TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                             S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 858/2015 L

Sucre: 30 de Septiembre 2015

Expediente:        SC 70 11 S                                        

Partes: Mustafá Selin Ortiz Havivi c/ Yolanda Llanos Paredes, Jorge Melgar

            Paredes, Juan Alonso Melgar Paredes y Víctor Hugo Melgar Paredes        

Proceso: Reivindicación, Acción negatoria desocupación, entrega de lote de

               terreno.                                

Distrito: Santa Cruz

 

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Yolanda Llanos Paredes, Juan Alonso Melgar Paredes y Víctor Hugo Melgar Paredes de fs. 192 a 194 y vta., el otro recurso de nulidad y casación presentado por Jorge Melgar Paredes de fs. 199 a 200, ambos impugnando el Auto de Vista de fecha 08 de abril de 2011, cursante a fs. 189 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario de Reivindicación, acción negatoria, desocupación y entrega de lote de terreno, seguido por Mustafá Selin Ortiz Havivi contra los recurrentes, la concesión de fs. 205, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                 ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Sexto de Partido en Materia Civil y Comercial, emitió la Sentencia de fecha 14 de diciembre de 2010 cursante de fojas 165 a 169, declarando probada la demanda principal interpuesto por Mustafá Selin Ortiz Havivi, en lo que corresponde a la reivindicación, desocupación y entrega de 144 m2., ubicados en la U.V. 91 Mz. 36, mejor derecho propietario y acción negatoria e Improbada la demanda reconvencional de fs. 73 a 76 vta., planteada por los Sres. Yolanda Llanos Paredes, Juan Alonzo Melgar Paredes y Víctor Hugo Melgar Paredes, disponiéndose: El mejor derecho propietario, así como la acción negatoria y la inexistencia de otro derecho sobre el bien inmueble del Sr. Mustafá Selin Ortiz Havivi, ubicado en la zona sud-este UV 91 A, Mza. 36, con una superficie de 1043.39 m2., inscrito en las oficinas de DD.RR. bajo la matricula computarizada Nº 010243843 de fecha 14 de mayo de 1996 folio Nº 0132119. Se concedió el término de 15 días a partir de la ejecutoria de la Sentencia para que los demandados entreguen los 144 m2., del terreno que se encuentra ubicado en la UV. 91 A, Mza. 36, lote Nº 6, 5 mts al Este, 3 mts., al Oeste y 36 mts., al norte que se encuentra registrado bajo la partida computarizada Nº 010341275, de su propietario Mustafá Selin Ortiz Havivi.

Contra dicha Resolución, la parte demandada (Yolanda Llanos Paredes, Alonso Juan Melgar Paredes y Víctor Hugo Melgar Paredes), presentaron recurso de apelación, motivo por el cual la Corte Superior de Distrito de Santa Cruz emitió el Auto de Vista, de fecha 08 de abril de 2011, el mismo que confirmó la Sentencia apelada.

Resolución que fue recurrida en casación en la forma y en el fondo, mediante dos recursos de casación, presentados por los demandados, los mismos que se analizan.

CONSIDERANDO II:                                                                         DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Recurso de casación en el fondo y en la forma de Yolanda Llanos Paredes, Juan Alonso Melgar Paredes y Víctor Hugo Melgar Paredes:

En el fondo:

Acusa que el demandante no probó todos y cada uno de los puntos de hecho a probar, es notario la falta de apreciación y valoración de la prueba en que incurre el Juez suplente que dicta la Sentencia, valorando un proceso de mensura y deslinde tramitado en otro juzgado el mismo que no podía ser valorado conforme lo norma el art. 190 del C.P.C., que manda valorar las pruebas producidas dentro del presente proceso y no en otro, incurriendo en error de derecho. Por otro lado indican que la parte demandante no cumplió con la carga de la prueba conforme lo establece el art. 1283 del C.C., Y el Juez no buscó la verdad histórica de los hechos mediante la producción de la prueba pericial, reconocimiento judicial, informes técnicos de la oficina de Desarrollo Territorial del Municipio, prueba testifical y demás que lleven al juzgador a dictar una Sentencia justa e imparcial.

Por dicho motivo solicita que se case el Auto de Vista y se declare improbada la demanda principal y probada la demanda reconvencional en lo que respecta al pago de daños y perjuicios ocasionados con la anotación preventiva de su inmueble en la oficina de DD.RR.

En la forma:

Acusa que el demandante no demandó el mejor derecho propietario, sin embargo el Juez en Sentencia declaró probada la demanda de mejor derecho propietario situación que daría lugar a la nulidad de la Resolución dictada por el Juez A quo.

Recurso de nulidad y casación de Jorge Melgar Paredes:

Acusa concretamente la falta de notificación con la Sentencia, indicando que la demanda fue dirigida entre otros, a su persona y por encontrarse en el extranjero, su persona fue declarado rebelde, en consecuencia con el referido Auto de Rebeldía se le tendría que haber notificado en su domicilio real señalado en la demanda, al igual que con la Sentencia en el mismo domicilio, conforme la regla establecida en el Art. 68 con relación del art. 70 del C.P.C. 

De las diligencias que cursan en obrados,  se demuestra que con la Sentencia no fue notificado la parte recurrente, motivo por el cual interpone el recurso de nulidad y casación en la forma solicitando la anulación de obrados hasta fs. 170 inclusive, solicitando que se le notifique con la Sentencia como corresponde en procedimiento.

CONSIDERANDO III:                                                          FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN :

Estando planteado dos recursos de casación, el primero presentado por Yolanda Llanos Paredes, Juan Alonso Melgar Paredes y Víctor Hugo Melgar Paredes; y el segundo presentado por Jorge Melgar Paredes, este último acusando la falta de notificación con la Sentencia, primeramente se absolverá el segundo recurso de nulidad y casación en la forma, toda vez que de ser cierto y evidente lo denunciado en casación, ya no sería necesario entrar a considerar los argumentos de forma y de fondo del primer recurso de casación, en ese entendido tenemos lo siguiente:

Conforme se evidencia en obrados, la parte actora dirigió su demanda principal en contra de Yolanda Llanos Paredes, Juan Alonso Melgar Paredes, Víctor Hugo Melgar Paredes y Jorge Melgar Paredes; éste último, fue declarado rebelde conforme lo evidencia el Auto de fecha 17 de junio de 2009  (fs. 119), quien fue notificado en su domicilio real mediante diligencia de fs. 122 en fecha 18 de julio de 2009.

Continuado el proceso en su rebeldía, el Juez A quo dictó la Sentencia de fs. 165 a 169 y conforme cursa los formularios de notificaciones (fs. 170 a 171), se evidencia que solamente fueron notificadas con la misma (Sentencia) Alfonso Juan Melgar Paredes, Víctor Hugo Melgar Paredes, Yolanda Llanos Paredes y finalmente Mustafá Selin Ortiz Havivi (Actor), no cursa notificación alguna a la parte recurrente, quien ciertamente conforme acusa en su recurso de casación en la forma, no fue notificado con la Sentencia dictada en obrados, aspecto que no fue advertido por el Tribunal de alzada.

Al respecto, la amplia jurisprudencia estableció que las partes intervinientes en un proceso tienen el derecho irrenunciable de que se les hagan conocer a  través de las diligencias de notificación todas las providencias y resoluciones que se dicten durante la tramitación del juicio, en cualquiera de las formas establecidas, estén apersonadas o no, hayan sido declaradas rebeldes o se les haya nombrado un defensor de oficio.  La falta de notificación al rebelde con la Sentencia significa indefensión y por lo mismo es causal de nulidad, así nos orienta el consagrado autor Hugo Alsina que nos dice: “Donde hay indefensión, hay nulidad; si no hay indefensión, no hay nulidad”, postulado que rige cualquier nulidad procesal pretendida. 

En ese entendido, de conformidad con lo establecido por el art. 70 del C.P.C., que establece que la Sentencia debe hacerse conocer al rebelde en la misma forma que la citación con la demanda, según lo previsto por el art. 68 del mismo cuerpo legal, corresponde que el recurrente sea notificado con la Sentencia en su domicilio real de la misma forma que fue citado con la demanda principal, aspecto que debe ser saneado por instancias inferiores, esto en afán de considerar la regla de la publicidad de los actos procesales y en estricta aplicación del principio de igualdad procesal, donde ciertamente la parte recurrente, debió ser notificada con la Sentencia dictada en obrados, para que si así lo creyere conveniente, haga uso de los recursos que la ley le otorga.

Por dicho motivo, concluiremos indicando que el error procesal debió ser observado por el Tribunal de alzada antes de confirmar la Sentencia dictada en obrados, situación que sin duda causa indefensión a la parte demandada ahora recurrente Jorge Melgar Paredes, en ese entendido ya no resulta necesario pronunciarnos sobre el recurso de casación presentado por los otros co-demandados. Correspondiendo resolver el presente recurso, en la forma prevista por el art. 271 num. 3) con relación al art. 275 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 252, 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA obrados hasta fs. 170 inclusive, disponiendo que el Juez A quo notifique a la parte recurrente conforme lo establece el art. 70 del C.P.C.

No se impone multa por ser excusable el error.

En cumplimiento a lo previsto por el art. 17.IV de la Ley del Órgano Judicial, comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani