TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                S A L A  C I V I L



Auto Supremo: 394/2015                                                                         Sucre:         09 de junio 2015                                                                 Expediente: LP-35-15-S                                                                     Partes: Martha Selvidia Márquez Falcón. c/ Pedro Chino Condori y Ernestina 

            Mamani de Chino

Proceso: Mejor derecho propietario, acción negatoria y reivindicación.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 194 a 195, interpuesto por Pedro Chino Condori y Ernestina Mamani de Chino, contra el Auto de Vista Nº 385/2014 de fecha 11 de noviembre de 2014, cursante de fs. 188 a 189 y vlta., pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso ordinario de mejor derecho propietario, acción negatoria y reivindicación, seguido por Martha Selvidia Márquez Falcón contra los recurrentes, la concesión del recurso de fs. 198; los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:                                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Tramitado el Proceso, el Juez Primero de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de El Alto, emitió la Sentencia Nº 36/2014, de fecha 13 de febrero de 2014, cursante de fs. 160 a 163, declarando PROBADA EN PARTE la demanda interpuesta por Martha Selvidia Márquez Falcón, reconociéndole por consiguiente la acción negatoria y la reivindicación de su propiedad que le asiste sobre el bien inmueble ubicado en la urbanización 25 de julio, Senkata, Lote N° 14, Manzano I, con una superficie de 300 mts2. Restándose la cuota parte del Sr. Pedro Chino que le corresponde como heredero de su padre Carmelo Chino Carrillo; asimismo, concedió a los demandados en plazo de 10 días de ejecutoriada la sentencia y pasada en autoridad de cosa juzgada, para restituir a la legitima propietaria el referido lote de terreno, bajo alternativa de expedirse el correspondiente mandamiento de desapoderamiento en caso de negativa, disponiendo que la actora pueda ejercer todas las acciones tendientes al uso, goce y disfrute de su derecho propietario.

Contra la referida Sentencia, ambas partes interpusieron Recurso de Apelación, los que cursan de fs. 170 a 171 y de 173 a 174 y vlta.

En merito a esos antecedentes, la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, emitió el Auto de Vista Nº 385/2014 de fecha 11 de noviembre de 2014, cursante de fs. 188 a 189 y vlta., por el que CONFIRMÓ la Sentencia recurrida. Con costas.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en el fondo, interpuesto por Pedro Chino Condori y Ernestina Mamani de Chino, el que se pasa a considerar y resolver.

CONSIDERANDO II:                                                                         HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1. Acusan que al emitirse el Auto de Vista recurrido, se realizó una incorrecta interpretación de los arts. 1286 del Código Civil y 397 del Código de Procedimiento Civil, porque no tomaron en cuenta las pruebas que aportaron, principalmente la inspección judicial que realizó el Juez A quo, la que fue realizada en dos ocasiones y que demostrarían que en el inmueble objeto de la Litis habrían realizado mejoras y actos de conservación durante casi 20 años.

2. De igual forma, denuncian que no se valoró ni tomó en cuenta el avalúo adjuntado al expediente sobre las construcciones y mejoras realizadas en el inmueble, prueba en la que señalan estaría detallada todas las inversiones y gastos hechos en el inmueble.

3. Señala que la decisión asumida en el presente proceso se traduciría en un desconocimiento de la solución normativa que corresponde a las particularidades circunstancias que se habrían demostrado en primera instancia y que habrían sido denunciadas oportunamente en el recurso de apelación.

En razón a esos antecedentes solicitan se emita Auto Supremo casando el Auto de Vista declarándose improbada la demanda principal y se reconozca las inversiones en tiempo y dinero sobre la conservación del inmueble en un valor justo.

CONSIDERANDO III:                                                            FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En virtud a la revisión del recurso de casación que fue interpuesto en el fondo, corresponde señalar que los agravios expuestos en el mismo corresponden a la forma y no así al fondo del proceso, toda vez que los mismos acusan agravios en el procedimiento o errores in procedendo, por lo que en aplicación de los principios pro actione y pro homine, corresponde ingresar a considerar los mismos.

1. Respecto a que el Tribunal Ad quem no habría tomado en cuenta la inspección judicial que realizó el Juez de primera instancia, diremos que, revisado el recurso de apelación que fue interpuesto por los ahora recurrentes, se evidencia que en dicho memorial éstos denunciaron como agravios la falta de valoración de la prueba adjunta de fs. 48 a 76 de obrados, especialmente del avalúo técnico del inmueble, de igual forma, acusaron que el Juez A quo no tomó en cuenta que la actora nunca estuvo en posesión física del inmueble y, finalmente, en el punto 3, acusaron que dicho Juez no se manifestó y no dispuso nada sobre los gastos, construcciones, trabajos “y perjuicios” que realizaron durante 18 años, de lo señalado se evidencia que los recurrentes en su recurso de apelación no acusaron nada sobre la inspección judicial, razón por lo que el Tribunal de Alzada en aplicación del principio de congruencia, respondió a los agravios que fueron formulados, pues la falta de relación entre lo solicitado y lo resuelto contradice dicho principio procesal, en ese entendido y toda vez que el Tribunal de Alzada no se manifestó sobre la inspección judicial porque el mismo no fue acusado, se concluye que el agravio que acusan en este punto resulta injustificado.

2. Con relación a que el Tribunal de Apelación no tomó en cuenta el avalúo adjuntado al expediente sobre las construcciones y mejoras realizadas en el inmueble, diremos que, ante la denuncia en el recurso de apelación, de la falta de valoración de dicha prueba, en el punto IV.1 del considerando IV del Auto de Vista recurrido, los jueces de Alzada, señalaron que: “…, en el caso de autos, el avalúo referido puntualiza “AVALUO TECNICO COMERCIAL”, es decir que se realiza un estudio al bien inmueble para determinar su valor comercial, y no así lo detallado por los recurrentes, además se tiene que tener en cuenta que el mismo fue realizado para el conocimiento de la Dra. M. Elizabeth Callejas Avila, Conciliadora del Centro Integrado de Justicia D-8, conforme se evidencia de la fotocopia de fs. 77, y no para efectos del presente proceso.” (sic), de lo señalado se observa que el Tribunal de Apelación respecto al agravio denunciado en el recurso de apelación, si se pronunció sobre dicha prueba, resultando consiguientemente falso el agravio acusado en este punto sobre el hecho de que dicha prueba no habría sido valorada o tomada en cuenta por el Tribunal de Apelación.

3. Finalmente en este punto del recurso de casación, los recurrentes se limitaron a señalar un supuesto “desconocimiento de la solución normativa”, sin especificar en términos claros y concretos qué ley o leyes habrían sido vulneradas o aplicadas y falsa o erróneamente, ni en qué consistiría dicha vulneración falsedad o error y como ocasionarían agravio en los recurrentes, en ese sentido sobre este punto no existe nada que considerar.

Consiguientemente, por las razones expuestas corresponde fallar en la forma prevista en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Pedro Chino Condori y Ernestina Mamani de Chino, contra el Auto de Vista Nº 385/2014 de fecha 11 de noviembre de 2014, cursante de fs. 188 a 189 y vlta., pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Con costas.

Se regula honorarios del abogado en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto