TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA 

                              S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 365/2015

Sucre: 02 de junio 2015

Expediente: LP- 15-15-S

Partes: Juan Carlos Mendoza Calderón. c/ Rossmery Isabel Callisaya Caballero y

            otro.

Proceso: Desconocimiento de paternidad.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 151 a 153, interpuesto por Juan Carlos Mendoza Calderón contra el Auto de Vista signada con la Resolución Nº S-314/2014 de 4 de septiembre de 2014 que cursa de fs. 146 a 147, pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso de desconocimiento de paternidad, seguido por el recurrente en contra de Rossmery Isabel Callisaya Caballero y otro, la concesión de fs. 158, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:                                                                       ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Jueza Segundo de Partido de Familia de la ciudad de La Paz, pronuncia la Sentencia N° 34/2014 de 27 de enero de 2014 que cursa de fs. 110 a 113, declarando probada la demanda de fs. 4 subsanada a fs. 9 disponiendo la cancelación de la partida de nacimiento del menor A.A.M.C.

Resolución de primera instancia que es recurrida de apelación por la demandada y resuelta mediante Auto de Vista de fs. 146 a 147 que revoca la Sentencia apelada y declara improbada la demanda, fallo que a su vez es recurrido de casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:                                                                          DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- Trascribe el contenido del Auto de Vista del considerando III num. 1) inc. a) num. iii párrafo III, para señalar que no es evidente que el A quo haya decidido sobre la única prueba presentada por el actor (estudio de movilidad espermática), pues en la Sentencia en los hechos probados se señaló que por la prueba literal consistente en el análisis de semiograma y por el certificado médico de fs. 64 de probados concluyó la ausencia de paternidad biológica.

Asimismo señala que  la prueba idónea para demostrar la filiación paterno filial entre el progenitor y el hijo es la prueba de ADN, empero la prueba de semiograma puede demostrar la relación paterno-filial, que fue realizado en el paciente Juan Carlos Mendoza Calderón, en su diagnostico labolatorial concluye que de acuerdo al historial en paciente se determina su infertilidad, como la ausencia completa de espermatozoides en el eyaculado, por lo que determina que nunca podría haber procreado, por lo que al afirmar que la única prueba es el ADN es limitar la prueba de las partes, además de ser subjetiva violando el art. 373 del Código de Procedimiento Civil, pese a ello la parte demanda fue  citada en varias oportunidades a la toma de muestras de ADN, impidiendo algunos funcionarios del IDIF que se remita la prueba realizada de manera privada por la demandada.

Señala que es falso que la Jueza no haya valorado la prueba y que la Jueza  ha dado cumplimiento al art. 397 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil.

2.- Trascribe el contenido del considerando III num. 1) inc. a num iii parágrafo IV del Auto de Vista para indicar que esa afirmación es falaz  ya que ha ofrecido y presentado documento legal como ser el certificado médico de fs. 64, el análisis de seminograma cumpliendo con los arts. 373, 374 num. 1), 375 num. 1), 398 y 399 parágrafo II num. 1), 401 parágrafo I del Código de Procedimiento Civil y arts. 1283 parágrafo I, 1285, 1297, 1298 del Código Civil.

Por lo expuesto solicita se case el Auto de Vista.

CONSIDERANDO III:                                                                      FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De conformidad a lo previsto en el art. 106 del Código Procesal Civil, aplicable al caso de autos conforme a la disposición transitoria segunda de la Ley Nº 439, se pasa a revisar si el la causa se ha observado la normativa procesal civil aplicable al caso de autos.

De la revisión de los antecedentes del proceso en primera instancia, luego de la apertura del término probatorio y la fijación de los puntos de hechos a ser demostrados (fs. 25 vta.), el actor solicitó la evaluación de ADN con la finalidad de demostrar que no es padre biológico del menor A. A., conforme al otrosí del escrito de fs. 29, a raíz de ello el A quo dispuso oficiarse al IDIF con la finalidad de que se elabore dicho examen genético, conforme consta en el decreto de fs. 31 vta., que fue suspendido por la inconcurrencia de la demandada y el menor de acuerdo al acta de fs. 36; posteriormente se dispuso oficiarse nuevamente al IDIF con la misma finalidad, de acuerdo a la ultima parte del Auto de fs. 39 vta., examen genético que no fue generado en la causa.

Sin embargo de lo expuesto el Ad quem en su decisorio de fs. 146 a 147 vta., señala que no se ha demostrado con prueba idónea la pretensión del desconocimiento de paternidad, cuando dicha prueba (examen genético por A.D.N.) ha sido solicitada por el actor empero no ha sido efectivizada por la ausencia de la demandada quien se encuentra bajo guarda del menor A. A. - por lo que si la convocatoria de la autoridad judicial no fue suficiente para que la demandada se haga presente a la toma de muestras para la prueba genética de A.D.N., la actitud de la demanda pasa sobre la voluntad del demandado, conducta de la demandada que debe ser reflexionada, pues no se trata un aspecto individual entre el actor y la demandada, sino un aspecto que atañe al derecho de filiación del menor nacido en una relación matrimonial, pues en base a esa filiación el menor podrá exigir afectividad, resguardo, asistencia respecto de su progenitor.

Se debe señalar que uno de los principios  de orden procesal, establecidos para la administración de justicia ordinaria es el de “verdad material” establecido en el art. 180 parágrafo I de la Constitución Política del Estado, que no solo significa que se deba fallar conforme a los sucesos acontecidos que consten en el proceso, sino que el operador judicial tanto de primera instancia como de segunda instancia, se encuentran en la libertad de solicitar la producción de distintos medios de prueba que puedan aclarar la polémica de las pretensiones de las partes, siendo así, en un proceso de desconocimiento de paternidad, si el Ad quem considera que la prueba genética de A.D.N. resulta ser la prueba idónea para determinar la paternidad del actor, debió generar la producción de dicho medio de prueba, en atención del principio de verdad material, y no señalar que no se ha probado con medio de prueba idóneo el desconocimiento de paternidad, pudiendo para ello intimar a la demandada a efectuar la toma de muestras del menor A.A. respecto al actor, para de esta manera determinar la existencia de la relación biológica entre el actor y el menor A.A., bajo alternativa de aplicar las presunciones en caso de reticencia, inclusive.

Por lo expuesto corresponde emitir fallo en aplicación del art. 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil ANULA, obrados hasta el decreto de 4 de agosto de 2014 (fs. 143) y dispone que el Ad quem genere la prueba genética de A.D.N. entre el actor y el menor A.A., para con su resultado emita la resolución pertinente.

Sin responsabilidad por ser excusable el error incurrido.

De conformidad a lo previsto en el art. 17 parágrafo IV de la Ley Nº 025, remítase copia de la presente resolución al Consejo de la Magistratura. 

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto