TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                  S A L A  C I V I L



Auto Supremo: 490/2015 - L                                                                 Sucre: 01 de julio 2015                                                                 Expediente:         LP-80-10-S                                                            

Partes: Samuel Condori Mamani. c/ Cristina Quispe Choque.

Proceso: Divorcio.                                                        

Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de casación de fs. 143 a 144 vta., interpuesto por Cristina Quispe Choque, contra el Auto de Vista Nº 117/2010 de fecha 31 de marzo de 2010, cursante de fs. 139 a 140, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso de Divorcio, seguido por Samuel Condori Mamani contra la recurrente, la concesión del recurso de fs. 150; los antecedentes del proceso, y:


CONSIDERANDO I:                                                                 ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Tramitado el Proceso, la Juez Tercero de Partido de Familia de la ciudad de El Alto, emitió la Sentencia Nº 008/2010, de fecha 5 de enero de 2010, cursante de fs. 116 a 117, declarando PROBADA la demanda de fs. 5 a 6 de obrados y en consecuencia declaró disuelto el vínculo jurídico matrimonial que une a los esposos Samuel Condori Mamani y Cristina Quispe Choque, por la causal contenida en el art. 131 del Código de Familia. Asimismo, en ejecución de sentencia dispuso la cancelación de la partida matrimonial por ante la Dirección de Registro Civil, de conformidad al art. 398 del Código Familia; de igual forma homologó la resolución Nº 390/09 de fs. 48 y vta., para su fiel y estricto cumplimiento.

Contra la referida Sentencia, Cristina Quispe Choque,  interpuso Recurso de Apelación cursante de fs. 121 a 123 y vta.

En merito a esos antecedentes, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, emitió el Auto de Vista Nº 117/2010 de fecha 31 de marzo de 2010, cursante de fs. 139 a 140, por el que CONFIRMA la Sentencia recurrida, con costas.

Resolución que dio lugar al Recurso de Casación, interpuesto por Cristina Quispe Choque, el mismo que se pasa a considerar y resolver.

CONSIDERANDO II:                                                                         HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Denuncia la violación del art. 131 del Código de Familia porque no se ha probado que la separación hubiera sido libremente consentida.

Acusa que el Tribunal de Alzada tomó en cuenta para justificar el fallo la denuncia de abandono que su persona hizo el año 1999 cuando en la confesión provocada a la parte demandante en la respuesta segunda se referiría todo lo contrario.

De igual forma acusa que el Tribunal de Alzada no tomó en cuenta los recibos de préstamo de dinero que fueron efectuados por ambos y que cursan de fs. 12 a 16.

Denuncia que las declaraciones testificales de cargo fueron ambiguas y contradictorias y que dicho aspecto no fue tomada en cuenta por el Tribunal Ad quem.

Acusa la violación del art. 1330 del Código Civil porque las declaraciones de los testigos de cargo serían ambiguas que no demostraron con convicción la separación de manera consentida por más de dos años.

Aduce la violación del art. 460 del Código de Procedimiento Civil, porque los antecedentes no fueron considerados por el Juez A quo ni por el Ad quem.

Finalmente, la recurrente denuncia la violación de los arts. 14 y 21 del Código de Familia, respecto a la fijación de asistencia familiar, pues pese a haber demostrado sus necesidades, así como los ingresos de la parte actora el monto de Bs. 100.- resultaría irrisoria e inaceptable.

Por los fundamentos expuestos, la recurrente solicita se case el Auto de Vista recurrido y deliberando ene l fondo se declare improbada la demanda, además de disponer el incremento de asistencia familiar a su favor en la suma de Bs. 800.-


CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Expuestos los fundamentos que hacen al recurso de casación, que si bien la recurrente no preciso si es en la forma o en el fondo, empero en razón al petitorio expuesto, se deduce que el mismo es en el fondo, toda vez que el casar la resolución recurrida es la finalidad que persigue únicamente el recurso de casación en el fondo.

En ese entendido, respecto al agravio de vulneración del art. 131 del Código de Familia, porque en autos no se habría probado que la separación fue consentida, se debe señalar que dicha norma reconoce como causal de divorcio la separación de hecho libremente consentida y continuada por más de dos años, independientemente de la causa que hubiere originado dicha separación, razón por la cual cuando se interponía demanda por esta causal, la prueba debía limitarse a demostrar la duración y continuidad de dicha separación, pues una vez demostrada dicha situación y sin necesidad de otro requisito, el Juez tenía la obligación de decretar la desvinculación matrimonial por ser una causal perentoria. En ese entendido, respecto a que no existiría prueba que demuestre que la separación fue consentida, corresponde señalar que cuando se trata de separación de hecho, el inicio no debe estar consensuado o acordado entre los esposos, pues dicho consentimiento se manifestará o se hará realidad a lo largo del tiempo de la separación que establece la ley cuando ninguno de los cónyuges haga nada para volver a la vida en común, pues al existir separación, el matrimonio no está cumpliendo con los fines para lo que fue realizado, consecuentemente, el hecho de que exista prueba que demuestre el consentimiento no resulta necesario pues el mismo se verá reflejado en el tiempo que los cónyuges estuvieron separados sin la intención de retomar la vida en común, por lo tanto, no existe vulneración alguna del art. 131 del Código de Familia.

Respecto a que el Tribunal de Alzada habría fundamentado su fallo en la denuncia de abandono que hizo su persona el año 1999 cuando en la confesión provocada la parte actora en su respuesta segunda habría referido otra cosa, debemos señalar que de la revisión del acta de confesión provocada, ante la pregunta segunda que señala “Diga que cuando usted estaba trabajando en el Chapare, era su esposa quien se costaba sola sus gastos de vestimenta, alimentación y salud?.”, pregunta a la cual Samuel Condori Mamani respondió:  “Falso doctora, ella cobraba mi sueldo y yo le enviaba también fruta en cajas”, de lo expuesto se observa, que la respuesta a la cual hace referencia la recurrente no guarda relación alguna con la denuncia de abandono del año 1999 a la cual hace referencia, por lo tanto al no guardar relación, la parte actora mal podría haber contradicho lo señalado por la recurrente en su memorial de contestación.

Con relación a que el Tribunal de Alzada no habría valorado como prueba los recibos de préstamos de dinero efectuados por ambos, corresponde aclarar a la recurrente que la resolución Nº 390/09 cursante a fs. 48 y vta. el cual fue homologado por el Juez A quo en la Sentencia de primera instancia, respecto a los bienes  determinó que los mismos se resolverán en ejecución de sentencia, es decir que será en esa etapa procesal en la que se determinará sobre los bienes y por ende sobre las obligaciones que fueron adquiridos por los esposos Condori-Quispe.

En lo que respecta a la denuncia de que las declaraciones testificales de cargo fueron ambiguas y contradictorias, conforme ya se señaló supra, cuando se interponía demanda de divorcio por la causal contenida en el art. 131 del Código de Familia, la prueba debía estar limitada a demostrar el tiempo y duración de dicha separación, en ese entendido y conforme a la revisión de las declaraciones testificales de cargo, se tiene que tanto Roberto Poma Mamani, así como Cecilio Quisberth Alanoca, ambos testigos de cargo, de manera uniforme y conjunta , declararon que el demandante está separado nueve o diez años de su esposa, declaraciones que generaron convicción en el Juez de primera instancia, por lo tanto la acusación de que dichas declaraciones sean ambiguas o contradictorias no resulta evidente,

Con relación a la acusación de violación del art. 1330 del Código Civil porque las declaraciones de los testigos de cargo serían ambiguas y que las mismas no demostraron con convicción la separación de manera consentida por más de dos años, debemos señalar que sobre estos agravios, es decir sobre la declaración testifical de cargo, así como la separación consentida, estos ya fueron considerados en el segundo y quinto párrafo de este considerando.

Siguiendo con el análisis del recurso de casación, en lo referente a la violación del art. 460 del Código de Procedimiento Civil, porque los antecedentes no fueron considerados por el Juez A quo ni por el Ad quem, corresponde señalar que la recurrente, en esta parte de su recurso simplemente señala la violación de dicha norma, sin fundamentar en qué consistiría dicha vulneración y como ésta la afectaría, por lo que no corresponde realizar análisis alguno al no existir reclamo debidamente fundamentado.

Finalmente respecto al incremento de asistencia familiar que solicita la recurrente a Bs. 800.-, con el argumento de que el monto fijado de Bs. 100.- sería irrisorio e inaceptable, debemos señalar que este Supremo Tribunal, en lo que respecta al quantum de la asistencia familiar, determinó que dicho aspecto al no causar estado, puede ser revisado en cualquier estado del proceso, aun en ejecución de sentencia, por lo tanto la pretensión de la recurrente de incrementar el monto de asistencia familiar a su favor que fue fijado por la Juez A quo y confirmada por el Tribunal Ad quem, no puede ser impugnada en vía de casación.

Por las razones expuestas, corresponde fallar en la forma prevista en los arts. 271 núm. 2 y 273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Cristina Quispe Choque, contra el Auto de Vista Nº 117/2010 de fecha 31 de marzo de 2010, cursante de fs. 139 a 140, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz. Sin costas por no existir respuesta al recurso de casación.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Quinto