TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A   C I V I L


Auto Supremo:390/2015

Sucre: 8 de junio 2015                                                

Expediente:CB-24-15-S                                                        

Partes:Humberto Montecinos Aguilar. c/Paulina Montecinos Aguilar y María

Isabel Montecinos de Troncoso.                                

Proceso: Ordinario, nulidad de escritura pública.                                

Distrito: Cochabamba.

VISTOS:El recurso de casación de fs. 145-146, interpuesto por María Isabel Montecinos de Troncoso  y Paulina Montecinos Aguilarcontra el Auto de Vista de fecha 17 de octubre de 2014, cursante de fs. 140 a 141 de obrados  pronunciada por la Sala CivilPrimera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso ordinario, nulidad de escritura públicaseguido por Humberto Montecinos Aguilar contra Paulina MontecinosAguilar y María Isabel Montecinos de Troncosoel Auto de concesión del recurso de fs. 150, los antecedentes del proceso, y;


CONSIDERANDO I:                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, la Juez de Partido Sexto en lo Civil dela ciudad de Cochabambaen fecha 30 de enero de 2014 pronunció Sentencia cursante de fs. 122 a 126 por la cual  declara probada en todas sus partes la demanda de fs. 38-39 y ampliación de fs. 47 de obrados, probadas las excepciones perentorias de falsedad, ilegalidad e improcedencia opuestas por el actor contra las demandas reconvencionales e improbadas las excepciones perentorias de falsedad, falta de acción y derecho e improcedencia en la acción.

Contra esa resolución de primera instancia Paulina Montecinos Aguilar y María Isabel Montecinos de Troncoso dentro el plazo legal interpone recurso de apelación.

Concedido el indicado recurso la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba en fecha 17 de Octubrede 2014, cursante a fs. 140-140 vta.,de obrados pronunció Auto de Vista,  donde confirma la Sentencia, en contra de esta resolución las recurrentesinterpusieron el  recurso de casación o de nulidad.

CONSIDERANDO II:                DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que, la recurrente en su recurso señala lo siguiente:

El Auto de Vista al confirmar la Sentencia  que fuera impugnada por ellas no atendió su objeción, ya que la  Juez de partido no hizo una apreciación cabal de los medios probatorios, reconociendo como verdad única y absoluta una certificación y concluir declarando improbada la demanda reconvencional y probada la demanda, por su parte el Tribunal de apelación, señala que no hubo una fundamentación del agravio sufrido, no obstante de que señalaron que ese único elemento probatorio (certificación fs. 37), no tuvo otro medio probatorio que corrobore y que muestre la certeza de la certificación, ya que ellas no pudieron idear una situación como la que indica la referida certificación y que este hecho se fundamento como agravio y señalamos que al no haber una valoración de la prueba conforme señala el art. 397 del procedimiento civil, consecuentemente el recurso formulado se hace necesario, pues al no haber una correcta aplicación del art. 397 del C.P.C. en la valoración de la prueba, se tiene resoluciones que afectan a los intereses ya que ha generado en ellas incertidumbre, pues no se ha considerado su impugnación y que debió considerarse el fondo del proceso e impedir que una certificación no corroborada sirva para confirmar una Sentencia injusta como ilegal, por lo que solicitan se les concedan el recurso formulado y los antecedentes sean remitidos ante el Tribunal Supremo para su consideración.

CONSIDERANDO III:                                FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Conforme al recurso de  casación planteado por las recurrentes  y del análisis del mismo se tiene que este contiene un solo agravio que hace al recurso de casación en el fondo, sobre la errónea valoración de la prueba, por lo que en ese ámbito se dará respuesta al recurso.

Las recurrentes manifiestan quehubo errónea valoración de la prueba por los jueces de instancia dejándose entrever por el argumento expuesto que sería error de derecho,ya que no habría contrastado con otro medio probatorio que corrobore y que muestre la certeza de la certificación de fs. 37, por lo que hubo errónea apreciación de la prueba, debiendo tenerse presente que el error de derecho resulta recurrible cuando el medio de prueba los de instancia han considerado y confundido en cuanto a la asignación del valor probatorio, ejemplo declaraciones testificales con el valor probatorio de una confesión, corresponderá señalar además que unas son valoradas de acuerdo a las reglas de la prueba tasada y otras de acuerdo a las reglas de la sana critica, así pues en el caso de la prueba tasada puede que el Juez no la haya otorgado el valor que la ley le atribuye a cierto medio de prueba, como sería obviar un certificado emitido por autoridad competente o documento privado suscrito por las partes contratantes, que se encuentra regulado por la prueba tasada, no sucede lo mismo con las pruebas que deben ser sujetas a la valoración por la sana critica, en ellas se deberá observar si al momento de valorarlas el Juez los ha apreciado conforme a la lógica, ciencia y experiencia, que resultan ser las directrices que regentan a la valoración de la prueba del sistema de la sana critica.

Es preciso sin embargo señalar que la apreciación de la prueba es facultad privativa de los jueces de grado, de acuerdo a la valoración que les otorga la ley y cuando ésta no determina otra cosa, podrán hacerlo conforme a su prudente criterio o sana crítica, según dispone el art. 1286 del Código Civil concordante con el art. 397 parágrafo I de su Procedimiento. En esa tarea jurisdiccional la examinación de la prueba es de todo el universo probatorio producido en proceso (principio de unidad de la prueba), siendo obligación del Juez el de valorar en la Sentencia las pruebas esenciales y decisivas, ponderando ellas por sobre las otras; apreciación probatoria incensurable en casación, por ser una facultad privativa de los juzgadores de instancia, salvo que se demuestre error de hecho o de derecho.

De la revisión de obrados se advierte que las recurrentes a objeto de desvirtuar la prueba documental que se adjunto en calidad de pre constituida que se halla a fs.37, a tiempo de proponer prueba de conformidad al art. 379 del Código de Procedimiento Civil por el memorial de fs. 83, pidió se designe Perito con la finalidad  de que se realice el correspondiente estudio de la firma y rúbrica de la Sra. Notario que a decir de ellas extendió y suscribió la escritura, así como también se haga el estudio grafológico  de la firma de José Humberto Montecinos Aguilar en la minuta de fecha 20 de julio de 2006, habiendo el Juez de la causa por providencia de fecha 5 de febrero de 2011, cursante a fs. 84 aceptar el ofrecimiento de la prueba pericial, disponiendo alternativamente que la parte cumpla con lo dispuesto por el art. 380-4 del Código de Procedimiento Civil, notificadas como fueron las recurrentes con dicha providencia no cumplieron  lo determinado en la misma por lo que no se llego a realizar peritaje alguno, esta dejadez  o negligencia no se puede imputar a los Jueces de Instancia ya que las recurrentes con una simple afirmación no pueden desvirtuar la eficacia de la certificación de fs. 37, toda vez que, las demandadastenían todos los medios necesarios para desvirtuar esa certificación, conforme dispone el art. 375 numeral 2) que señala “Al demandado en cuanto a la existencia del hecho impeditivo, modificatorio o extintivo del derecho del actor”, consecuentemente las ahora recurrentes no han cumplido con la carga de la prueba establecida en el ya nombrado art. 375 del Código de Procedimiento Civil, por lo que los jueces de instancia han resuelto la presente causa en base precisamente a lo dispuesto por el art. 397 del CPC y no como erróneamente sostienen las recurrentes que  hubiera errónea apreciación de la prueba.

Por lo que corresponde emitir resolución en la forma establecida por el art. 271 núm. 2) y 273 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación o de nulidadinterpuesto por María Isabel Montecinos de Troncoso y Paulina Montecinos Aguilar contra el Auto de Vista de fecha 17 de Octubre de 2014, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, sin costas por  no haber sido respondido el recurso.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo.Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto