TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                       SALACIVIL



Auto Supremo: 460/2015

Sucre:19de junio2015

Expediente:CB 31 15 S

Partes:Raúl Iván Enríquez Román.c/Claudia Lizeth y Ruth Elizabeth

EnríquezRomán.

Proceso:Impugna Filiación.

Distrito:Cochabamba.


VISTOS: El recurso de casaciónde fs. 177a 180 y vta., interpuesto porRaúl Iván Enríquez Románcontra el Auto de Vista Nº REG/S.FAMILIA/L.F.B./SENT.35/14.11.2014 de 14 de noviembre de 2014, de fs. 158 a 162, pronunciado por la Sala de Familia, Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso ordinario de impugnación de filiación seguidopor Raúl Iván Enríquez Románcontra Claudia Lizeth y Ruth Elizabeth Enríquez Román;la respuesta de fs. 184 a 188, el Auto de concesión de fs. 191; los antecedentes del proceso; y:


CONSIDERANDO I:        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Raúl Iván Enríquez Román, adjunto literales a 5 fs., demandamediante acción de impugnación de filiación paterna y maternade fs. 6 a 7 y vta., amparado en los arts. 193, 194 y 373 del Código de Familia, manifestando que sus padres Raúl Enríquez Duchen y Julia Román Tito procrearon cinco hijos: Ruth Elizabeth, Sonia Amparo, Roxana Julia, Raúl Iván y Laura Ivanna. Ruth Elizabeth a la edad de 15 años quedó embarazada de Claudia Lizeth cuyo nacimiento ocurrió el 17 de septiembre de 1980, a quien los abuelos maternos procedieron a afiliarla como su hija nacida dentro de matrimonio pese a que en este caso la norma exigía la adopción, aunque legalmente la niña debió ser registrada en una Partida de Acta de Reconocimiento por sus padres. El motivo que llevó a sus padres a inscribirla como su hija fue para obtener el seguro médico y educación en el Colegio de COMIBOL (Centro Minero Quechisla). Al fallecimiento de ambos los cinco hijos se declararon herederos ab intestato, sin embargo, abusando la buena fe de los tíos Claudia Lizeth había tramitado también su derecho sucesorio en reemplazo de su madre Ruth Elizabeth porque en esa oportunidad la hermana era indocumentada, empero, se enteraron que hace algún tiempo también Ruth tramitó su declaratoria de heredera, lo cual es justo y correcto pero aparecen seis hermanos para acceder al pequeño patrimonio dejado por sus padres. A raíz de una reunión que tuvieron entre ellos para zanjar este problema resulta que la demandada, que solo es sobrina, se siente con mejores derechos que los propios hijos legítimos quien se queda con la mejor parte. La ley establece que los progenitores biológicos son los únicos autorizados a reconocer a un hijo como suyo no así los abuelos a quienes solamente está autorizada la adopción por lo que queda invalidado todo lo actuado por que no existe esa documentación. Conforme la Sentencia Constitucional 0058/2004 de 24 de junio, toda persona tiene derecho a acudir al órgano jurisdiccional con la finalidad de establecer una filiación legal y jurídica que corresponda a su filiación real para corregir o modificar sus datos personales, en Autos, la filiación legal y jurídica no corresponde a la filiación real de la demanda; el art. 204 del Código de Familia, no procede la impugnación pasado los cinco años desde que se practicó el reconocimiento, en este caso no se reconoció a nadie.

Claudia LizethEnríquez Román, de fs. 10 a 12, contesta y excepciona señalando que la demanda es improcedente, ilegal y falsa porque no se hace mención a los dos casos previstos por el art. 193 del Código de Familia (suposición de parto y sustitución de hijo) para impugnar su filiación, el actor carece de derecho y acción. Que los arts. 192 y 182 de la señalada norma, hablan de la conformidad de la partida del registro y la posesión de estado, habiendo tal conformidad la filiación es inimpugnable ni por el hijo ni por terceros, en su caso su partida de nacimiento, la de matrimonio de sus padres guardan absoluta conformidad con su posesión de estado, sus hermanos como ella han sido tratados como hijos por sus padres, por tanto, su filiación es inimpugnable por cualquier persona. Después de más de 32 años el demandante pretende aquello ocasionándole deterioro de sus derechos a la identidad, su calidad de ciudadana que la Constitución Política del Estado le reconoce.

Ruth Elizabeth Enríquez Román, a fs. 14 contesta y opone excepciones negando la demanda pidiendo que se declare improbada la misma.

El Juez Tercero de Partidode Familia de la ciudad de Cochabamba, mediante Sentencia de 13 de febrero de 2013, cursante a fs. 121 a 124 vta., declaró probada la demanda e improbadas las excepciones perentorias y argumentos de oposición de las demandadas, en consecuencia queda excluidos los nombres y apellidos de los que figuran como padres de Claudia Lizeth, Srs. RaúlEnríquez Duchen y Julia Román Tito en la partida de nacimiento, debiendo consignarse en la casilla de la madre el nombre de Ruth Elizabeth Enríquez Román. Ordena al SERECI proceder a la exclusión de los nombres y apellidos paternos de Raúl Enríquez Duchen y Julia Román Tito e incluir el nombre de la verdadera madre biológica en la partida de nacimiento, debiendo quedar el registro de la siguiente manera: nombre de la inscrita: Claudia LizethEnríquez; nombre y apellidos de la madre: Ruth Elizabeth Enríquez Román, y lo relativo a datos del padre mantener en blanco, los demás datos consignados en el registro de oficialía se respetan, partida y libro, de conformidad al at. 1537 del Código Civil y 51 de la Ley del Registro Civil.

En grado de apelación, la Sala de Familia, Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, por Auto de Vistade 14 de noviembre de 2014,de fs. 158 a 162, revocó la Sentencia apelada, y deliberando en el fondo, declaró improbada la demanda y probadas las excepciones perentorias opuestas por las demandadas; resolución contra la cual, la parte demandante recurre de casación en el fondo.


CONSIDERANDO II:        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

Del contenido del recurso, se resume lo siguiente:

1. Sobre la suposición de parto.- El Auto de Vista no considera que la suposición de parto es una ficción por la que una mujer aparece como madre de la criatura que prohíja ilegalmente, que significa que no siempre se finge un parto sino también cuando la madre de la criatura se arroga ilegalmente; prohijamiento es una manera de que las personas pueden ser hijas de otros aunque no lo sean naturalmente, como es la adopción que es una manera de crear artificialmente la patria potestad, por tanto, el hecho de presentar como hijo que no lo es significa suposición de parto. La conducta consiste en fingir que un niño ha nacido de una mujer que no es su madre, sin que la Ley exija que se haya fingido expresamente la existencia de un parto o de un embarazo.

2. Sobre la sustitución de hijo.- Claudia Lizeth nunca fue reemplazada por nadie ya que la figura se dio a la inversa de lo que se pretende en el Auto de Vista ya que no se trata de demostrar con quién se reemplazó a la criatura (demandada) sino que se trata, y así fue demostrado, Claudia Lizet reemplazó a una hija no nacida; la sustitución no necesariamente es quién sustituyó a quién, sino es el hecho de si un padre o madre (sin ser biológico) procede al registro de filiación, ahí radica la sustitución de hijo porque al momento de registrar esa filiación se está suplantando o sustituyendo a un hijo consanguíneo nacido o no; la Sentencia señaló que la inscripción por los esposos fallecidos ha sido sustituyendo a una hija.

3. Sobre el reconocimiento de hijo.-El Auto de Vista no se ha manifestado sobre el reconocimiento de hijo pues dicha figura solo es para los padres biológicos teniendo en cuenta que el parentesco de consanguinidad es la relación entre personas que descienden la una de la otra, por tanto, se ha demostrado que la inscripción ha sido sustituyendo a una hija, aclarando que cuando se expresa inscripción se refiere a reconocimiento; para la inscripción de hijo los padres deben cumplir ciertos requisitos como el certificado de nacido vivo requisitos que cumplieron los de cujus caso contrario no hubiese sido inscrita como hija, consecuentemente, sí existió suposición de parto y sustitución de hijo.

El reconocimiento está reservado exclusivamente a los padres biológicos y la adopción procede como en este caso, para los abuelos. El art. 193 del Código de Familia, le faculta impugnar la filiación así haya conformidad de la partida del registro y de la posesión de estado, disposición que se ha interpretado de forma restringida por cuanto ha existidosuposición de parto y sustitución de hijo conforme la doctrina.

4. Sobre las excepciones.- Las excepciones opuestas por la parte adversa no fueron debidamente fundamentadas por lo que no deberían considerarse en el Auto de Vista menos estar en el Por Tanto, aparece como simple conclusión la suposición de parto y sustitución de hijo.

5. Existe error de hecho y de derecho a tiempo de apreciar la prueba ya que las mismas refieren que Claudia Lizeth Enríquez Roman fue inscrita como hija biológica de sus abuelos, y el Auto de Vista no considera que el reconocimiento de hijo solo es atribuible a los padres biológicos y no así a terceros para quienes procede la adopción.

En base a esos antecedentes, su pretensión es que se Case el Auto de Vista declarando improcedente la apelación ejecutoriando la Sentencia.


CONSIDERANDO III:        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Nuestra legislación y el derecho comparadoseñalan la existencia de las siguientes filiaciones: filiación matrimonial (hijos nacidos dentro del matrimonio), filiación extramatrimonial (hijos nacidos fuera del matrimonio), y filiación adoptiva. La filiación matrimonialdetermina la filiación materna  y paterna y nace precisamente del matrimonio civil o de la unión libre o de hecho reconocida judicialmente, por consiguiente, todos lo hijos nacidos dentro de esas uniones se presume que tienen por padre y madre alcónyuge o conviviente.La prueba idónea para demostrar la filiación matrimonial, de acuerdo al art. 181 del Código de Familia, constituye el certificado de nacimiento del hijo y el certificado de matrimonio de sus padres, documentos que acreditan el título de la filiación, y conforme al art. 182, a falta de la prueba señalada anteriormente, la posesión de estado de hijo será suficiente.

Sin embargo, el art. 192 de la norma en estudio, prescribe que nadie puede reclamar una filiacióndistinta cuando hay conformidad entre las partidas del registro y la posesión de estado, ni nadie puede impugnar la filiación de quien su posesión de estado guarda conformidad con dichas partidas. Al respecto, el Dr. Julio Ortiz Linares (“El Proceso Civil” Tomo II; depósito legal 31121609; págs. 478-479), comenta la citada disposición legal señalando que en el primer caso, cuando se cuenta con esa documentación ni el hijo ni terceros pueden reclamar otra filiación distinta, aspecto que se fundamenta en un tema de seguridad jurídica de filiación de las personas; en el segundo caso, dice, si un hijo vivió toda su vida con la filiación que le dieron sus padres unidos en matrimonio nadie puede impugnarla pues la posesión de estado guarda conformidad con las partidas de matrimonio de sus padres y la de su nacimiento. En ambos casos la filiación matrimonial es incontrastable y nadie puede atacarla, y al ser la posesión de estado complemento de la prueba documental, la ley considera que no cabe ninguna prueba en contrario, sea para pretender otra filiación, sea para impugnar la que alguien tiene y ostenta, y concluye señalando que, a pesar de dicho impedimento legal, la regla no es absoluta, ya que puede darse el supuesto de una suposición de parto o una sustitución de hijo.

El art. 193 del Código de Familia, dispone: “En caso de suposición de parto o de sustitución de hijo, puede sin embargo reclamar el hijo una filiación distinta, dando la prueba de ella, aunque haya la conformidad expresada en el artículo anterior. Igualmente terceros interesados pueden impugnar en el mismo caso la filiación. La prueba se admite aun por testigos, con arreglo a lo previsto por el artículo 183”.En la legislación española se considera suposición de parto a la acción que consiste en aparentar, disimular o fingir el alumbramiento de un niño vivo. En cambio, se dice que lasubstitución de hijo es el acto de sustituir un niño por otro, consiste en cambiar la filiación de dos niños (intercambio de niños) que ignoren su pertenencia a una determinada familia. A criterio del autor citado arriba, la suposición de parto es la falsa maternidad, hacer creer o suponer un parto inexistente del que ha de venir también un hijo inexistente. En la sustitución de hijo, señala, si bien la maternidad y el parto son ciertos, lo que se pretende es sustituir un hijo por otro, es decir, cambiar el que se tiene por otro ajeno.

De los antecedentes y supuestos legales mencionados precedentemente, en relación al caso en concreto, se tiene:

Por el certificado de matrimonio cursante a fs. 1, se acredita el matrimonio de Raúl Enríquez Duchen y Julia Román Tito, con fecha de partida el 8 de julio de 1968.

Por el certificado de nacimiento de fs. 3, se acredita el nacimiento de Claudia Lizeth Enríquez Román ocurrido en la ciudad de Cochabamba el 17 de septiembre de 1980, consignando en la casilla Nombre y Apellidos del Padre, a Raúl Enríquez Duchen, y en la casilla Nombre y Apellidos de la Madre, a Julia Román Tito.

Por la certificación de fs. 4, extendida por el Servicio de Registro Cívico de Potosí, se acredita el registro de la partida de nacimiento de Claudia Lizeth Enríquez Román el 17 de septiembre de 1980, Padre del inscrito Raúl Enríquez Duchen. Madre de la inscrita Julia Román Tito.

Por la copia legalizada de fs. 5, del folio de la Partida Nº 170, se acredita la filiación de Claudia Lizeth Enríquez Román, con fecha de inscripción en 28 de octubre de 1980, estableciéndose en la casilla 1 datos del nacido, casilla 2, datos de la filiación, casilla 3, nombre de los padres, casilla 4, datos de filiación del compareciente, y en la casilla 5, la comprobación de identidad del compareciente.

De la prueba literal detallada arriba, se tiene que la filiación matrimonial de Claudia Lizeth Enríquez Román en relación a sus padres Raúl Enríquez Duchen y Julia Román Tito, se acredita con la mencionada documentación, en cumplimiento del art. 181 del Código de Familia.

De otro lado, la libreta escolar de fs. 22, correspondiente aClaudia Lizeth Enríquez Román, las copias fotográficas de fs. 29 a 31 (no fueron desconocidas ni desvirtuadas por la parte contraria de acuerdo al art. 1311-I Código Civil), la certificación de fs. 63 extendida por la Caja Nacional de Salud, la certificación de fs. 67 extendida por la Universidad Católica Boliviana San Pablo, acreditan que Claudia Lizeth Enríquez Román siempre ha llevado los apellidos de sus padres, el trato de hija en su manutención y educación, el reconocimiento de hija de sus padres en sus relaciones familiares y sociales, etc., de conformidad alo dispuesto por el art. 182 de la norma precitada.

En consecuencia, en virtud del art. 192 de la norma en examen, se establece que la documentación de fs. 1, 3 y 5, acreditan la filiación matrimonial de hija respecto de sus padres, extremo que lleva a concluir anticipadamente que la filiación matrimonial de Claudia Lizeth Enríquez Román en relación a sus padres Raúl Enríquez Duchen y Julia Román, es irrebatible.

No obstante esta regla, a través delart. 193 del Código de Familia, se establece los casos de excepción a la misma, y de ocurrir estos casos, el hijo o un tercero están legalmente habilitados para impugnar la filiación matrimonial o una filiación distinta aun en caso de que exista conformidad entre las partidas del registro con la posesión de estado. En consecuencia, las excepciones a la regla establecidas en el art. 193 supra referido, ocurren en los supuestos comprobados de suposición de parto y de sustitución de hijo. En ese sentido, de la revisión de la demanda de fs. 6-7 vta., se advierte que el actor a través de la misma cuestionó que a los abuelos les corresponde la adopción y el reconocimiento de hijo corresponde únicamente a los padres biológicos, señalando que la demandada fue inscrita por sus padres y que al fallecimiento de éstos los hermanos se declararon herederos viéndose reducido el patrimonio dejado con el ingreso al mismo de la demandada, señalando que acude para establecer la filiación legal y jurídica que corresponde a la filiación real de la demandada. Entre los argumentos de la Sentencia de fs. 121 a 124 vta., que declaró probada la demanda, la Juez Tercero de Partido de Familia esgrimió que la inscripción que efectuaron los esposos Enríquez-Román ha sido sustituyendo una hija que no les correspondía que faculta a terceros a impugnar la filiación. El actor, tras la emisión del fallo de primera instancia, recién en su memorial de respuesta de la apelación de fs. 142-145 vta., argumenta y acusa de sustitución de hija señalando que en los registros se ha suplantado a un hijo consanguíneo, y peor aún, ensu recurso de casación con el que viene en reclamar, no solamente acusa de sustitución de hijasino que además añadela suposición de parto, cuestiones que sin embargo no fueron demandadas.

El primer agravio referido a la suposición de parto acusa de ser incompleto el Auto de Vista debido a que no considera lo expresado por el tratadista Guillermo Cabanellas que señala que la suposición de parto es laficción por la cual una mujer aparece como madre de la criatura que prohíja ilegalmente; efectivamente la suposición de parto es la ficción por la cual una mujer aparece como madre de la criatura que prohíja ilegalmente cuando no ha habido parto ni embarazo, conforme a la definición completa que brinda Guillermo Cabanellas De Las Cuevas en su “Diccionario Jurídico Elemental” (Edit. Heliasta SRL; págs. 375). El concepto que cita el recurrente no es diferente al que el Tribunal Ad Quem se ha referido en el Auto de Vista citando a Carlos Morales Guillen, diciendo que la suposición de parto es la falsa maternidad, la simulación para aparentar ante terceros la concepción y el nacimiento del hijo.

De nuestra parte en líneas precedentes hemos señalado, respaldados con la doctrina, que la suposición de parto es la simulación con la intención de formar en las personas una creencia o idea falsa de que hubo un embarazo y por tanto, un parto o alumbramiento; definiciones que en definitiva son coincidentes con la indicada por el recurrente. El Código Penal Boliviano (Ley Nº 1768 de 10 de marzo de 1997), establece en su art. 244 la sanción con reclusión de uno a cinco años “4. La que fingiere preñez o parto, para dar a un supuesto hijo derechos que no le corresponden”. Más adelante elrecurrente señala que la suposición no siempre significa fingir un parto sino el hecho de que una madre se arroga ilegalmente una criatura y refiere que prohijamiento es la manera de que las personas pueden ser hijas de otros aunque no lo sean naturalmente. Si bien hace tales precisiones, el recurrente se limita a efectuar las mismas sin acusar expresamente si esto habría ocurrido en el presente caso. Si tuvo ese propósito (situación que no está clara en la expresión del agravio), se debe observar que no consta en el proceso ningún medio de prueba por el que se haya demostrado que Julia Román Tito haya aparentado un embarazo y producto de ello haya también simulado un nacimiento. Por ejemplo, de la revisión de las pruebas de testigos de cargo de fs. 82 a 84, y fs. 93, ninguna de dichas atestaciones se han referidoa que hubiere ocurrido aquellomenos han señalado cómo o quiénes serían las personas o responsables que hayan acreditado el supuesto nacimiento, el centro de salud, hospital o clínica, el nombre del funcionario que habría procedido a la inscripción con datos falsos o inexistentes, etc., actos por los que se denoteo haga presumir de manera cierta que ha ocurrido el hecho, son aspectos que no están acreditados en el proceso.

En relación al segundo agravio referido a la sustitución de hijo, el recurrente reclama que Claudia no fue reemplazada por nadie sino a la inversa, que Claudia sustituyó a una hija no nacida y está en el hecho de que los padres sin ser biológicos han procedido al registro de filiación; el art. 244 del Código Penal, determina la reclusión de uno a cinco años: “3. El que mediante ocultación, substitución o exposición  aunque ésta no comporte abandono, dejare a un recién nacido sin estado civil, tomare incierto o alterare el que le corresponde”; anteriormente, precisando al autor Julio Ortiz Linares,  se ha señalado que la sustitución consiste en cambiar la filiación de un niño (infante) por otro, es el intercambio de éstos por diferentes motivos generalmente económicos. El recurrente afirma que esta figura es la que ocurrió en Autos pero a la inversa, que la demandada habría sustituido a otra hija quien a la vez no habría nacido. No obstante, la figura de la sustitución supone de inicio la existencia de dos niños o infantes, pero en todo caso, tampoco se ha acreditado tal hecho del cual se presuma la responsabilidad de Raúl Enríquez Duchen y/o Julia Román Tito, los testigos de cargo en ningún momento han señalado que se habría sustituido a una niña por la demandada, o quien sería aquella niña que fue sustituida por la demandada, de qué manera se hubiera insertado datos falsos en la partida de nacimiento, los responsables de este hecho, etc., extremos que menos aun se han demostrado.

Respecto aque el reconocimiento de hijo correspondería a los padres biológicos y la adopción a los abuelos, que cuando se expresa inscripción se está refiriendo a reconocimiento. Precedentemente se señaló la existencia de las siguientes filiaciones: filiación matrimonial (hijos nacidos dentro del matrimonio), filiación extramatrimonial (hijos nacidos fuera del matrimonio), y filiación adoptiva. La filiación matrimonial es materna y paterna y nace precisamente del matrimonio civil o de la unión libre o de hecho reconocida judicialmente, por consiguiente, todos lo hijos nacidos dentro de esas uniones se presume que tienen por padre y madre al cónyuge o conviviente. En cambio, la filiación extramatrimonial ocurre cuando los progenitores no están casados entre sí, entonces la filiación es extramatrimonial. El Dr. Julio Ortiz Linares (“El Proceso Civil” Tomo II; depósito legal 31121609; págs. 486-487), señala que reconocimiento para ciertos autores es el acto jurídico familiar por el cual una persona declara que otro es su hijo, o en ciertos casos, reconocimiento es la confesión espontánea de los progenitores o como resultado de la prueba en juicio. A su criterio, el reconocimiento es el acto por el cual el padre o la madre, o ambos a la vez, reconocen los hijos habidos fuera de matrimonio.

En el caso de Autos, el recurrente además de confundir la inscripción con el acto de reconocimiento de hijo, que son actos diferentes,no toma en cuenta que no ha existido un reconocimiento de hija que hubieren efectuado Raúl Enríquez Duchen y Julia Román Tito en favor de la demandada, de los datos del proceso se ha establecido el registro e inscripción de la demanda acreditados mediante el registro de la partida de nacimiento de fs. 4, el folio de la Partida Nº 170 de fs. 5, y el certificado de nacimiento de fs. 3, que acreditan la filiación matrimonial de la demandada en relación a sus padres.

En relación a que las excepciones opuestas por la demandada no fueron debidamente fundamentadas por lo que no deberían considerarse en el Auto de Vista menos estar en el Por Tanto; del memorial de respuesta y formulación de excepciones, de fs. 10 a 12, se advierte que éstas han sido suficientemente fundadas para haber sido tomadas en cuenta en los fallos de instancia, tomando en cuenta que la Sentencia de fs. 121 a 124, ha declarado probada la demanda e improbada la excepciones perentorias de la parte demandada, sin embargo, el Auto de Vista de fs. 158 a 162, al disponer la revocación del fallo de primera instancia ha declarado probadas las excepciones perentorias de las demandadas, que ha sido el sustento que la parte demandada ha hecho valer en su oposición a la demanda, entonces, lógicamente el Ad quem al revocar el fallo declarando improbada la demanda está obligado a declarar probadas las defensas opuestas por el demandante.

Por último, la acusación de error de hecho y de derecho en la apreciación de la prueba ya que se estableceque la demandada fue inscrita como hija biológica de sus abuelos, sin considerar que el reconocimiento es atribuible a los padres biológicos y no a terceros; el presente agravio fue motivo de análisis en el antepenúltimo punto a cuyas consideraciones debemos remitirnos.

Para concluir el presente análisis, se debe señalar que al haber sido demostrada la filiación matrimonial de la demandada a través de las partidas de su registro que ademáséstas guardan conformidad con la posesión de estado, en virtud del art. 192 del Código de Familia, constituyendo dicha prueba cursante absoluta e irrefragable, goza de la presunción juris et de jure y no admite prueba en contrario, en ese sentido, el demandante está impedido legalmente de impugnar una filiación distinta con el argumento de que la filiación legal y jurídica de la demandada no correspondería a su filiación real, mucho menos puede impugnar la filiación con el único justificativo de que el patrimonio dejado por sus padres en calidad de herencia se vería mermado, no corresponde porque la filiación matrimonial de la demandada está consolidada en el Registro de las personas desde varios años atrás y sobre todo ha surtido sus efectos jurídicos y familiares en el ámbito civil, político, cultural, social, etc., aspectos que se relacionan con el derecho de identidad de la demandada entendido como el derecho que tiene a mantener ese orden jurídico en sus datos personales, de preservar no solo el nombre y apellido que ostenta así como de mantener los lazos y relaciones familiares que se han generado y desarrollado eficazmente en relación a ese vínculo filial.

Por los motivos precedentemente expuestos, corresponde a este Tribunal de Casaciónemitir resolución en la forma prevista en los arts. 271 num. 2), y    273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42. I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación a lo previsto por los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Raúl Iván Enríquez Román contra el Auto de Vista de 14 de noviembre de 2014, pronunciado por la Sala de Familia, Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso ordinario de impugnación de filiación seguido por el recurrente contra Claudia Lizeth y Ruth Elizabeth Enríquez Román. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs.1.000 (Un Mil Bolivianos).

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo.Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Quinto