TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                            S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 589/2015 - L                                                              Sucre: 28 de Julio 2015                                                              Expediente: SC-110-10-A                                                                 Partes: Manuel Zeballos Saldaña c/ Fanor Peña Álvarez y Otra                  Proceso: Concurso Necesario de Acreedores                                            Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 41 y vta., interpuesto por Ruth Barreto de Roca contra el Auto de Vista Nº 128, de fecha 24 de Julio de 2010, cursante a fs. 40, pronunciada por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Distrito de Santa Cruz dentro del proceso de Concurso Necesario de Acreedores seguido por Manuel Zeballos Saldaña contra Fanor Peña Álvarez y Paulina Peña de Peña, la respuesta al recurso, el Auto de concesión del recurso de fs. 48, los antecedentes del proceso; y

CONSIDERANDO I:                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Tercero en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz mediante Auto de fecha 16 de Diciembre de 2009 cursante a fs. 22 del cuadernillo (154 del proceso original) por el cual rechaza el incidente de oposición al desapoderamiento, salvando los derechos  de la incidentista para hacerlos valer en la vía correspondiente

Contra ese Auto de primera instancia Ruth Barreto de Roca, dentro el plazo legal interpone recurso de apelación.

Concedido el indicado recurso la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Distrito de Santa Cruz, pronunció el Auto de Vista Nº 128, en fecha 24 de Julio de 2010, por el cual confirma la Resolución apelada; contra esta Resolución de segunda instancia el demandado  interpuso recurso de casación en la forma.

CONSIDERANDO II:                                                                         DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- Fundamenta su recurso denunciando la violación del art. 236 del C.P.C., señalando que el Auto de Vista deberá circunscribirse precisamente a los puntos resueltos por el inferior y que hubieran sido objeto de la apelación y fundamentación a que se refiere el art. 227, excepto lo dispuesto en la parte final del art. 343, indica además que el fundamento esencial de exposición fue lo que dice el art. 45 de la Ley Nº 1760 de 28 de Febrero de 1997, de que puede acreditarse derechos que emergen de actos jurídicos registrados con anterioridad al embargo o entiéndase o de aquellos documentos que tengan fecha cierta y que propuso como punto de discusión y punto de apelación el hecho de que cuento con un documento que tiene fecha cierta anterior al embargo, lo que hace improcedente e inviable el desapoderamiento que se intenta ilegalmente lograr, sin embargo el Auto de Vista de 24 Julio de 2010, solo se aboca a relacionar, tratar de fundamentar y resolver con un análisis de lo que significa la anticresis, su formación e inscripción, sin relacionar, fundamentar y resolver mi apelación desde el punto de vista que debe hacerse, es decir en la forma del art. 236 del C.P.C., esa omisión me causa indefensión y violenta el debido proceso, indicados en el apartado II del art. 115 de la nueva Constitución Política del Estado, ya que se me está condenando sin oírme en lo que he pedido en apelación.


CONSIDERANDO III:                                                          FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurso extraordinario de Casación fue instituido con la finalidad de efectuar el control a las resoluciones que puedan contener vulneraciones a los derechos de los litigantes, en nuestro ordenamiento jurídico se encuentra normado en el Código de Procedimiento Civil en el Art. 250 y siguientes, los cuales establecen los recursos de casación en el fondo y en la forma o en ambos.

El recurso de casación en el fondo es aquel medio de impugnación contra las resoluciones del inferior que contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, cuando contuviera disposiciones contradictorias y cuando en la apreciación de las pruebas se hubiera incurrido en error de hecho o de derecho, art. 253 del Procedimiento Civil.

Mientras que el recurso de casación en la forma, se funda en errores en el procedimiento, referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto, por el artículo 254 de la citada norma.

En mérito a las características que hacen a uno y a otro recurso, la Resolución de cada una también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se pretende es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto; cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, siendo comunes para ambos recursos las formas de Resolución por improcedente o infundado. Por ello al margen de exponer los motivos en que se fundaré el recurso de casación en la forma como en el fondo, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en forma congruente con el recurso que deduce.

No obstante a lo indicado el recurso de casación debe necesariamente basarse a lo dispuesto por el art. 255 del Código de Procedimiento Civil en sus diferentes numerales y cuidar que estas resoluciones contra las cuales procede el recurso de casación no sean dictadas en ejecución de Sentencia, como ocurre en el presente caso.

Por lo dicho el Tribunal Ad quem, al conceder el recurso de casación interpuesto por Ruth Barreto de Roca, mediante Auto interlocutorio Nº 57/2010 de fs. 48 del cuadernillo, se apartó de la previsión contenida en el art. 518 del Código de Procedimiento Civil, conforme al cual "las resoluciones dictadas en ejecución de sentencia podrán ser apeladas solo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior", así como de la previsión del art. 26 de la Ley Nº 1760 Ley de Abreviación Procesal Civil, que contempla en el art. 262 (competencia para negar la concesión del recurso), del citado adjetivo civil, con un nuevo párrafo que dispone: 3) Cuando el recurso no se encuentra previsto en los casos señalados por el art. 255 del C.P.C., que no consigna como recurribles de casación, las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia, potestad reglada a la que el órgano jurisdiccional tiene la obligación de sujetar su actuación dentro de lo establecido por ella, estando impedido de salirse de los marcos señalados en la ley, la misma que señala taxativamente qué resoluciones son recurribles en casación, dentro de las que no se encuentra la venida en el presente recurso.

De la revisión de antecedentes se concluye que: en trámite de ejecución de sentencia Ruth Barreto de Roca, formula en la vía incidental oposición al mandamiento de desapoderamiento, resuelto el mismo mediante Auto interlocutorio de fecha 16 de Diciembre de 2009 por el cual  se Rechaza el incidente de oposición al desapoderamiento, el mismo que es apelado mediante memorial de fs. 25 a 26 del cuadernillo (157-158 del proceso original), apelación que es resuelta mediante Auto de Vista Nº 128, de fecha 24 de Julio de 2010, habiendo la incidentista interpuesto en contra de dicha Resolución recurso de casación en la forma, el mismo que es concedido por Auto saliente a fs. 48.

De lo expuesto se concluye que estando en trámite de ejecución de Sentencia se ha sustanciado el incidente, no pudiendo ser atendido mediante recurso de casación el mismo.

En ese mismo sentido, el Tribunal Constitucional en su sentencia SC:1300/2010-R ha establecido: "...Deduciendo resulta que la Resolución pronunciada por las autoridades demandadas no está enmarcada a derecho; es decir, dentro de lo previsto por el Código de Procedimiento Civil, normas legales que -como se tiene dicho- con absoluta precisión y claridad señalan: el art. 518 inc. 5) del Código de Procedimiento Civil que: "La apelación en el efecto devolutivo procederá en los casos siguientes: 5) De las resoluciones dictadas en ejecución de sentencia" y el art. 225 inc. 5) "Las resoluciones dictadas en ejecución de sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior..." "...Debemos tener presente que las normas jurídicas -en cuanto se refiere a la tramitación de las causas y los recursos- son de orden público y de cumplimiento obligatorio, pues los litigantes no pueden crear su propio procedimiento o sus propios mecanismos de impugnación o pretender calificar un recurso de alzada en el efecto que les convenga, como acontece en el caso analizado; las autoridades demandadas quieren dar a la apelación concedida, un efecto que no le corresponde, cuando dicho aspecto no está a disposición de los sujetos procesales, pues la procedencia del recurso, en sus diferentes efectos, emana de la ley y no de la voluntad de las partes ni de los juzgadores: Los justiciables saben de los hechos y los juzgadores el derecho, conforme al principio "Iura novit curia..."

Por lo precedentemente expuesto corresponde emitir Resolución en la forma prevista por el art. 271 num. 1) y 272 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma de fs. 41 y vta., interpuesto por Ruth Barreto de Roca contra el Auto de Vista Nº 128, de fecha 24 de        Julio de 2010. Con Costas.

Se llama la atención al Tribunal Ad quem, por no haber dado cumplimiento a lo dispuesto por el art. 262 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Sexto