TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 344/2015 - L

Sucre: 21 de Mayo 2015

Expediente: CB- 44 - 10 S

Partes: Oscar Vargas Choque c/ Helen Melania Quispe Suarez    

Proceso: Impugnación  y/o exclusión de paternidad y Otros.

Distrito: Cochabamba

VISTOS: El recurso de casación de fs. 73 a 74, interpuesto por Oscar Vargas Choque contra el Auto de Vista de fecha 10 de febrero de 2010, de fs. 70 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Justicia de Cochabamba, en el proceso Ordinario de Impugnación y/o exclusión de paternidad y consiguiente nulidad de acta de reconocimiento de hija y cancelación de apellido paterno en certificado de nacimiento, seguido por Oscar Vargas Choque en contra de Helen Melania Quispe Suarez, la contestación de fs. 79 y vta., Auto de concesión de fs. 80, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Segundo de Familia del Distrito Judicial de Cochabamba, emitió Sentencia N° 04, de fecha 12 de Noviembre de 2007, cursante de fs. 54 a 56, declara: IMPROBADA la demanda de principal de fs. 4, y PROBADA las excepciones perentorias planteadas contra la demanda principal y PROBADA en parte la demanda reconvencional de fs. 10 a 11. En consecuencia, se determina la validez legal del acta de reconocimiento efectuado por el progenitor Oscar Vargas Choque a favor de la menor  Kaeli Nineth, en fecha 05 de enero de 2004, ante el Oficial de Registro Civil No. 147, así como el certificado de nacimiento extendido por el Oficial de Registro Civil Nº 17, Libro Nº 19, Partida Nº 975, Folio Nº 075, con fecha de partida 05 de enero de 2004.- Por otro lado, de conformidad al Art. 210 del Código de Familia, se ordena al progenitor  satisfaga los gastos de gestación, y los de parto, fijándose la suma de Bs. 800, por dichos conceptos y una pensión a la madre durante seis semanas antes y seis semanas después del nacimiento de la menor Kaeli Nineth Vargas Quispe, estableciéndose dicha pensión en la suma de Bs. 800.- en ese sentido, se ordena al actor pague el monto de dinero por ambos conceptos cuya suma asciende al monto global de Bs. 1.600, en tercero día de ejecutoriada la presente Resolución, bajo conminatoria de ley.- Por otro lado, al haber el actor reconocido voluntariamente a la menor nombrada, según acredita el acta de reconocimiento  de fs. 2, se desestima el resarcimiento del daño material y moral solicitado por la demandada en su demanda reconvencional de fs. 10 a 11.

Contra dicha Sentencia Oscar Vargas Choque, interpuso recurso de apelación, que mereció el Auto de Vista de fecha 10 de febrero de 2010 de fs. 70 y vta., por el cual CONFIRMO la Sentencia apelada, Resolución que dio lugar al recurso de casación presentado por Oscar Vargas Choque el mismo que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- Acusa la violación de la ley, la interpretación errónea y aplicación indebida del art. 399 inc 4) del Código de Procedimiento Civil, arguyendo que en el Auto de Vista no se tomó en cuenta la prueba documental consistente en facturas de gastos médicos que habría realizado el recurrente.

2.- Impugna el Auto de Vista, señalando la aplicación falsa e indebida de la ley, violando de esta manera el Art. 397 del Código de Procedimiento Civil.  

Por lo que concluye solicitando al Tribunal de casación dicte Auto Supremo en aplicación de lo estatuido por el Art. 271 inc. 4) del Código Adjetivo Civil, case el  Auto de Vista apelado de 10 de febrero de 2010 de fs. 70 de obrados y dictando nueva Resolución declarando se acepte la prueba literal acompañada y disponga la ya cancelación de los gastos de parto y asistencia familiar.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

La jurisprudencia dictada por el Tribunal Supremo de Justicia, referente a la interposición del recurso de casación, ya sea en el fondo o en la forma, fue ampliamente desarrollada en distintos casos, donde se estableció que el recurso de casación es un recurso extraordinario, el cual es concedido para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley (art. 250 Código de Procedimiento Civil) ya sea que se presente en la forma o en el fondo o ambos a la vez, siempre y cuando cumplan con los requisitos formales previstos en el art. 258 num. 2) del Adjetivo Civil, es por ello que se afirma que el recurso de casación es equiparado a una demanda nueva de puro derecho en la que tienen que cumplirse requisitos de orden formal para su procedencia. No puede considerarse a este recurso como una nueva instancia, porque no se revisan hechos, no se agregan pruebas, no se consideran aspectos que no fueron demandados y/o apelados que sean nuevos e insertos en la casación, al contrario este recurso extraordinario procede sólo en interés de la ley y se limita a determinar si concurren las causales que se especifican en el art. 253 y 254 del Código de Procedimiento Civil en sus distintos numerales.

Para ello, es trascendental que el recurrente cumpla con citar en términos claros, concretos y precisos cuáles las causales por las que recurre de casación; si es en el fondo, señalar si el Auto de Vista recurrido contiene violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, especificando qué leyes fueron violadas y en qué consistió dicha violación, falsedad o error, o en su caso si dicha Resolución contiene disposiciones contradictorias, finalmente si en la apreciación de las pruebas se ha incurrido en error de derecho o de hecho, demostrando la equivocación manifiesta del juzgador; y, si recurre en la forma especificar en cuál de las siete causales señaladas en el art. 254 del procedimiento Civil se han violado las formas esenciales del proceso, exigencia que se encuentra debidamente justificada, toda vez que al interponer recurso de casación en el fondo, es porque el recurrente ha advertido errores en la Resolución de fondo del litigo “error in judicando” y su pretensión es que el Tribunal Supremo revise el fondo del litigio, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista y la emisión de una nueva Resolución que resuelva el fondo de la Litis. Y si interpone recurso en la forma o de nulidad, es decir por errores “in procedendo” su finalidad es la nulidad de la Resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley y que conlleven afectación del debido proceso. Entonces, ya sea que se presente sólo en el fondo o en la forma o ambos a la vez al ser dos medios de impugnación distintos y que persiguen finalidades diferentes, quienes recurren se encuentran obligados a manifestar al Tribunal Supremo qué recurso plantean, cuál la pretensión ya sea de nulidad o casación y sobre todo la fundamentación para la procedencia de cada una de ellas conforme expresa el art. 258 num. 2) del Código antes referido.

En el caso de Autos, el recurrente no específico si su recurso de casación presentado es en la forma o en el fondo, solamente en la parte final del recurso indica interponer recurso de casación en el fondo, no es lo suficientemente claro en su petitorio, aspecto que imposibilita la consideración de sus argumentos vertidos.

Por otro lado, respecto a la valoración de la prueba, el recurrente no cumple con lo normado en el art. 253 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, si bien es cierto que acusó la infracción de los arts. 399 num. 4) y 397 del Código de Procedimiento Civil en relación al art. 1286 del Sustantivo Civil, por no haberse valorado adecuadamente la prueba documental, no es menos evidente que no precisó si los juzgadores de instancia incurrieron en error de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba, requisito de inexcusable cumplimiento a efectos de que el Tribunal Supremo efectúe una nueva valoración y compulsa de la misma, toda vez que ésta es una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación, además que el recurrente no precisa en términos claros y concretos, en qué consisten los errores, qué ley o leyes fueron violadas o aplicadas falsa o erróneamente o en qué consiste la violación, falsedad o error que acusa o en lo posible proponer la solución jurídica pertinente, limitándose solamente a señalar que la prueba acompañada consistentes en facturas de pagos de atención médica y medicamentos de “fs. 161 18” (Sic.) y cartas originales suscrita por la demandada  de “fs. 22 a 30” seria prueba fehaciente para demostrar su pretensión, aspecto insuficiente para entrar a considerar cual el error en la valoración de las mismas, además no señala de qué manera la errónea apreciación de la prueba tuviera incidencia decisiva en la Resolución del fondo de la causa; finalmente, el recurrente termina peticionando que se “case el Auto de Vista y se acepte la prueba literal acompañada y disponga la cancelación de gastos de parto y asistencia”, petición totalmente incongruente conforme a lo explicado líneas arriba, donde se estableció la diferencia del recurso de casación en el fondo con él de forma, aspecto no tomado en cuenta por el recurrente al momento de concretar su petición, hechos que hacen ver la escasa técnica recursiva con la que fue planteado el recurso, de lo que se concluye que el recurrente no cumple con las formalidades de orden legal previstas en el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.

Correspondiendo resolver en la forma prevista en los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley  Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara: IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 73 a 74, interpuesto por Oscar Vargas Choque contra el Auto de Vista de fecha 10 de febrero de 2010, de fs. 70 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Justicia de Cochabamba. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto