TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                SALA CIVIL



Auto Supremo:413/2015

Sucre:10 de Junio 2015

Expediente: CH-3-15-S

Partes: Cesar Franz UñoCaceresC/Genaro Uño Alonzo

Proceso: Pago de Daños y Perjuicios y otros.

Distrito: Chuquisaca


VISTOS: El recurso de casacióninterpuesto por Genaro Uño  Alfonzode fs.228 a 229 vta., impugnando el Auto de VistaNº SCI-552,de fecha 24 de noviembre 2014 de fs. 218 a 220, pronunciado por la Sala Civil, Comercial y Familiar Primera del Tribunal Departamental de Chuquisaca, dentro del proceso de Pago de Daños y Perjuicios y Otros interpuesto porCesar Franz Uño CácerescontraGenaro Uño Alonzo, la concesión de fs.236, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de PartidoSexto en lo Civil y Comercial de la Capital de Sucre, dicta Sentencia de fs. 152 a 154, Resolución por la cualdeclara PROBADA EN PARTE la demanda de fs. 20 a 22 subsanada a fs. 30 de obrados, probada únicamente en  cuanto a la subasta pública de la pala cargadora y la división del precio entre las partes e improbada en cuento al pagode utilidades o ganancias y los daños y perjuicios demandados, disponiéndose que una vez ejecutoriada esa Resolución se disponga la venta de la pala cargadora objeto de Litis en subasta pública y en ejecución de Sentencia, se proceda, a la división del monto rematadoentre las partes en un 50% a cada uno.

Contra esa Resolución,Genaro Uño Alfonzo interpone recurso de apelación de fs. 166 a 173, motivo por el cual, la Sala  Civil, Comercial y Familiar Primera del Tribunal Departamental del Tribunal Departamental de Chuquisacaemitió el Auto de VistaNº SCI-552fecha24 de noviembre de 2014, de fs. 218 a 220 vta., por el cual,Confirma totalmentela Sentencia, con costas. 

Resolución  de segunda instancia  que fue  impugnada por Genaro Uño Alfonzo de fs. 228 a 229 y vta. con los fundamentos expuestos en su recurso, mismo que previa sustanciación, fue concedidoy se pasa analizar.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Refiere que no es evidente que su recurso no cuente con fundamento o expresión de agravio, que el tribunal de segunda instancia hubiese realizado una incorrecta interpretación del art. 491 del C.P.C., “Código Civil” desarrollado en el recurso de apelación  ya que, el mismo especifica qué tipo de contrato se debe realizar en documento público, entre los que se halla el de compra y venta de maquinaria que es registrada en la aduana nacional y no se debe desconocer, y si bien no se a dicho nada en relación a la documental de compra y venta 12-7-2001, empero el Juez de la causa debió aplicar el fin supremo de justicia por lo que, no solo se ha valorado incorrectamente esta prueba sino se aplicó indebidamente esta norma.

Expresa que en el caso en cuestión el documento base para la demanda  no cuenta con el valor legal otorgado por el art. 491 del C.P.C., “Código civil” en ese sentido el Juez de la causa debió aplicar la norma con prudente criterio, ya que, se le estaría despojando  de un bien que siempre ha sido de su propiedad.

Solicitando en definitiva casar el Auto de Vista

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De todo el recurso se evidencia que el mismo gira en torno  a que se hubiese realizado una incorrecta interpretación del art. 491 del C.P.C., “Código Civil” desarrollado en el recurso de apelación  ya que, el mismo especifica qué el contrato de compra y venta de maquinaria se debe realizar en documento público, y que en este documento objeto de litis no se lo realizó, por cuanto no debió darse aplicabilidad a ese documento, debiendo aplicarse  el principio de verdad material.

Corresponde señalar que si bien el recurrente refiere infracción del art. 491 del código adjetivo de la materia, empero  del contexto del recurso se advierte que el reclamo gira en torno al art. 491 del código sustantivo civil por lo que másallá de esta mera formalidad corresponde dar respuesta al presente recurso.

Del caso en cuestión se desprende dos puntos, el primero referente a que el contrato de compra  y venta de maquinaria es un contrato que debe realizarse en documento público,  y este documento al no contener esta formalidad no tendría validez,  por lo que, los de instancia hubiesen aplicado de manera errada lo establecido en el art. 491del C.P.C., “Código Sustantivo” sobre dicho agravio corresponde señalar que en principio el recurrente simplemente hace referencia al art. 491 del Código Sustantivo de la Materia, sin hacer mayor mención a otras normas  o cuerpos legales en si, al margen dicho documento objeto de Litis no ha sido refutado o desconocido en su contenido, ya que, en ningún momento se ha negado el consentimiento dado en el mismo, por cuanto este documento privado tiene toda la validez, mientras no sea declarado nulo por ley, por cuanto su reclamo resulta intrascendente.

Como segundo punto, se advierte el tema de la verdad material, que no se hubiese aplicado el mismo al caso de Autos, sobre dicho punto en principio la alusión hecha por el recurrente no es clara en su exposición para establecer como no se hubiese aplicado este principio, al margen de dicha deficiencia,  del análisis de obrados claramente se advierte la existencia de un documento  de fs. 3y vta., conforme estipula el art. 519 del C.C., el contrato tiene fuerza de ley entre partes, si bien la norma de manera exagerada otorga el nivel de ley al contrato, empero, realizando un análisis se puede advertir que la intencionalidad del legislador era la de otorgar vinculatoriedad a lo convenido conforme al aforismo PACTA SUNT SERVANDA, el cual significa que toda convención o acuerdo debe ser cumplido.

Teniendo como norte lo referido, conforme se desprende de los documentos de fs. 3 y vta., así como de fs. 38 y vta., evidencian que el bien objeto de Litis pertenece a las partes en calidad de copropietarios; mismo que tiene la fuerza de ley entre partes, mientras no sea declarado nulo, y al tener esta calidad de bien proindiviso por la copropiedad, tal como manda el art. 167 del Código Sustantivo de la materia el ahora demandante no se encuentra obligado  a permanecer en esta copropiedad, hallándose facultado a iniciar esta acción, por lo que, no se evidencia que se hubiese actuado por parte de los de instancia fuera del marco de la verdad material.

Por todo lo expuesto este Tribunal Supremo de Justicia falla en la forma prevista por los arts. 271 num2 y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.Inum. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2),  y 273 del Código de Procedimiento Civil,  declara  INFUNDADO el recurso de casación interpuestoGenaro Uño Alfonzo de fs. 228 a 229 y vta., contra el el Auto de Vista  Nº SCI-552 de fecha 24 de noviembre 2014 de fs. 218 a 220, pronunciado por la Sala Civil, Comercial y Familiar Primera del Tribunal Departamental  de Chuquisaca, con costas.


Se regula el honorario profesional en la suma 1.000 Bs.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo.Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Quinto