TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                SALA CIVIL

Auto Supremo: 815/2015 - L                                                                Sucre:16 de Septiembre 2015                                                        Expediente: SC-2-11-S                                                Partes: Banco Santa Cruz S.A. c/ Hernán Gabriel Camacho Cuellar                

Proceso: Restitución de dinero apropiado indebidamente, más el resarcimiento de

daños y perjuicios                        

Distrito: Santa Cruz 

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Hernán Gabriel Camacho Cuellar de fs. 333a 335, impugnando el Auto de Vista de fecha 06 de marzo de 2008, de fs. 329 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda dela Corte Superior de Distrito de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario de Restitución de dinero apropiado indebidamente y otros, seguido por Banco Santa Cruz S.A contra el recurrente, la concesión de fs. 343, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez 6to de Partido en Materia Civil y Comercial, emitió la Sentencia de fecha 10 de marzo de 2007 cursante de fojas 300 a 302 y vta., declarando Probada la demanda principal saliente de fs. 63 a 64. Improbada la demanda reconvencional de fs. 71 a 72, disponiéndose la restitución de $us. 24.500.- por parte de Hernán Gabriel Camacho Cuellar a favor del Banco Santa Cruz S.A. dentro del tercer día de ejecutoriada la Sentencia. Mas el pago de daños y perjuicios averiguables en ejecución de Sentencia.

Contra dicha Resolución, la parte demandada, presentó recurso de apelación, motivo por el cual la Corte Superior de Distrito de Santa Cruz emitió el Auto de Vista, de fecha 06 de marzo de 2008, el mismo que confirmó la Sentencia apelada.

Resolución que fue recurrida en casación en la forma y en el fondo, presentado por el demandado, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma:

Acusa la transgresión y conculcación del parágrafo II del art. 204 del Código de Procedimiento Civil al indicar que el Juez de la causa dictó Sentencia sin que el secretario del juzgado haya puesto la nota de constancia con la fecha y mes en que fue ingresado a despacho el proceso para Sentencia.

Por otro lado acusa la transgresión y conculcación del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, indicando que en el recurso de apelación en el numeral 2 de la fundamentación se argumentó que el Juez realizó mala y errónea valoración de la prueba aportada por las partes, agravio que no fue resuelto.

Finalmente acusa la conculcación de los arts. 90 y 252 del Código de Procedimiento Civil. Por dicho motivo concluye solicitando que se anule obrados hasta el vicio más antiguo.

En el fondo:

Acusa error de hecho en la apreciación y valoración de las pruebas de cargo, indicando que el Banco Santa Cruz S.A. no adjuntó al proceso ninguna documentación que acredite que el recurrente sea deudor y que se hubiese apropiado indebidamente de dineros del Banco. Solamente se evidencia que en el mes de abril de 2002 se cobró dos cheques del Banco Santa Cruz S.A el primero a nombre de la Empresa El Pantanal SRL., y el segundo a nombre del recurrente, no teniendo ninguna relación los títulos valores el uno con el otro, siendo dos cheques totalmente diferentes que fueron pagados por el Banco al haber sido legalmente girados.

Por dichos motivos solicita que se case el Auto de Vista y deliberando enel fondo declaren Probada la demanda reconvencional e improbada la demanda principal.

CONSIDERANDO III:                                                         FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el marco del recurso interpuesto corresponde primeramente resolver el recurso de casación en la forma, que de ser evidentes las infracciones acusadas, ya no sería necesario entrar a considerar los argumentos de fondo del recurso, en ese entendido tenemos lo siguiente:

En la forma:

1.-Respecto a la conculcación de lo normado enelart. 204.II del Código de Procedimiento Civil, dicha norma establece sobre los plazos para dictar Sentencia que: “Estos plazos se computarán desde la providencia de autos tratándose de procesos ordinarios, y en los otros desde que el expediente hubiere ingresado en despacho para resolución”. Al respecto la parte recurrente debe tener presente que nos encontramos frente a un proceso ordinario y el plazo para dictar la sentencia (40 días) se computa desde la providencia de Autos; en caso presente el Juez A quo decretó “Autos” en fecha 13 de febrero de 2007 (fs. 297) y la Sentencia fue emitida a los diez días del mes de marzo del mismo año, situación que se encuentra dentro del marco de lo legal y el reclamo del recurrente que el Juez de la causa dictó Sentencia sin que el secretario del juzgado haya puesto la nota de constancia con la fecha y mes en que fue ingresado a despacho el proceso para Sentencia, no tiene fundamento alguno ni respaldo legal, toda vez que como se tiene establecido en el art. 204.II del C.P.C., (acusado) en procesos ordinarios el plazo se computa desde la providencia de Autos y conforme a los datos del mismo, así se lo efectuó.

2.-Por otro lado, en referencia a lo normado en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, resulta importante recalcar que dicha infracción es una de las más comunes en el ámbito de los recurso de casación, agravio que en la mayoría de los casos resultan infundados, situación que se presenta en el recurso de casación en la forma analizado, toda vez que, la parte recurrente pretende anular el Auto de Vista en virtud de que éste hubiese omitido considerar, el agravio referente a que el Juez realizó mala y errónea valoración de la prueba aportada por las partes, argumento de apelación que no fue resuelto en el Auto de Vista; al respecto, se debe indicar que si la parte recurrente consideraba que el Auto de Vista omitió referirse al num. 2 de su fundamentación en el recurso de apelación, esta imprecisión debió ser advertida oportunamente al Tribunal de Alzada, en aplicación de los arts. 239 relacionado con el 196 num. 2) ambos del Código de Procedimiento Civil, a fin de que ese mismo Tribunal aclare, corrija o complemente  la omisión anotada, sin embargo la parte recurrente no hizo uso de aquella facultad y dejó pasar esa omisión, convalidando la misma.

3.-Finalmente, respecto ala conculcación de los arts. 90 y 252 del Código de Procedimiento Civil, se debe manifestar que las nulidades procesales atañen a la ineficacia de los actos jurídicos procesales y su objeto es según la doctrina y jurisprudencia, la protección del proceso con todas las garantías en ese sentido, la nulidad es la sanción que acarrea la invalidez del acto procesal, cuando en su producción existe un alejamiento de las formas procesales previstas, por ello habrá que tener presente que no hay nulidad sin daño o perjuicio real ocasionado al justiciable de acuerdo al principio de trascendencia; en el caso que se analiza y conforme a lo argumentado en punto III.3 del recurso de casación en la forma, la parte recurrente no señala cual fuese el agravio sufrido con la conculcación de los arts. 90 y 252 del Adjetivo Civil, no indica el vicio procesal que debió ser analizado por el Tribunal Ad quem para que haga uso de dichas normas procesales, solamente menciona que el Tribunal de apelación, renunció a su obligación de revisar de oficio el proceso en segunda instancia, apreciación del recurrente que no resulta la correcta toda vez que de la revisión del Auto de Vista se verifica el cumplimiento delo establecido por el art. 236 del Adjetivo Civil, habiéndose circunscrito a los puntos resueltos por el inferior que hubiesen sido objeto de apelación y fundamentación, por dicho motivo pretender la nulidad del Auto de Vista en base a dicho agravio no resulta fundado. 

En base a las consideraciones expuesta, corresponde dar aplicación a lo determinado en el art. 273 del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo:

Como se tiene expuesto en el recurso de casación en la forma, el recurrente no objetó la supuesta falta de apreciación y valoración de las pruebas de cargo del Tribunal Ad quem, acusadas en el recurso de apelación; al ser así, el único punto de fondo del recurso de casación referente al error de hecho en la apreciación y valoración de la pruebas de cargo y consiguiente violación de los arts. 476 del Código de Procedimiento Civil y art. 1286 del Código Civil, que hubiese cometido el Auto de Vista,  resulta infundado, toda vez que, si el Tribunal de alzada no aprecio o valoró las pruebas de cargo, mal se puede acusar error de hecho o de derecho en la valoración de las mismas.

No obstante a lo indicado, en relación a que Banco Santa Cruz S.A. no adjuntó al proceso documentación que acredite que la parte recurrente sea deudora o que se hubiese apropiado indebidamente de dineros del Banco, se deberá tener en cuenta que el Juez A quo, en Sentencia, realiza un análisis conjunto de toda la prueba existente, valorando y apreciando cada una de ellas conforme la eficacia probatoria otorgada en ley y dentro las reglas de la sana crítica, decantando las esenciales y decisivas por encima de las otras, conforme señala el art. 1286 del Código Civil y 397 de su procedimiento.  Así se tiene la existencia del cheque Nº 061928 de fecha 08 de abril del 2002 por la suma de $us. 24.500.- a nombre de Pantanal S.R.L. y el cheque de Gerencia Nº 037623 de fecha 09 de abril del 2002, por la suma de $us. 24.500.- los mismos que fueron cobrados por Hernán Gabriel Camacho Cuellar (recurrente) en fecha 10 de abril de 2002.Además cursa en obrados la nota de fs. 87 referente a “Devolución debito no autorizado” en donde se indica que dela cuenta corriente Nº 1000-1042-00362144 perteneciente a CONDUTO BOLIVIA S.R.L. en el Banco Santa Cruz S.A. se debitó la suma de $us. 49,000.00 debido a la existencia de un débito adicional no autorizado en fecha 09 de abril, mediante cheque de gerencia girado a nombre del señor Hernán Gabriel Camacho Cuellar (recurrente) propietario y apoderado de la empresa El Pantanal S.R.L. y que fue cargado a su cuenta. Reiterando que: CONDUTO BOLIVIA S.R.L. solamente emitió el cheque Nº 061928 a la orden de “El Pantanal” por $us.- 24.500.oo. Situación que podría haber pasado por alto poniendo en duda la seguridad de la custodia de sus fondos en el Banco Santa Cruz. S.A. del cual son clientes.

Por otro lado, también cursa el Acta de Audiencia de confesión provocada de fs. 108 a 109 donde se presentó el Dr. Herland Romero Cuellar en representación legal del recurrente quien previo juramente de ley fue interrogado conforme a las preguntas del sobre cerrado de fs. 94, en donde constala amonestación al confesante por las respuestas poco claras y evasivas, teniéndolo por confeso todo lo establecido en audiencia, referente a la apropiación indebida de los dineros demandados por el Banco Santa Cruz S.A.

Pruebascontundentes en obrados que valoradas en su conjunto, demuestran la apropiación indebida del dinero cobrado por la parte recurrente,no siendo fundado el agravio referente a  que la parte actora no hubiese aportado prueba alguna que demuestren los hechos facticos expuestos en la demanda principal. Por dicho motivo, no se advierte que el Juez A quo y/o el Tribunal Ad quem hubiesen incurrido en infracción alguna en la valoración de la prueba.

Por lo expuesto, éste Tribunal de Casación, emite Resolución determinada por los arts. 271 num. 2)  y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Hernán Gabriel Camacho Cuellar  de fs. 333a 335, impugnando el Auto de Vista  de fecha 06 de marzo de 2008, de fs. 329 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda dela Corte Superior de Distrito de Santa Cruz. Con costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani