, respecto de las excepciones de falta de acción y derecho y falta de legitimación pasiva, opuestas por el Gobierno Municipal de Trinidad en su memorial de fs. 80 a 82 vta., de las que el recurrente a través de su recurso viene en reclamar señalando que no habrían sido resueltas en el proceso, en la Sentencia menos en el Auto de Vista. De la revisión del proceso se tiene que ciertamente ocurrió como señala el recurrente, sin embargo, se debe aclarar que la expresión de agravios debe estar fundada en causa propia y no en ajena pues entonces ya no podría considerarse un perjuicio o un agravio sufrido, por lo que el recurrente a tiempo de acusar debe fundarse en perjuicios sufridos en su detrimento causados por la sentencia o auto de vista. No obstante, la entidad municipal, en el memorial de fs. 236 a tiempo de contestar el incidente planteado por el Gobierno Autónomo Departamental, pidió expresamente su exclusión del proceso afirmando que lo hace al haber intervenido aquél en calidad de titular del derecho propietario discutido, de ahí que tanto el A quo como el Ad quem obviaron resolver las mismas.

Al haberse llegado a demostrar la posesión de la Asociación Beniana de Futbol en el terreno del Estadio Departamental del Beni, respecto del cual el recurrente no ha acreditado derecho propietario alguno, por lo que corresponde a este Tribunal de Casación emitir resolución en la forma prevista en el art. 271 num. 2) en relación del art. 273 del Código de Procedimiento Civil.      

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma de fs. 357 a 360, interpuesto por Yimi Olker Ávila Méndez, Director del Servicio Departamental de Deportes del Beni, contra el Auto de Vista Nº 119 de 20 de octubre de 2014, de fs. 353 a 354 vta., pronunciado por la Sala Civil Mixta del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, en el proceso ordinario sobre usucapión decenal o extraordinaria seguido por Asociación Beniana de Futbol representada por José Pedro Zambrano Aguirre contra Ernestina Gutiérrez Muñoz Vda. de Balcázar. Sin costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.