TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                S A L A  C I V I L



Auto Supremo: 371/2015

Sucre: 02 de junio 2015

Expediente: O-11-15-S

Partes: Elías Flores Aguilar.  C/  Marcelina Flores Aguilar  y otro.

Proceso: Nulidad de Declaratoria de Herederos.

Distrito: Oruro. 


VISTOS: El recurso de casación en el fondo interpuesto por  Elías Flores Aguilar de fs. 242 a 243 vta., impugnando el Auto de Vista de  Nº 238/2014  fecha  26 de noviembre 2014, de fs. 237 a 240 vta., pronunciado por la Sala Civil  Primera del Tribunal Departamental  de Oruro,  dentro del proceso de Nulidad de Declaratoria de Herederos por Elias Flores Aguilar contra  Marcelina Flores Aguilar y Otro, la concesión de fs.  249, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                    ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Cuarto en lo Civil y Comercial de la ciudad de Oruro,  dicta Sentencia  de fs. 206 s 213 vta., resolución por la cual declara  improbada en todas sus partes la demanda interpuesta  por Elias Flores Aguilar, mediante memorial de fs.  12 a 13 vta., Complementada y subsanada a fs. 18 a 19 vta. y  fs. 23,  de Nulidad de Declaratoria de Herederos, establecida mediante resolución  No 322/2012 de fecha 30 de octubre de 2012, emitida por el juzgado de instrucción 2do en lo Civil, e improbadas  las pretensiones de nulidad y cancelación de las Partidas y Matriculas correspondientes a las inscripciones  que genero la resolución de Declaratoria de Herederos antes mencionada.

Contra esa resolución, Elías Flores Aguilar interpone recurso de apelación de fs. 216 a 217,  motivo por el cual, la Sala  Civil Primera del Tribunal Departamental de Oruro emitió el Auto de Vista  Nº 238/2014  fecha  26 de noviembre 2014 de fs. 237 a 240 vta., por el cual, confirma  la Sentencia con costas. 

Resolución  de segunda instancia  que fue  impugnada por Elías Flores Aguilar quien interpuso recurso de casación en el fondo de fs. 242 a 243 vta.    con los fundamentos expuestos en su recurso, mismo que previa sustanciación, fue concedido  y se pasa analizar.

CONSIDERANDO II:                                                                                       DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.-Expone que el Auto de Vista manifiesta que la petición del recurrente no tendría sustento jurídico y a tal efecto cita  a Carlos Morales Guillem en su obra  Código de Procedimiento Civil anotado y concordado y al tratadista Lino Enrique Palacio, indican que el Juez o el Tribunal de apelación debieron suplir las normas adecuadas al caso lo que no se realizó en el presente caso.

2.- Asimismo expone que el Auto de Vista al confirmar la Sentencia de primer  grado le otorga  todo el valor legal a las pruebas de contrario sin valorar sus pruebas, por lo que, al dictar  esa resolución se hubiese vulnerado el art. 17 de la Ley del Órgano Judicial, asimismo refiere que el artículo citado es interpretado como una obligación que tiene las autoridades de revisar de oficio todas las actuaciones dentro del proceso  y no solo limitarse a revisar la resolución cuestionada, ya que la resolución recurrida es arbitraria incongruente,  adolece de omisiones, errores y desaciertos de gravedad extremo que tornan inhábil el acto judicial, ya que, si bien la valoración de la prueba es incensurable en casación, pero puede ser revisada cuando se encontrare violación, interpretación errónea en la ley y cuando existiera  error de hecho o derecho en la valoración de la prueba, errores que se evidenciarían en la Sentencia al declarar improbada la demanda  y por su parte el Auto de Vista al confirmar esa determinación.

3.- Aduce incorrecta aplicación del art. 236 del CPC, exponiendo que el Auto de Vista debe circunscribirse  a los puntos resueltos por el inferior que hubiera sido objeto de apelación, y expresa que el Auto de Vista no se encuadra a los alcances del art. 236 del CPC ya que, los vocales de Sala civil no habrían realizado un análisis prolijo del proceso  confirmando una Sentencia ilegal.

Por lo que interpone recurso de casación en el fondo y solicita se case el Auto de Vista y se declare probada la demanda.

CONSIDERANDO III:                                                                       FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En cuanto al primer agravio, a prima facie se advierte una total falta de expresión de un agravio conciso y concreto, ya que simplemente se limita a transcribir doctrina referente a la concepción del principio de Iura Novit Curia y su aplicabilidad, si bien no ha sido señalado de manera clara  debe entenderse a este principio como -una calificación de la causa que otorga el Juez o Tribunal de segunda instancia en base a los hechos expuestos en la demanda-, sobre dicho punto, del análisis del proceso no se evidencia  que en primera o segunda instancia se solicitara la aplicabilidad de este principio (Iura Novit Curia) no pudiendo por sindéresis jurídica reclamar en esta etapa del proceso  dicho extremo o /y pretender una modificación total de la causa, esto por per saltum.

Al margen de lo anotado, si lo que pretendía o trataba de enfocar el recurrente en vista de que no resulta claro su agravio, era la incongruencia entre los hechos invocados en la demanda, el mismo debió ser impugnado vía recurso de casación en la forma y no en el fondo, como erradamente lo hizo, haciendo improcedente su agravio.

En su segundo punto, de manera genérica o confusa hace alusión a varios extremos como incorrecta aplicación del art. 17 de la LOJ, incorrecta aplicación de las normas y valoración errónea de la prueba de hecho  y derecho.

En cuanto a este impreciso agravio, podemos empezar  señalando que cuando acusa la violación del art. 17 de la LOJ, este reclamo resulta por demás impreciso y carente de toda lógica, en vista de que en ningún momento se ha aplicado este articulo por parte de los jueces de instancia, al margen si dicha norma hubiese sido aplicada la determinación hubiese sido anulatoria y en ese caso hubiese procedido la impugnación vía recurso de casación en la forma y no fondo,  lo cual en ningún momento  aconteció.

Empero, de manera confusa el recurrente afirma que el art. 17 de la LOJ es de aplicación obligatorio por parte de los jueces y tribunales, afirmación que cabe aclarar, ya que, este entendimiento errado,  ha sido  superado por este Tribunal Supremo, estableciendo y delineado la procedencia de la nulidad de obrados, cuando exista vulneración al debido proceso con incidencia al derecho a la defensa, aplicando los principios de trascendencia, especificidad, convalidación y conservación de actuados conforme al enfoque otorgado por el Nuevo Código procesal Civil de aplicación anticipada en cuanto al tema de las nulidades entre otros,  por lo que, la afirmación realizada no resulta correcta pero, merecía ser aclarada pese a su confusa impugnación.

Ahora si bien alude errónea interpretación de la norma y errónea valoración de la prueba de hecho y de derecho, pero, no específica que normas se hubiesen erróneamente interpretado o que pruebas se hubiera erróneamente valorado, extremo que inviabiliza que este Tribunal pueda ingresar a realizar un análisis del caso en cuestión por la falta de precisión, de cual la norma erróneamente valorada o cual la interpretación que debió otorgarse en la causa, lo mismo sucede en el caso de las pruebas, resultando improcedente este punto por los motivos anotados.

Y por último en cuanto a la errónea aplicación del art. 236 del CPC, en principio corresponde precisar que, cuando se habla de vulneración del art. 236  del Código adjetivo de la materia, se alude la falta de congruencia entre el recurso de apelación interpuesto y el Auto de Vista dictado, lo cual, debe ser impugnado vía recurso de casación en la forma y no en el fondo, ya que, de ser evidente el agravio acusado la resolución a dictarse es una anulatoria, conforme establece el art. 254-4) del CPC, teniendo presente lo expresado, el recurrente de manera incorrecta ha interpuesto recurso de casación en el fondo, cuando por lo señalado, si se pretendía impugnar la errónea aplicación del art. 236 del código adjetivo de la materia correspondía hacerlo vía recurso de casación en la forma y no en el fondo, haciendo inviable su petitorio, al margen de lo vertido el recurrente no expresa que agravio no ha sido respondido por el Tribunal de apelación, resultando en este punto también improcedente en su solicitud.

Por las razones expuestas corresponde a este Tribunal Supremo de Justicia fallar en la forma prevista por los arts. 271 num.1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del  art. 271 num. 1) con relación al art. 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil,           dedeclara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Elías Flores Aguilar de fs. 242 a 243 vta., contra el Auto de Vista de Nº 238/2014  fecha  26 de noviembre 2014 Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de 1.000 Bs.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator:  Rómulo Calle Mamani

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto