TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                         S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 367/2015                                                             Sucre: 02 de junio 2015                                                                 Expediente:         SC-21-15-S                                                                    Partes: Ramiro Rocha Garrón y José Orlando Rocha Garrón. c/ Pascuala Lira 

            Puma, Félix Lira Muñoz        .                         

Proceso: Desgravamen de anotación preventiva.                                

Distrito: Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación de fs. 154 a 156, interpuesto por Félix Luna Muñoz y Pascuala Lira Puma, contra el Auto de Vista Nº 476 de 27 de noviembre de 2014 de fs. 150 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justica de Santa Cruz, en el proceso de Desgravamen de anotación preventiva, seguido por Ramiro Rocha Garrón y José Orlando Rocha Garrón contra Pascuala Lira Puma y Félix Luna Muñoz, respuesta de fs. 159 y vta., concesión de fs. 160, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Primero de Partido en lo Civil Comercial de la ciudad de Santa Cruz, dictó Sentencia de fecha 28 de enero de 2014 cursante de fs. 127 a 131, por el que declara PROBADA la demanda de fs. 6 y vta., subsanada a fs. 10, interpuesto por los demandantes Ramiro Rocha Garrón y José Orlando Rocha Garrón, e IMPROBADA la demanda reconvencional de fs. 43 a 44 interpuesta por FELIX LUNA MUÑOZ, y ordena al Registrador de Derechos Reales, proceda a la cancelación de la anotación preventiva registrada en el Asiento B-1 de la Matrícula  No. 7.01.1.99.0001943, una vez ejecutoriada la resolución.

Resolución contra la que se interpuso recurso de apelación por Félix Luna Muñoz, mediante memorial de fs. 136 y vta.

En mérito a esos antecedentes la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió el Auto de Vista cursante de fs. 150 y  vta., por el que CONFIRMA la Sentencia de fecha 28 de enero de 2014.

Resolución que dio lugar al recurso de casación, interpuesto por parte de Félix Luna Muñoz y Pascuala Lira Puma, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                         HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Señala que el Auto de Vista se resolvió  sin la debida fundamentación, y que indica no haber ingresado al fondo del recurso de casación y tampoco observaría  de oficio las violaciones al debido proceso como la falta de legitimación.

Por otro lado refiere que el art. 253 inc. 1) y 3) del Código de Procedimiento Civil procederá el recurso de casación en los supuestos que transcribe. Que el Auto de Vista demostraría  las violaciones e interpretaciones erróneas y otros aspectos que demostrarían los agravios a los demandantes, que eso les causaría zozobra y perjuicio. Que por los antecedentes expuestos pide resolución de conformidad a lo previsto por los arts. 271 inc. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

Para finalizar transcribe los arts. 254, 257, 258, 260, 269, 271, 274, 253, sin explicación de su razón, y sin petitorio vinculante al caso.

CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:        

Sin embargo que los recurrentes de manera textual transcriben los artículos 253 y 254 del Código de Procedimiento Civil que norman los supuestos en los que proceden tanto el recurso de casación en el fondo como en la forma, no comprendieron la esencia de los mismos a fin de su correcto análisis, por lo que se hace preciso reiterar lo que este Supremo Tribunal sostiene en relación a los referidos recursos, en ese sentido se tiene que el recurso de casación puede ser interpuesto en el fondo, en la forma o en ambos al mismo tiempo, siendo de distinta naturaleza uno y otro medio de impugnación.

Aclarando que cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, se lo efectúa por errores en la resolución de fondo o en la resolución de la controversia, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del adjetivo civil, persiguiendo como finalidad la casación del Auto de Vista Recurrido y la emisión de una nueva resolución  que en base a una correcta interpretación o aplicación de la ley sustantiva o eliminando el error de hecho o de derecho en la valoración de la prueba, resuelva el fondo del litigio. En tanto que si el recurso se lo plantea en la forma, se lo realiza por errores de procedimiento, la fundamentación de agravios debe adecuarse a las causales contenidas en el artículo 254 del referido Código de Procedimiento Civil, teniendo como finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, lo primero sucede cuando la resolución recurrida contiene infracciones formales y, lo segundo cuando en la sustanciación del proceso se hubieren violado las formas esenciales del mismo y que se encuentren sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casas, es de inexcusable cumplimiento el mandato del art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consistes la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

De estos aspectos, de manera concluyente se establece que el recurso de casación en el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes.

En el caso de autos, no existe ningún elemento que pudiera considerarse el planteamiento diferenciado de qué aspectos fueran en la forma y que otros aspectos en el fondo, además del objetivo perseguido, pues de manera genérica se limitan a señalar que no hubo fundamentación, refiriendo al art. 253 del C.P.C., y sin explicación coherente alguna una presunta existencia de “violaciones e interpretaciones erróneas aplicaciones de la ley o el error de hecho o de derecho en la apreciación incorrecta de las pruebas”, que sin duda imposibilitan la consideración de lo que ellos los recurrentes- consideran fueran argumentos de un recurso de casación.

Tan incoherente es el planteamiento del “recurso” que peticionan señalando que “…el recurso de conformidad con el Art. 271 inc. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil…”, normativa que hace referencia a que el recurso sea declarado infundado, cuando el Juez o Tribunal  de casación no encontrare haber sido violada la ley o leyes acusadas en el recurso de nulidad.

Bajo las anteriores consideraciones, resulta insustancial hacer mayor análisis de lo expuesto en el memorial planteado como recurso de casación, correspondiendo en consecuencia resolver conforme prevé el art. 271 -1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación formulado contra el Auto de Vista Nº 476 de fs. 150 y vta., mediante memorial de fs. 154 a 156, por Félix Luna Muñoz y Pascuala Lira Puma. Con costas.

Se regulan los honorarios de profesional abogado en la suma de Bs. 700.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                           

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.        

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto