TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                             S A L A  C I V I L



Auto Supremo: 441/2015

Sucre: 17 de Junio 2015

Expediente: B-4-15-A

Partes: José Javier Suarez Roca c/ Ana Cristina Muñoz Roca de Añez

Proceso: Nulidad de Documento de Venta y otros

Distrito: Beni


VISTOS:   El recurso de casación de fs. 170 a 172 (174 a 176), interpuesto por José Javier Suarez Roca, impugnando el Auto de Vista Nº 184, de fecha 18 de diciembre de 2014, cursante a fs. 166 a 167, pronunciado por la Sala Civil Mixta de la Familia, Niñez y Adolescencia y Violencia Intrafamiliar o Domestica y Pública del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, en el proceso ordinario sobre Nulidad de Documento de Venta y otros seguido por José Javier Suarez Roca, contra Ana Cristina Muñoz Roca de Añez, la respuesta al recurso de fs. 180 a 181 y vta.; el Auto de concesión de fs. 183; los antecedentes del  proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que el Juez Primero de Partido Mixto de Santa Ana de Yacuma Beni, mediante Auto interlocutorio 01, de fecha 04 de Agosto de 2014, declaro PROBADA la excepción de prescripción opuesta por Ana Cristina Muñoz Roca.

Deducido el recursos de apelación por la parte demandante, fue remitida ante Tribunal de Segunda Instancia como es Sala Civil Mixta de la Familia, Niñez y Adolescencia y Violencia Intrafamiliar o Domestica y Pública del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, que mediante Auto de Vista Nº 184/2014, Confirmó totalmente el Auto confirmado.

Ante la determinación adoptada por el Tribunal de Alzada, el demandante interpuso recurso de casación, conforme consta a fs. 170 a 172 (174 a 176), mismo que se pasa a considerar.

CONSIDERANDO II

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que el Tribunal de apelación sin considerar la fundamentación  de la demanda y apelación presentada, pretendería forzar la interpretación  del art. 1029 del C.C., ignorando lo establecido en el parágrafo III del art. 1025,  que facultaría ampliamente su interés legítimo para actuar en la demanda impetrada, por cuanto su persona al fallecimiento de sus padres habría realizado todos los actos  propios de su condición de heredero, toda vez que habría señalado en su demanda que su persona estando en legitima posesión del inmueble objeto de la litis al fallecimiento de sus padres.

Que el Tribunal de apelación no habría mencionado y precisado en que parte del expediente se demuestra la no aceptación tácita de la condición de heredero del actor, es decir que sin tener una sola prueba declararía que su persona no ha aceptado la herencia en forma tácita.

En merito a lo expuesto solicita anular totalmente el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo declare IMPROBADA la excepción de prescripción y sea con expresa condenación de costas.

CONSIDERANDO III

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Con relación a los puntos impugnados, es necesario realizar las siguientes consideraciones:

El recurrente acusa que el Tribunal de apelación pretendería forzar la interpretación del art. 1029 del CC., ignorando lo establecido en el parágrafo III del art. 1025, que facultaría ampliamente su interés legítimo para actuar en la demanda impetrada, y que sin tener una sola prueba el Ad quem declararía que su persona no ha aceptado la herencia en forma tácita; al respecto corresponde precisar que:

El art. 1025 del C.C., en cuanto a la aceptación de la herencia dice: “I. La aceptación pura y simple puede ser expresa o tácita. II. La aceptación es expresa cuando se hace mediante declaración escrita presentada al juez, o bien cuando el sucesor ha asumido el título de heredero.  III. La aceptación es tácita cuando el heredero realiza uno o más actos que no tendría el derecho de realizar sino en su calidad de heredero, lo cual hace presumir necesariamente su voluntad de aceptar.” Precepto normativo que regula las formas de aceptación de la herencia entre ellas la aceptación pura y simple que resulta de la voluntad del heredero manifestada expresa o tácitamente, el parágrafo III del citado artículo, implica dos requisitos a cumplirse en la aceptación tácita que son: la voluntad de aceptar, que se presume por el carácter de los actos ejecutados que demuestran inequívocamente la intención de aceptar; El otro requisito, se refleja en la conducta del heredero, que se traduce en la realización de actos, que sólo podría realizar el heredero.

Por otra parte el art. 1007 parágrafo II del C.C., dice: “II. Los herederos, sean de cualquier clase, continúan la posesión de su causante desde que se abre la sucesión. Sin embargo, los herederos simplemente legales y los testamentarios, así como el Estado, deben pedir judicialmente la entrega de la posesión, requisito innecesario para los herederos forzosos quienes reciben de pleno derecho la posesión de los bienes, acciones y derechos del de cujus, norma que alude a la posesión de los bienes hereditarios, estableciendo que los herederos forzosos no necesitan efectuar trámite alguno de posesión de bienes que ya poseía el causante, aspecto distinto para los herederos simplemente legales, testamentarios y el Estado, quienes deben pedir judicialmente la entrega de bienes hereditarios.

Ahora bien en cuanto a la Prescripción resulta necesario citar lo razonado en el Auto Supremo Nº 574/2013 que al respecto dice: “…corresponde señalar que de acuerdo a la doctrina clásica se clasifica en prescripción liberatoria y prescripción adquisitiva: la primera, prescripción liberatoria o extintiva, entendida como la pérdida de los derechos de un acreedor que simultáneamente conlleva la extinción de la obligación de un deudor, prescripción se encuentra conceptuada como el modo de extinguir los derechos cuando el titular no los ejerce en el tiempo que la ley establece adoptado en el art. 1492 del Código Civil, denominada en nuestro sistema solo como prescripción; la segunda prescripción adquisitiva o usucapión, denominada como un modo de adquirir el derecho de propiedad por la posesión (corpus y animus) ejercida durante el transcurso del tiempo y de acuerdo a los requisitos establecidos por ley…

Por otra parte también corresponde señalar que en materia de sucesiones prevista en el libro IV del Código Civil, también se encuentra legislado el instituto de la prescripción para diferentes actos regentados en materia sucesoria, empero de ello de acuerdo a su naturaleza la mayoría tan solo conllevan la pérdida de derechos y no así la extinción de obligaciones, como sucede en el régimen general de la prescripción.”

Así también, el art. 1029 del C.C: “I. Salvo lo dispuesto por el artículo 1023, el heredero tiene un plazo de diez años para aceptar la herencia en forma pura y simple; vencido ese término, prescribe su derecho. II. El plazo se cuenta desde que se abre la sucesión, o desde que se cumple la condición cuando la institución de heredero es condicional”, tomando en cuenta lo descrito, corresponde ingresar al estudio sobre quienes pueden hacer valer o invocar la prescripción de una aceptación de la herencia, en otras palabras identificar al legitimado para invocar la prescripción de la aceptación de la herencia.

La transmisión del patrimonio vía sucesión hereditaria, implica que la delación de la herencia convoca a todos los llamados a la sucesión hereditaria con ello, solo los convocados pueden aceptar o renunciar a la herencia, consiguientemente entre estos llamados a la sucesión, se les genera la opción de aceptar la herencia o no, y dentro de los términos que establece la Ley, consiguientemente, si un llamado a la sucesión de rango menor o igual ha aceptado la herencia puede pedir la prescripción de la aceptación de la herencia del otro llamado a la sucesión con mejor o igual derecho de rango, de ahí que los legitimados para invocar la prescripción de la aceptación de la herencia solo son los herederos forzosos o legales, razón por la cual al operarse la prescripción se concluye que siendo la aceptación de la herencia una transmisión del patrimonio, la prescripción de la aceptación de la herencia solo puede ser invocada por los herederos, o sea entre los llamados a la sucesión estos son los que se encuentran legitimados para pedir la prescripción de la aceptación de la herencia, legitimación que no alcanza a los acreedores y terceros no llamados a la sucesión, pues estos tienen otros mecanismos para la protección de sus derechos.

En caso de Autos, los jueces de instancia mediante la Resolución de fs. 102 y el Auto de Vista recurrido de fs. 166 a 167 declararon probada la excepción de prescripción opuesta por la parte demandada, bajo el argumento de que el actor fue declarado heredero (fs. 8 a 9) a los 16 años después de abierta la sucesión de su madre, Adela Roca Arteaga, en este razonamiento los de instancia determinaron la prescripción de  la  aceptación de  la  herencia porque habría sido aceptada 16 años después de abierta la sucesión, por tanto el actor no tendría interés legítimo en la nulidad de transferencia, por haber prescrito la aceptación de la herencia, de esto se  entiende que arrastraría a la falta de legitimación activa, pues se estaría desplazando al prescrito del patrimonio adquirido, para que sea otro quien tome ese patrimonio y ejerza los derechos y  obligaciones de esa sucesión, decisión que cortaría el proceso y pondría fin al mismo; razonamiento de los de instancia que por lo fundamentado supra resulta equivocado, toda vez que el A quo, no tomó en cuenta: primero, que el actor es heredero forzoso de Adela Roca Arteaga quien habría transferido el bien inmueble en cuestión a Elvira Roca Arteaga a través de la minuta de transferencia de 04 de agosto de 1998, protocolizado por escritura publica de fs. 5 a 6 vta., y este debió considerar si la demandada Ana Cristina Muños Roca de Yañez (compradora y sucesora de Elvira Roca Arteaga) titular del bien inmueble ubicado en la calle Santa Cruz Nº 59 de Santa Ana de Yacuma Beni del cual se demanda la nulidad de del documento de venta, podía oponer la excepción de prescripción de la aceptación de la herencia contra el actor (José Javier Suarez Roca sucesor de Adela Roca Arteaga).

En este entendido, se concluye que la demandada actúa en el presente proceso como sucesora de la compradora y actual titular del bien inmueble en cuestión, sin tener la calidad de heredera de Adela Roca Arteaga, quien hubiera suscrito el documento de transferencia en favor de Elvira Roca Arteaga del cual se pretende la nulidad del documento de venta, por tanto la demandada carece de legitimación para invocar prescripción de la aceptación de la herencia, contra un heredero forzoso, por lo que demostrada como se encuentra que no procede la prescripción, se deberá desestimar la excepción de prescripción a la demanda principal y continuar la sustanciación del proceso hasta la solución del conflicto, que es la nulidad de venta cancelación de registros y reivindicación.

Finalmente resulta necesario señalar que la demandada en su memorial de fs. 180 a 181, señala que el demandante y recurrente habría sido notificado con el Auto de Vista recurrido en fecha 29 de diciembre de 2014, por lo que este tenía hasta el 9 de enero del 2015, para recurrir, manifestando que no reconoce un recurso que habría sido presentado fuera de plazo y que la hora de llegada o remisión del fax habría sido a horas 18:56 del 9 de enero de 2015, es decir fuera del horario de trabajo; aspecto que no es evidente toda vez que de la revisión de obrados la boleta de recepción del recurso de casación vía fax cursante a fs. 169 es de fecha nueve de enero de 2015 a horas 18:27, resultando el recurso de casación interpuesto dentro los ocho días como dispone el art. 257 del C.P.C.

Por lo anterior manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala los arts. 271 num.4) y 274 del Código de Procedimiento Civil. 

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los arts. 41 y 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASA el Auto de Vista Nº 184, de fecha 18 de diciembre de 2014, cursante a fs. 166 a 167 de obrados, resolviendo en el fondo revoca el Auto definitivo Nº 01/2014 de fs. 102 a 103 declarando improbada la excepción de prescripción opuesta por Ana Cristina Muñoz Roca, debiendo el proceso seguir su normal desarrollo.

Sin responsabilidad por ser error excusable.  

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran

Fdo. Mgdo.Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Quinto