TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL

Auto Supremo: 393/2015

Sucre: 9 de Junio 2015         

Expediente:SC-8-15- S

Partes:JesúsSaramani Estrada c/ Ana María Eguez Melgar

Proceso:Guarda de Menor

Distrito: Santa Cruz

VISTOS: El recurso de casación en parte de fs. 132a133, interpuesto por Jesús Saramani Estrada, contra el Auto de Vista de fecha 16 de septiembre 2014, cursante a fs 130, emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia del Distrito de Santa Cruz, en el proceso ordinario de Guarda de menor, seguido por el recurrente en contra de Ana María Eguez Melgar; la concesión de fs. 138, los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Segundo de Partido de la Niñez y Adolescencia de la Capital, el 12 de febrero de 2014, pronunció Sentencia, cursante a fs. 100 a 102, que declaró Probada la demanda de guarda, otorgando la guarda de los niños Samira Saramani Eguez y Sebastián Saramani Eguez de 9 y 7 años de edad en favor del progenitor y demandante Jesús Saramani Estrada, fijando un régimen de visitas a la madre cada 15 días , menores que visitaran en la Cárcel de Palmasola a su progenitora conforme a los horarios de visita (jueves, sábado, domingo o feriados). 

Contra dicha determinación, presentó recurso de apelación, la parte demandante (el padre), el mismo fue elevado al Tribunal de alzada, autoridad que confirmo la Sentencia; estableciendo para el régimen de visitas, que el progenitor no está obligado a llevar a sus hijos a la cárcel de Palmasola, es decir que si no quiere hacerlo personalmente deberá para este cometido, entregarlos a horas 8:00 a un familiar de la progenitora para que los lleve y los devuelva a su padre el mismo día, máximo a horas 20:00.

Contra el indicado Auto de Vista, la parte demandante (el padre) presentó recurso de casación en parte, que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Acusa que la Resolución de segunda instancia en su parte dispositiva confirma la Sentencia bajo el argumento central de que sus pretensiones estarían basadas en apreciaciones subjetivas carentes de sustento probatorio. Por otro lado indica que existe incongruencia en el Auto de vista al señalar en el régimen de visitas que el actor no estaría obligado a llevar a los menores al recinto penitenciario y que otra persona (familia) podría hacerlo desde 8:00 hasta horas 20:00 decisión ultra petita porque no fue pedida formalmente.

Continua indicando que, el Tribunal de alzada no se percató que en la parte dispositiva de la Sentencia fuera de disponer las visitas cada 15 días se agrega entre paréntesis (jueves, sábado, domino o feriado) considerándola la designación de días ambigua y perjudicial para las actividades escolares y laborales.

En base a dichos aspectos solicita que dicte Auto Supremo casando en parte el Auto de Vista dejando sin efecto la entrega a horas 8:00 a un familiar de la progenitora para que los lleve y los devuelva al padre máximo a las 20:00 en el régimen de visitas y modificar la misma cada 30 días disponiendo además la otorgación de amplias y suficientes garantías personales por parte de la demandada.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el caso de Autos, el recurrente de forma general acusa sobre las visitas de los hijos a la madre, programadas por el Juez A quo y ratificadas en parte y moduladas por el Tribunal de alzada, derecho que tiene que ser analizado conforme a lo siguiente:

El derecho de visitas de los padres con respecto a los hijos y viceversa, no puede ser privado a ninguno de los progenitores ni mucho menos a los niños con respecto a sus padres, siendo este un derecho fundamental de todo niño, niña y adolescente tal como lo previene el art. 27 de la Ley Nº 2026 y los arts. 58 y 59 de la Constitución Política del Estado, al margen de ello también se tienen los tratados internacionales sobre tema del menor que establecen esa situación; en todo caso esa restricción únicamente pueda darse de manera excepcional en casos de extrema gravedad y previamente demostrados, situación que no ocurre en el caso presente, donde las acusaciones, no pasan de ser meras subjetivaciones, carentes de prueba alguna, toda vez que en la litis no existe  nada concreto y objetivo que haga presumir que la madre de los menores tenga la intención de causar daño al recurrente, denuncia que sin prueba alguna, no otorga presunción y a más de ser verdad lo acusado como agravio, este no puede ser motivo para negar a los menores su derecho de visitas a su madre, quienes tienen el derecho de interactuar y convivir con su progenitora, manteniendo el vínculo materno filial,  por tanto, la determinación del Ad quem respecto a que los menores puedan ser llevados a la cárcel de Palmasola por un familiar en los horarios establecidos, no daña en nada el derecho de la parte recurrente, más al contrario efectiviza el régimen de visitas establecido en Sentencia, y precautela el derecho que cuentan los menores de estar con su madre y viceversa, aspectos que debe tener presente el recurrente en virtud siempre de velar por el interés superior delos menores.

Con respecto a los días fijados para la visita que resultarían ambiguos (jueves, sábado, domingo o feriado), se entiende que los menores tienen el derecho de visitar a su madre cada quince días, o sea, transcurridos esos días, ya sea que caiga en jueves, sábado, domingo o feriado, conforme al rol de visitas del recinto penitenciario, los menores podrán concurrir cualquiera de esos días, si los menores se encuentran estudiando, las visitas serán realizadas los días domingo para no perjudicarles en los estudios o en un día feriado para que puedan compartir con su madre, derecho que no puede ser soslayado por el padre ni por ninguna autoridad, bajo la absurda acusación de ser ambigua la determinación asumida por los Tribunales de instancia.

Al margen de ello, la argumentación traída en casación están referidos a velar su propio interés y no precisamente los derechos de los menores cuya guarda se debate, situación no acorde a la realidad pues debe tenerse en cuenta que prima el interés del niña, niño y adolescente frente a los derechos del recurrente.

Finalmente, indicar que, la relación del menor con respecto a su madre y viceversa, indudablemente es necesaria toda vez que según los antecedentes del proceso, la madre por motivos queno corresponde a la litis, se encuentra recluida en la cárcel de Palmasola, situación legal de la madre que no le priva de estar con sus hijos y de mantener ese vínculo maternal que es necesario para los menores.

De lo manifestado se concluye que no se advierte mala valoración de la prueba o incongruencia en la determinación asumida por los Tribunales de instancia que amerite dar luz verde al recurso de casación presentado en la litis, motivo por el cual, el mismo deviene en infundado.

Por lo anteriormente señalado, corresponde resolver en la forma prevista en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara: INFUNDADOel recurso de casación en parte de fs. 132 a 133, interpuesto por Jesús Saramani Estrada, contra el Auto de Vista de fecha 16 de septiembre 2014, cursante a fs 130, emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia del Distrito de Santa Cruz. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.   

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani


Fdo. Mgdo.Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto