TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 868/2015 - L                                                             Sucre: 2 de Octubre 2015                                                         Expediente: CH-27-11-S                                                                       Partes: Cinthya Teresa Poveda Mancilla c/ Miriam Tardío Sardán                  Proceso: Anulabilidad de Matrimonio                                                    Distrito: Chuquisaca

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 179 a 180 y vta., planteado por Miriam Tardío Sardán, contra el Auto de Vista de Nº 142, de 19 de abril de 2011 cursante de fs. 168 a 170, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justica de Chuquisaca, (complementado por Auto de fs. 173 de 3 de mayo de 2011), en el proceso de Anulabilidad de Matrimonio, seguido por Cinthya Teresa Poveda Mancilla contra Miriam Tardío Sardán, respuesta de fs. 184 a 185; concesión de fs. 186, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Juez Tercero de Partido de Familia de Sucre, dictó Sentencia de 11 de febrero de 2011 cursante de fs. 140 a 142, por el que se declara: PROBADA la demanda de anulabilidad de matrimonio saliente a fs. 28-29 e IMPROBADAS las excepciones perentorias de invalidez de matrimonio, falta de acción y derecho y falta de legitimación activa en la parte actora. Consecuentemente se dispone la cancelación de la partida matrimonial inscrita por ante la ORC: OCC-14, Libro 003-08-09, Part: 83, folio 83 de los señores Luis Adolfo Poveda Noya y la Sra. Mirian Tardío Sardan de fecha 26 de marzo de 2009.

Resolución contra la que se interpuso recurso de apelación Miriam Tardío Sardán, mediante memorial de fs. 148 a 149 y vta.

En mérito a esos antecedentes la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justica de Chuquisaca, emitió el Auto de Vista cursante a fs. 168 a 170, por el que CONFIRMA la Sentencia Nº 3, de 11 de febrero de 2011 de fs. 140 a 142, complementada por Auto de fs. 173, de fecha 3 de mayo de 2011.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en el fondo y en la forma por parte de Miriam Tardío Sardán, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                         HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En el fondo

El Auto de Vista al señalar, haber afirmado la no observación oportuna como falta de legitimación activa de la actora a momento de responder la demanda y sin embargo de lo anterior se encontraría probada la filiación consanguínea de hija respecto a Luis Adolfo Poveda Noya, fuera afirmación que no corresponde a la realidad, pues habría reclamado aquel aspecto, y que la actora no habría acreditado su interés legítimo para demandar ya que no habría establecido su relación de parentesco con el finado, en el caso no se habría presentado los documentos  que acrediten aquello, sin embargo estas omisiones harían afirmar que no fueron observados oportunamente como la falta de legitimación activa de la actora y luego que se encontrara probada la filiación, encontrando que no se habría aplicado lo previsto por el art. 181 con relación al art. 5 del Código de Familia. Señala aspectos referidos a la aplicación indebida de la ley, y que aplicando de manera correcta las normas reclamadas, debieran haber concluido que no se acreditó legalmente su filiación , por lo que carecía de legitimación  activa para demandar la anulabilidad de matrimonio y revocar la Sentencia declarando probada la demanda y probada la excepción de falta de acción y derecho en la actora por falta de legitimación activa para demandar, que al no obrar así se habría incurrido en lo dispuesto por el art. 253 num. 1) del Código de Procedimiento Civil.

Por otro parte, se habría incurrido nuevamente en aplicación indebida de la ley (art. 83 del C.F.), al no ser aplicables a estas normas, al no haber advertido que el primer matrimonio -inválido- fuera del año 1966 en la que estuviera vigente el Código Civil abrogado y no el Código de Familia en actual vigencia, por lo mismo inaplicable, al señalar en el Auto de Vista que debiera dirigirse como acción y no como excepción cuando aborda a la excepción de invalidez del matrimonio.

En la forma

Referirían en el Auto de Vista en cuanto a la excepción de invalidez del matrimonio que la apelante debiera dirigir como acción y/o demanda y no oponer como excepción, el art. 82 del Código de Familia fuera claro, interpretando y aplicando correctamente esta norma debieran haber anulado obrados hasta el estado en que el juez de primera instancia disponga la paralización  de la presente causa y que previamente se juzgue la invalidez o no del primer matrimonio y con su resultado proseguir el trámite de la causa, el indebido entendimiento del Ad quem incurría en lo previsto por el art. 254 nums. 4), 7) del Código de Procedimiento Civil por infracción de los arts. 82 y 5 del Código de Familia.

Por lo expuesto refiere interponer recurso de casación en el fondo y en la forma a fin de que se case el Auto de Vista y deliberando en el fondo declarar probada la excepción de falta de acción y derecho en la actora legitimación activa- para demandar de anulabilidad absoluta de matrimonio e improbada la demanda  principal; o alternativamente se anule obrados hasta el vicio mas antiguo, antes de la dictación de Sentencia de primera instancia y se resuelva la validez o invalidez del primer matrimonio y con su resultado se pronuncie nueva Sentencia.

CONSIDERANDO III:                                                         FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En sujeción a lo establecido por el art. 106 del Código Procesal Civil Ley No. 439 Disposición Transitoria Segunda, se pasa a considerar y revisar los antecedentes del proceso y si su tramitación fue con arreglo a la normativa pertinente a la materia.

En el caso de autos se evidencia que la demanda se inicia en base al argumento de que la actora es hija del que en vida fuera Don Luis Adolfo Poveda Noya y que el nombrado había contraído matrimonio con la demandada sin que ésta última tuviera libertad de estado, por lo que demanda anulabilidad absoluta de matrimonio. En relación al tema, este Tribunal Supremo ha emitido criterio ya en diversos Autos Supremos, entre ellos el signado con el Nº 433, de 5 de agosto de 2014 en el que se señaló que: “En el régimen de la anulabilidad absoluta, bajo el mismo impedimento de matrimonio anterior,  la segunda parte del art. 83 del Código de Familia, en forma genérica expresa que: “La anulación puede ser demandada por los mismos cónyuges, por sus padres o ascendientes y todos los que tengan un interés legítimo y actual, así como por el ministerio público”; ésta norma no especifica quienes son los que pueden accionar de forma legítima la anulabilidad absoluta, por ligamen anterior, sin embargo nos otorga un marco normativo a seguir. A ello, podemos manifestar que los legitimados para accionar son: Los padres o ascendientes; luego “los que tengan un interés legítimo”, entendiendo que, en la medida de tratarse un impedimento, son en defecto de los padres o ascendientes, los parientes colaterales de los cónyuges, o en su caso, el cónyuge del anterior matrimonio cuyo enlace sigue vigente; a más que para accionar se debe tener presente de estos el “interés actual”, es decir que el interés sobre el cual se fija el impedimento al momento de la celebración siga vigente en el instante de establecerse la acción de anulabilidad, que en el caso de matrimonio vigente anterior, no se haya disuelto éste por cualquier hecho como es el la muerte del cónyuge del matrimonio a anularse.

En este mismo análisis el art. 90 de la norma familiar, señala que la acción de anulación del matrimonio no se transmite a los herederos sino cuando hay demanda pendiente a tiempo del deceso de quien podía interponerla, es decir que la acción de anulación no es transmisible a los herederos sino por sustitución procesal cuando se entabló previamente la demanda al deceso del legitimado.

Por lo fundamentado, se debe señalar que no toda persona que tenga un interés en la anulabilidad del matrimonio de otro, está legitimado para accionar por ley, ya que conforme la interpretación del art. 83 del Código de Familia, para el caso de la contravención del art. 46 de la misma norma familiar, están legitimados  el cónyuge que contrajo matrimonio posterior, los padres o ascendientes de los contrayentes, y los que tengan un interés legítimo y actual, estando en esta permisión los parientes colaterales de los cónyuges, en defecto de los padres, o en su caso, el cónyuge del anterior matrimonio cuyo enlace sigue vigente, para todos ellos siempre y cuando ese interés que debió estar a momento de la celebración del matrimonio esté aún latente en función al impedimento.”, criterio que fue reiterado en otros Autos Supremos como el signado con el Nº 670/2015-L entre otros.

Bajo el criterio expuesto, y de la revisión de los antecedentes del caso de Autos, se verifica que la actora intenta la demanda de anulabilidad absoluta de matrimonio, en su condición de hija del fallecido Don Luis Adolfo Poveda Noya, pretendiendo tener legitimación para demandar, exteriorizando que su interés legítimo fuera su “…condición de hija y heredera forzosa…” (fs. 51 vta.), aditamentando que “Una vez fallecido mi padre, mi derecho a heredar sus bienes conjuntamente con mis hermanos…”, siendo el criterio expresado para “legitimarse” uno netamente patrimonial al manifestar que su derecho fuera heredar los bienes del fallecido, aspecto que no está conforme con los principios estructurales del matrimonio, en consideración a que se intenta sancionar el mismo con la anulabilidad basada en el interés patrimonial que tuviera al ser sucesora, y de ninguna manera para preservar el anterior enlace o en su caso un efecto sobre los fines del matrimonio.

Se entiende que entre los presupuestos para acudir ante el Órgano Jurisdiccional persiguiendo protección de sus derechos, está la legitimación para intervenir en el mismo, es decir, legitimación para obrar, capacidad legal que tenga un demandante para interponer su acción y plantear su pretensión, lo cual hace a la titularidad del interés que es materia del litigio y constituye un presupuesto o requisito insoslayable para la admisión de la acción para la Sentencia de fondo, en otras palabras, estar legitimado en la causa significa ser titular del interés material en litigio, que debe ser objeto de la Sentencia; su verificación previa es, por lo tanto, una condición necesaria para poder pronunciarse sobre el fondo de la cuestión.

Debiendo aclararse en ese contexto que el derecho a demandar anulabilidad es personal y de orden público, gozando de legitimación activa tanto los cónyuges cuanto sus padres y ascendientes; igualmente quien tenga interés legítimo y actual, conforme a los presupuestos expuestos ya, y el Ministerio Público, conforme dispone el art. 83 del Código de Familia. Quedando claro que la acción para demandar la anulabilidad absoluta como relativa, no se transmite a los herederos, sino cuando hay demanda pendiente a tiempo del deceso de quien podía interponerla conforme al entendimiento del art. 90 del Código de Familia, aspecto que no ocurre en el caso de Autos, pues la hija no está legitimada para acciónar por cuenta propia la anulabilidad del matrimonio del que fuera su progenitor, existiendo la posibilidad conforme se analizó supra de seguir la tramitación en calidad de heredero, siempre y cuando en vida su padre hubiera ya ejercitado ese derecho personalísimo, sólo así se explica la transmisibilidad no del derecho, porque ya fue ejercitado por el titular, sino de la acción como se infiere del art. 90 de la norma sustantiva familiar.

De lo anterior se establece que en el caso presente, se interpuso demanda sin la concurrencia de legitimación activa para accionar, que siendo un presupuesto esencial del proceso, debió ser considerado por el Juez de la causa a momento de admitir la demanda, evitando así un desarrollo innecesario, por lo que se hace preciso su corrección.

En base a los fundamentos expuestos, corresponde emitir Resolución conforme a la previsión contenida en el art. 271 num. 3) y 275  del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil y 106 del Código Procesal Civil, ANULA todo lo obrado, sin reposición.

Sin responsabilidad por ser excusable el error

En cumplimiento a lo dispuesto por el art. 17.IV de la Ley 025, remítase copia de la presente resolución al Consejo de la Magistratura.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                                          Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.