TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                            S A L A  C I V I L

                                       


Auto Supremo: 380/2015

Sucre: 2 de Junio  2015

Partes: Constructora e Inmobiliaria Aquavista Golf S.A. “CIA GOLF” c/

            Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de

            Santa Cruz   

Expediente: SC-67-15-Com

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El Recurso de Compulsa de fs. 26 a 27, interpuesto por Pedro Domingo Cristian Murillo Salinas abogado de la Empresa Constructora e Inmobiliaria Aquavista Golf SA “CIAGOLF S.A.”, contra el Auto de fecha 13 de abril de 2015 de fs. 12 del Testimonio de Compulsa, que niega la concesión del Recurso de Casación, interpuesto contra el Auto de Vista, pronunciado por Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso de Reivindicación seguido por Aurora Montoya de Alegría contra Henry Saturnino Quisbert y otros, los antecedentes del testimonio y;


CONSIDERANDO I:


De la revisión de los datos que cursan en fotocopias legalizadas se llega a establecer que dentro del caso ut supra, la  Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Santa Cruz, pronunció el Auto de Vista de fecha 18 de febrero de 2015 de fs. 1 a 2 vta., del cuadernillo de compulsa por el que se dispone lo siguiente: I.- Se confirma en todas sus partes, el otrosi 3ro., del Auto de fecha 13 de diciembre de 2013 de fs. 64 y vta., y se Confirma de manera  parcial el Auto de fecha 2 de diciembre  de 2013, de fs. 49 a fs. 52 y vta., solo en cuanto a lo resuelto a la prescripción. II.- En cuanto a las excepciones previas de incompetencia en razón a la materia, impersoneria en la demandante, obscuridad, contradicción e imprecisión en la demanda, la apelación contra dicho Auto, deben ser concedidas en efecto diferido, de conformidad  a lo previsto por el art. 24.I de la Ley 1760. III.- Se regula los honorarios profesionales en la suma de Bs. 2.000  que mandara a pagar el Juez inferior.

Determinación que fue impugnada vía Recurso de Casación, por la Constructora e inmobiliaria Aquavista Golf, S.A “CIAGOLF S.A.”, mediante su memorial de fs. 6 a 11 del testimonio.

Recurso que fue negado en su concesión mediante auto de fs. 12, Resolución contra la cual el ahora anunciante ha interpuesto anuncio de compulsa, mismo que previa sustanciación, es presentado ante este máximo Tribunal Supremo, con la respectiva compulsa de fs. 26 a 27 el mismo que se pasa analizar.      

CONSIDERANDO II:

Conforme con la previsión del art. 283 del Código de Procedimiento Civil, procede el recurso de compulsa en los siguientes casos:

1) Por negativa indebida del recurso de apelación;

2) Por haberse concedido la apelación sólo en el efecto devolutivo, debiendo ser en el suspensivo; y

3) Por negativa indebida del recurso de casación.

En este marco normativo, la competencia del Tribunal Supremo al momento de resolver la compulsa ha de circunscribirse a precisar si la negativa de concesión del recurso es legítima o no, tomando en cuenta para ello la regulación que prevé el Procedimiento Civil en función a la naturaleza de los procesos, las resoluciones pronunciadas en ellos y otros presupuestos procesales que hacen al régimen de los recursos. En otras palabras, corresponde determinar si el Tribunal compulsado adecuó su determinación en el marco de lo previsto por el art. 262 del Código adjetivo de la materia, es decir, 1) Cuando se hubiere interpuesto el recurso después de vencido el término. 2) Cuando pudiendo haber apelado no se hubiera hecho uso de ese recurso ordinario. 3) Cuando el recurso no se encuentre previsto en los casos señalados por el articulo 255., del referido cuerpo procesal, este último complementado por el art. 26 de la Ley Nº 1760 de 28 de febrero de 1997.

CONSIDERANDO III:

Que, conforme el art. 283 del Código de Procedimiento Civil, el recurso de compulsa tiene como única finalidad verificar la legalidad o no de la desestimación del recurso de casación, no teniendo este Tribunal atribuciones para tomar otra determinación sobre el contenido principal del proceso.

Que del análisis del Recurso de Compulsa, se establece que el recurrente fundamenta la negativa indebida bajo dos fundamentos:

1.- Que, se estuviesen vulnerando principios y garantías constitucionales, como al principio de impugnación, señalando que se debe dar prevalencia al derecho sustancial sobre el derecho formal.

2.- Que, de fs. 211 a 216 cursa memorial de Recurso de Casación en la forma o nulidad y de casación en el fondo, amparándose en el mandato de los arts. 253 incisos 1), 2) y 3), 254 inc. 1) y 4), 7) y art. 255 inciso 2) haciendo alusión a este último artículo de manera preferente al art. 255 inciso 2) del C.P.C., señalando que esta norma legal desvirtúa totalmente el argumento utilizado por el Auto de Vista de fs. 217 que expresa que el recurso de casación no se encuentra previsto en el art. 255 del Código de Procedimiento Civil, complementado por el art. 26 de la Ley Nº 1760.

En cuanto al primer punto, si bien resulta evidente que nuestro ordenamiento jurídico se halla sometido al orden constitucional (Constitución Política del Estado), dentro del cual se reconocen la prevalencia del derecho sustancial sobre el formal, empero, tampoco puede pretenderse que bajo dicha premisa se desconozca principios que rigen a la administración de justicia, sobre todo al debido proceso, ya que, en tema de recursos, el recurso de casación es considerado o asimilado a una nueva demanda de puro derecho no pudiendo ser confundido con otra instancia,  siendo procedente contra las resoluciones señaladas en el art. 255 del C.P.C., no pudiendo por lógica consecuencia pretender la procedibilidad de este recurso extraordinario contra cualquier Resolución, es por eso que el Tribunal de segunda instancia tiene la facultad de denegar este recurso, cuando la Resolución objeto del recurso no se encuentre enmarcada dentro de lo establecido en el art. 255 del C.P.C., no pudiendo pretender los recurrentes bajo otras premisas forzar la concesión de un recurso cuando la norma no permite dicho extremo, lo cual no implica la vulneración de derechos y garantías constitucionales sino el ejercicio del debido proceso, con la finalidad de evitar inseguridad jurídica.

Segundo, Teniendo presente lo anotado, el ahora recurrente establece que el art. 255 inc. 2) del C.P.C., permite la recurribilidad en casación del Auto de Vista impugnado que resuelve la excepción de incompetencia indicando que, no resultando evidente lo señalado por el ad quem en sentido de que no se encuentra enmarcado su recurso dentro de lo previsto por el art. 255 del Código adjetivo de la materia; siendo este el fundamento factico y jurídico, corresponde centrar el análisis en cuanto a esta excepción de incompetencia, para establecer los alcances de la misma.

De los pocos antecedentes remitidos, en si del Auto de Vista se puede extractar que el Juez de primera instancia ha declarado improbada la excepción de incompetencia por Auto de fecha 2 de diciembre de 2013, y posterior apelación el Juez Aquo la concede en el efecto devolutivo dicha excepción por Auto de Vista ha diferido la concesión de la apelación hasta una eventual apelación de la Sentencia, entonces si bien se ha resuelto una excepción de incompetencia empero, la decisión asumida en primera instancia no es una decisión definitiva, ya que, al ser declarada improbada y diferida la misma en su apelación, el régimen de apelación de esta determinación se encuentra enmarcada a lo establecido en el art. 24 de la Ley Nº 1760, en vista de que la misma no corta la competencia del Juez y permite seguir con la tramitación de la causa, a contrario sensu cuando esta Resolución de segunda instancia es revocatoria declarando probada esta excepción de incompetencia hace que el recurso de casación sobre dicha determinación sea procedente y por ultimo cuando la excepción es declara probada esta hace que el Juez pierda conocimiento de la causa constituyéndose en una resolución definitiva y en caso de ser confirmada por el Tribunal de apelación se activa la posibilidad del recurso de casación conforme establece el art. 255 num. 2) del C.P.C.

Teniendo definido todos los supuestos en el presente caso como se hizo referencia al haber sido declarada improbada y diferida la misma hasta una eventual apelación de la Sentencia en segunda instancia, esta determinación no es susceptible de casación no activándose por lógica el art. 255 num. 2) del C.P.C., por los motivos antes descritos.

En consecuencia no se evidencia que el Ad quem haya denegado incorrectamente el recurso de casación interpuesto. 

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en ejercicio de la atribución conferida por el art. 42 num. 4) de la  Nueva Ley del Órgano Judicial, declara ILEGAL, el recurso de compulsa interpuesto por Pedro Domingo Cristian Murillo Salinas abogado de la Empresa Constructora e Inmobiliaria Aquavista Golf S.A. “CIAGOLF S.A.”, contra el Auto de fecha 13 de abril de 2015.


En aplicación del art. 296 del Código de Procedimiento Civil, se impone costas y multa al compulsante que se gradúa en el equivalente a  tres días de haber del Juez ante quien se tramita la causa, conforme así lo dispone el Reglamento de Multas Procesales del Órgano Judicial, cuyo monto mandará hacer efectivo el Tribunal de Alzada.


Regístrese,  comuníquese y devuélvase.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto