TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                          S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 478/2015 - L                                                                     Sucre: 25 de junio 2015                                                                 Expediente:         O-32-10-S                                                                         Partes: Mario Miguez Aguilar. c/         Marina Margarita Méndez Lazcano.                 Proceso: Divorcio.                                                                             Distrito: Oruro.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 331 a 332 vta., interpuesto por Marina Margarita Méndez Lazcanocontra el Auto de Vista Nº 039/2010de fecha 30 de marzo de 2010, cursante de fs. 324 a 327pronunciada por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Oruro, dentro del proceso de Divorcio seguido por Mario Miguez Aguilar contra Marina Margarita Méndez Lazcano, la contestación de fs. 336 a 337 vta., de obrados el Auto de concesión del recurso de fs. 339, los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO I:                                                                 ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, la  Juez de Partido Cuarto  de Familia dela ciudad de Oruroen fecha 23 de enero de 2010 pronunció Sentencia cursante de fs. 301 a 303, por la cual declara probada la demanda de fs. 4-5, por el Art. 131 del Código de Familia e improbada  la demanda reconvencional de fs. 22-23 vta., por el art. 130 inc. 4) del Código de Familia, consiguientemente disuelto el vínculo conyugal que une a los esposo Mario Miguez Aguilar y Marina Margarita Méndez Lazcano, por culpa de ambos cónyuges por haber fomentado la separación de hecho de más de dos años y sin derecho a ser asistida la esposa. Sin costas por el doble juzgamiento, así mismo fija asistencia familiar para los hijos Mauricio Igor y Patricio Mijail Miguez Méndez en la suma de Bs. 600, se dispone también que en ejecución de sentencia se proceda a la división y partición de bienes gananciales previa su comprobación y conforme a derecho y finalmente dispone que ejecutoriada que sea la Sentencia se libre la correspondiente ejecutorial para la cancelación de la partida matrimonial.

Contra esa Sentencia de primera instancia Marina Margarita Méndez Lazcano  dentro el plazo legal interpone recurso de apelación.

Concedido el indicado recurso la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Oruro en fecha 30 de Marzo de 2010, cursante a fs. 324 a 327 de obrados, pronunció Auto de Vista  donde confirma la Sentencia, en contra de esta resolución la recurrente interpuso el  recurso de casación en la forma y en el fondo.

CONSIDERANDO II:                                                                                    DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que, la recurrente en su recurso señala los siguientes agravios:

1.- Que, el Tribunal de alzada al dictar el Auto de Vista analizó superficialmente e interpreto incorrectamente el art. 141 del CPC y no tomo en cuenta disposiciones de la Ley de Organización Judicial que en su art. 260 reza que los ministros, vocales, jueces y personal subalterno del poder judicial gozarán de una vacación anual de veinticinco días calendario; que la Juez dicto sentencia después de 43 días del decreto de autos por lo que no ha sido pronunciada dentro del plazo establecido por el art. 204 numeral del CPC., por lo tanto ha perdido competencia en el proceso de acuerdo al art. 208 del CPC.

2.- Que, el decreto de autos no fue pronunciado dentro del plazo previsto por el art. 395 del CPC., es decir dentro de las cuarenta y ocho horas subsiguientes de producidas las conclusiones, que en el cuaderno existen dos clausuras de termino y que la Juez A quo continuo recibiendo pruebas sin hacer uso de la facultad del art. 378 del CPC.

3.- Si bien es cierto que la recurrente no señala específicamente si este agravio lo interpone en el fondo, empero se deja entrever que este punto corresponde a una errónea valoración de la prueba que corresponde a aspectos de fondo, señalando que al momento de dictarse la injusta  Sentencia  y Auto de Vista, se traduce en el desconocimiento de la solución normativa que corresponden a las circunstancias comprobadas que en el proceso fueron expuestas oportunamente en el recurso de apelación sobre las declaraciones testificales de descargo que fueron uniformes de fs. 160 y 161 de las testigos de descargo que dan plena fe al mal trato que recibí.

CONSIDERANDO III:                                                                    FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del contenido del recurso de casación se evidencia que la recurrente no hace la diferencia que agravios corresponden a la forma y cuales al fondo, empero por el principio pro actione se realiza la disgregación de los agravios de acuerdo a lo siguiente:

Forma.-

1.- Respecto a que el Auto de Vista analizó superficialmente e interpretó incorrectamente  el art. 141 del CPC, y no tomó en cuenta las disposiciones de la Ley de Organización Judicial en su art. 260, que la Juez dictó sentencia después de 43 días fuera del plazo establecido por el art. 204 del CPC., por lo tanto habría perdido competencia de acuerdo al art. 208 también del CPC., al respecto corresponde mencionarque el art. 141 señala:“Los plazos transcurrirán  ininterrumpidamente y sólo se suspenderán durante las vacaciones judiciales. Sin embargo podrán declararse en suspenso por circunstancias de fuerza mayor que hicieren imposible la realización del acto pendiente”  y el art. 260 de la Ley de Organización Judicial (vigente entonces)menciona“Los ministros, vocales, jueces y personal subalterno gozarán anualmente de una vacación de veinticinco días calendario, la que será de carácter personal e individual y solicitada al Presidente de la Corte correspondiente”, de la revisión del proceso se tiene que sobre este punto se hace necesario aclarar que el reclamo de la recurrente se origina a que durante las fiestas de fin de año hubo un receso de seis días es decir desde el 26 hasta el 31 de  diciembre de 2009, si bien es cierto que en obrados no cursa la nota marginal o sello que corrobore este aspecto, empero a objeto de no dejar este aspecto vacio nos remitimos a lo expresado por el Tribunal ad quem que señala “…tomando en cuenta el receso de fin de año, que es del 26 de diciembre al 31 de diciembre del año 2009…”, consecuentemente la recurrente trata de decir en sus recurso que la Juez dictó sentencia fuera del plazo establecido al efecto, lo que no es evidente toda vez que como se mencionó líneas arriba ella no tomo en cuenta el receso de fin de año, por lo que no se advierte que se hayan interpretado incorrectamente las disposiciones legales referidas supra.

2.- Referente al reclamo a que el decreto de autos no fue pronunciado dentro del plazo previsto por el art. 395 del CPC., se hace necesario mencionar que este hecho resulta ser intrascendente en el caso de autos porque el no haberse dictado el ya referido decreto de autos en el plazo de 48 horas fue debido a que fundamentalmente las partes seguían presentando solicitudes que debían ser resueltas por la Juez A quo y en lo que respecta a que en el proceso existen dos clausuras de termino, esta afirmación no resulta evidente toda vez que por Auto de fecha 28 de noviembre de 2009, cursante a fs. 278 “…se revoca el auto de fecha 26 de noviembre de 2009 y se repone en los siguientes términos: Estese al auto de clausura de fs. 148 de obrados…”, por lo que los agravios devienen en infundados.

Fondo.-

3.- Finalmente en lo referente a que al momento de dictarse la injusta Sentencia  y Auto de Vista, fueron expuestas oportunamente en el recurso de apelación sobre las declaraciones testificales de descargo que fueron uniformes de fs. 160 y 161, sobre este punto la recurrente quiere decir que se hubiera realizado una errónea valoración de la prueba,  es necesario dejar sentado que la apreciación de la prueba es facultad privativa de los jueces de grado, de acuerdo a la valoración que les otorga la ley y cuando ésta no determina otra cosa, podrán hacerlo conforme a su prudente criterio o sana critica, según dispone el art. 1286 del Código Civil concordante con el art. 397 parágrafo I de su Procedimiento. En esa tarea jurisdiccional el examen de la prueba es de todo el universo probatorio producido en proceso (principio de la unidad de la prueba), siendo obligación del Juez el de valorar en la sentencia las pruebas esenciales y decisivas, ponderando ellas por sobre las otras, apreciación probatoria incensurable en casación, por ser una facultad privativa de los juzgadores de instancia, salvo que se demuestre error de hecho o de derecho.

Consecuentemente no se advierte que el Tribunal de segunda instancia haya incurrido en errónea valoración de la prueba.

Por lo que corresponde emitir resolución en la forma establecida por el art. 271 num. 2) y 273 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el “fondo y forma”interpuesto por Marina Margarita Méndez Lazcano cursante de fs. 331a 332, contra el Auto de Vista Nº 039/2010 de fecha 30 de Marzo de 2010 de fs. 324 a 327.Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Quinto