TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                              S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 621/2015 - L

Sucre: 3 de Agosto 2015

Expediente: SC 99 10 S

Partes: Rubén Cáceres Felipe c/ Hugo Antelo Zankys

Proceso: Usucapión

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: Los recursos de casación de fs. 124 formulado por Hugo Antelo Zankys, y el de fs. 127 y vta., interpuesto por Argentina Rodríguez de Antelo contra del Auto de Vista Nº 23, de 23 de febrero de 2010, emitido por la Sala Civil Primera de la ex Corte Superior de Justicia (hoy Tribunal Departamental de Justicia) de Santa Cruz, en el proceso de usucapión seguido por Rubén Cáceres Felipe en contra de los recurrentes, la concesión de fs. 137, los antecedentes del proceso, y;

C0NSIDERANDO I:                                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Cuarto en lo Civil, pronunció la Sentencia Nº 67, de 06 de julio de 2009 que cursa de fs. 90 a 91 y vta., declarando probada la demanda de fs. 22 a 24 vta., complementado a fs. 27 formulado por Rubén Cáceres Felipe declarando el derecho de propiedad en favor del nombrado sobre el inmueble  ubicado en la U.V. Nº 99 lote s/n con una superficie de 359,94 mts2 describiendo sus colindancias y extensión de las mismas.

Resolución de primera instancia que fue recurrida de apelación por Argentina Rodríguez de Antelo y resuelta mediante Auto de Vista de fs. 122 y vta., que confirma la Sentencia apelada, Resolución que a su vez es recurrida de casación, que es objeto de análisis.

CONSIDERANDO II                                                                            DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurso de casación de Hugo Antelo Zankys (fs. 124 y vta.)

Acusa violación del derecho a la defensa, alegando que nunca fue notificado legalmente, refiriendo que la resoluciones afectan su derecho de propiedad ubicado en la U.V. 142 maza 16 lote Nº 17 con una superficie de 390 mts2 del que es propietario en un 50%, cita el art. 115 de la Constitución Política del Estado y el art. 247 de la Ley de Organización Judicial, acusando que no se le permitió ejercen su derecho a la defensa, por lo que solicita anular obrados hasta la admisión de la demanda.

Recurso de casación de Argentina Rodríguez de Antelo (fs. 127 y vta.)

Acusa que nunca fue demanda ni citada mediante edictos  como señala el Tribunal, sin embargo los fallos de instancia afectan su derecho de propiedad ubicado en la U.V. 142 mz. 16 lote Nº 17 con una superficie de 390 mts2, cita el art., 115 de la Constitución Política del Estado y el art. 247 de la Ley de organización judicial, arguyendo que la falta de citación con la demanda es causal de nulidad, por lo que solicita anular obrados hasta la admisión de la demanda.

CONSIDERANDO III                                                                         FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El art. 106 de la ley Nº 439 Código Procesal Civil, aplicable al caso de Autos por la permisión establecida en la disposición transitoria segunda de dicha ley, faculta a este Tribunal efectuar una revisión del proceso.

De la revisión del proceso se tiene que el actor, formuló su pretensión de fs. 22 a 24 y vta., dirigiendo la misma en contra de presuntos interesados, posteriormente en el escrito de fs. 27 se señaló que la propiedad pertenecería a Hugo Antelo Zankys, en base a la misma el A quo en el proveído de fs. 28 dispuso se remitan diferentes certificaciones, entre ellas si la propiedad pertenecería a Hugo Antelo Zankys, por lo que en cumplimiento a dicho requerimiento el Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra emite dos certificaciones, la primera de fs. 29 (Jefatura de Regulación de Edificación) en la que refiere a un parcelamiento efectuado en fecha 17/04/80 por Hugo Antelo Zankys; por otra parte también emitió el certificado de fs. 32 (Departamento de Inmuebles -Fiscalización) en el que señala que de la revisión de sus datos se tiene que el “lote Nº 26” tiene dos registros una a nombre de Hugo Antelo Zankys y otra a nombre de Rubén Leonardo Estrada Ayala, señalando que su código catastral fuera el Nº 043101026.

Por otra parte al momento de adjuntarse los certificados de Derechos Reales, se emitió el que cursa a fs. 36 se alude que Hugo antelo Zankys no tiene registrado el inmueble ubicado en la U.V. 99 mza. Nº 7; concluyendo que la demanda ha sido admitida y tramitada sin que se haya podido identificar al verdadero titular del inmueble objeto de la usucapión.

De acuerdo a estos datos se tiene que si bien inicialmente se admitió el proceso en contra de Hugo Antelo Zankys, empero de ello no se tiene la certeza de que la propiedad a ser usucapida se encuentre a nombre de esta persona, pues de recordarse que la titularidad del inmueble a ser usucapido es un requisito para viabilizar un proceso de usucapión, ya que solo de esa manera  acreditando que el demandado sea el titular del inmueble- se podrá garantizar que la usucapión tramitada tenga seguridad jurídica respecto a las partes y terceros.

Se debe señalar que la extinta Corte Suprema de Justicia de la Nación ha descrito la teoría del efecto extintivo que produce una pretensión de usucapión, criterio que ha sido asimilado por este Tribunal en distintos fallos, al efecto corresponde citar el contenido del Auto Supremo N° 34, de 2 de febrero de 2011, en el que se señaló lo siguiente: “La usucapión declarada judicialmente produce un doble efecto, adquisitivo para el usucapiente y extintivo para el usucapido, razón por la cual la usucapión sólo es posible respecto de bienes que se encuentran registrados a nombre de un anterior propietario contra quien se pretende opere el efecto extintivo de la usucapión. Por ello para que ese efecto se produzca de forma válida y eficaz, es indispensable que el actor dirija la demanda contra quien figure, en el Registro de Derechos Reales, como titular del derecho propietario del bien inmueble que se pretende usucapir, sólo así la Sentencia que declare la usucapión producirá válidamente ese doble efecto.

El sujeto pasivo de la usucapión es siempre la persona que figura, en el Registro de Derechos Reales, como titular del bien a usucapir, por ello el actor debe acompañar con la demanda la certificación o documentación que acredite ese aspecto, toda vez que es contra él -el actual propietario-, que se pretende opere el efecto extintivo de la usucapión. De donde resulta que, es deber ineludible del actor acreditar, a tiempo de interponer la demanda de usucapión, que la persona contra quien se la dirige es quién figura como titular en el momento de promover la acción, en consecuencia, no es posible que el actor dirija su pretensión en contra de una persona distinta de quien figura como actual titular en los Registros de Derechos Reales, o contra personas desconocidas pues, al ser un modo derivativo de adquirir la propiedad, ésta opera sólo respecto de bienes que se encuentran en la esfera del dominio privado y respecto de aquellos bienes muebles o inmuebles sobre los que recae un derecho de propiedad anterior.

En ese contexto, este Supremo Tribunal, ha establecido, mediante Auto Supremo Nº 201, de 17 de junio de 2005, Nº 287, de 13 de septiembre de 2005, entre otros, que quien pretenda adquirir derecho de propiedad por la usucapión, debe realizar investigación respecto a la tradición registral y así determinar con precisión quienes figuran en los registros como actuales propietarios…”

También se dirá que nadie está obligado a lo imposible, esto es que se conozca al propietario del bien a ser usucapido, empero de ello para tal argumento el demandante debe agotar todos los mecanismos de información y base de datos en los que se ha registrado el predio a ser usucapido, sea de índole impositiva,   parcelamientos, fraccionamientos o trámites de urbanización efectuados, de los que previa su revisión se podrá extraer la partida y/o registro computarizado del titular del inmueble, para de esta manera recabar los datos en Derechos Reales e identificar al titular del predio o a los subsiguientes transferentes del derecho de propiedad. Por lo que al advertirse vicio de procedimiento en cuanto a la legitimación pasiva en la litis, al no estar aclarado e identificado el titular del derecho de propiedad sobre el inmueble del cual se pretende la usucapión, no siendo suficiente que se haya recabado los informes de la administración municipal de fs. 29 y 32 en cuyo primer informe señala como propietario a Hugo Antelo Zankys y en el segundo informe señala como propietarios a Hugo Antelo Zankys y Rubén Leonardo Estrada Ayala, no estando cumplido el presupuesto de la legitimación pasiva de la usucapión, que debe ser corregido por el Juez; pues solo en caso de haberse agotado los medios de información y bases de datos administrativos, se podrá dilucidar un proceso de usucapión sin estar identificado el verdadero propietario del inmueble a ser usucapido, y constando el agotamiento de informes podrá proseguirse el proceso integrando a la litis a Rubén Leonardo Estrada Ayala, quien conforme al informe de fs. 32 figura como propietario, persona de la cual también se deberá recabar datos para acreditar su titularidad en la oficina de Derechos Reales e integrarlo a la litis.

Por lo expuesto, corresponde emitir Resolución en base al art. 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, conforme a los fundamentos expuestos en la presente Resolución.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 y arts. 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil ANULA el proceso hasta el Auto de relación procesal de fs. 53 vta., debiendo dar cumplimiento a lo expuesto en la presente Resolución.

Sin responsabilidad para los de instancia por ser excusable el error incurrido. 

De conformidad a lo previsto en el art. 17.IV de la Ley Nº 025, remítase una copia de la presente Resolución al Consejo de la Magistratura.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Séptimo