TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto Supremo:7 13/2015 - L

Sucre:26 de Agosto 2015        

Expediente: O-14-11-S

Partes: Benita Ayca Ignacio c/ Germán Chachaqui Flores

Proceso:Reconocimiento de unión concubinaria y ruptura unilateral

Distrito:Oruro

VISTOS: El recurso de casación en la forma yel fondo de fs. 443 a 444, impugnando el Auto de Vista Nº 016, de fecha 28 de enero de 2011, pronunciado por  la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia de Oruro, dentro del proceso de Reconocimiento de unión concubinaria y ruptura unilateral seguido a instancia Benita Ayca Ignacio contra Germán Chachaqui Flores, la respuesta al recurso de casación de fs. 451 a 457 y vta.,la concesión de fs. 461,los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Benita Ayca Ignacio interpuso demanda de reconocimiento de unión concubinaria y consiguiente ruptura unilateral contra Germán Chachaqui Flores, indicando que vivió en unión concubinaria con promesa de matrimonio durante muchos años y que dentro de dicha unión procrearon tres hijos de 17, 15 y 13 años,manifiesto también que durante ese tiempo de concubinato fue víctima de golpizas, insultos, calumnias sevicias, injurias que termino con su relación concubinaria, llegando a separarse desde el mes de diciembre de 2008. Manifestó que no contento con no haber cumplido su promesa de matrimonio y después de estos largos años de vida en común el demandado se decide casarse con una persona joven. Indicó que durante el tiempo de la unión concubinaria han adquirido muchos bienes muebles también vehículos los que solicita se dividan en ejecución de Sentencia. Dentro de las medidas provisionales solicito la separación de cuerpos que ya existe, la guarda de sus tres hijos y que se fije la asistencia familiar en el monto  Bs. 800.

Citado el demandado contesta a la demanda de forma negativa e interpone excepciones de falta de acción, derecho e improcedencia de la demanda.

Tramitado el proceso el Juez de la causa pronunció Sentencia  Nº 83/2010 de fecha 21 de octubre de 2010, de fs. 409 a 411por el que declaró probada en parte la demanda principal de fs. 6 a 7 con relación a la unión conyugal libre y de hecho y no así las causales establecidas en el art. 130 inc. 1) y 4)del Código de Familia en aplicación del art. 140 del Código de Familia. Alternativamente se declara probada las excepciones de falta de acción y derecho e improcedencia de la demanda principal de 6 a 7 complementada fs. 11 sin costas. En consecuencia se declara disuelta la unión conyugal libere o de hecho entre Benita Ayca Ignacio y Germán Chachaqui Flores por culpa de ambos a tal efecto sin derecho a ser asistida la señora. Se dispone que el hijo menor Jhonatahan Jhasmny Chachaqui Ayca deberá permanecer bajo la custodia y guarda de la madre Benita Ayca Ignacio, fijándose asistencia en favor del menor de Bs. 300, que el demandante deberá asistir en forma mensual bajo alternativa de ley. En ejecución de Sentencia procédase ala división y partición de bienes gananciales adquiridos durante la vigencia de la unión conyugal libre y de hecho previa comprobación fehaciente de los mismos

Contra esta Resolución la demandada interpuso recurso de apelación, cursante de fs. 414 a 415 en conocimiento del mencionado recurso la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia de Oruro pronunció el Auto de Vista Nº 016/2011, de fecha 29 de enero de 2011 por el cual  confirmó la Sentencia con costas.

Contra esta Resolución de Alzada la demandada interpuso recurso de casación en la forma y en el fondo, cursante de fs. 443 a 444, el cual se analiza:

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

La recurrente interpuso recurso de casación en la forma y en el fondo sin especificar los puntos que impugna en la forma y los que impugna en el fondo. De su recurso se extraen los siguientes agravios.

La recurrente indica que al dictarse el Auto de Vista no se ha observado el art. 236 del Código de Procedimiento Civil que dispone la pertinencia de la Resolución de segunda instancia, con relación a la Sentencia y a los puntos de apelación pues en el recurso de apelación expresó  que en la Sentencia impugnada no realizo un análisis y evaluación fundamentada de la prueba aportada conforme dispone el art. 192 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil  y en ese sentido no existe la motivación que es un parte estructural del Auto de Vista violando el art. 236 del Código de Procedimiento Civil pues el Tribunal de Alzada realiza una valoración supletoria que le impide impugnar sobre la apreciación errónea de los hechos de la prueba colocándola en un estado de indefensión.

El Auto de Vista impugnado sin ningún fundamento, simplemente por los testigos de cargo y descargo y por la confesión provocada de fs. 287 a fs. 288 establece que la vida en común se habría interrumpido y no sería estable desde el año 2003, lo que no es evidente pues en esa conclusión no se considera la prueba documental cursante a fs. 186 de obrados donde se evidencia que nuestra unión concubinaria con el demandado concluyó a fines del año 2008 que tiene concordancia con las declaraciones de mis testigos y la prueba documental de fs. 96 a 129 de obrados que no se consideró en la relación unitaria y por el cual se llega a la conclusión de que no es evidente que su unión concubinaria habría concluido el 2003, en ese sentido una mala interpretación del art. 158 del Código de Familia.

El Auto de Vista al confirmar la Sentencia y declarar probada en parte la demanda con relación a la unión conyugal libre y de hecho no así a las causales invocadas para esta separación, declara la ruptura por parte de ambos, lo que constituye una contradicción puesto que para que exista la ruptura unilateral de concubinato necesariamente tiene que apoyarse a una causal para determinar las consecuencias de la decisión, indica que además de esas contradicciones en el Auto de Vista existe una decisión más allá de lo pedido por cuanto el demandado en ningún momento ha solicitado la declaración de ruptura unilateral por culpa de mi persona, en consecuencia al declarar dicha ruptura por mía se ingresa a una decisión más allá de lo pedido.

Concluye su recurso solicitando a este Tribunal que se anule obrados antes de la Sentencia  por contener una decisión más allá de lo pedido o en su caso case el Auto de Vista y deliberando en el fondo declare probada la demanda en cuanto a la ruptura unilateral por culpa del demandado.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En base a los argumentos expresados en su recurso de casación daremos respuesta a los puntos de impugnación de la recurrente

1.- Sobre el agravio de que el Tribunal de Alzada no se hubiese pronunciado respecto a los puntos de apelación con la pertinencia del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, debemos decir lo siguientes. El Auto de Vista resolvió los agravios traídos a colación en el recurso de apelación y confirmó la Sentencia porque consideró que la unión concubinaria libre y de hecho se terminó el año 2003, para llegar a esta conclusión el Tribunal de Alzada dio respuesta en los puntos 1, 2,y 3  referidos a la valoración de la prueba, expresando que los Tribunales de segunda instancia, tienen amplias facultades de revisar y volver analizar las pruebas producidas en segunda instancia, siempre y cuando estas tengan la finalidad de otorgar una solución justa, cuando esta se encuentre relacionada con los fundamentos de la apelación y en base a este fundamento determinó que los testigos de cargo y descargo no son contestes es decir que no precisan el tiempo lugar y hechos, empero de una revisión minuciosa de la confesión provocada cursantes de fs. 287-288  se establece que la demandante se ausento por año y medio del territorio nacional vale decir el año 2003 y tampoco se ha demostrado que ese viaje realizado por la demandante hubiese sido con acuerdo de su concubino y en base ello estableció que conforme lo dispone el art. 158 del Código de Familia la unión conyugal libre o de hecho debe gozar de estabilidad, y en caso de Autos dicha unión se terminó el año 2003.  Al respecto también el tribunal de Alzada expreso que dicho medio de prueba en concomitancia con los medios de prueba testifical de descargo son suficientes para generar convicción en ese Tribunal, por lo que no resulta evidente que el tribunal de Alzada no haya resuelto los puntos de impugnación, relacionados con la valoración de la prueba, con la pertinencia establecida en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

2.- Respecto a que el Tribunal de Alzada simplemente haya valorado la confesión provocada cursante de fs. 287 a 288 y no así las declaraciones testificales de cargo y la prueba documental cursante a fs. 186 de obrados que demuestra que la unión conyugal libre o de hecho ha terminado el año 2008. Al respecto debemos decir que el Tribunal Ad quem, valoró la confesión provocada, con relación al tiempo de separación de los actores, y así como la prueba testifical de cargo, sin embargo consideró que la testifical no resulto conteste, respecto a los hechos y lugares y sobre el tiempo que duro la unión conyugal libre y de hecho, y en virtud a ello dicha prueba no resultaba uniforme como para fundar en el juzgador seguridad de que la unión conyugal contaba con el requisito de estabilidad necesario para establecer dicha unión, sobre todo que la misma duró hasta el año 2008, sino que habiendo confesado la actora que el año 2002 a 2003 ella se fue a trabajar a Chile, y por la denuncia de abandono de hogar de fs. 15 realizada el 6 de octubre de 2003, el Tribunal de Alzada estableció que dicha separación no fue dialogada ni acordada por ambos convivientes y en virtud a ello estableció que la unión conyugal terminó el año 2003. Respecto a la valoración del documento de fs. 186 compromiso de pago de asistencia familiar debidamente reconocido por Notario Fe Pública, suscrito en fecha 11 de febrero de 2009, en el mismo no indica que los convivientes se hubiesen separado en esa fecha, más bien por el contrario en la cláusula primera del mencionado documento, el demandado indica que mantuvo una relación concubinaria con la actora y que producto de dicha unión tuvieron tres hijos, es decir que en la fecha del documento esa relación ya no existía no estableciendo en ninguna cláusula del mismo una fecha exacta de separación o ruptura, por lo que la prueba en cuestión no resulta determinante para fundar certeza de que la unión concubinaria hubiese durado hasta el año 2009, como pretende la recurrente.

3.- Con relación al tema de que la Sentencia y el Auto de Vista hubieran otorgado más de lo pedido al establecer que la ruptura unilateral se dio por culpa de ambos convivientes, y que el demandado en ningún momento solicitó la declaratoria de ruptura unilateral por culpa de la demandante, siendo una decisión más allá de lo pedido. Al respecto el Tribunal de Alzada confirmó la Sentencia que estableció que la que ruptura unilateral se produjo por culpa de ambos,valorando la prueba aportada dentro del proceso y considerando también que en el memorial de respuesta a la demanda  a fs. 16 y vta., el demandado Chachaqui Flores indicó la actora Benita Ayca Ignacio abandonó voluntariamente el hogar concubinario el 1ro de octubre de 2003, sin que exista motivo alguno y desde ese día se originó la separación de cuerpos. De lo referido se establece que el demandado si dijo que la ruptura unilateral se produjó por el abandono que realizo la demandante del hogar conyugal, sin embargo en el proceso y en base a la prueba aportada se estableció que la ruptura se produjo por culpa de ambos convivientes, que si bien el año 2003 abandono el hogar, también el demandado no realizó ningún intento de volver a la vida en común, más bien por el contrario formó otra relación con una tercera persona, estableciendo que ambos tuvieron la culpa de la ruptura unilateral. De lo referido se establece que el Juez A quo al determinar en Sentencia que la ruptura se produjo por culpa de ambos convivientes y luego el Tribunal de Alzada confirmó dicha Resolución no otorgaron más de lo pedido simplemente en base a la pretensión jurídica expresada en la demanda y conforme a la prueba aportada y valorada por los de instancia se determinó que la ruptura unilateral se dio por culpa de ambos convivientes. Asimismo el art. 167 del Código de familia establece“que la unión conyugal libre termina por la muerte o por voluntad de uno de los convivientes, salvo en este último caso la responsabilidad que pudiera sobrevenirle”. En el caso de Autos los de instancia establecieron que ambos convivientes tienen responsabilidad en el hecho de producirse la ruptura, porque los de instancia se pronunciaron sobre las cosas litigadas y en la manera como han sido demandadas no siendo evidente que se hubiera otorgado más de lo pedido, por lo que el agravio traído en recurso de casación carece de sustento legal.

Por lo indicado concluiremos que, los Tribunales de instancia obraron conforme a derecho correspondiendo emitir fallo en virtud a la previsión contenida en los arts. 271 num. 2) y 273 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO.- La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num.1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010; y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 del mismo compilado legal declara INFUNDADO, el recurso de casación en la forma y en  el fondo de fs. 443 a 444, interpuesto por Benita Ayca Ignacio, impugnando el Auto de Vista Nº 016/2011, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia de Oruro. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Dra. Rita Susana nava Durán.