TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                              S A L A   C I V I L 



Auto Supremo: 440/2015

Sucre: 17 de junio 2015

Expediente: LP-17-15-S

Partes: Félix Choquehuanca Quispe. c/ Evaristo Limachi Esquivel. 

Proceso: Usucapión.

Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo, interpuesto por Evaristo Limachi Esquivel cursante de fs. 191 a 193 contra el Auto de Vista N° S-204/2014 de 01 de agosto de 2014 de fs. 189 a 190, de obrados, emitida por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso ordinario de Usucapión interpuesto por Félix Choquehuanca Quispe contra Evaristo Limachi Esquivel, la respuesta de fs. 195 a 196, concesión de fs. 197, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:                                                                     ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, el Juez Tercero de Partido Civil y Comercial Del Alto, mediante Sentencia Nº 457/2013 de 13 de noviembre de 2013, cursante de fs. 167 a 169, declaró PROBADA la demanda de usucapión extraordinaria interpuesta por FELIX CHOQUEHUANCA QUISPE a fs. 48 al 51, 53 al 56, con costas. En consecuencia  por operada la usucapión decenal del lote 18-B manzano 1 de la zona de villa Rio Seco, inmueble ubicado en la Av. Juan Pablo II N° 20 en una superficie de 110 mts2., debiendo por la oficina de derechos reales limitarse  dicha superficie de la partida computarizada N° 01229185.

Deducida la apelación por el demandado y remitida la misma ante la instancia competente, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista N° S-240/2014 confirmo la Sentencia apelada.

Ante la determinación adoptada por el Ad quem, el demandado interpuso recurso de casación en el fondo, conforme consta de fs. 191 a 193, mismo que se pasa a analizar.


CONSIDERANDO II:                                                                                           DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1ro.- Que en el Auto de Vista recurrido existiría error in procedendo, ya que existiría una errónea interpretación y aplicación de la ley adjetiva civil, toda vez que no se habría valorado con sana critica  el art. 138 del CPC, que se utilizaría como fundamento jurídico del Auto de Vista recurrido, ya que este hace referencia a  las notificaciones y emplazamiento a testigos, preceptos erróneos y ajenos a la usucapión, lo que debería ser objeto de nulidad.

2do.- Que existiría errónea aplicación in procedendo ya que el Tribunal de Alzada señalaría en cuanto a la identificación de los sujetos procesales, ya que Félix Choquehuanca no habría interpuesto el recurso de apelación, aspecto que constituiría un defecto absoluto que no merecería convalidación, ya que el Auto de Vista carecería de  objetividad y reflejo real y jurídico en la individualización de los sujetos procesales.

3ro.- Que el Juez A quo, ante los reclamos mediante sendos memoriales sobre la realización de la conciliación, no defirió  al reclamo oportuno, en franco abuso de poder, pues la conciliación habría ahorrado un proceso pesado y doloroso económicamente para las partes.

4to.- Que no existiría fundamento alguno sea de hecho y de derecho para que se impongan constas al demandado, en este aspecto la resolución resultaría también contradictoria al imponer costas al demandante y no al demandado, consecuentemente correspondería la nulidad del Auto de Vista recurrido.

Finalmente, solicita Tribunal Supremo declare fundado el recurso casando el Auto de Vista recurrido en forma total, disponiendo la nulidad del Auto de Vista por lo vicios de nulidad anotados para que se dicte un nuevo Auto de Vista.


CONSIDERANDO III:                                                                                FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Con relación a los puntos impugnados, de la revisión del recurso se tiene que el recurrente hace alusión al recurso de casación en el fondo, sin embargo todo el fundamento refiere íntegramente al recurso de casación en la forma, por lo que, no obstante esta deficiencia tomando en cuenta que parte de su petitorio es la nulidad del Auto de Vista recurrido, en observancia del principio Pro Actione, corresponde realizar las siguientes consideraciones:

En cuanto a los dos primeros agravios donde el recurrente acusa que en el Auto de Vista recurrido existiría error in procedendo, toda vez que se utilizaría el art. 138 del CPC como fundamento jurídico del Auto de Vista recurrido, ya que este hace referencia a las notificaciones y emplazamiento a testigos, preceptos erróneos y ajenos a la usucapión, y que existiría error en la identificación de los sujetos procesales, aspecto que constituiría un defecto absoluto que no merecería convalidación; corresponde señalar que si bien los errores acusados por el recurrente son evidentes, estos hacen solo a errores de taypeo que no representan vicios procesales que puedan afectar de nulidad el Auto de Vista, pues no afectan la decisión de fondo, ya que de una lectura general de la resolución esta resulta comprensible y dichos errores no afectan fundamentación toda vez que en relación al “art. 138 del CPC” se entiende que el Ad quem hizo referencia al art. 138 del sustantivo civil, toda vez que la motivación del Auto de Vista se basa en la interpretación del art. 138 del CC y la usucapión decenal; en relación a el error de individualización de los sujetos procesales, el error es aislado ya que al margen del señalado error, la identificación de los sujetos procesales es correcta en la fundamentación general de la resolución recurrida, razones por la que dichos errores resultan intrascendentes.

En cuanto al tercer agravio, donde se acusa que el Juez A quo no habría acogido las solicitudes de realización de la conciliación, en franco abuso de poder, pues la conciliación habría ahorrado un proceso pesado y doloroso económicamente para las partes; al respecto corresponde señalar que de la revisión de obrados, si bien se advierte la solicitud de conciliación por parte del demandado, a fs. 107 y vta., se tiene memorial de renuncia a la conciliación de la parte demandante, aspecto que hizo improcedente cualquier solicitud de posible conciliación entre las partes; por otra parte si el recurrente consideraba que al no ser acogida la conciliación por parte del Juez A quo, hecho que a su criterio representaba abuso de poder, este podía impugnar dichas decisiones a través de los mecanismos de impugnación que la ley prevé,  aspecto que no aconteció en autos, dejando prelucir su derecho a reclamar este aspecto.

Respecto al cuarto agravio, donde se acusa que no existiría fundamento alguno sea de hecho y de derecho para que se impongan costas al demandado, por lo que la resolución resultaría también contradictoria al imponer costas al demandante y no al demandado; se debe señalar que la imposición de costas obedece a lo dispuesto por el art. 237 parágrafo I inc. 1) del CPC, y sus efectos alcanzan a la parte perdidosa en el proceso; en cuanto a la supuesta contradicción en la imposición de costas, esta no es evidente, ya que de la revisión de las resoluciones impugnadas no se observa imposición alguna al demandante que genere la contradicción que acusa el recurrente, no siendo evidente el agravio acusado en este punto.

Por último, resulta necesario señalar, que el recurrente debe tomar en cuenta que actualmente la Justicia no es formal, sino que el derecho sustancial prevalece sobre cualquier formalismo, en este caso el derecho a una justicia pronta y oportuna, por ende no es posible admitir que se vaya a anular obrados por aspectos que decantan en simples errores de taypeo, del entendimiento o que no fueron reclamados oportunamente y que resultan intrascendentes, con criterios que resultan extremadamente ritualistas o formalistas, pues debe darse prevalencia a la efectividad antes que al criterio ritualista observado en el recurso de casación.

Por todo lo manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala el art. 271 num. 2)  y el art. 273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en virtud a la atribución contenida en el art. 42.I num. 1) de la Ley N° 025 del Órgano Judicial y en aplicación del art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Evaristo Limachi Esquivel cursante de fs. 191 a 193 contra el Auto de Vista N° S-204/2014 de 01 de agosto de 2014 de fs. 189 a 190, de obrados. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran.

Fdo. Mgdo.Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Quinto