TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                         S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 573/2015 - L                                                             Sucre: 27 de Julio 2015                                                              Expediente: LP-153-10-S                                                                          Partes: Cecilia Condori Huallpa c/ Alicia Huanca Condori                          Proceso: Reivindicación de inmueble, pago de daños y perjuicios                    Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 163 a 165 vta., interpuesto por Alicia Huanca Condori, contra el Auto de Vista Nº S-19, de 2 de febrero de 2010 de fs. 159 a 160 y vta., pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior de Justicia de La Paz (hoy Tribunal Departamental), en el proceso de Reivindicación de inmueble y pago de daños y perjuicios, seguido por Cecilia Condori Huallpa contra Alicia Huanca Condori, respuesta de fs. 170 y 171; concesión de fs. 173, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Segundo de Partido en lo Civil Comercial de El Alto, dictó Sentencia Nº 157, 9 de mayo de 2009 cursante de fs. 134 a 136, por el que declara PROBADA la demanda de fs. 16 a 16 vta., y 35 de obrados e IMPROBADAS la excepción perentoria de cosa juzgada y demanda reconvencional  interpuesta por Alicia Condori Huanca , en consecuencia  la demandada deberá restituir el inmueble  signado con el número 4 Manzano H (actualmente manzano E) ubicado en la zona Urkupiña (antes fundo Pacajes), calle Chuquiapu, s/n de la ciudad de El Alto, con una superficie total de 215 m2., a la Sra. Cecilia Condori Huallpa, dentro del plazo de diez días de ejecutoriada esta Sentencia. Bajo conminatoria de ley.

Resolución contra la que se interpuso recurso de apelación por Alicia Huanca Condori, mediante memorial de fs. 139 a 141.

En mérito a esos antecedentes la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior de Justicia de La Paz (hoy Tribunal Departamental), emitió el Auto de Vista cursante de fs. 159 a 160 y vta., por el que CONFIRMA la Sentencia recurrida, resolución Nº 157, de 9 de mayo de 2009, cursante de fs. 134 a 136.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en el fondo y en la forma, interpuesto por parte de Alicia Huanca Condori, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                         HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En el fondo

“Incumplimiento de los fines teleológicos que filosófica y constitucionalmente persigue el proceso y consiguiente denegación de justicia”. Bajo ese rótulo hace consideraciones referidas a la administración de justicia y su impartición  desde su perspectiva, sosteniendo que quienes ejercen jurisdicción deben fallar de acuerdo al entendimiento del art. 190 del C.P.C., en el caso se habría denegado en ambas instancias.

Que el Tribunal Ad quem habría realizado una errónea e indebida interpretación de la ley, no cumpliendo lo previsto por el art. 1453 del Código Civil referida a la reivindicación, reclamando que se habría referido la resolución a actos de dominio, recurre a jurisprudencia del año 1979, y otros extractando entendimiento de las labores judiciales de 1986. Que en ese sentido los documentos referidos por  el Ad quem de estar reubicados de acuerdo a la última planimetría en cuanto a la ubicación del lote litigado, fuera distinto, y se tuviera que nuca fue poseído por la actora sino por ella que lo habita. Refiere que a mayor abundancia no habría demostración de lo anterior, considerando que en ello existió error de hecho al no apreciar que las pruebas documentales adjuntadas por las partes son distintas una del otro, infiriéndose que se tratan de distintos predios y con ubicación diferente, que conforme a lo previsto por el art. 375 del Procedimiento Civil fuera obligación de la parte demandante demostrar su derecho propietario y su ubicación.

En la forma

1.- El Tribunal recurrido señalaría en su segundo considerando que Benedicto Cochi es copropietario del inmueble, empero no fuera parte del proceso esta persona, refiere a los arts. 3 num. 1) y 87 del C.P.C., sobre el deber de los jueces el cumplimiento de las referidas normas, que debieron observar el art. 327 nums.  3), 5) y 6) -no dice de que norma-, y dar aplicación a lo previsto por el art. 15 de la L.O.J. a fin de que se aclare esa situación y/o se lo integre a la Litis, que la autoridad no se habría pronunciado oportunamente y establecer la personería de las partes.

2.- Respecto a la reconvención y reembolso de gastos, señalaría el Ad quem que no se habría demostrado el haberse causado esos daños y perjuicios, que fueran distinto al reembolso de gastos conforme los arts. 95, 97, 98 del Código Civil que habría solicitado en su memorial de reconvención y no fuera resuelto, que debiera merecer aplicación del art. 15 de la Ley de Organización Judicial, a fin de dar efectividad lo dispuesto por el art. 190 del Código de Procedimiento Civil, que el art. 193 de la norma en cuestión establecería la no posibilidad de fallar en el fondo bajo ningún pretexto. Sugiere la existencia de omisión de la anterior obligación con la consiguiente vulneración del debido proceso, que pide se tenga presente.

3.- Refiere asimismo que se verifica la carencia de notificación con las conclusiones de parte contraria, que no se habría pronunciado al respecto el de alzada, que por ello correspondería anularse obrados.

Por lo anterior  pide se admita el recurso para que se case el Auto de Vista y falle sobre lo expuesto, declarando improbada la demanda y o anular obrados hasta el vicio mas antiguo.

CONSIDERANDO III:                                                            FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Conforme a los datos del recurso de casación planteado se establece que se lo realiza tanto en el fondo como en la forma, consecuentemente y a efectos de coherencia, primero se resolverá el formulado en la forma, en consideración que si los agravios denunciados fueran evidentes, el resultado fuera por anular obrados, que imposibilitarían la consideración del recurso de casación en el fondo, bajo esa aclaración, se tiene que:

En la forma

1.- El reclamo de que el Ad quem hubiera señalado que otra persona mas fuera propietario Benedicto Cochi- y no se habría integrado a la Litis o la existencia de incumplimiento de lo previsto por el art. 327 en numerales que señala del Código de Procedimiento Civil, no tiene mayor trascendencia, en consideración a que si bien es evidente aquel aspecto, el Tribunal de apelación señaló que debiera revisarse la tarjeta de propiedad y el folio real, estableciendo que el inmueble figuraba en nombre de las dos personas, es decir la actora y su esposo aludiendo a lo previsto por el art. 114 del Código de Familia referidos a los bienes comunes y ante la solicitud de reivindicación beneficiaría a ambos, de lo que se colige que lo reclamado por la recurrente no tiene relación con lo razonado por el Ad quem, pues este aspecto fue analizado precisamente en respuesta de lo que se reclamó, aclarándole además el Ad quem, que si veía pertinente cuestionar aquel aspecto, debiera en su momento recurrir a lo determinado por el art. 336 num 1) del Código de Procedimiento Civil, aspecto que no ocurrió, es decir, es un tema resuelto de manera pertinente por el de alzada, de manera que no es posible la consideración de aplicar lo determinado por el art. 15 de la Ley de Organización Judicial vigente entonces- a efectos de una nulidad con un entendimiento parcializado por parte de la recurrente. Al margen de ello ese aspecto de ninguna manera afecta los intereses de la demandada en razón a que el reclamo va por un tercero del que no está autorizado actuar en el caso, careciendo de legitimidad para ello y sin fundamento válido para considerar de manera positiva a su pretensión.

2.- En cuanto a la presunta no resolución de lo referido a “reembolso de gastos efectuados” por parte del Ad quem, habrá que señalar que si bien ese aspecto se demandó de manera secundaria los daños y perjuicios conforme se lee del memorial de fs. 56 a 57 y vta., la Sentencia de primera instancia en el considerando V estableció de manera pertinente que “respecto a la demanda reconvencional”, es decir, de manera íntegra a esa contrademanda, no se probó ni ofreció pruebas en dicho sentido, de lo cual se establece que toda la pretensión de la demanda reconvencional fue considerado sin prueba para su consideración, este aspecto, no fue cuestionado mediante aclaración o enmienda conforme prevé el art. 196 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, si en razonamiento de la demandada merecía disgregarse ambos puntos demandados, es decir, el pago de daños y perjuicios por una parte y el de reembolso de gastos por otro, debió reclamar aquel aspecto de manera oportuna, este aspecto no ocurrió y se abocó a interponer recurso de apelación de manera directa y de manera referencial señala a fs. 140 vta., que ese aspecto no hubiera sido resuelto, cuando en realidad si se resolvió conforme se tiene glosado supra, de manera que al haber considerado ese aspecto conforme se dictó en Sentencia de primera instancia, el Ad quem no ha infringido norma alguna como pretende la recurrente, descartándose por lo mismo la aplicación de la norma que preveía nulidad en la Ley de Organización Judicial en su art. 15, alegado en el caso.

3.- Lo referido a la presunta carencia de notificación con el memorial de conclusiones, que ameritaría nulidad de obrados, es un argumento insustentable, en consideración a que esa deficiencia no afecta para nada el derecho a la defensa ni afecta a las formas esenciales del proceso, menos es causal de nulidad que estuviera previsto por ley, no revistiendo este aspecto mayor trascendencia en la  tramitación del proceso para una nulidad de obrados.

Consecuentemente corresponde dar aplicación a lo previsto por el art. 271 num. 2), 273 del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo

En la primera parte del recurso, no existe propiamente cuestionamiento alguno al fallo de segunda instancia, sino la  referencia de que no se habría cumplido con lo previsto por el art. 190 del Código de Procedimiento Civil, aspecto cumplido sin embargo como se demostró a tiempo de resolver el recurso de casación en la forma, habiéndose desvirtuado, y no existiendo explicación lógica de lo que se quiso denunciar o demostrar objetivamente.

Sin embargo luego cuando pretende errónea e indebida aplicación del art. 1453 del Código Civil, el Ad quem fue puntual y claro al señalar que era posible accionar en sujeción a la norma en cuestión precisando que “En ese sentido, al no poder el propietario de un bien tomar posesión de este porque un tercero se encuentra poseyéndolo, tiene abierta la vía legal de plantear la acción correspondiente”, arribando a esta conclusión precisamente por el análisis de las pruebas adjuntadas al proceso y determinar que la actora ejercitó actos de dominio a momento de inscribir su derecho propietario ante la Oficina de Derechos Reales señalando a la Escritura Pública y su inscripción en la oficina pertinente, es decir, se aplicó de manera correcta la norma alegada con disconformidad por la demandada, al respecto además corresponderá señalar que está establecido conforme a la doctrina y la jurisprudencia sentada por este Tribunal en concordancia con lo instituido por la extinta Corte Suprema, que la acción reivindicatoria se origina en el derecho propietario cuando la cosa se encuentra en poder de un tercero sin fundamento legal y tratándose de un derecho real, faculta la persecución de la cosa, reconocida por el art. 1453.I del Código Civil, sin que sea necesaria la posesión efectiva, siendo suficiente la posesión civil adquirida a través de un título traslativo de dominio, debidamente inscrito en la oficina registradora de Derechos Reales, en sujeción a lo determinado por el 1538 del Código Civil. En ese entendido la reivindicación de un bien inmueble importa la restitución a favor del demandante que comprueba su calidad de propietario y haber perdido su posesión debido a que otra persona lo posee o detenta arbitrariamente, aspecto que se determinó con absoluta claridad en el caso de Autos.

La norma contenida en el art. 1453 del Código Civil al establecer entre las acciones de defensa de la propiedad, a la acción reivindicatoria, señala que ésta se halla reservada al "propietario que ha perdido la posesión de una cosa", es decir, que el primer requisito para la procedencia de la acción reivindicatoria, es la existencia del derecho de propiedad sobre la cosa cuya reivindicación se demanda. Sólo aquel que demuestra ostentar derecho propietario puede reivindicar la cosa de quien la posea o detente. Derecho propietario, la cual por su naturaleza, conlleva la "posesión" emergente del derecho mismo, consiguientemente, no necesariamente debe estar en posesión corporal o natural del bien, habida cuenta de que tiene la "posesión civil" que está integrada por sus elementos "corpus y ánimus", aspecto que debe ser comprendido en ese contexto por la recurrente, y en el caso analizado efectivamente se demostró derecho propietario registrado ante la Oficina de Derechos Reales y los demás requisitos inherentes para la procedencia de la demanda, quedando así desvirtuada el reclamo de la recurrente que a su vez no presentó prueba alguna que respalde su derecho propietario.

Bajo esas consideraciones, al ser insustentables los argumentos expuestos por la recurrente, corresponde dar aplicación a lo previsto por el art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo, formulado contra el Auto de Vista Nº S-19, de 2 de febrero de 2010 de fs. 159 a 160 y vta., por Alicia Huanca Condori mediante memorial de fs. 163 a 165 y vta. Con costas.

Se regulan los honorarios del abogado en la suma de Bs. 1.000.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                                          Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.        

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Sexto