TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                              S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 363/2015

Sucre: 02 de junio 2015

Expediente: LP-26-15-S

Partes: Ignacio Choque Huanca. c/ Nicolasa Cuela Callisaya.

Proceso: Divorcio.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 96 a 100 vta., interpuesto por Nicolasa Cuela Callisaya contra el Auto de Vista  Nº 221/2014 de 02 de junio de 2014, cursante a fs.  92 y vta., pronunciado por la Sala Civil, Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso ordinario de Divorcio seguido por Ignacio Choque Huanca contra Nicolasa Cuela Callisaya, la respuesta de fs. 105 a 106, la concesión del recurso de fs. 107, y;

CONSIDERANDO I:                                                                 ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Juez Segundo de Partido de Familia de la ciudad de La Paz, pronunció Sentencia Nº 375/2013 de 12 de noviembre de 2013, cursante de fs. 71 a 74 y vta., que declara Probada la demanda de fs. 12 de obrados, interpuesta por la causal del art. 131 del Código de Familia, e Improbada la acción reconvencional de fs. 16-17 de actuados, interpuesta por el art. 130 inciso 4to) del Código de Familia. En consecuencia se declara disuelto el vínculo matrimonial que une a los esposos Ignacio Choque Huanca y Nicolasa Cuela Callisaya. Por otro lado, se homologa la Resolución Nº 125/2013 cursante a fs. 32 y 33 por la que se determinaron las Medidas Provisionales, en todos los términos de su redacción, quedando las partes a su fiel y estricto cumplimiento.

Resolución de primera instancia que es apelada por la parte demandada mediante escrito de fs. 77 a 79, que merece el Auto de Vista  Nº 221/2014 de 02 de junio de 2014, cursante a fs.  92 y vta., que Confirma la Sentencia apelada Nº 375/2013 de 12 de noviembre de 2013 cursante a fs. 71-74 de obrados. Resolución de Alzada que es recurrida de casación en el fondo por la parte demandada, que obtiene el presente análisis.

CONSIDERANDO II:                                                                         HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

De forma resumida se pasa a detallar los fundamentos de agravio que expone el recurrente:

En el fondo:

La recurrente refiere que en el Auto de Vista recurrido se ha alegado que debe tenerse en cuenta la “declaración” provocada a la cual fue diferida y por la cual ha manifestado que estarían separados desde el año 2006, cuya acta cursa a fs. 49-49 vta. de obrados, no debiendo valorarse este extremo toda vez que esta acta no refiere todos los antecedentes que ha declarado en el acta poniendo en conocimiento de la Juez varios extremos de maltrato que ha sufrido durante todos los años de matrimonio y su separación reciente a una reconciliación esporádica. Siendo además este extremo solo un indicio, no pudiendo ser considerado prueba conforme lo dispone la normativa procesal y constitucional. Y mucho menos un proceso incoado en el año 2008 por el demandante el cual no ha sido declarado probado y es ajeno a los datos cursantes en obrados.

Esta consideración y fundamentación que motiva dicho Auto de Vista Nº 221/2014 es completamente incongruente y no motiva la fundamentación ni la prueba ofrecida en el recurso de apelación. Ya que su persona ha acreditado en obrados que si bien su persona se encontraba separada del demandado esta separación es reciente y ha sido víctima de constantes malos tratos, sevicias e injurias por parte del demandante quien además hizo imposible su vida en común.

Agrega que la Resolución de Alzada se limita a apreciar la demanda principal incoada por el demandante, violando lo dispuesto en el art. 131 del Código de Familia que es la separación pública, libre, consentida, y continuada por más de dos años. Siendo inviable que ambas autoridades jurisdiccionales hayan declarado probada la demanda principal y omitida la prueba aportada y los recursos interpuestos.

Se demuestra expresamente la aplicación indebida de la ley ya que no se ha valorado ni pronunciado sobre el recurso interpuesto, evidenciándose un error de hecho y de derecho siendo incongruente los términos de la fundamentación del Auto que no se refieren ni siquiera lo mínimo de los términos apelados.

Por todo expuesto, y al amparo de lo dispuesto en el art. 250, 253 num. 1), 2) y 3), 255, 257, 258 y 260 del Código de Procedimiento Civil, interpone recurso de casación en el fondo contra el Auto de Vista recurrido, solicitando que el Tribunal Superior revoque en su total expresión dictando Auto Supremo que declare fundado este recurso y a tal efecto improbada la demanda de divorcio principal y revoca la Sentencia en su totalidad. Debiendo quedar firme y subsistente el vínculo jurídico matrimonial que a la fecha le une al demandante. 

CONSIDERANDO III:                                                               FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el fondo:

1. Sobre su denuncia de que el Tribunal de alzada ha tomado como prueba su confesión provocada cuando esta vale como simple indicio.

Al respecto, de la revisión del Auto de Vista ahora recurrido se evidencia que el Tribunal de Alzada conforme al principio de comunidad de la prueba y en el marco del art. 373 del Código de Procedimiento Civil, que preceptúa: “Todos los medios legales así como los moralmente legítimos aunque no especificados en este Código, serán hábiles para probar la verdad de los hechos en que se fundare la acción o la defensa”, ha realizado una valoración integral de todos los medios probatorios que fueron producidos por las partes, estableciendo que en el presente caso de autos no solo se hubo producido la confesión provocada de la parte demandada sino prueba documental (fs. 6 a 9, y 36), y testifical (fs. 54 a 57) que no ha sido desvirtuada por la parte demandada con prueba idónea; en ese antecedente del razonamiento efectuado por el Ad quem se tiene que la confesión provocada de la parte demandada, cuya acta cursa de fs. 47 a 49 y vta., ha sido asumida en el marco del art. 391 el Código de Familia, que dispone: “Se admite en el juicio de divorcio y de separación de los esposos toda clase de pruebas; pero la confesión y el juramento valdrán como simples indicios”, es decir, como simple indicio o prueba corroborativa.

En ese antecedente, al haber asumido certeza de la prueba documental y testifical referida, corroborada por la confesión provocada de la parte demandada, es decir por el conjunto de pruebas producidas, sobre la separación libremente consentida y continuada de las partes y por más de dos años, ha confirmado la resolución de primera instancia, no existiendo en dicha determinación infracción que amerite casación. Por lo que en esta parte no existe agravio evidente haciendo infundado el recurso interpuesto.

2. Sobre su denuncia genérica de incongruencia y falta de motivación, más allá de no señalar en que partes de la Resolución de Alzada constaría dicha incongruencia y falta de motivación, no corresponde su consideración en el recurso de casación en el fondo, sino en la forma, lo que no permite considerar el agravio denunciado.

Por otra parte, si bien denuncia haber sido víctima de constantes malos tratos sevicias e injurias por parte del demandante que desvirtuarían la separación de hecho demandada por la parte actora, sin embargo, a más de su mención no ha acreditado dicho extremo con prueba alguna, lo que de por si desvirtúa sus argumentos, haciendo inconsistente el agravio denunciado.

3. En relación a su denuncia de violación del art. 131 del Código de Familia, y aplicación indebida de la ley, corresponde manifestar que esta infracción no ha sido motivo del recurso de apelación, por lo que el Tribunal de Alzada no se ha referido al mismo, en consecuencia no existe una respuesta del Ad quem al respecto.

Consiguientemente, conforme al principio del "per saltum" (pasar por alto), la competencia del Tribunal de casación no puede aperturarse sin la existencia de pronunciamiento expreso por parte del Tribunal de Alzada sobre el nuevo punto reclamado recién en el recurso de casación, razón por la cual el recurso en esta parte deviene en impertinente. 

4. Finalmente, corresponde referir que tampoco especifica en que consiste el error de derecho o hecho, ni vincula éste último a ningún documento o acto auténtico que demuestre la equivocación manifiesta en que hubiere incurrido el juzgador, incumpliendo de esta manera a lo dispuesto por el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.  Lo que hace inconsistente el agravio denunciado.

En consecuencia, corresponde emitir resolución en la forma prevista en el arts. 271 num. 2), y 273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO, el recurso de casación en el fondo, de fs. 96 a 100 y vta., interpuesto por Nicolasa Cuela Callisaya contra el Auto de Vista Nº 221/2014 de 02 de junio de 2014, cursante de fs.  92 y vta., pronunciado por la Sala Civil, Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Con costas.


Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-


Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Tercero