TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 893/2015 - L

Sucre: 6 de Octubre 2015

Expediente: CB-93-11-S

Partes: Defensoria de la Niñez y Adolescencia c/ Jhonny Pablo Mayorga

            Chambi y Marlene Hidalgo Chura

Proceso: Maltrato

Distrito: Cochabamba


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Jhonny Pablo Mayorga Chambi de fs. 439 a 441 y vta., impugando el Auto de Vista de fecha 13 de abril de 2011 de fs. 435 a 436 , pronunciado por la Sala Civil Segunda de la de la entonces  Corte Superior del Distrito de Cochabamba, dentro del proceso de Maltrato, seguido por la Defensoria de la Niñez y Adolescencia contra Jhonny Pablo Mayorga Chambi y Marlene Hidalgo Chura, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Primer de la Niñez y Adolescencia de la ciudad de Cochabamba, dicta Sentencia de fs. 388 a 389 y vta., por la que declara PROBADA la denuncia de maltrato Psicológico cursante de fs. 17 a 19  interpuesto por la defensoría municipal de la Niñez y Adolescencia de cercado e improbada la excepción perentoria de falsedad interpuesta por Jhonny Pablo Mayorga Chambi deponiendo la siguientes medidas: 1.- Los denunciados reciban terapia psicológica en el servicio de orientación Familiar S.O.F., dependiente del arzobispado de Cochabamba, sea por el tiempo que esta  institución considere conveniente; 2.- Estando comprobado el maltrato psicológico en la persona del niño J.M.M.H., se suspende la autoridad paterna y materna parcialmente de Jhonny Pablo Mayorga Chambi y Marlene hidalgo Chura en relación a su indicado hijo conforme dispone el art. 33 numerales 3) y 4) concordante con el art. 219 inc. H) del código de la Niñez y Adoeslencia: 3.- Se dispone el acogimiento del niño J.M.M.H., en la institución de infante bajo plena responsabilidad de su directora dentro del programa de familias sustitutas transitorias, recomendando el equipo técnico de dicho instituto el apoyo y orientación psicológica al indicado niño. 4.- Se autoriza la visita al niño de referencia por ambos progenitores en institución de INFANTE en días y horas que establezca la institución exhortando a los padres del niño mantener debido respeto y decoro, en caso de incumplimiento la institución de acogimiento deberá informar a este despacho  para determinar lo que corresponda. 5.- Esta suspensión se mantendrá mientras los denunciados reciban la terapia psicológica ordenada y den muestras fehacientes de ser capaces de mantener relaciones estables y satisfactorias con su hijo JMMH, situación que de ser acreditada con el informe pertinente de INFANTE al conclusión de la terapia ordenada. en caso de reincidencia e incumpliendo  que constituya delito se remira obrados a la justicia penal

Sentencia que fue impugnada por Jhonny Pablo Mayorga Chambi quien interpuso recurso de apelación de fs. 398 a 400 y vta., recurso que fue resuelta por Auto de Vista de fecha 13 de abril de 2011, por la cual el Tribunal de segunda instancia anula el Auto de 19 de marzo de 2011 y declara ejecutoriada la Sentencia apelada.

Resolución que fue objeto de recurso de casación interpuesto por Jhonny Pablo Mayorga Chambi, quien por medio de su escrito de fs. 439 a 441 y vta., Interpuso recurso de casación con los fundamentos expuestos en el mismo, recurso que debidamente sustanciado se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Refiere que de la lectura del recurso de apelación se puede advierte que a tiempo de interponer el recurso de apelación se expusieron seis agravios, lo que implicaría una errónea aplicación del art. 227 del Código de Procedimiento Civil.

Señala que el Tribunal de segunda instancia a tiempo de dictar el Auto de Vista aplica erróneamente el art. 236 del código de procedimiento Civil al señalar que la apelación carece de fundamentación o de agravio, puesto que en dicho memorial existe seis agravios, ya que se acusa la falta de valoración de la prueba presentado como ser los antecedes de asistencia familiar, el informe psicológico, mala interpretación de los arts. 29, 32, de la ley 2026 y art. 15 ins. 2 del código de familia

Solicitando en definitiva anular obrados.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:


Del memorial del recurso de casación si bien en la suma, interpone recurso de casación en el fondo, empero del contexto del mismo se advierte que éste ataca cuestiones formales o errores in procedendo, por lo que, pese a la errada expresión en el recurso, en aplicación del principio pro actione se analiza el recurso planteado.

Del contexto del recurso de casación se advierte que sus agravios tienen como fundamento especifico  que el Tribunal de Segunda instancia al referir que el recurso de apelación, hubiese actuado de manera incorrecta al señalar que su memorial de apelación carece de agravios, indicando que en ese recurso de apelación acusó seis agravios, lo cual denota vulneración a lo establecido en el art. 227 y 236 del código de procedimiento Civil.

Siendo este el fundamento del recurso de casación, corresponde realizar algunas alusiones, para lo cual en principio podemos referir que el art. 227 del Código de Procedimiento Civil de manera textual expresa : “La apelación de la sentencia o auto definitivo se interpondrá, fundamentado el agravio sufrido, ante el juez que lo hubiera pronunciado…” de la norma aludida se estable que el legislador ha establecido como requisito para la procedencia de este recurso ordinario la fundamentación o expresión del agravio sufrido ante el mismo Juez que dictó la resolución impugnada, no resultando exigible otra clase de requisitos tal cual si se tratase de un recurso de casación, lo contrario implica imponer requisitos no exigidos en la norma, generando restricciones de acceso a segunda instancia, extremo que va en restricción del derecho de impugnación que consagra el art. 180.II de la Constitución Política del Estado.

Partiendo de lo expuesto, de la revisión  del recurso de apelación se advierte la existencia de agravios, entre ellos que la autoridad de primera instancia no se hubo pronunciado sobre los gastos que el demandante hizo sobre el menor, que no se hubo valorado las documentales o las actitudes de la demandada que contravienen lo expuesto en el memorial de contestación, que hubiese cumplido con los deberes establecidos en el art. 32 de la Ley 2026 y art. 15 num. 2) del Código de Familia, también la vulneración del art. 29 del código niño ninña adolecente, entre otros es decir,  de lo expuesto claramente se advierte que el recurso  de apelación contiene la expresión de agravios que solicita el art. 227 del Código de Procedimiento Civil.

Extremo que evidencia restricción al derecho a la impugnación consagrado en la Constitución Política del Estado, en vista de que este derecho no implica la posibilidad únicamente de impugnar una Resolución, sino que este derecho se ha de perfeccionar con la respuesta motivada por parte del órgano jurisdiccional, extremo que no ha ocurrido en obrados siendo viable la solicitud de nulidad impetrada por el recurrente.

Por las consideraciones realizadas corresponde emitir Resolución en la forma prevista en los ars. 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 y arts. 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil ANULA obrados con reposición hasta fs. 435 debiendo el Tribunal de segunda instancia sin espera de turno y previo sorteo dictar nuevo Auto de Vista en aplicación del art. 236 del C.P.C. Sin responsabilidad por ser excusable.

En aplicación del art. 17.IV de la Ley Nº 025, remítase copia de la presente resolución al Consejo de la Magistratura a los fines consiguientes de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.