TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                           S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 391/2015                                                                        Sucre: 9 de Junio 2015                                

Expediente: CB 39 15 S

Partes: Elizabeth Ramallo Crespo c/ José Luis Crespo Benavides y otra

Proceso: Usucapión

Distrito: Cochabamba


VISTOS: El recurso de casación de fs. 687 a 691 y vta., formulado por Elizabeth Ramallo Crespo, contra el Auto de Vista REG/S.CII/ASEN.138/02.12.2014, de 02 de diciembre de 2014 que cursa de fs. 677 a 679 pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba en el proceso de usucapión seguido por la recurrente en contra de José Luis Benavides Crespo y otra, la concesión de fs. 706, los antecedentes del proceso y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Segundo de Partido en lo Civil de Quillacollo, pronuncia la Sentencia signada con Partida Nº 26 de 10 de junio de 2014 que cursa de fs. 634 a 639, declarando improbada la demanda de fs. 8 ampliada a fs. 38 y probadas las excepciones perentorias de improcedencia, detentación precaria y falta de causa idónea de fs. 65 a 67 e improbadas las excepciones perentorias opuestas por los demandados de falsedad, ilegalidad, falta de acción y derecho, violencia dolo e interrupción.

Resolución que al ser apelado, fue resuelto mediante Auto de Vista de fs. 677 a 679 que confirma la Sentencia apelada, fallo que a su vez es recurrida de casación objeto de estudio.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del recurso redactado con carencia de sistematización, se tienen que los puntos acusados de infringidos son los siguientes:

1.- Acusa incorrecta aplicación de los arts. 87, 88, 89, 138, 1492, 1493 del Código Civil,  señala que se ha generado errores en la decisión y en la actuación procesal. Señala que de fs. 20 en el que de fija día y hora de inspección para el 22 de marzo, sin estar citadas las partes, por lo que se infringe el art. 119, 120, 125 y 131 del Código de Procedimiento Civil, acto en el que se recibe la declaración de Albina Fuentes Almanza, habiéndose infringido el art. 7 del mismo cuerpo legal y causado vicio de nulidad, pues debía esperar efectuarse las citaciones y cita los arts. 50 y 51 del adjetivo de la materia.

2.- Señala que en fs. 24 cursa el poder Nº 357/2006, otorgado por Encarnación Fuentes Almanza y José Luis Benavides Crespo, en favor de Albina Fuentes Almanza, que es insuficiente para apersonarse y responder en demandas de usucapión, con ello se infringe los arts. 4 num. 1, 58, 90 del Código de Procedimiento Civil, pues el poder adjuntado no cumple con el art. 821 del Código Civil, siendo insuficiente el poder el Juez debió rechazar al apersonamiento de Albina Fuentes Almanza, pues de su parte en escrito de fs. 31 ha rechazado la personería de Albina Fuentes, que fue aceptado por decreto de 24 de abril, empero posteriormente acepta los memoriales de la nombrada. Asimismo señala que por decreto de 30 de abril de 2007 con carácter previo se acompañe certificación, empero el Juez da curso a los memoriales de fs. 41, 42, 43 y 74 por lo que también infringe el art. 120 del Código de Procedimiento Civil.

3.- Señala que a fs. 65 los demandados Benavides-Fuentes, plantean excepciones perentorias de falsedad, ilegalidad, falta de acción y derecho, violencia, dolo, falta de legitimación para obrar, detentación precaria, que no están determinados en los incs. 7 al 11 del art. 336 del Código de Procedimiento Civil, pues el Juez ha admitido excepciones inventadas por el demandado, no habiendo dado cumplimiento a los arts. 340, 342, 336, 3 inc. 1 y 90 del adjetivo de la materia, pues conforme al art. 340 dichas excepciones debieron ser rechazadas, pues en su memorial de fs. 76 solicito que se rechacen dichas excepciones empero en Sentencia da curso a dichas excepciones.

Así refiere que en cuanto a la excepción de detentación precaria e interrupción, falta de causa idónea, no están tipificadas en el art. 335 num. 6 al 11 del Código de Procedimiento Civil, empero ha valorado de forma equivocada al declarar probadas dichas excepciones, por lo que se infringió los arts. 115 (protección oportunidad de los derechos), 119 (igualdad de oportunidades), 120 (a ser odio por una autoridad jurisdiccional competente).

Acusa que en cuanto a la excepción de improcedencia, tampoco figura en el art. 335 del Código de Procedimiento Civil,  por lo que se atenta a sus derechos previstos en el art. 115 y 119 y 120 de la Constitución Política del Estado.

4.- Por otra parte acusa interpretación errónea de la ley se realizó una falsa aplicación de la norma en la Sentencia, refiriendo que en el punto 5 el Ad quem señaló que en a fs. 25, cursa un documento de compromiso de entrega y desocupación suscrita por José Luis Benavides Crespo y Ángel Gualberto Benavides Ascuy, pues en la cláusula tercera existe un nombre sobrepuesto que invalida su valor legal, pues él entre lineado no fue salvado, por lo que se infringió el art. 3 inc. 1 y 90 del Código de Procedimiento Civil.

5.- Señala que de fs. 526 cursa carta manuscrita y le da todo el valor en la Sentencia de fs. 634 infringiendo, violando e interpretando erróneamente el valor probatorio de forma equívoca, refiriendo que son legales y validos los instrumentos privados y firmados por el otorgante y reconocidos ante autoridad competente conforme señalan los arts. 1289, 1300 del Código Civil a los efectos del art. 434 del Código Civil, suponiendo que la misiva fue presentada por Gualberto Benavides, dicha prueba no tiene valorar legal, por carecer de legalidades, pues esta supuesta carta sería un documento privado que según el doctrinario Georgi ingresa en el campo del documento privado en su sentido amplio, sin embargo, se le da todo el valor legal, cuando debió merecer un reconocimiento de firmas y rúbricas. Señala que el Ad quem se apoya en el art. 1320 del Código Civil, al considerar que la presunción le da todo el valor a la misiva en base al art. 477 del Código de Procedimiento Civil, cuando la ley señala su admisión a la prudencia del Juez y en casos en que se permita la prueba testifical, y no para misivas manuscritas, por lo que no se debió exigir el análisis grafológico para determinar si es letra del ciudadano.

6.- Señala que la “Alcaldía Municipal” no ha participado en la presenta causa, pues debió pronunciarse sobre la demanda.

7.- Refiere que de fs. 622, 265, 266, 123 a 130 cursan literales de préstamos de dinero con las que demuestra todas las mejoras introducidas, que no han sido consideradas.

Por lo expuesto solicita anular el proceso hasta el vicio mas antiguo casar el Auto de Vista.

CONSIDERANDO III.

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Tomando en cuenta que la redacción del recurso es confuso y carente de sistematización en el que no disgrega qué agravios son de forma y cuáles de fondo, este Tribunal considera que las acusaciones descritas en los numerales 1 al 3 y 6 del considerando anterior son de forma y los numerales 4, 5 y 7 son de fondo, por lo que se pasa a resolver de acuerdo a lo siguiente:

En la forma.-

Sobre la convocatoria a la inspección de visu (fs. 20), sin estar citadas las partes que se infringe el art. 119, 120, 125, 131 y 7 del Código de Procedimiento Civil; respecto a la acusación relativa a que el Poder Nº 357/2006, otorgado por Encarnación Fuentes Almanza y José Luis Benavides Crespo, en favor de Albina Fuentes Almanza, lo que implicaría infracción del art. 4 num. 1), 58, 90 del Código de Procedimiento Civil, pues el poder adjuntado no cumpliría con el art. 821 del Código Civil; y en cuanto a la forma de plantearse las excepciones perentorias por parte de los demandados, que no están inmersas en los incs. 7 al 11 del art. 336 del Código de Procedimiento Civil, y que el Juez no habiendo dado cumplimiento a los arts. 340, 342, 336, 3 inc. 1 y 90 del adjetivo de la materia.

Se dirá que estas acusaciones son nuevas en la fase de impugnación, pues de la revisión del recurso ordinario de apelación de fs. 641 a 644, se tiene que la recurrente no ha reclamado dicha acusación como agravio, sino que sus agravios fueron distintos a los expuestos líneas supra, por lo que este Tribunal no puede absolver el mismo, porque el sistema de impugnación vertical exige que los reclamos deban ser deducidos en las instancias pertinentes y agotando los mecanismo de impugnación, como señala el art. 258 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, de lo contrario se ingresaría en una resolución en “per saltum”, esto es pasar por alto el sistema de impugnación vertical, no admitido en nuestro sistema procesal, por lo que siendo estas acusaciones nuevas las acusaciones resultan ser improcedentes.

La acusación relativa a: “Si bien es cierto que la Alcaldía municipal no es parte del proceso, pero es un requisito indispensable y obligatorio para que la Alcaldía se pronuncie con memorial a la demanda principal”,  no explica el recurrente la infracción o la forma que pueda afectarle en sus derechos, por lo que la misma no tiene un sentido de agravio, consiguientemente resulta ser impertinente.

En el fondo.-

1.- Sobre la acusación de incorrecta aplicación de los arts. 87, 88, 89, 138, 1492, 1493 del Código Civil, no especifica en qué consistiría dicha infracción, tan solo es un encabezado para desarrollar el resto del recuro, por lo que dichas acusaciones carecen de fundamento.

2.- Por otra parte acusa interpretación errónea de la ley, que se realizó una falsa aplicación de la norma en la Sentencia, en cuanto a que el documento de fs. 25 cuya cláusula tercera estuviera fraguada al encontrarse el nombre sobrepuesto, y sobre la acusación de que en fs. 526 cursaría la carta manuscrita presuntamente por Gualberto Benavides, sin establecer que la misma le correspondiera al nombrado, caso para el cual se debió emplazar a un reconocimiento de firmas, ya que el Ad quem se apoya en el art. 1320 del Código Civil al considerar que se le da todo el valor conforme al art. 477 del adjetivo de la materia.

Sobre dichas acusaciones se dirá que de la revisión del recurso de apelación de fs. 641 a 644, no se evidencia que en dicho recurso ordinario, la recurrente haya cuestionado el documento de fs. 25 en sentido de que estuviera adulterado y que sobre dicha base la misma carecería de valor probatorio, tampoco ha cuestionado la calidad de la misiva de fs. 526 o que la misma debía ser emplazada a reconocimiento de firmas, por lo que este Tribunal tampoco puede ingresar a absolver dicha acusación, pues dicha infracción no ha seguido el sistema de impugnación vertical, de lo contrario absolver dicha acusación implicaría que se esté resolviendo en “per saltum”, no admitido en el sistema de impugnación de naturaleza vertical, pues en materia recursiva, conforme al sistema vertical de impugnación el damnificado con la Sentencia debe recurrir de apelación sobre la norma jurídica o sobre la valoración de los medios de prueba u otros, empero debe primeramente- impugnar en recurso de apelación y en caso de que el Tribunal mantenga la postura del A quo, puede impugnar dicho agravio en recurso de casación, ese es el conducto regular de impugnación; empero también puede suceder que si el argumento, fundamento o motivación del Auto de Vista sea nuevo o modificatorio en relación a la Sentencia de grado, en ese caso puede el damnificado recurrir de casación expresando el agravio, colacionado o modificatorio contenido en el Auto de Vista, sin que previamente haya recurrido del mismo en apelación, empero para este caso como se dijo- el Auto de Vista, debe efectuar una modificación en cuanto a la motivación o fundamentación respecto al criterio del A quo.

3.- En cuanto los medios de prueba de fs. 622, 265, 266, 123 a 130, que acreditarían las mejoras introducidas, se debe señalar que la Sentencia de grado concluyó que la actora ingresó al inmueble como esposa del detentador, lo que descalifica su permanencia en calidad de poseedora; ahora si la recurrente no estaba de acuerdo con dicha conclusión debió de iniciar la fase de impugnación cuestionando el mismo o hasta señalar que pese a la existencia de detentación, esa su calidad hubiera cambiado por efecto de la “interversión del título”, si las condiciones le fueran favorables; empero no insistir que haya introducido mejoras en el inmueble, que por los usos tanto los poseedores como los detentadores pueden introducir mejoras en propiedad ajena, por lo que no existe mayor fundamento sobre este punto, consiguientemente como se encuentra absuelto este último punto el recurso en el fondo resulta ser infundado. Por lo que en caso de haber introducido mejoras con recursos propios queda abierta la vía ordinaria para efectos de su devolución.

Por lo expuesto corresponde emitir fallo en base al art. 271 num. 1) y 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO.- La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num.1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2.010 y en aplicación de los arts. 271 num. 1) num. Con relación al art. 272 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE, el recurso de casación en la forma, y de conformidad a lo dispuesto en el art. 271 num. 2) y 273 del mismo cuerpo legal declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 687 a 691 y vta., formulado por Elizabeth Ramallo Crespo, contra el Auto de Vista REG/S.CII/ASEN.138/02.12.2014, de 02 de diciembre de 2014 que cursa de fs. 677 a 679 pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba. Con costas.

Se regula honorario del abogado de la actora en la suma de Bs.1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto