TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL




Auto Supremo:704/2015 - L

Sucre: 25 de agosto 2015

Expediente: CB-59-11-S

Partes: Mery Antonia  Gómez Ponce de Vacaflor. c/ Dolly Claudia PiérolaArnez.  

Proceso: Guarda Legal.        

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Dolly ClaudiaPiérola Arnez de fs. 499 a 500, impugnando el Auto de Vista de fecha 05 de febrero de 2011 que cursa de fs 496 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera  de la R. Corte Superior de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso de Guarda Legal, seguido por Mery Antonia Gómez Ponce de Vacaflor contra la recurrente, la concesión de fs. 505, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, la Jueza de Partido Primero de Familia en suplencia legal del Juzgado de Partido Primero de la Niñez y Adolescencia, pronuncióSentencia de fecha 07 de septiembre de 2010 cursante de fs. 463 a 465, declarando Improbada la demanda de guarda legal interpuesta por Mery Antonia Gómez Ponce, disponiendo lo siguiente: 1.- Se mantiene la guarda de la niña A. N. V. P. a favor de su progenitora Dolly Claudia Piérola Arnez con todas las obligaciones que la función le impone, quien en secretaría deberá suscribir acta de compromiso de cuidar y proteger a su indicada hija como corresponde, ejerciendo sus derechos y deberes conforme a ley.  2.- La progenitora de la niña deberá permitir el relacionamiento con su familia ampliada el primer día domingo y ultimo día sábado de cada mes desde las 8:00 a 15:00 horas, debiendo la señora Mery Antonia Gómez Ponce recoger a su nieta de su domicilio y devolverla al mismo, a fin de que la indicada niña pueda desarrollarse en un ambiente de armonía y afecto, manteniendo una comunicación fluida, sin interferencia de ninguna de las partes, menos influir negativamente contra la madre y/o la familia paterna, siempre velando por la salud emocional de la misma. 3.- En virtud a las recomendaciones del Equipo Interdisciplinario del juzgado se comisionó a la Defensoría Municipal de la Niñez y Adolescencia de la Comuna Tunari brindar apoyo y orientación, en su caso terapia psicológica a la demandante, así como a la demandada junto a su hija, mediante informes en forma bimensual sobre los avancesdel apoyo. 4.- La niña deberá continuar con sus tratamientos con la foniatra y traumatólogo; 5.- En cuanto a los dineros reclamados por la demandante, se dispuso que se acuda a la vía llamada por ley.

Contra la indicada resolución, la recurrente interpuso recurso de apelación, en base al mismo, la ex Corte Superior de Justicia de Cochabamba emitió Auto de Vista, que confirmó la sentencia dictada en obrados con la modificación que la niña visitará a sus abuelos el primer sábado de todos los meses de diez de la mañana a cinco de la tarde.  El o la abuela recogerán a la menor de su domicilio y la devolverán también al mismo lugar, a quienes se les recomienda no aceptar los caprichos de la menor, inculcarle respecto y cariño que debe guardar la niña a su madre y al entorno familiar donde vive.

Resolución de segunda instancia que dio lugar al recurso de casación presentado por la parte demandada, recurso que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

La parte recurrente indica que el Auto de Vista no tomó en cuenta lo recomendado por el informe interdisciplinario, debido a las fricciones que tienen las partes en el recojo y devolución de la menor.  Solicitando que las visitas a la menor sea solamente una sola vez al mes en horario de 10:00 am a 12:00 debido a las recomendaciones efectuadas por el informe del equipo interdisciplinario en consideración al respecto a los horarios de la niña vale decir sus hábitos y costumbres.

Por otro lado menciona que el Auto de Vista no tomó en cuenta las recomendaciones del equipo interdisciplinario respecto a que las visitas sean supervisadas debido a la conflictivilidad de la familia adversa, hecho comprobado con prueba literal cursante en obrados sobre violencia, temiendo la recurrente por la integridad física y psicológica de su hija.

Finalmente señala que el Auto de Vista no ha tomado en cuenta que la parte adversa no mide las consecuencias y a cualquier precio, incluso dañando la dignidad de la menor pretende conseguir sus objetivos sin importar el daño.

Por dichos motivos solicita que se pueda confirmar la resolución conla modificación que las visitas se realicen solo el primer día sábado de cada mes de horas 10:00 a.m. a horas 12:00 en el juzgado 1ro.de Partido de la Niñez y Adolescencia, debiendo ser el mismo supervisado por dicho Tribunal.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De la lectura del Auto de Vista el cual resulta claro y concreto en los razonamientos empleados, estableció que: “Por la autoridad que ejerce la madre sobre su hija de cinco años de nombre… y su aceptación para que visite a sus abuelos paternos lo que contribuye a un mayor desarrollo emocional de la niña, no obstante la relación tirante y conflictiva que mantiene Dolly Claudia Piérola Arnez con la abuela Mery Antonia Gómez Ponce de Vacaflor…” el Tribunal Ad quem en justa razón modificó las visitas solamente al primer sábado de todos los meses, de diez de la mañana a cinco de la tarde, determinación asumida respecto al desarrollo emocional de la menor.

En ese entendido, se deberá tener presente que, por encima del informe interdisciplinario que indica la recurrente y demás prueba que demostraría las fricciones de la madre con la abuela paterna, se encuentra la primacía del interés superior del niño,así lo tiene establecido la Constitución Política del Estado donde en el art. 60, indica que: "Es deber del Estado, la sociedad y la familia garantizar la prioridad del interés superior de la niña, niño y adolescente, que comprende la preeminencia de sus derechos, la primacía en recibir protección y socorro en cualquier circunstancia, la prioridad en la atención de los servicios públicos y privados, y el acceso a una administración de justicia pronta, oportuna y con asistencia de personal especializado".

En ese mismo contexto, el art. 3 inc. 1) de la Convención sobre los Derechos del Niño señala: "En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los Tribunales, las Autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño...". (Aprobada por Ley Nº 1152 de 14 de mayo de 1990).

Denotando ésta normativa Supra legal, que para tomar las medidas judiciales concernientes a un niño, niña o adolescente debe primar el "interés superior del niño", referido, entre otros aspectos, a la primacía de sus derechos y a su desarrollo integral.

Ahora bien, corresponde determinar que, el Tribunal Ad quem, basó su determinación en la aplicación máxima del interés superior de la menor, encontrando un punto intermedio entre lo solicitado por la parte apelante -ahora recurrente- y lo determinado en el informe del equipo interdisciplinario, determinación y horarios de visita a la menor que no fue objetado por la parte actora y tratar en casación de reducir al mínimo las visitas de la menor a la familia paterna (abuelos) e imponer supervisión a las mismas, ciertamente vulnera los derechos superiores de la niña y daña el desarrollo emocional de la menor hacia la familia paterna;menor queen todo caso tiene el derecho de mantener el vínculo emocional y afectivo hacia su abuela, no resulta atendible que las visitas sean sólo por la mañana, supervisadas y en el juzgado correspondiente, debido a que se estaría vulnerando la interacción entre la menor y su abuela paterna, afecto emocional necesario para el desarrollo integral de la niña quien no sólo requiere del cariño, cuidado y amor que brinda la madre sino también sentirse querida por todo su entorno familiar ya sea materna o paterna, como ocurre en el caso de autos, donde se evidenció el cariño y afecto que cuenta la abuela a su nieta, y el derecho que cuenta la madre de estar con la menor, situaciones que no deben sobrepasar los límites del respeto mutuo que debe existir entre la actora y la demandada, quienes tienen el deber de cuidar sus diferencias en bien del desarrollo emocional adecuado de la menor, a quien no se le puede privar ni limitar su derecho de recibir todo el cariño, amor, afecto de las personas que le rodean y la solicitud de modificación: “…que las visitas se realicen solo el primer día sábado de cada mes de horas 10.00 a.m. a horas 12.00 en el juzgado 1ro de Partido de la Niñez y Adolescencia, DEBIENDO SER EL MISMO SUPERVISADO por dicho Tribunal.” (sic) ciertamente resulta un exceso y vulnera el derecho de la menor quien conforme se tiene en el informe social de fs. 436 a 442, al interrogatorio efectuado por la trabajadora social, indica: “…sobre sus abuelos paternos ella menciona que los quiere mucho y desea verlos y nombra quienes son ellos.” (sic) como complemento a la determinación asumida por el Tribunal Ad quem, se encuentra el deseo de la menor de querer vivir con la madre, pero visitar a sus abuelos paternos, derecho que no puede ser limitado o restringido a una supervisión.  Así se entiende de las conclusiones y recomendaciones a las que llega el informe social que categóricamente recomienda “Dar continuidad al relacionamiento de Anahí con los abuelos paternos, pero por periodos más cortos.” Aspecto que ocurre en el caso de autos.

Finalmente, sobre la consideración del informe psicológico de fs. 443 a 450, el estudio efectuado detectó el deseo de la menor de continuar viviendo con su “mama Dolly” y respecto a la actora principal (abuela) el deseo de visitarla; si bien, una de las recomendaciones establece que el entorno familiar paterno debe ser quincenal y asistido o supervisado, dicha recomendación, bien puede ser seguida por el operador judicial, como su nombre lo indica, es una recomendación a seguir, no una obligación y la determinación asumida por el Juez A quo y modificado por el Tribunal Ad quem fue tomada en torno al deseo de la menor de visitar a sus abuelos paternos y conforme a la sana crítica y prudente criterio de las autoridades de Alzada quienes consideraron que no era prudente la supervisión de las visitas, debido al efecto psicológico que puede generar en el desarrollo emocional de la menor, recomendando a los abuelos paternos no aceptar los caprichos de la menor, inculcarle respecto y cariño a su madre y al entorno familiar donde vive. Situación que debe ser cumplida por la parte actora en bien de la menor.

Por lo expuesto corresponde establecer que la decisión en el Auto de Vista se encuentra conforme a los datos del proceso, atendiendo lo expuesto en el recurso de apelación, valorando correctamente los informes cursantes en obrados y determinado una visita adecuada a los “hábitos y costumbres de la menor”, conforme lo estableció el informe del equipo interdisciplinario, no obstante a la relación  tirante y conflictiva de la actora con la demandada que en etapa casacional pretende vulnerar el interés superior de la menor. (Relacionamiento con la familia paterna).

Por dicho motivo, corresponde a este Tribunal Supremo de Justicia, declarar infundado las supuestas omisiones del Auto de Vista y rechazar la solicitud de la parte recurrente respecto a las visitas supervisadas y limitadas en horario, situación que como se tiene explicado supra pone límites al derecho que cuenta la niña de relacionarse con sus abuelos y vulnera el afecto emocional que pudiese tener hacia los mismos. 

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en el art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara: INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Dolly Claudia Piérola Arnez de fs. 499 a 500, impugnando el Auto de Vista de fecha 05 de febrero de 2011, pronunciado por la Sala Civil Primera  de la R. Corte Superior de Justicia de Cochabamba. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs.1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani