TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

   S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 590/2015 - L                                                                                   Sucre: 28 de julio 2015                                                                 Expediente:         CB-87-10-S                                                                         Partes: Víctor Flores Espinoza. c/ Alejandro Quispe Cadima y Otra.           Proceso: Ordinario resolución de contrato.                                                      Distrito: Cochabamba.


VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 118 a 119 vta., de obrados, interpuesto por Alejandro Quispe Cadima y Felicidad Zerda de Quispe contra el Auto de Vista de fecha 5 de Octubre de 2010, cursante de fs. 115 y vta., de obrados pronunciada por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba dentro del proceso ordinario de resolución de contrato ordinario seguido por Víctor Flores Espinoza contra Alejandro Quispe Cadima y Felicidad Zerda de Quispe, la respuesta al recurso, el Auto de concesión del recurso de fs. 124, los antecedentes del proceso, y;


CONSIDERANDO I:                                                          ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, el Juez de Partido Civil y Comercial de Quillacollo Cochabamba, mediante Sentencia cursante de fs. 89 a 91 vta., de obrados por la cual declara probada la demanda de fs. 3, e improbadas las excepciones perentorias opuestas a la acción principal e improbada la acción reconvencional de fs. 11, en su mérito declara resuelto el documento privado de compromiso de venta de dos lotes de terrenos de fecha 11 de octubre de 1.999, con la obligación de los demandados perdidosos a restituir la suma de $us. 4.000 al demandante en tercero día, más el pago de daños y perjuicios ocasionados, cuya averiguación se reserva para la etapa de ejecución de sentencia.


Contra esa Sentencia de primera instancia el demandado, dentro el plazo legal interpone recurso de apelación.


Concedido el indicado recurso la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, pronunció Auto de Vista en fecha 5 de Octubre de 2010, por el cual confirma en todas sus partes la Sentencia apelada, con costas; contra esta resolución de segunda instancia los demandados  interpusieron recurso de casación en la forma.


CONSIDERANDO II:                                                                          DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Señala que la demandante acciona en la demanda, solamente la resolución del contrato de venta, o sea su ineficacia pero no demanda explícitamente como efecto inmediato la devolución del dinero anticipado de cuatro mil dólares americanos, petición que resulta ineludible hasta inexorable, lo que inicialmente provoca al máximo Tribunal de Justicia anule obrados con reposición hasta dicho estado y que además el demandante no cumple a cabalidad con la previsión del art. 327 en sus incs. 1) 2) 5) 6) 7) del Código de Procedimiento Civil entonces corresponde con mayor razón y criterio que el máximo Tribunal de Justicia anule obrados, advierte además que el Juez de Partido de Quillacollo, hasta antes de emitir Sentencia tampoco sanea el proceso, de conformidad a la Ley No. 1760.


Que, el Juez de Partido de Quillacollo, hasta antes de emitir la Sentencia de primera instancia en la parte resolutiva, vulnera, quebranta en parte las normas procesales de los  arts. 190-191 incs. 2) 3) del Código de Procedimiento Civil que en forma ya oficiosa determina la obligación de los demandados perdidosos a restituir la suma de $us. 4.000 al demandante en tercero día, sin que el demandante haya en forma precisa, clara, concreta demandado tal devolución por lo que corresponde  anular obrados con reposición hasta fs. 3 o sea hasta el estado de que el demandante complemente la devolución del dinero, como vulnera las normas procesales de los arts. 3 inc. 1) 90 -252-254 del mismo Código Adjetivo.


CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De la revisión de obrados se tiene que dictada la Sentencia, el recurrente presentó recurso de apelación (fs. 95 a 96), en el cual expuso como puntos de agravio los siguientes:

1.- Que, conforme se demuestra del documento base de la presente demanda hemos suscrito con el demandante un compromiso de venta, por el cual nos obligábamos a entregar en el término de 3 meses la documentación de los terrenos vendidos, mismo que hemos cumplido al pie de la letra, conforme su autoridad acepta pruebas cursantes de fs. 11 y 31 del expediente, testimonio y prueba no desvirtuada que llena los requisitos exigidos por el art. 1287 del CC, y 1283 también del CC., por lo tanto han demostrado el cumplimiento del contrato y que su autoridad no ha tomado en cuenta dicha prueba concluyente, máxime si en la misma Sentencia señala prueba no observada, por lo que tiene todo el valor legal.

2.- De otro lado la Sentencia apelada no cumple los requisitos que debe contemplar la misma conformé prevé el art. 192-2) del CPC., al no señalar en forma clara y precisa los artículos y en que fundamentación jurídica se basa la misma, peor aún señala, jurisprudencia alguna para sustentar la misma.

3.- Contradictoriamente en el inciso c) de la merituada Sentencia,  su autoridad, se contradice al señalar que los “demandados con las pruebas salientes a fs. 8 y 33, solo acreditaron su derecho propietario sobre los terrenos en Sumumpaya”, si hemos cumplido al demostrar nuestro derecho propietario, hemos cumplido lo establecido en el documento de compromiso de venta en Litis, consecuentemente el demandante tenía toda la obligación de pagarnos… empero su autoridad nos condena a restituir dineros y no se considera pese a nuestro derecho probado, a pagarnos  el saldo  restante por haber demostrado fehacientemente la carga procesal, afectándonos en nuestro patrimonio causándonos por ende agravios al sostener una cosa y sentenciar por otra en la Sentencia apelada.

A estos agravios, el Tribunal Ad quem en virtud de lo dispuesto en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil que indica: “(PERTINENCIA DE LA RESOLUCIÓN) El Auto de vista deberá circunscribirse precisamente a los puntos resueltos por el inferior y que hubieran sido objeto de la apelación y fundamentación a que se refiere el art. 227…”, conforme a lo dispuesto en dicha normativa el Ad quem se circunscribió a dar una respuesta en base a los agravios acusados por los apelantes.

Ahora en el recurso de casación en la forma, los recurrentes han expuesto como infracciones los siguientes: que el demandante acciona en la demanda solamente la resolución del contrato de venta, pero no demanda la devolución del dinero anticipado, lo que provoca al máximo Tribunal de Justicia anule obrados con reposición hasta fs. 3, que el demandante no cumple con la previsión del art. 327 en sus incs. 1) 2) 5) 6) 7) del CPC., que el Juez de Partido de Quillacollo, hasta antes de emitir Sentencia tampoco sanea el proceso, de conformidad a la Ley No. 1760.

Finalmente señala que  el Juez de Partido de Quillacollo, hasta antes de emitir la sentencia de primera instancia en la parte resolutiva, vulnera, quebranta en parte las normas procesales de los  arts. 190, 191 incs. 2) 3) del Código de Procedimiento Civil que en forma ya oficiosa determina la obligación de los demandados perdidosos a restituir la suma de $us. 4.000 al demandante en tercero día, sin que el demandante haya en forma precisa, clara, concreta demandado tal devolución por lo que corresponde  anular obrados con reposición hasta fs. 3 o sea hasta el estado en que el demandante complemente la devolución del dinero, como vulnera las normas procesales de los arts. 3 inc. 1) 90, 252, 254 del mismo Código Adjetivo, para terminar peticionando a este Tribunal Supremo la anulación del proceso hasta fs. 3, por considerar que han concurrido vicios procesales; consiguientemente diremos que las pretensiones de los recursos de apelación y casación resultan ser diferentes, pues en el recurso de apelación, los recurrentes peticionaron una revocatoria total de la Sentencia, y ahora en el recurso de casación en la forma peticionan una anulación procesal, por considerar que en la misma se han generado vicios de procedimiento.

Por lo que diremos que en  el recurso de apelación no se ha peticionado una anulación de obrados hasta la admisión de la demanda, por lo que se infiere  que esa pretensión de nulidad de obrados, resulta ser nueva en esta etapa casacional. 

Conforme a lo expuesto al no haberse solicitado en apelación esa pretensión de anulación procesal y de impugnar el proceso acusando vicios de procedimiento y al no hacerlo ese derecho ha precluido sobre esa pretensión, ya que en sujeción al art. 258 núm. 3) del Adjetivo Civil, señala que no puede revisarse vicios de procedimiento que no hayan sido denunciados en instancias inferiores, pues de conformidad al principio procesal "per saltum" se entiende que debe agotarse legalmente ese reclamo en la instancia pertinente, y los recurrentes debían exponerla en calidad de agravios con una pretensión de nulidad de obrados al momento de apelar, conforme establecen los arts. 272 num. 1) del Código de Procedimiento Civil que se observa y aplica con relación al caso 2) del artículo 262 del mismo cuerpo legal.

En tal razón, no habiendo expuesto el recurrente como agravio en el ordinario de apelación lo esgrimido en el recurso de casación, este Tribunal Supremo de Justicia encuentra improcedente el recurso de casación en la forma, correspondiendo en consecuencia emitir fallo de conformidad a lo que prevé el art. 271 num. 1) y 272 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los  arts. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma, interpuesto por Alejandro Quispe Cadima y Felicidad Zerda de Quispe, contra el Auto de Vista de fecha 5 de Octubre de 2010, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 1000.-


Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Sexto