TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                      S A L A   C I V I L




Auto Supremo: 897/2015 - L

Sucre: 6 de Octubre 2015

Expediente: CB-76-11-S

Partes: Oscar Valenzuela Brum y otros. c/ Rosario Gonzales Villacorta

Proceso: Fraude Procesal

Distrito: Cochabamba

                                                                                               


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y la forma cursante de fs. 643 a 652 y vta., interpuesto por Rosario Gonzales Villacorta contra el Auto de Vista Nº 20, de 28 de febrero de 2011, cursante de fs. 637 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior de Justicia de Cochabamba (hoy Tribunal Departamental de Justicia), dentro el proceso de Fraude Procesal por Oscar Valenzuela Brum y otros contra Rosario Gonzales Villacorta, la respuesta de fs. 657 a 659,  concesión de fs. 660, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


El Juez Tercero de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital Cochabamba, mediante Sentencia Nº 199, de 17 de octubre de 2005 cursante a fs. 610 a 613 y vta., declaró: PROBADA la demanda de fs. 383 a 386, e IMPROBADAS las excepciones perentorias opuestas por la demandada mediante memorial de fs. 407,  IMPROBADA la acción reconvencional  y PROBADAS las excepciones  perentorias “impuestas” por el actor mediante memorial de fs. 438.


En consecuencia se declara la existencia de fraude procesal en la tramitación del proceso ordinario de usucapión seguido por Rosario Gonzales contra presuntos interesados en fecha 15 de marzo de 1995 ante el Tribunal del Juzgado de Partido del Distrito judicial de Sacaba, cuya reproducción mecánica cursante a fs. 1 a 98.


Deducida la apelación por la demandada y remitida la misma ante la instancia competente, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior de Justicia de Cochabamba (hoy Tribunal Departamental de Justicia), mediante Auto de Vista Nº 20/2011, anuló el Auto de concesión de alzada de 25 de noviembre de 2005 declarando ejecutoriada la Sentencia apelada.


En conocimiento de la determinación de segunda instancia, la demandada interpuso recurso de casación en el fondo y la forma, mismo que se pasa a analizar.


CONSIDERANDO II

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


En el Fondo.-

Que frente a la interposición de la demanda el Juez tendría la obligación de efectuar un examen de admisibilidad, pues la doctrina y jurisprudencia habrían  reconocido que el Juez puede y debe ir más allá del análisis del cumplimiento de presupuestos formales y extenderse a los requisitos de admisibilidad intrínsecos e incluso a los de fundabilidad y procedencia, pues no se justificaría la tramitación completa de un proceso que se sabe seria infecundo y su recurso de apelación tendría entre sus agravios la ausencia de protesta formal  por parte de los actores para formular el recurso extraordinario de revisión de Sentencia que justifique tramitar el presente proceso, en el caso al no haber hecho la protesta como se acredita por la certificación de fs. 526, se estaría atentando contra la calidad de cosa juzgada con este proceso.


Que no sería evidente como señala el Auto de Vista recurrido que no se habría hecho expresión de agravios cuando habrían demostrado que el fundamental agravio demostrado, puesto que el proceso de fraude procesal no tendría relevancia jurídica procesal en vista de que el plazo para formular el recurso extraordinario  habría caducado superabundantemente, por otra parte señala que también habría acusado que no se habría valorado la prueba de su parte y que la caja ferroviaria de salud no habría sido propietaria a tiempo de la interposición de su demanda de usucapión.


En la Forma.-


Que el Auto de Vista de 16 de julio de 2001 habría anulado obrados hasta que la demandante formule nueva demanda conforme a derecho y las leyes, y lo que correspondía era formular nueva demanda ordinaria lo que importaba hacer ingresar la causa y proceder al sorteo del proceso  hecho que garantizaría el debido proceso y la falta de dicho sorteo ameritaría en nulidad.


Que el art. 15 de la Ley de Organización Judicial determinaría que los jueces y tribunal están en obligación de revisar de oficio el proceso, bajo esta lógica refiere que la Sentencia debería contener decisiones expresas, positivas  y precisas sobre las cosas litigadas en la manera en que hubieran sido demandadas y revisando la Sentencia de fs. 610 a 613 y vta., se podría advertir que en el considerando II  solo se ha limitado a justificar el fraude procesal sin existir ningún fundamento o análisis respecto a la demanda reconvencional  y menos obre las excepciones perentorias opuestas. 


Por lo expuesto solicitan que la Corte Suprema de Justicia (hoy Tribunal Supremo de Justicia) case el Auto de Vista recurrido  y deliberando en el fondo declare IMPROBADA la demanda principal y probada su acción reconvencional  o disponer la nulidad de obrados hasta fs. 1 y disponer  que la causa sea reingresada.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Entendiendo que la recurrente plantea el recurso de casación en la forma y en el fondo, es preciso señalar que nos referiremos de principio en lo que corresponde a la forma toda vez que de asumirse una decisión anulatoria no correspondería considerar el fondo, en este entendido indicaremos que:

En la Forma.-

El recurrente  en su recurso de casación en la forma acusa dos agravios referentes a que el Auto de Vista de 16 de julio de 2001 habría anulado obrados hasta que la demandante formule nueva demanda conforme a derecho, ya que lo que correspondía habría sido formular nueva demanda ordinaria que habría implicado hacer ingresar la causa y proceder al sorteo del proceso; y que el art. 15 de la Ley de Organización Judicial determinaría que los jueces y tribunales están en obligación de revisar de oficio el proceso, y revisando la Sentencia de fs. 610 a 613 y vta., se podría advertir que en el considerando II solo se ha limitado a justificar el fraude procesal sin existir ningún fundamento o análisis respecto a la demanda reconvencional  y menos sobre las excepciones perentorias opuestas;  al respecto corresponde realizar las siguientes consideraciones:

Este Supremo Tribunal ha orientado a través del Auto Supremo Nº 224/2013 de 6 de mayo, que: “…cuando un litigante que ha sufrido agravios en el trámite procesal en primera instancia o en Sentencia y pudiendo haber reclamado, incidentado o apelado dichos agravios  y no lo hiciere, o al hacerlo contraviniere las exigencias legales, pierde el derecho a recurrir en casación porque no es aceptable el principio procesal del "per saltum", ya que debe agotarse legalmente ese reclamo en la instancia pertinente y en forma oportuna u observarla en calidad de agravios en Sentencia para que sea considerado en segunda instancia, para que de esta manera dicho agravio o infracción acusada, pueda ser recurrida de casación.”.

En este antecedente se debe señalar que de la revisión de obrados se tiene que los supuestos vicios procesales señalados supra, acusados en el recurso de casación en la forma, no fueron reclamados por el ahora recurrente en primera y segunda instancia, pues para que este Tribunal pueda resolver dichos agravios en casación la recurrente debió haber formulado ambos reclamos en cada instancia procesal, agravios referidos a la nulidad dispuesta por el Auto de Vista de fs. 353 a 354 y la supuesta falta de fundamentación de la Sentencia de fs. 610 a 613 y vta., aspecto que en obrados no es evidente, resultando que ambos agravios acusados en la forma son recién traídos en casación, por lo que este Tribunal se encuentra impedido de considerar los agravios antes descritos en virtud de lo establecido por el art. 258 num. 3) del C.P.C., y más si se toma en cuenta que al ser la decisión anulatoria del Auto de concesión, el Tribunal de Segunda instancia no ingreso a considerar el recurso de apelación por no encontrar agravios, recurso en el que no se observa que el recurrente haya  acusado los agravios de forma que ahora trae en casación; pues si disentía con lo expresado por el Ad quem en el Auto de Vista recurrido, lo correcto era atacar la decisión anulatoria a través del recurso de casación en la forma. Deviniendo en improcedente el recurso de casación en la forma interpuesto por la recurrente.

En el Fondo.-

El entendimiento jurisprudencial asumido por la extinta Corte Suprema de Justicia asimilada por éste Tribunal Supremo de Justicia, ha establecido que contra una Resolución anulatoria de obrados, no corresponde plantear sino el recurso de casación en la forma, en el entendido que al ser anulatoria, el Tribunal inferior no ingresa a analizar el fondo de la problemática, es decir que para asumir una decisión anulatoria tomo en cuenta la consideración de errores in procedendo y no la existencia de errores in iudicando, lo que resulta lógico teniendo en cuenta que toda nulidad procesal es decretada sobre la base de una supuesta infracción de la norma adjetiva, por lo que se hace imposible que el Tribunal de Casación habilite su competencia. En ese sentido cuando se plantea recurso de casación en el fondo contra una Resolución anulatoria, éste indudablemente será declarado improcedente.

En el caso de Autos, la recurrente plantea recurso de casación en el fondo, amparándose en lo dispuesto por el art. 253 num. 1) y 3) del C.P.C., cuyo cuestionamiento está orientado a observar que la doctrina y jurisprudencia habrían reconocido que el Juez puede y debe ir más allá del análisis del cumplimiento de presupuestos formales y extenderse a los requisitos de admisibilidad intrínsecos e incluso a los de fundabilidad y procedencia, y en el caso al no haber hecho la protesta como se acredita por la certificación de fs. 526, se estaría atentando contra la calidad de cosa juzgada con este proceso; y a observar cuestiones de fondo sobre la valoración de la prueba que refiere también habrían sido expresados en apelación, para concluir su recurso pidiendo que en caso de declararse infundado su recurso la forma, se case la Resolución recurrida, aspecto no aplicable al caso de Autos por ser la decisión de segunda instancia reiteramos anulatoria, pues lo que correspondía era cuestionar en su recurso de casación en la forma, si el razonamiento del Tribunal de Alzada estaba errado al anular obrados, si así lo consideraba y no limitarse a expresar los errores en que habría incurrido el Juez de primera instancia en la valoración de la prueba.

En base a lo expuesto concluimos que, el recurrente al interponer recurso de casación en el fondo contra una Resolución anulatoria, no comprendió la naturaleza del fallo y equivocó el medio de impugnación deducido, toda vez que como se dijo anteriormente, el Tribunal de Alzada al haber anulado obrados, no ingresó a considerar el fondo del asunto ni mucho menos fundamentó su decisión en ese sentido, siendo viable contra ese tipo de resoluciones únicamente el recurso de casación en la forma para que el Tribunal de casación revise si los motivos que dieron lugar a la nulidad dispuesta son o no correctos; resultando por ello inviable y hasta ilógico interponer recurso de casación en el fondo contra una Resolución anulatoria.

Por lo manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala el art. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE El recurso de casación en el fondo y la forma cursante de fs. 643 a 652 y vta., interpuesto por Rosario Gonzales Villacorta contra el Auto de Vista Nº 20, de 28 de febrero de 2011, cursante de fs. 637 y vta. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán