TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A   C I V I L

Auto Supremo:789/2015 - L                                                Sucre: 14 de Septiembre 2015                                                        Expediente:SC-6-11-S                                                                Partes:BISON Industria de Calzados Ltda. c/SORPRESA S.R.L.

Proceso:Ordinario Cumplimiento de Contrato                                Distrito:Santa Cruz


VISTOS:El recurso de casación en el fondo y forma de fs. 426a 433, interpuesto por Prisca Gutiérrez de Vargas contra el Auto de Vista  Nº31,de fecha 22 de Febrero de 2010, cursante de fs. 419a423 y vta., pronunciada por la Sala Civil Primera delaentonces Corte Superior de Justicia de Santa Cruz dentro del proceso ordinario de cumplimiento de contrato seguido por Bisón Industria de Calzados Ltda., representada por Hernando Roca Antonio contra Sorpresa S.R.L., representada por Prisca Gutiérrez de Vargas y Limbert Alberto Vargas Gutiérrez,el Auto de concesión del recurso de fs. 436, los antecedentes del proceso; y

CONSIDERANDO I:                                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Noveno en lo Civil de la Ciudad de Santa Cruz de la Sierra mediante Sentencia Nº 86, de fecha 14 de Agosto de 2008cursante de fs. 356 a 358y vta., por la cual declara probada en parte la demanda de fs. 147 a 155 interpuesta por BISON Industria de Calzado Ltda., solo con relación a la sociedad SORPRESA S.R.L., e improbada respecto a los demandados Prisca Gutiérrez de Vargas y Limbert Alberto Vargas Gutiérrez, se declara así mismo improbada la excepción perentoria de falta de acción y derecho opuesta por la demandada SORPRESA S.R.L., en memorial de fs. 246 a 250 y en su mérito se condena a la demandada SORPRESA S.R.L., al pago  de la suma de $us. 59.997.20.- a tercero día de ejecutoriada la Sentencia, así mismo se le condena al resarcimiento de daños cuyo monto será establecido en ejecución de Sentencia.

Contra esa Sentencia de primera instancia tanto el demandante como la demandada, dentro el plazo legal interpusieron recursos de apelación.

Concedidos los indicados recursos la Sala Civil Primera delaentonces Corte Superior de Justicia de Santa Cruz, pronunció el Auto de Vista Nº 31, en fecha 22 de Febrero de 2010, por el cual confirma en todas sus partes la Sentencia apelada, sin costas; contra esta Resolución de segunda instancia la entidad demandada interpuso recurso de casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que, la recurrente en su expresión de agravios señala losiguiente:

1.- Violación delos arts. 236 del Código de Procedimiento Civil, señalando que el Auto de Vista no se circunscribe a los fundamentos de la apelación y que el Juez A quo al dictar Sentencia han actuado de forma legal y correcta sin vulnerar ninguna disposición legal ni causar agravios o perjuicios a las partes, situación que no es cierta por los argumentos ya expuestos y que el Auto de Vista pronunciado debería ser en todo caso revocatorio total y no como se lo ha hecho.

2.- Violación del art. 237 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que no existe un fundamento legal y pleno como para proceder a confirmar una Sentencia por no existir contrato formal alguno de compra venta de mercaderías.

3.- Violación de los arts. 90 y 192 del Código de Procedimiento Civil ya que al tratarse de un proceso ordinario sobre cumplimiento de contrato de compra venta de calzados el Juez A quo ha trastocado los principios normativos de equidad y justicia haciendo una mala valoración e interpretación de la ley procesal , así mismo tanto el Tribunal de Alzada y el Juez A quo no realizaron una valoración integral de todas sus pruebas.

4.- Violación del art. 1ero. Del Código de Procedimiento Civil, ya que se debería sustanciar y resolver de acuerdo a las Leyes de la República.

5.- Violación del art. 336 incs. 2) y 9) del Código de Procedimiento Civil, ya que al declarar improbada su excepción de impersoneria del apoderado Luis Fernando Mercado Herrera quién se arrogo una representación irregular de la sociedad comercial extranjera Bison Industrias de Calzados Ltda., y además el Juez A quo incurre en error de interpretación de las normas que regulan el instituto de la prescripción.

6.- Violación del art. 430 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que existen hechos controvertidos que requieren conocimiento especializado un perito en alguna ciencia, arte industria o técnica.

7.- Violación de los arts. 27,29-4, 33, 133, 413,415 y 416 del Código de Comercio, arts., 452 inc. 1), 549 y 1492 del Código Civil, porque no tomo en cuenta menos aún considero mis apelaciones de fs. 205 a 210 y de fs. 268 a 269, las mismas que fueron concedidas en el efecto diferido. Mediante Autos de fs. 238 y de fs. 280 respectivamente, apelaciones estas donde fundamento que el Juez A quo, de forma por demás parcializada con la parte demandante, declaro improbada su excepción de impersoneria del apoderado  Luis Fernando Mercado Herrera.

8.- Violación del art. 787 del Código de Comercio y 453 del Código Civil, ya que en la demanda se confiesa que existe un supuesto contrato y que es reconocido por SORPRESA S.R.L., según Carta Notarial con firmas reconocidas, sin embargo que la ley permite en materia comercial la voluntad de contratar y de obligarse se puede expresar verbalmente y por escrito en cuyo caso éste no se perfecciona sino cuando se llene tal solemnidad y que de acuerdo al art. 453 del Código Civil un contrato debe tener forma, hecho que el demandante en ningún momento ha demostrado en el proceso judicial.

9.- Violación de los arts. 1331 del Código Civil, art. 430 de su Procedimiento y art. 962 del Código de Comercio, porque el Auto de Vista en su parte considerativa no considera que la carta de porte no significa un contrato formal, porque no tiene el valor probatorio ya que este hecho debió ser demostrado por peritos especializados puedan evacuar una información veraz y concluyente, por lo que también se ha violado también el art. 962 del Código de Comercio.

10.- Violación de los arts. 1286, 1287,1289 y 1296 del Código Civil, al no haberse apreciado  y valorado correctamente las pruebas documentales de descargo arrimadas al presente proceso.

11.- Error de hecho en la apreciación de la prueba, ya que se ha conculcado el art. 1286 del Código Civil y art. 375 del Código de Procedimiento Civil, ya que las pruebas de descargo ratificadas a fs. 305 a 306 de obrados no admiten prueba en contrario, por lo que al no existir contrato formal alguno de compra venta de mercaderías en este proceso, estas pruebas de cargo no tiene la fe probatoria que le otorga el art. 1311 del Código Civil por ello se confirma la Sentencia en la creencia de que en la carta de porte se encontraba el contrato formal de compra venta de mercaderías.

CONSIDERANDO III:                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Con referencia a los puntos 1, 2, 3, 4,5 y 6, corresponde señalar que el reclamo radica en la presunta violaciónde los arts. 236, 237, 90, 192, 336 y 430 todos del Código de Procedimiento Civil, pretendiendo se enmarque dentro de lo previsto por el art. 253 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, del examen del recurso se tiene que la recurrente interpuso recurso de casación en el fondo sin embargo señala como quebrantados artículos del Código de Procedimiento Civil, normativa que concierne a un recurso de casación en la forma porque se citan normas adjetivas que orientan el desenvolvimiento procesal, por lo que el recurso se debió interponer en la forma y no en el fondo como erradamente se plantea por la recurrente y el fin que persigue ante el reclamo del quebrantamiento de estas disposiciones es la nulidad de actuados o la resolución cuestionada y no su casación, por lo que se hace inadmisible que pueda enmarcarse dentro de lo previsto por el art. 253 num. 1) del Código de Procedimiento Civil como solicita la recurrente, por lo que en dicho antecedente este Tribunal se abocara a dar respuesta a los agravios de fondo  descritos en el Considerando II.

7.- Respecto de la violación de los arts. 27,29-4, 33, 413,415 y 416 del Código de Comercio, art. 452 num. 1), 549 y 1492 del Código Civil, ya que el Juez A quo de forma por demás parcializada con la parte demandante declaro improbada su excepción de impersoneria del apoderado de la entidad actora, y ante la apelación opuesta por la recurrente esta fue concedida en el efecto diferido pretendiendo ahora que a través del recurso de casación se declare probada esta su excepción establecida en el numeral 2) del art. 336 del Código de Procedimiento Civil, al efecto corresponde señalar que el Auto Supremo N° 257/2013ha establecido lo siguiente: “el Auto de Vista que resuelva la apelación respecto al pronunciamiento de esas excepciones no admite recurso de casación, sobre ese motivo en particular, toda vez que la Resolución de Alzada que confirme la Resolución de primera instancia que declare improbada cualquiera de las excepciones previstas contempladas en los primeros 6 numerales del art. 336 del Adjetivo Civil, con salvedad de la excepción de incompetencia...” no se encuentra comprendida dentro de ninguna de las causales de procedencia establecidos por el art. 255 del Código de Procedimiento Civil”. Por la cita realizada precedentemente se tiene que no corresponde pronunciarse sobre este punto porque no se apertura la competencia de este Tribunal Supremo.

8.- Sobre la violación del art. 787 del Código de Comercio y art. 453 del Código Civil, ya que en  la demanda se confiesa que existe un supuesto contrato y que es reconocido por la entidad demandada, según Carta Notarial, sin embargo el contrato debe tener forma, hecho que el demandante no ha demostrado, el art. 787 el Código de Comercio indica: “En materia comercial, la voluntad de contratar y de obligarse se puede expresar verbalmente y por escrito, salvo que la ley exija determinada solemnidad como requisito esencial para la validez del contrato, en cuyo caso éste no se perfecciona sino cuando se llene tal solemnidad” y el art. 453 del Código Civil señala: “El consentimiento puede ser expreso o tácito. Es expreso si se manifiesta verbalmente o por escrito o por signos inequívocos; tácitos, si resulta presumible de ciertos hechos o actos”. De la revisión de obrados se tiene que a fs. 147 a 155 y vta., se demanda cumplimiento de contrato verbal de compraventa de calzados y que este aspecto acarrea el pago de las letras de cambio que se giraron al efecto, protestadas por falta de aceptación y de pago y que el contrato es reconocido por SORPRESA S.R.L. según la Carta Notarial adjuntada a fs.8 a 11 que se halla refrendada tanto por las autoridades nacionales así como por el Consulado General de la República de Brasil establecido en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, de la cual se extrae lo siguiente: ”Después de saludarlos  muy cordialmente, nos dirigimos a usted y a la empresa que tan eficientemente representa, para recordarle que tenemos suscrito un CONTRATO DE ACUERDO COMERCIAL por el que la Empresa Brasileira Bison Industria de Calzados Ltda., nos otorgó la exclusividad para la comercialización y venta de sus calzados en todo el territorio del estado de Bolivia…” de lo anterior se establece que efectivamente entre las entidades en litigio evidentemente existió una relación comercial  por la venta de calzados producidos por el demandante, que efectivamente entregó dichas mercaderías empero esas entregadas no han sido canceladas, cuya obligación se acredita por la documentación analizada y que se encuadra dentro de los alcances del art. 787 del Código de Comercio, por lo que no se advierte vulneración delas normas aludidas por la recurrente.

9.-Respecto de la violación de los arts. 1331 del Código Civil con relación al art. 430 de su Procedimiento y art. 962 del Código de Comercio ya que la carta de porte no significa un contrato y que debió ser demostrado por peritos, corresponde precisar que debidamente notificada la entidad demandada con el termino de prueba abierto mediante Auto de fecha 08 de junio de 2007 cursante a fs. 289, la recurrente ofreció prueba testifical y defirió a confesión judicial al representante legal de la entidad demandante, no habiendo propuesto el peritaje correspondiente, en el modo y plazo previsto por ley, habiendo dejado precluir su derecho, por lo que no se evidencia que se hayan quebrantado los arts. 1331 del Código Civil con relación al art. 430 de su Procedimiento y el art. 962 del Código de Comercio.

10.-En lo que concierne a la violación de los arts. 1286, 1287,1289 y 1296 del Código Civil al no haberse apreciado y valorado correctamente las pruebas documentales de descargo, corresponde señalar que a tiempo de contestar a la demanda la ahora recurrente pide que se tenga en calidad de prueba documental la arrimada por la entidad demandante, las mismas que han sido valoradas por los Jueces de instancia para declarar probada la demanda, al margen de lo señalado debe tener presente también la recurrente que durante la sustanciación de la causa no presentóprueba documental de descargo, en consecuencia no existe  violación de los arts. 1286, 1287,1289 y 1296 del Código Civil.

11.-Finalmente en lo que corresponde al error de hecho en la apreciación de la prueba ya que presuntamente se hubiera vulnerado los dispuesto por el art. 1286 del Código Civil con relación al art. 375 de su Procedimiento, ya que las pruebas de descargo no admiten prueba en contrario y que las pruebas de cargo no tiene la fe probatoria del art. 1311 del Código Civil corresponde señalar que como se manifestó líneas arriba, la recurrente no presentó prueba alguna por lo que no se evidencia error de hecho en la apreciación de la prueba, y en lo que respecta a que la prueba de cargo no tiene la fe probatoria del art. 1311 del Código Civil corresponde señalar que de la revisión de la contestación a la demanda se tiene que la misma no observó este aspecto en previsión de lo normado por el art. 346 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, que señala “Pronunciarse sobre los documentos acompañados o citados en la demanda. Su silencio, evasivas o negativa meramente general podrán estimarse como reconocimiento de la verdad de los hechos a que se refieren dichos documentos”, por lo que al no haberse pronunciado la ahora recurrente oportunamente, ha dejado precluir su derecho, por lo que no corresponde realizar mayores consideraciones al respecto.

Correspondiendo en consecuencia resolver en la forma prevista por los arts. 271 num. 2) y 273  del Código de Procedimiento Civil.

PORTANTO:La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.Inum. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 num.2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por Prisca Gutiérrez de Vargas contra el Auto de Vista Nº31, de fecha 22 de Febrero de 2010, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de Santa Cruz. Sin costas por no haber sido respondido el recurso.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator:Mgdo. Rómulo Calle Mamani.