TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                

                                                           S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 419/2015                                                                

Sucre: 15 de Junio  2015

Expediente: CB 34 15 S                                                   

Partes: Clemente Coronado Laime y Nancy Canaviri Peñaloza de Coronado c/

            Maximiliano Rodríguez Camacho y Cristina Peredo de Rodríguez

Proceso: Reivindicación                                           

Distrito: Cochabamba


VISTOS: El recurso de casación de fs. 340 a 342 y vta., interpuesto por Maximiliano Rodríguez Camacho y Cristina Peredo de Rodríguez, contra el Auto de Vista de 02 de octubre de 2014, cursante a fs. 356 a 357 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba en el proceso ordinario de reivindicación de derecho propietario interpuesto por Clemente Coronado Laime y Nancy Canarivi Peñaloza de Coronado contra Maximiliano Rodríguez Camacho y Cristina Peredo de Rodríguez, respuesta al recurso de fs. 355 a 359 y vta.; el Auto de concesión de fs. 360; los antecedentes del  proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Clemente Coronado Laime, por memorial de fs. 46 a 48 y vta., adjuntado las literales de fs. 1 a 45, interpone demanda de reivindicación de derecho propietario, más resarcimiento de daños y perjuicios, señala que es propietario de un lote de terreno ubicado en la urbanización “Coronado”, Distrito Nº1, Provincia Carrasco, manzano Nº 42, lote Nº 18 con una superficie de 480 m2, cuyos límites y colindancias son: al Norte Av. Panamericana, al Sur lote 15, al Este lote 2 y al Oeste lote 17, mismo que se encuentra registrado en Derecho Reales bajo la Matricula Nº 3.12.6.01.0004968 de fecha 09 de agosto de 2011. Asimismo, señala que los esposos Maximiliano Rodríguez y Cristina Peredo de Rodríguez, habrían avasallado parte de su lote de terreno encontrándose en ilegal posesión de 80 m2, que no les correspondería, por lo que demanda la reivindicación de la fracción de terreno antes señalado, pidiendo se declare probada la demanda, consiguientemente ordene a los demandados restituyan su derecho propietario y paguen costas procesales correspondientes, más el resarcimiento de daños y perjuicios ocasionados.

Citados los demandados, se apersonaron Maximiliano Rodríguez Camacho y Cristina Peredo de Rodríguez, alegando ser propietarios de un lote de terreno de 1.280 m2, adquirido de su anterior propietario Clemente Canaviri Condori (suegro del demandante) inmueble adquirido mediante Escritura Pública de 19 de octubre de 1998, registrado en Derechos Reales en fecha 25 de noviembre de 1998 a fs. y partida Nº 656 del Libro Primero de Propiedad de la Provincia Carrasco del Departamento de Cochabamba, al mismo tiempo oponen excepciones previas de incompetencia, impersonería del demandante, obscuridad, contradicción e imprecisión en la demanda.

Sustanciado el proceso en primera instancia el Juez de Partido Mixto de Ivirgarzama, mediante Sentencia de 20 de diciembre de 2013, cursante de fs. 304 a 311 y vta., declaró improbada la demanda de reivindicación de derecho propietario. Contra esa Resolución de primera instancia, los demandantes Clemente Coronado Laime y Nancy Canaviri Peñaloza  interpusieron recurso de apelación, en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, por Auto de Vista de 02 de octubre de 2014, revoca la Sentencia apelada; declarando probada la demanda planteada por Clemente Coronado Laime y Sra., en contra de esta última Resolución de segunda instancia los demandados recurren de casación en el fondo, mismo que se pasa a considerar y resolver.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del contenido del Recurso de Casación en el fondo, se tiene lo siguiente:

  1. Acusa, violación de las leyes sustantivas e incumplimiento de los requisitos establecidos por el art. 327 del Código de Procedimiento Civil, señalando que la demanda interpuesta en su contra sería defectuosa conforme los datos del proceso, aspecto que no habría sido considerado por el Tribunal de Alzada, violando lo establecido en el art. 90 del Código de Procedimiento Civil. Asimismo consideran que es facultad del Ad quem disponer la nulidad del proceso debido a que la demanda ordinaria no cumpliría las exigencias del art. 327 num. 5) del Código de Procedimiento Civil respecto de la cosa demandada, en sentido de que no habría sido designada con exactitud la extensión superficial que los demandados deberían reivindicar. Asimismo cuestiona la cuantía, art. 327 num. 8) del mismo cuerpo de leyes.
  2. Acusa que el Auto de Vista refiere únicamente el derecho propietario de los demandantes Clemente Coronado Laime y Nancy Canviri Peñaloza de Coronado, correspondiente al lote de terreno Nº 18, cuya extensión superficial es de 480 m2, ubicado en la urbanización Coronado de la población de Bulo Bulo, debidamente inscrita en Derechos Reales bajo la matricula Nº 3126010004968, asiento A- 2 de fecha 09 de agosto de 2011, misma que hubiera sido suficiente para determina la acción reivindicatoria, considerando ser una Resolución completamente ilegal, ya que los demandados también tendría registrado su derecho propietario con anterioridad al demandante, registrado en Derechos Reales a fs. y partida Nº 656 del Libro Primero de Propiedad de la Provincia Carrasco de fecha 25 de noviembre de 1.998, aspecto que el Tribunal de Apelación no habría considerado, por tanto se habría violado el derecho propietario y lo dispuesto por el art. 1.538 del Código Civil, respecto de la publicidad y el art. 1545 del mismo cuerpo de leyes, referido al derecho preferente que tienen.
  3. Acusa de ilegal al Auto de Vista, por ser vulneratorio del art. 1453 del Código Civil, incidiendo de que ambas partes cuentan con derecho propietario inscrito en las oficinas de Derecho Reales, al efecto manifiesta “CUANDO EXISITEN DERECHO CONTROVERTIDOS ENTRE ADQUIRENTES DE UN MISMO INMUEBLE, NECESARIAMENTE DEBE ANALIZARSE LA TRADICIÓN DEL INMUEBLE CON CONFLICO PARA DETERMINAR LA PREFERENCIA ENTRE ADQUIRENTES Y ASI APLICAR LA NORMA CONTENIDA EN EL ART. 1545 DEL CODIGO CIVIL”.  Denuncia que el Tribunal de Apelación no habría efectuado la compulsa necesaria del legajo procesal y determinar la existencia de prueba literal que acredita que los demandado hoy recurrentes también  habrían registrado su derecho propietario con anterioridad al registro de la urbanización Coronado, por lo que se haría violando el art. 1545 del Código Sustantivo de la Materia.
  4. Señala que el Tribunal de Apelación no advirtió que la demanda es defectuosa, que al margen de no contener los requisitos establecidos por el art. 327 del Código de Procedimiento Civil, en la relación de hecho no manifiestan cuando estuvieron en posesión y cuando la perdieron, cuando se dio el supuesto avasallamiento que denuncian, en qué fecha, que año,  aspectos que los demandantes no habrían demostrado de manera fehaciente la posesión y perdida de esta, más al contrario los demandados habrían probado que se encuentran en posesión de su terreno hace aproximadamente 20 años, cumpliendo la función social, así lo tienen manifestado los testigos de descargo y que no hubieran sido valorados en segunda instancia.
  5. Acusan ilegal aprobación de la urbanización denominada Coronado, aspecto que habría sido demostrado en el proceso, ello en razón de no haber cumplido con los requisitos técnicos exigidos por el Gobierno Municipal, extremo que se advierte en el contenido de la  Resolución Administrativa Nº 067/2011 y el Certificado D.DUC 023/2013 emitido por la Dirección de Urbanismo y Catastro del Gobierno Municipal de Entre Ríos.
  6. Finalmente señala que habría interpuesto excepciones previas, mismas que fueron rechazadas por Resolución de 06 de junio de 2013, Resolución que fue objeto de apelación y concedido en el efecto diferido, no habiéndose pronunciado el Tribunal sobre la misma, por lo que pide a este Tribunal la nulidad, por haberse vulnerado el debido proceso u la seguridad jurídica de las personas.

Bajo esos argumentos expuestos, interponen recurso de casación en el fondo, pidiendo al Tribunal de Casación, dicte Resolución conforme determina el art. 271 Inc. 4) del Código de Procedimiento Civil, casando el Auto de Vista y declarando improbada la demanda de reivindicación.

CONSIDERANDO III:                                                          FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Con relación a los puntos impugnados y a fin de resolver el recurso de casación en el fondo, es necesario hacer las siguientes puntualizaciones:

1.- Acusa violación de las leyes sustantivas, alega incumplimiento de los requisitos establecidos por el art. 327 del Código de Procedimiento Civil, señalando que la demanda interpuesta en su contra seria defectuosa, denuncia  violación del art. 90 del Código de Procedimiento Civil.

De la revisión, análisis y contrastación del recurso, se evidencia que los demandados Maximiliano Rodríguez Camacho y Cristina Peredo de Rodríguez, en su memorial de respuesta a la demanda opusieron excepciones de incompetencia en razón de la cuantía entre otras, conforme lo dispone el inc. 8) del art. 327 del Código de Procedimiento Civil, aspecto que fue resuelto mediante auto de 06 de junio de 2013, rechazando la excepciones previas opuestas por extemporánea.

Sin embargo cabe señalar además que los recurrentes una vez citados con la demanda tenían la facultad de solicitar al Juez de la causa (considerado incompetente) la declinatoria conforme lo disponen los Arts. 13 y 14 del Código adjetivo de la Materia, si bien interpusieron la excepción previa de incompetencia prevista por el Art. 336 num. 1) concordante con el art. 337 del Código del Adjetivo de la Materia, impersonería en el demandante; sin embargo lo hicieron fuera del plazo establecido por ley habiendo dado lugar a que se opere la extensión tácita de la competencia prevista en el último parágrafo del Art. 13 de la Ley Nº 025, de modo tal que no corresponde cuestionar la incompetencia en esta instancia. En ese sentido se tiene la SC Nº 1157- R de 15 de agosto de 2003 y 0181- RCA de 10 de julio de 2014, mismas que han establecido los lineamientos para la preclusión, señalando que por principio general del derecho ningún acto procesal puede estar a disposición de las partes de forma indefinida, ya que los mismos tienen un plazo prudencial y razonable, y si el agraviado no presentó oportunamente su reclamo; se entiende de que no tuvo el interés para que sus derechos y garantías sean restituidos.

2.- A los puntos 2, 3, 4 y 5, Acusa que el Auto de Vista refiere únicamente el derecho propietario de los demandantes Clemente Coronado Laime y Nancy Canviri Peñaloza de Coronado, correspondiente al lote de terreno Nº 18, cuya extensión superficial es de 480 m2, ubicado en la urbanización Coronado de la población de Bulo Bulo, debidamente inscrita en Derechos Reales bajo la matricula Nº 3126010004968, asiento 2 de fecha 09 de agosto de 2011, sin considerar la prueba que acredita el derecho propietario de los recurrentes que también se encontraría registrado en Derechos Reales a fs. y partida Nº 656 del Libro Primero de Propiedad de la Provincia Carrasco de fecha 25 de noviembre de 1.998, aspecto que el Tribunal de Apelación no habría considerado, por tanto se habría violado el derecho propietario y lo dispuesto por el art. 1.538 del Código Civil, respecto de la publicidad y el art. 1545 del mismo cuerpo de leyes, referido al derecho preferente que tienen, que los demandados cuentan con derecho propietario y que se encuentran en posesión del mismo hace aproximadamente 20 años, finalmente señalan que la urbanización denominada Coronado  fue ilegalmente aprobada.

Al respecto y por la naturaleza del proceso debemos señalar que doctrinalmente se dice que la acción reivindicatoria es la que tiene el propietario que no posee frente al poseedor que no es propietario. Así, Puig Brutau, citado por Néstor Jorge Musto, en su obra Derechos Reales, señala que la reivindicación "es la acción que puede ejercitar el propietario, que no posee contra el poseedor que, frente al propietario, no puede alegar un título jurídico que justifique su posesión". Ahora bien cuando el demandado de reivindicación resista esa pretensión alegando ser el propietario de la cosa, la acción reivindicatoria adquiere una función compleja, pues aunque en principio sea una acción de condena, si lo que se discute es la posesión entre partes que sostienen o demuestran derecho propietario sobre la cosa, la acción no puede ser de mera condena sino que previamente se tendrá que decidir a quién corresponde la titularidad del derecho, en otras palabras tendrá que hacerse un juicio declarativo de mejor derecho de propiedad.

En cambio, si la resistencia del demandado de reivindicación se reduce a la situación de hecho, sin alegación y por lo tanto sin controversia sobre el derecho, el resultado será una sentencia de simple condena en la faz petitoria. Entablada la acción reivindicatoria podrá entonces presentarse los siguientes supuestos: a) El actor presenta título de su derecho y el demandado no lo presenta; b) Tanto el actor como el poseedor demandado presentan títulos.

Para el caso de Autos lo que nos interesa es el segundo supuesto, es decir aquel en el que tanto el actor reivindicante como el poseedor demandado presentan cada uno títulos de propiedad, en cuyo caso esta resistencia conlleva a que previamente se establezca a quién le corresponde el mejor derecho.

Por otro lado, conviene también precisar que en su sentido procesal, la prueba es un medio de verificación de las proposiciones que los litigantes formulan en el juicio con la finalidad de crear la convicción del juzgador, en el ejercicio de esta atribución, las pruebas producidas deben ser apreciadas por los jueces de acuerdo a la valoración que les otorga la Ley, esto es lo que en doctrina se denomina el sistema de apreciación legal de la prueba, puesto que el valor probatorio de un determinado elemento de juicio está consignado con anticipación en el texto de la Ley; o, la apreciación de los medios probatorios deben efectuarse de acuerdo a las reglas de la sana crítica, que constituye una categoría intermedia entre la prueba legal y la libre convicción, entendiendo con Couture, que las reglas de la sana crítica son, ante todo las reglas del correcto entendimiento humano en las que intervienen las reglas de la lógica, con las reglas de la experiencia del Juez, es decir, con arreglo a la sana razón y a un conocimiento experimental de las cosas. En consecuencia, el Juez que debe decidir con arreglo a la sana crítica, no es libre de razonar a voluntad, discrecional o arbitrariamente.

Bajo el lineamiento precedente se tiene que:

Mediante memorial cursante de fojas 46 a 48 y vta., Clemente Coronado Laime y su Sra. interponen demanda de reivindicación de la fracción de 80 m2 del lote de terreno signado con el Nº 18, cuya superficie es de 480 m2, ubicado en la Colonia Eñe Leuca, Bulo Bulo, Provincia Carrasco del Departamento de Cochabamba, Registrado en Derechos Reales bajo la matricula Nº 3126010004968, Asiento A-2 de fecha 09 de agosto de 2011.

Asimismo, los demandados Maximiliano Rodríguez Camacho y Cistina Peredo de Rodríguez contestaron la demanda, mediante memorial de fojas 75 a 78 y vta., indicando que el lote del terreno cuya reivindicación se demanda sería de su propiedad, misma que lo hubieron de su anterior propietario Clemente Canaviri Condori (suegro del demandante) mediante Escritura Pública de 19 de octubre de 1998, cuya superficie es de 1.280 m2, encontrándose registrado en Derechos Reales en fecha 25 de noviembre de 1998 a fs. y en la partida Nº 656 del Libro de Propiedad de la Provincia Carrasco del Departamento de Cochabamba, por lo que señalan que sobre el lote que poseen tienen pleno derecho de propiedad, cuestionando por ello la reivindicación pretendida. Igualmente opusieron excepciones previas de incompetencia, impersonería en el demandante, argumentando ser propietarios del lote que poseen, cuyo antecedente dominial fuera anterior al del actor.

Con estos antecedentes, de la revisión de obrados así como de las pruebas presentadas en la tramitación del presente proceso, y en aplicación del principio Iuris Novit Curia, corresponde establecer que Clemente Coronado Laime, por documentación de fs. 17 acredita ser propietario del lote de terreno Nº 18, cuya extensión superficial es de 480 m2, ubicado en la urbanización Coronado de la población de Bulo Bulo, mismo que se encuentra debidamente inscrita en Derechos Reales bajo la matricula Nº 3126010004968, asiento 2 de fecha 09 de agosto de 2011 

Asimismo, Maximiliano Rodríguez Camacho y Cristina Peredo de Rodríguez, acreditan ser propietarios de lote de terreno signado con el Nº 23, cuya extensión superficial es de 1.280 m2, ubicado en la Colonia Eñe Lauca, Bulo Bulo, Provincia Carrasco, adquirido de su anterior propietario Clemente Canaviri Condori, el mismo que se encuentra debidamente registrado en Derechos Reales a fs. y partida Nº 656 del Libro Primero de Propiedad de la Provincia Carrasco de fecha 25 de noviembre de 1.998.

Por otro lado cabe destacar que el informe pericial que cursa de fs. 194 a 237 de obrados, elevado por el perito Ángel Quiroga García propuesto por el demandante establece en la parte conclusiva del referido informe (fs. 213) 6.1 “CONCLUSIONES de acuerdo a la fotocopia de plano de lote proporcionado por el Sr. Maximiliano Rodríguez donde existe sello de aprobación por el Municipio de Entre Ríos, con R.M.T.A. 75/2011 de 18/08/2011, sin embargo el plano de urbanización

del Sr. Clemente Coronado Laime y Sra., está aprobado con R.M.T.A. Nº 67 de fecha 21/05/2010, por lo que el Gobierno Autónomo Municipal de Entre Ríos deberá aclarar al respecto….” Entre otros puntos señala “También se pudo determinar con precisión la sobreposición que existe en el lote Nº 18 Manzano Nº 42 propiedad del Sr. Clemente Coronado Laime, entre la propiedad del Sr. Maximiliano Rodríguez….La superficie de sobreposición existente es de 72.20 m2….” Contradictoriamente se tiene la Certificación D.DUC 024/2013 de 12 de septiembre de 2013 de fs. 243 a 244) emitido por la Dirección de Urbanismo y Catastro. Gob. Municipal de Entre Ríos, misma que certifica lo siguiente:

De los informes descritos se infiere que no existe seguridad sobre la existencia de sobreposición, creando conflicto entre los propietarios, pues de haber sido así, el Gobierno Municipal no debió proceder a aprobar los planos de los litigantes en las superficies solicitadas y acreditadas, por lo que no queda claramente establecida la supuesta sobreposición alegada por la parte demandante.

Para el caso concreto, el artículo 1453 parágrafo I del Código Civil, previene que "el propietario que ha perdido la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o la detenta", en este entendido, "el fundamento de la acción de reivindicación, reside en el poder de persecución y en la inherencia del derecho a la cosa, que es propio de todo derecho real, en general y, en particular, del derecho de propiedad (Messineo), es así, que la reivindicación se origina en el derecho propietario de quien reclama dicha pretensión, por lo que, éste también no solo tendrá que demostrar la titularidad del derecho propietario que pretende reivindicar a su favor, sino también su mejor derecho sobre aquel, a cuya razón, en el presente caso para la reivindicación se debe necesariamente probar que su pretensión de su derecho de reivindicación con justo título propietario sobre el inmueble objeto de la reivindicación cuya titularidad no tenga resistencia. Como ya se había indicado, es decir, aquel caso o situación en el que tanto el actor reivindicante como el poseedor demandado presentan cada uno títulos de propiedad, en cuyo caso la Resolución del litigio pasa necesariamente por determinar a quién le corresponde el mejor derecho a poseer, lo que conlleva necesariamente el juicio declarativo de mejor derecho de propiedad.

De legajos se tiene que Clemente Coronado Laime habría inscrito su derecho propietario el 02 de fecha 09 de agosto de 2011 en Derechos Reales, posterior a la inscripción realizada por Maximiliano Rodríguez Camacho y  Cristina Peredo de Rodríguez, quienes a su vez habrían registrado su derecho propietario en Derechos Reales a fs. y partida Nº 656 del Libro Primero de Propiedad de la Provincia Carrasco de fecha 25 de noviembre de 1.998, tal como se evidencia a fs. 17 y 71 de obrados respectivamente. Documentos que se encuentran respaldados por los artículos 1286, 1289 y 1296 del Código Civil, con relación al parágrafo I del art. 397 del Código de Procedimiento Civil, llegando a la conclusión y siendo que, por la particularidad del caso, este Tribunal no encuentra la procedencia para la reivindicación de la fracción de 80 m2 del lote de terreno signado con el Nº 23, ubicado en la Colonia Eñe Lauca Bulo Bulo, Provincia Carrasco del Departamento de Cochabamba en favor de los demandantes Clemente Coronado Laime y Nancy Canaviri Peñaloza, al existir una resistencia de la parte demandada alegando con documental idónea ser propietarios de la cosa demandada, por lo que ambos justiciables demandantes y demandados podrán hacer valer sus derechos a través de un proceso de reconocimiento de mejor derecho de propiedad en el que demuestren convenientemente sus pretensiones, ya los demandantes simplemente indican que existiría sobreposición, sin embargo no se encuentra acreditado que los demandados estén poseyendo una extensión mayor a la que tienen por derecho de compra. En cuya consecuencia corresponde dar aplicación a lo dispuesto por el artículo 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de los artículos 271 num. 4) y 274 del Código Adjetivo Civil, en función al recurso de casación en el fondo CASA el Auto de Vista de 02 de octubre de 2014, de fojas 356 a 357 y vta.,  pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, mantenido la Sentencia de primera instancia.

Sin responsabilidad por ser excusable

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran.

Fdo. Mgdo.Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Quinto