TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                                         S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 591/2015 - L                                                                 Sucre: 28 de Julio 2015                                                              Expediente: LP11810S                                                                       Partes: Richard Emilio Pinto Flores, Milenca Bernardina Pinto Flores y Froilán

             Humberto Pinto Flores c/ Modesta Lino Casilla Viuda de Paredes. Proceso: Mejor derecho de propiedad, reivindicación y pago de daños y perjuicios

               por hechos ilícitos                                                                                      Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso de casación en el fondo interpuesto por Fidel Humberto Pinto Gonzáles por Richard Emilio Pinto Flores, Milenca Bernardina Pinto Flores y Froilán Humberto Pinto Flores de fs. 179 a 182 y vta., impugnando el Auto de Vista Nº 166, de fecha 12 de mayo de 2010 de fs. 174 a 175, pronunciado por la Sala Civil Primera de la ex Corte Superior de Justicia de La Paz, dentro del proceso ordinario de Mejor derecho de propiedad, reivindicación y pago de daños y perjuicios por hechos ilícitos, seguido por  Richard Emilio Pinto Flores, Milenca Bernardina Pinto Flores y Froilán Humberto Pinto Flores contra Modesta Lino Casilla Viuda de Paredes, la concesión de fs. 188, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Primero de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de El Alto, dictó la Sentencia Nº 347, de fecha 22 de octubre de 2009 de fs. 128 a 129 y vta., declarando Improbada la demanda de fs. 14-18 interpuesta por Richard Emilio Pinto Flores, Milenca Bernardina Pinto Flores y Froilán Humberto Pinto Flores.  

Resolución de primera instancia que es apelada por la demandada por memorial de fs. 132 a 137 y vta., que mereció el Auto de Vista Nº 166, de 12 de mayo de 2010, de fs. 174 a 175. Resolución de alzada que es recurrida de casación en el fondo por la parte demandante, que obtiene el presente análisis.

CONSIDERANDO II:                                                                         DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

De forma resumida se pasa a detallar los fundamentos de agravio que expone la recurrente:

1. Acusa que al admitir que el art. 1545 del Código Civil respecto al mejor derecho de propiedad, no se ajustaría ha lo demandado por tratarse de diferentes propietarios, en su adquisición al igual que la demandada Modesta Lino Casilla Vda. de Paredes, que adquirió a título personal al fallecimiento de su esposo Luís Paredes Moreno, que ha sido adjudicado y anulada esa adjudicación por el mismo Sindicato de Transportes Altiplano, ha infringido la mala aplicación del referido artículo.

2. Denuncia que al manifestar que los demandantes: Richard Emilio Pinto Flores, Milenca Bernardina Pinto Flores y Froilán Humberto Pinto Flores, que no se ha evidenciado el art. 1453, les favorezca, infringiendo éste artículo y el art. 105 num. 2) del Código Civil (El propietario puede reivindicar la cosa de manos de un tercero y ejercer otras acciones en defensa de su propiedad).

3. Acusa que igualmente se ha infringido lo previsto por el art. 6 de la Ley de 15 de noviembre de 1887 (Ley de Inscripción de Derechos Reales) y Decreto Supremo Nº 27957 de 24 de diciembre de 2004 (Reglamento, Modificación y Actualización a la Ley de Inscripción de Derechos Reales), concordante con los arts. 1548 y 1546 del Código Civil.

4. Denuncia la infracción de los arts. 1287, 1289 par. I), 1296, 1311, 1327, 1330 y 1334 del Código Civil y arts. 375, 398, 399, 427 y 476 del Código de Procedimiento Civil, al no hacer una correcta apreciación de todas las pruebas documentales de cargo presentadas por los demandantes, infringiéndose todas estas disposiciones legales antes citadas, al dictarse el Auto de Vista recurrido.

Por expuesto, solicita casar la demanda de fs. 14 a 18 interpuesta por la parte actora.

CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:       

Habiéndose interpuesto recurso de casación en el fondo, se pasa a absolver los agravios deducidos en el orden que fueron interpuestos.

1. Respecto a su denuncia de infracción del art. 1545 del Código Civil; corresponde señalar que esta norma sustantiva civil preceptúa que: “Si por actos distintos ha transmitido el propietario los mismos bienes inmuebles a diferentes personas, la propiedad pertenece al adquiriente que haya inscrito primero su título”.

Asimismo corresponde señalar que en orientación de la doctrina, para resolver sobre una pretensión de mejor derecho de propiedad el presupuesto es que existan dos títulos de propiedad válidos sobre un mismo inmueble, en cuyo mérito corresponde definir al juzgador cuál de los titulares debe ser preferido por el derecho, provengan ambos títulos de un mismo vendedor común o de un mismo antecedente o no.

En la especie, se evidencia la concurrencia de dos títulos de propiedad sobre el mismo bien inmueble que tendrían un origen o antecedente común. Sin embargo, el transferente difiere uno del otro, porque en el primer caso son los señores: Lorenza M. Vda. de Quispe; Juana, María Margarita Chipana y Julian Mamani; Casimiro y Benigno Quispe; Agustín Chipana; Plácido Limachi, quienes a través de sus representantes transfieren a los señores: Eliseo Tezanos Pinto, Amador Portocarrero, Justo Monasterios y Mario Franco representantes del Sindicato de Transportistas al Altiplano, Sector Puerto Acosta S.T.A., conforme se evidencia de la Escritura Pública Nº 294, de fecha 26 de julio de 1971 (fs. 45 a 51 vta.); por este mismo contrato de compra venta inserta en la Escritura Pública referida, estos representantes, en la cláusula séptima del contrato declaran que habiendo adquirido los terrenos motivo de éste contrato, con destino y uso exclusivo para sus asociados, en razón de haber estos, aportado sus respectivas cuotas partes para la compra de los ya indicados terrenos, así como haber cumplido con los requisitos de régimen de vivienda y otros pormenores oportunamente exigidos por el Sindicato, por lo que en ese antecedente, adjudican a su vez a título definitivo de transferencia, real, y perpetua en favor de todos sus miembros el predio adquirido, entre ellos, los lotes 9 y 23 del Manzano “H” a Justo Monasterios Machicado, y el Lote 25 del Manzano “F-UNO” a Luís Paredes Moreno, autorizando los contratantes a los beneficiarios de la adjudicación en forma individual y libre la correspondiente inscripción del lote o lotes de terreno en Derechos Reales. En ese antecedente, la propiedad transferida y adjudicada a Luís Paredes Moreno, bien inmueble ubicado en la Urbanización Núcleo Brasil, Manzano “F1”, lote Nº 25, de 300,oo m2., ha quedado registrada en la Oficina de Derechos Reales Bajo la Partida Nº 1724 fojas 1724 del Libro “D” en fecha 20 de diciembre de 1971, la misma que se encuentra actualmente consignada en la Oficina de Derechos Reales bajo la Matrícula Nº 2.01.4.01.0076625; y al fallecimiento del titular, su esposa Modesta Lino Casilla por vía de sucesión asume el derecho propietario del mismo bien inmueble, remitiéndose de esta manera su titularidad en relación a su inscripción en el registro público, al primer registro efectuado que se constituye en su antecedente dominial, que en este caso resulta ser el de su esposo fallecido Luís Paredes Moreno, antecedente que se encuentra debidamente acreditado (fs. 45-74).

Al margen de lo desarrollado, de manera aclaratoria corresponde señalar que la pretensión de la presente causa no busca de manera específica la ineficacia del derecho sucesorio de la parte demandada, por lo que dicha mención al respecto realizada por la parte ahora recurrente resulta siendo impertinente.

Ahora bien, en el segundo caso es Justo Monasterios Machicado quien a través de su apoderado transfiere el mismo bien inmueble precedentemente referido a los ahora demandantes Richard Emilio Pinto Flores, Milenca Bernardina Pinto Flores y Froilán Humberto Pinto Flores, conforme se evidencia de la Escritura Pública Nº 376, de fecha 26 de junio de 2002 (fs. 2-4), la misma que se encuentra debidamente registrada en la oficina de Derechos Reales bajo la Matricula Nº 2.01.4.01.0014946 (fs.1), el mismo que registra en su casillero A), Asiento 1, la titularidad del inmueble a nombre de Monasterios Machicado Justo bajo partida computarizada Nº 01502734 de fecha 25 de agosto de 1999, siendo en consecuencia este el antecedente dominial de la parte actora.

Sin embargo, en relación a esta segunda transferencia, de obrados se conoce que son los dirigentes del “Sindicato de Transportistas Al Altiplano Norte Sector Puerto Acosta” (Pedro Quelali, Juan Huanto y Antonio Flores F., Secretario de Relaciones, de Hacienda y de Organización, respectivamente), quienes luego de haber trascurrido 25 años de la “primera” adjudicación realizada y sin considerar que fue el propio Sindicato de Transportistas Al Altiplano Sector Puerto Acosta S.T.A. quien hubo adquirido el bien inmueble ahora en litigio en representación de Luís Paredes Moreno (esposo de la ahora demandada), entre otros, y sin que exista sentencia ejecutoriada que establezca la ineficacia del primer título traslativo de dominio que se encuentra debidamente inscrito en la Oficina de Derechos Reales, por lo mismo con los efectos jurídicos que establecen los arts. 14 de la Ley de Inscripción de Derechos Reales y 1538.I del Código Civil; considerando bien vacante al bien inmueble ahora objeto de litigio, sin respaldo legal alguno, ni facultad o atribución que ampare dicho acto, quienes mediante Escritura Publica Nº 206/98 de fecha 18 de febrero de 1998, y de manera irregular “nuevamente” adjudican dicha propiedad esta vez en favor de Justo Monasterios M. (ex dirigente del mismo Sindicato, fs. 109 a 114), inscribiendo de ésta manera este último su “presunta” titularidad en el registro de Derechos Reales en fecha 25 de agosto de 1999 (fs. 1); con éste irregular antecedente dominial mediante Escritura Pública Nº 376, de fecha 26 de junio de 2002 (fs. 2-4), Justo Monasterios Machicado a través de su apoderado transfiere el mismo bien inmueble precedentemente referido a los ahora demandantes Richard Emilio Pinto Flores, Milenca Bernardina Pinto Flores y Froilán Humberto Pinto Flores, quienes a su vez  registran su derecho propietario en la oficina de Derechos Reales en fecha 10 de julio de 2002, conforme se evidencia de la Matricula Nº 2.01.4.01.0014946 (fs.1).

De donde se infiere que el antecedente dominial irregular de los ahora recurrentes se remite a la titularidad presuntamente adquirida por Justo Monasterios M. del “Sindicato de Transportistas Altiplano Norte Sector Puerto Acosta (Pedro Quelali, Juan Huanto y Antonio Flores F.), empero su registro en Derechos Reales data de fecha 25 de agosto de 1999, es decir que es con posterioridad al de la parte demandada, porque el extinto Luís Paredes Moreno hubo registrado su titularidad en la Oficina de Derechos Reales en fecha 20 de diciembre de 1971.

Concluyéndose, en consecuencia que la parte actora si bien pretende vincular su antecedente dominial al de la parte demandada, empero este extremo no es posible pues su antecedente dominial difiere en relación a su transferente, siendo además que su “nueva adjudicación” resulta siendo irregular, más aún si conforme se hubo examinado la parte demandada tiene derecho preferente en el marco de los arts. 15 de la Ley de Inscripción de Derechos Reales que dispone: “Si por actos distintos ha transmitido el propietario unos mismos bienes raíces a diferentes personas, la propiedad pertenece al adquiriente que haya inscrito antes su título”, lo que concuerda con el art. 1545 del Código Civil, haciéndose de esta manera infundado el agravio denunciado.

2. Sobre su denuncia de infracción de los arts. 1453 y 105 num. 2) del Código Civil. Debemos señalar que en el presente caso, la parte demandada ha acreditado su derecho propietario y el derecho preferente sobre el bien inmueble ubicado en la Urbanización Núcleo Brasil, lote Nº 25, Manzano “F1” de 300 m2., extremo que no ha sido desvirtuado por la parte demandante, toda vez que hasta la actualidad la parte demandada se encuentra ocupando el bien inmueble objeto de litigo, en ese antecedente, no corresponde declarar probada la demanda de reivindicación de la parte actora.

Sobre este tema, la uniforme Jurisprudencia de este Tribunal expresó con claridad que la reivindicación como acción de defensa de la propiedad se halla reservada al "propietario que ha perdido la posesión de una cosa" y que el derecho propietario, por su naturaleza, conlleva la “posesión” emergente del derecho mismo, consiguientemente no necesariamente debe estar en posesión corporal o natural del bien, habida cuenta que tiene la “posesión Civil” que está integrada por sus elementos “corpus y ánimus”, quedando claro, que la acción de restitución o devolución de la propiedad de un tercero es imprescriptible y puede ser aplicada en cualquier momento, por el propietario.

Asimismo, no resulta evidente que los documentos de fs. 5 a 11 acrediten el derecho propietario de la parte actora, toda vez que estas literales se refieren a trámites municipales que no acreditan derecho propietario, que en definitiva son desvirtuados por la prueba documental adjunta por la parte demandada que como se ha referido demuestra la titularidad y derecho preferente sobre el bien inmueble objeto de litigio (fs. 45 a 75), por lo que en mérito a lo precedentemente examinado en el punto 1 del presente considerando, sus alegaciones resultan siendo intrascendentes por falta de sustento probatorio, con el antecedente de que la prueba literal de fs. 147 a 166 no ha sido considerada por el Tribunal de alzada por falta de justificación, extremo que no ha sido impugnado por la parte ahora recurrente, de consiguiente estos antecedentes evidencian que la parte actora no ha demostrado los presupuestos para la procedencia de la acción reivindicatoria, resultando en suma infundado el agravio alegado.

3. En relación a su denuncia de infracción de lo previsto por los arts. 6 de la Ley de 15 de noviembre de 1887, Decreto Supremo Nº 27957 de 24 de diciembre de 2004, concordante con los arts. 1548 y 1546 del Código Civil.

Corresponde especificar que la parte recurrente en éste punto no concreta agravio evidente, por lo que no merece pronunciamiento alguno al respecto.

4. Sobre su acusación de infracción de los arts. 1287, 1289 par. I), 1296, 1311, 1327, 1330 y 1334 del Código Civil y arts. 375, 398, 399, 427 y 476 del Código de Procedimiento Civil; debemos manifestar que la valoración de la prueba es atribución exclusiva de los Tribunales de instancia, por lo que este Tribunal en éste punto no puede ingresar a revaluar la prueba como pretende el ahora recurrente, a no ser que se señale error de derecho o de hecho, siendo que éste último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador. En la especie, la parte recurrente solo refiere que no se ha realizado una correcta  apreciación de todas las pruebas documentales presentadas por los demandantes; empero, no cumple con el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir que no especifica en que consiste la violación, falsedad o error, especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente, lo que hace inconsistente el agravio denunciado.

De lo precedentemente examinado se concluye que los Tribunales de instancia han fallado de forma correcta y en el marco de la ley, haciéndose de esta manera infundados los agravios denunciados.

Por lo expuesto, corresponde emitir Resolución en la forma prevista en el art. 271 num. 2), y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num.1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 179 a 182 y vta., interpuesto por Fidel Humberto Pinto Gonzáles por Richard Emilio Pinto Flores, Milenca Bernardina Pinto Flores y Froilán Humberto Pinto Flores, que recurren del Auto de Vista Nº 166, de fecha 12 de mayo de 2010 de fs. 174 a 175, pronunciado por la Sala Civil Primera de la ex Corte Superior de Justicia de La Paz. Sin costas por no existir contestación.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Sexto