TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

  S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 634/2015 - L                                                                 Sucre: 04 de agosto  2015                                                                 Expediente:         SC-116-10-S                                                                 Partes: Manfredo Kempff por Merck & Co. Inc. c/ César S. Maita Guzmán por

             Pharma Investi.                                                                                      Proceso: Ordinario Resarcimiento de daños.                                          Distrito: Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación de fs. 396 a 398, interpuesto por Manfredo Kempff Moreno por Merck & Co. Inc. contra el Auto de Vista  Nº 122/2010 de fecha 20 de Agosto de 2010, cursante de fs. 393 a 393 vta., de obrados pronunciada por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz dentro del proceso ordinario sobre resarcimiento de daños seguido por la empresa Merck & Co. Inc. representada por Manfredo Kempff Moreno contra la empresa Pharma Investi S.R.L., representada por César Santos Maita Guzmán, la respuesta al recurso, el auto de concesión del recurso de fs. 429, los antecedentes del proceso; y

CONSIDERANDO I:                                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Quinto  en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz mediante Sentencia Nº 172/2009 de fecha 12 de Septiembre de 2009 cursante de fs. 352 a 360 de obrados por la cual declara probada la demanda de resarcimiento de daños por hechos ilícitos a ser calificados en ejecución de sentencia, corriente de fs. 21 a fs. 24 y vta., del expediente, interpuesta por Merck & Co. Inc. e improbada la demanda reconvencional de nulidad y caducidad del derecho y acción negatoria de derechos, de fs. 47 a fs. 50 y ampliación de demanda reconvencional de fs. 52 y vuelta de obrados interpuesta por Pharma Investi S.R.L., como consecuencia de la resolución se ordena el cese inmediato y efectivo de la comercialización del producto ARENDAL.

Contra esa Sentencia de primera instancia la entidad demandada, dentro el plazo legal interpone recurso de apelación.

Concedido el indicado recurso la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, pronunció el Auto de Vista Nº 122/2010 en fecha 20 de Agosto de 2010, por el cual anula obrados hasta fs. 25 inclusive; contra esta resolución de segunda instancia la entidad demandante interpuso recurso de casación.

CONSIDERANDO II:                                                                            DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- El recurrente manifiesta que el Tribunal de Apelación no valoró que de manera clara y textual sin lugar a dudas, solicitaron el resarcimiento de daños y perjuicios por concepto de hechos ilícitos amparados en el art. 984 del Código Civil y solicitaron expresamente la aplicación del art. 195 del Código de Procedimiento Civil, para que sea en ejecución de Sentencia la oportunidad en la que se establezca su monto, mencionan además que la competencia del Juez de Partido en lo Civil para conocer este proceso se funda expresamente en el art. 134 inciso 2) de la Ley de Organización Judicial, que la competencia del Juez de Partido en lo Civil nace por el hecho ilícito mismo y la contención que emerge, la misma que debe ventilarse y resolverse en la vía ordinaria para que recién en ejecución de sentencia  se califique y cuantifique el daño ocasionado con este proceder.

Menciona también que por su parte el art. 327 del Código de Procedimiento Civil nos señala la forma de la demanda en cuanto a su contenido señalando en su inciso 8) la cuantía, cuando su estimación fuere posible, insistiendo que en esta etapa no podremos establecer el importe de los daños y perjuicios causados por concepto de estos hechos ilícitos, cuya cuantificación, siguiendo lo establecido por el Art. 195 del Código de Procedimiento Civil, deberá establecerse en ejecución de sentencia, norma que se complementa con el art. 134 de la Ley de Organización Judicial y que el carácter principal o accesorio del resarcimiento de daños en ningún momento confronta o limita la competencia judicial, atentando de esta manera los intereses, derechos y garantías de la entidad recurrente.

CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Conforme al recurso de casación interpuesto por el recurrente, se tiene que el contenido de los agravios corresponde a aspectos de forma, por lo que en ese marco se dará respuesta al recurso.

El recurrente manifiesta que el Tribunal Ad quem al haber anulado obrados no valoró que de manera clara y textual sin lugar a dudas, solicitaron el resarcimiento de daños y perjuicios por concepto de hechos ilícitos, amparados en el art. 984 del CC., como fundamento legal básico y solicitaron expresamente la aplicación del art. 195 del Código de Procedimiento Civil.

Que, el art. 327 del Código de Procedimiento Civil señala la forma de la demanda en cuanto a su contenido señalando en su num. 8) la cuantía, cuando su estimación fuere posible, insistiendo que en esta etapa no podrán establecer el importe de los daños y perjuicios causados por concepto de estos ilícitos, cuya cuantificación siguiendo lo establecido por el Art. 195 del Código de Procedimiento Civil deberá establecerse en ejecución de sentencia, norma que se complementa con el Art. 134 de la Ley de Organización Judicial, al respecto corresponde mencionar que el art. 984 del Código Civil señala: (Resarcimiento por hecho ilícito).”Quien con un hecho doloso o culposo, ocasiona a alguien un daño injusto, queda obligado al resarcimiento” y el art. 195 del Adjetivo Civil establece:  (Condena al pago de frutos, intereses, daños y perjuicios). “Cuando la sentencia condenare al pago de frutos, intereses, daños y perjuicios, fijará su importe en cantidad líquida, a menos que estos aspectos hubieren sido demandados accesoriamente, caso en el cual se establecerán en ejecución de sentencia”.

De la lectura del memorial de demanda cursante de fs. 21 a 24 vta., se establece que su pretensión principal es primeramente el cese inmediato y efectivo de la comercialización del producto ARENDAL y el resarcimiento de daños y perjuicios por concepto de hechos ilícitos al amparo de los arts. 984 y 994 del Código Civil cuya cuantificación se establecerá en ejecución de sentencia tal como dispone el art. 195 del Código de Procedimiento Civil.

En el caso presente la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Santa Cruz anuló obrados hasta el auto de admisión de la demanda señalando que: “… se llega a determinar que el Juez 5º. de Partido en lo Civil  procedió incorrectamente al declarar improbada la excepción de incompetencia en razón de la cuantía … habida cuenta de la imposibilidad de determinarla debido a la falta de cuantía en la demanda, refiere erróneamente el Juez A quo como único sustento jurídico de su resolución lo previsto por el art. 134 numeral 2 de la Ley de Organización Judicial que prescribe la competencia del Juez de Partido en lo Civil y Comercial para: “conocer en primera instancia, de todas las acciones contenciosas con cuantía indeterminada”, norma aplicable a otro tipo de demandas, pero de ninguna manera a una demanda cuya pretensión principal es el Resarcimiento de Daños por Hechos Ilícitos, hecho reconocido por la propia empresa MERCK & CO. INC. en su memorial de contestación a las excepciones cuando menciona “es evidente que el pedido principal es el resarcimiento de daños por hechos ilícitos” (Ver fs. 105 vuelta) en esas circunstancias la mención de la cuantía en la demanda no es opcional sino un imperativo jurídico prescrito por el Art. 195 del Código de Procedimiento Civil…”.

De lo anterior se colige que el Tribunal Ad quem adecuó su resolución a los datos del proceso ya que como se mencionó líneas arriba una de las pretensiones principales de la demanda es el resarcimiento de daños y perjuicios por concepto de hechos ilícitos, y que no fue demandada de manera accesoria, por lo que era un deber ineludible por parte de la entidad demandante el de señalar el monto para el resarcimiento de daños y perjuicios ocasionados.

En ese marco corresponde señalar que las citas tanto del art. 195 del Código de Procedimiento Civil así como del art. 134-2) de la Ley de Organización Judicial, en los que el recurrente apoya su recurso no han sido vulnerados, toda vez que como se dijo líneas arriba el demandante debió establecer el monto estimado para el resarcimiento de daños y perjuicios ocasionados, por lo que no se advierte que la resolución recurrida sea atentatoria a los intereses, derechos y garantías de la entidad recurrente.

Por lo que corresponde emitir resolución en la forma prevista por los arts. 271 num. 2) y 273 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 num.2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación  interpuesto por Manfredo Kempff Moreno por Merck & Co. Inc. contra el Auto de Vista Nº 122/2010 de fecha 20 de Agosto de 2010, cursante de fs. 393 y vta., de obrados, pronunciada por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Séptimo