TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                             S A L A  C I V I L



Auto Supremo: 388/2015

Sucre: 08 de junio 2015

Expediente:         SC- 12 15 A

Partes: Edil Carmelo Portales Guzmán y Juan Arizon Portales Guzmán

           (Representado por Froilan Flavio Portales Guzmán). c/ Gobierno

            Autónomo Departamental de Santa Cruz de la Sierra y otros.

Proceso: Acción negatoria, mejor derecho propietario, cancelación de partida

              en DD.RR. y resarcimiento de daños y perjuicios.

Distrito: Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación y nulidad de fs. 1491 a 1494 y vta., interpuesto por Freddy Porfirio Varies Encinas contra el Auto de Vista Nº 49/2014 de 13 de  febrero de 2014 de fs. 1444 a 1446 pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso ordinario de acción negatoria, mejor derecho propietario, cancelación de partida en DD.RR. y resarcimiento de daños y perjuicios, seguido por Edil Carmelo Portales Guzmán y Juan Arizon Portales Guzmán representados por Froilán Flavio Portales Guzmán, contra el Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz de la Sierra y otros; la respuesta al recurso de fs. 1496 y vta.; el Auto de concesión de fs. 1497; los antecedentes del  proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:   

Después de interpuesta la demanda y planteadas las excepciones previas por el Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz y Daniel Eduardo Mercado Rodrigo, de impersonería en los demandantes y demandados, el Juez de Partido Quinto en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, por Resolución Nº 48/2011 de 25 de julio de 2011 (fs. 886-887) declaró probadas dichas excepciones; apelada la misma por los actores, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, por Auto de Vista Nº 191/2012 de 13 de julio de 2012 de fs. 1238 a 1240 y vta., revocó parcialmente la resolución, en contra de la misma el demandando Daniel Eduardo Mercado Rodrigo interpuso recurso de casación en el fondo y en la forma, que fue rechazado por extemporáneo.

Devuelto el expediente al Juzgado de origen, los demandantes al amparo de los arts. 304 y 305 del Código de Procedimiento Civil presentan desistimiento de la acción y del derecho; en atención a esa solicitud el Juez de la causa por Auto de 31 de octubre de 2012 de fs. 1257 dispuso la conclusión del proceso por desistimiento conforme al art. 305 del adjetivo civil ordenando se levanten todas las medidas precautorias que se hubieran dictado, y por Auto de 24 de diciembre de 2012 de fs. 1306 decretó ejecutoriada la misma.

En contra de la Resolución que declara la ejecutoria del desistimiento del proceso, Freddy Nogales Guzmán, Luis Antonio Banegas Domínguez (Ex Abogados de los demandantes), Fredy Porfirio Varies Encinas y Editha Margoth Zalzer (terceros), interpusieron recurso de apelación, habiendo sido todos rechazados por carecer de legitimación; sin embargo a consecuencia de haberse promovido recurso de compulsa por los dos últimos de los nombrados, se concedió sus recursos, siendo resuelto por Auto de Vista Nº 49/2014 de 13 de febrero de 2014 de fs. 1444 a 1446 que confirmó la resolución apelada; en contra de esta Resolución de segunda instancia, interpuso recurso de casación y nulidad únicamente Freddy Porfirio Varies Encinas.   

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del contenido del recurso de casación y nulidad se resume lo siguiente:

Acusa la violación de los arts. 3, 93, 304 inc. 2) y 90 del Código de Procedimiento Civil; art. 31 de la Ley 387 del Ejercicio de la Abogacía de 09 de julio de 2013 y arts. 115 y 180 de la Constitución Política del Estado, indicando que los Abogados (Freddy Nogales Guzmán y Luis Antonio Banegas Domínguez) titulares del presente proceso no otorgaron el pase profesional ni fue autorizado la intervención de otro profesional por la Comisión de Ética Profesional del Colegio de Abogados, y el Juez A-quo al haber permitido la participación del Dr. Kalman Strem Cuellar en el presente proceso, quien habría intervenido en forma desleal con su firma en los memoriales de solicitud de regulación de honorarios y de desistimiento del proceso, dándose incluso por notificado por el co-demandante Juan Arizon Portales G. (fs. 1260) con el ilegal Auto de desistimiento de fs. 1257, incurrió en nulidad total de dichas actuaciones procesales, por lo que pide la nulidad del Auto de Vista recurrido y la nulidad de obrados hasta fs. 1254 (solicitud de regulación de honorarios).

Manifiesta que su persona es el directo afectado con el Auto de Vista Nº 49/2014 de fs. 1444-1446 por tener la condición de sub adquiriente y comprador de buena fe del derecho de propiedad de los demandantes Edil Carmelo Portales Guzmán y Juan Arizon Portales Guzmán (lotes 10, 11 y 12), quienes habrían realizado una ilícita y desleal transacción económica a cambio de una fuerte suma de dinero con la parte demandada, llegando al extremo de desconocer la ubicación real de sus terrenos en perjuicio de muchas personas humildes como la suya, cuando tenían la obligación de garantizar con la evicción y saneamiento de ley, manifiesta que incluso posterior al recurso de apelación siguieron vendiendo lotes de terrenos a terceras personas.

Señala que en el memorial de fs. 1254 de solicitud de regulación de honorarios se habría falsificado la firma del co-patrocinado Juan Arizon Portales Guzmán y fue redactado por el Abogado Kalman Strem Cuellar con malicia y oscuros intereses económicos pretendiendo suprimir el patrimonio de los abogados titulares del proceso sin que se haya otorgado legalmente el pase profesional y exista causal para el alejamiento del patrocinio; ante esa situación afirma que el Juez de instancia se encontraba totalmente imposibilitado de dictar el Auto de aceptación del desistimiento de fs. 1256.

Señala que de acuerdo al CPC., el desistimiento es una acto personalísimo que debe hacer la propia persona del demandante o delegado con poder suficiente, lo que significa que necesariamente es la propia persona la que debe presentar el memorial de desistimiento; en el caso de autos indica que son dos los demandantes y conforme se evidencia a fs. 1255-1256 solamente concurrió a plataforma a presentar el memorial de desistimiento únicamente Edil Carmelo Portales Guzmán, no correspondiendo por parte del Juez A-quo la emisión del Auto de aceptación del desistimiento del proceso.

En bases a esos argumentos en su petitorio concluye (ver fs. 1306) solicitando que se anule el Auto de Vista Nº 49/2014 de fs. 1444-1446 y se ordene la nulidad de obrados hasta fs. 1252 inclusive.              

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Corresponde precisar que los medios de impugnación previstos en el Código de Procedimiento Civil responden a un sistema recursivo cuya regulación es de orden público, no pudiendo las partes litigantes ni los juzgadores alterar lo normado por ley.

Si bien el art. 180 parágrafo II de la Constitución Política del Estado garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales; sin embargo el ejercicio de ese derecho no debe concebirse como una potestad absoluta o ilimitada que atribuya al litigante la posibilidad de impugnar cuanta resolución considere ser gravosa a sus intereses o hacerlo a través de cualquier medio de impugnación o en cualquier tiempo y forma; por el contrario ese derecho reconocido a nivel constitucional debe ser ejercido conforme a las previsiones, exigencias y condiciones previamente normadas por la ley procesal.

Dentro de ese comprendido el Código de Procedimiento Civil en su art. 213 establece como regla general: I. Las resoluciones judiciales serán recurribles mediante impugnación de parte perjudicada”. II. “Sólo cuando la ley declare irrecurrible una resolución será permitido negarse al examen del recurso o someterlo a conocimiento del Juez que correspondiere”.

Con respecto a la procedencia del recurso de casación propiamente dicho, se tiene como normas básicas a los arts. 250.I y 255 del Código de Procedimiento Civil que señalan de manera expresa contra qué tipo de resoluciones procede dicho recurso extraordinario, y en el art. 518 del mismo cuerpo legal dispone de manera expresa que las resoluciones dictadas en ejecución de sentencia podrán ser apeladas solo en el efecto devolutivo sin recurso ulterior.  

En el caso específico, el recurrente interpuso su recurso de casación contra el Auto de fecha 24 de diciembre de 2012 de fs. 1306 que declara la ejecutoria de la resolución que dispone la conclusión del proceso por desistimiento.

De manera general, el desistimiento se encuentra normado en nuestro Código de Procedimiento Civil en sus arts. 303 al 308, Título VI del Libro Primero, como una de las formas de conclusión extraordinaria del proceso, y  siguiendo el criterio de la doctrina realiza una distinción entre desistimiento del proceso propiamente dicho y del desistimiento del derecho, diferenciándose ambos institutos en cuanto al alcance de sus efectos, sin embargo ambos tienen por finalidad concluir de manera extraordinaria y definitiva el proceso y una vez consolidada esa situación, produce los mismos efectos de una sentencia ejecutoriada.

En el caso sub lite, los demandantes solicitaron de manera expresa el desistimiento del proceso y del derecho conforme se evidencia del contenido del memorial de fs. 1256 y vta., lo que motivó al Juez de la causa a emitir el Auto de fecha 31 de octubre de 2012 que cursa a fojas fs. 1257 disponiendo la conclusión del proceso por desistimiento conforme a los alcances que establece el art. 305 del Cód. Pdto. Civ. y el levantamiento de todas las medidas precautorias que se hubieren dictado, y por Auto de 24 de diciembre de 2012 de fs. 1306, declara ejecutoriada dicha resolución adquiriendo la misma en cuanto a sus efectos la calidad de sentencia con valor de cosa juzgada, consiguientemente el Auto de 24 de diciembre de 2012 de fs. 1306 se trata de una resolución dictada en ejecución de sentencia por la similitud que existe entre la conclusión extraordinaria del proceso por vía de desistimiento con la conclusión normal a través de la emisión de una sentencia ejecutoriada.

Establecido los efectos que produce la conclusión extraordinaria del proceso por vía de desistimiento, el Auto de fs. 1306 que declara ejecutoriada la resolución del desistimiento, de acuerdo al art. 518 del Código de Procedimiento Civil, únicamente podía haber sido apelado en el efecto devolutivo sin recurso ulterior; sin embargo el Juez A-quo concedió dicho recurso de manera errónea en un efecto que no corresponde como es el suspensivo, lo que aperturó la posibilidad a la parte recurrente a que interponga recurso de casación de manera incorrecta contra la resolución de segunda instancia que la Ley procesal no reconoce la interposición de este tipo de recurso extraordinario por expresa determinación del art. 518 in fine, aspecto que imposibilita realizar la consideración del recurso traído en casación, por lo que el mismo deviene manifiestamente en improcedente.

Por las consideraciones descritas, corresponde emitir resolución en la forma prevista por el art. 271 num. 1) con relación al art. 272 num. 1) del Código de Procedimiento Civil

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación del art. 271 num. 1) y 272 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, declara, IMPROCEDENTE el recurso de casación y nulidad de fs. 1491 a 1494 y vta., interpuesto por Freddy Porfirio Varies Encinas contra el Auto de Vista Nº 49/2014 de 13 de  febrero de 2014 de fs. 1444 a 1446 pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz. Con costas.

Se llama la atención al Tribunal de alzada por no haber dado aplicación a lo dispuesto en el art. 262 num. 3) del CPC.

Se regula honorarios en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto