TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                      S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 315/2015 - L                                                                 Sucre: 18 de Mayo 2015                                                                 Expediente: T 14 10 S                                                              Partes: Servicios Eléctricos de Tarija “SETAR” S.A. c/ Banco Unión S.A.        

Proceso: Cumplimiento de Obligación

Distrito: Tarija

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 361 a 363 y vta., interpuesto por Jaime Rodrigo Ruiz Trigo, en representación legal del Banco Unión S.A., contra el Auto de Vista Nº 03/2010, de fs. 346 a 348, pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, en el proceso ordinario de cumplimiento de obligación; seguido por Servicios Eléctricos Tarija “SETAR” contra el Banco Unión S.A., sin respuesta al recurso; el Auto de concesión de fs. 375; los antecedentes del  proceso, y:

CONSIDERANDO I:                                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Rafael Pablo Antonio Canedo Daroca, en representación legal de Servicios Eléctricos Tarija S.A. “SETAR”, por memorial de fs. 93 a 95, adjuntando las literales de fs. 1 a 92, interpone en la vía ordinaria demanda de cumplimiento de obligación, ante el Juzgado Quinto de Partido en lo Civil de la Capital contra el Banco Unión S.A. representada por Jaime Rodrigo Ruiz Trigo, argumentando que ante la insuficiencia de energía eléctrica en la Provincia Gran Chaco, población Yacuiba, se lanzó la licitación Nº 2/98 para la provisión y montaje de grupo generador de 1.000 Kw., para la planta térmica de Yacuiba.

Habiendo sido beneficiado con la adjudicación la empresa ALKE & Co. (Bolivia) S.A., con quien se suscribieron los contratos correspondientes, al efecto la empresa contratante habría entregado en calidad de anticipo la cuantiosa suma de $us. 628.348 (Seiscientos veintiocho mil trescientos cuarenta y ocho 00/100 Dólares Americanos) por parte de SETAR en favor de la empresa ALKE & Co Bolivia S.A., suma de dinero que estaba cubiertas con boletas de garantía de buena inversión de anticipo emitidas por el Banco Mercantil ($us. 448.820) y por el Banco Unión ($us. 179.528), siendo el precio total de la compra la suma de $us. 897.640,00.

Al haberse advertido una serie de anormalidades en la suscripción de los contratos, el nuevo directorio de la empresa “SETAR” instruyó al ejecutivo el inicio de un proceso ordinario de nulidad de documento y cobro de las boletas de garantía contra la empresa adjudicada y las entidades bancarias correspondientes.

Iniciado el proceso ordinario, este culmino con el Auto de Vista Nº 107/2005 favorable a SETAR y en cuanto a la instrucción de cobro de boletas de garantía, estas acciones fueron ejercidas, habiendo el Banco Mercantil cumplido con el pago de su obligación y no así el Banco Unión S.A. que se rehusó a honrar su obligación contraída en la boleta de garantía Nº 022833 por la suma de ($us. 179.528,  no obstante haber sido solicitado su pago dentro de término establecido en dicha boleta, por lo que SETAR a través de su representante legal interpuso la presente acción, solicitando sea declarada probada la demanda y se instruya al Banco Unión S.A. oficina Tarija el cumplimiento de la obligación contractual, asumida en el titulo valor ( boleta de garantía), más intereses legales, pago de daños y perjuicios, costas judiciales y honorarios profesionales.

Citado el demandado Banco Unión, en la persona de su representante legal Jaime Rodrigo Ruiz Trigo, este opone excepción previa de impersonería, misma que es declarada improbada. Posteriormente y dentro del término previsto por ley responde la demanda negando en todas sus partes y opone excepción de “falta de mérito o razón de la pretensión” y pide se declare improbada la demanda con costas.

Sustanciado el proceso la Juez Quinto de Partido en lo Civil de la Capital, mediante Sentencia Nº 113, de 12 de septiembre de 2009, cursante de fs. 312 a 315, declaró probada en parte la demanda, únicamente en lo referido al pago de intereses, improbada la excepción perentoria de falta de mérito de la pretensión y sin lugar al pago de daños y perjuicios.

Contra esa Resolución de primera instancia, la empresa demandante SETAR a través de su representante Rafael Pablo Antonio Canedo Daroca, interpuso recurso de apelación a fs. 320 y vta. Asimismo el demandado Banco Unión S.A., a través de su representante legal Jaime Rodrigo Ruíz Trigo también interpuso recurso de apelación a fs. 328 a 331 y vta., ambos contra la Sentencia Nº 113/2009 en cuyo mérito la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito de Tarija, por Auto de Vista Nº 03/2010, cursante de fs. 346 a 348, confirma plenamente la sentencia; resolución recurrida en casación por el demandado, cursante de fs. 361 a 363 y vta., mismo que se pasa a considerar y resolver.

CONSIDERANDO II:                                                                  HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del análisis del recurso de casación, se establecen los siguientes argumentos y fundamentos:

  1. Acusa violación del art. 190 del Código de Procedimiento Civil, señalando que el Auto de Vista se hubiera basado en hechos inexistentes en el proceso, que el Tribunal de Alzada en su Auto de Vista hace mención a la excepción perentoria de falta de mérito, misma que hubiera sido rechazada por haber sido interpuesta extemporáneamente, siendo que durante el proceso nunca se mencionó dicho aspecto, por el contrario la excepción de impersonería fue la  rechazada por extemporánea.
  2. Violación del art. 192 3) del Código de Procedimiento Civil, considera que Auto de Vista es contradictorio por cuanto afirma la inexistencia de una relación contractual entre el Banco Unión S.A. y SETAR y posteriormente supone su existencia; asimismo alega que la relación contractual se dio entre SETAR y ALKE & Co., así se tiene establecido en la Sentencia ejecutoriada del proceso de nulidad sustanciado entre SETAR y ALKE, textualmente refiere que “las cosas vuelven al estado inicial y por tanto los efectos de la devolución del dinero entregados a ALKE  no nos  afectan, de lo contrario señala que se estaría desnaturalizando los efectos de una nulidad, declarada judicialmente”.
  3. Señala el recurrente que el Auto de Vista estaría violando los arts. 519 y 523 del Código Civil y otros fallos ejecutoriados, pues no se habría tomado en cuenta su apelación en relación a que la juzgadora no tomó en cuenta el fallo ejecutoriado, cuando indicó que las pretensiones del anterior proceso era la nulidad de un contrato y las partes eran distintas, en tanto que el presente proceso existen otra clase de pretensiones.
  4. Acusa, violación del art. 547 del Código Civil, señalando la existencia de otro proceso en el que existe fallo ejecutoriado y que declara nulo los contratos suscritos entre SETAR y ALKE, al respecto señala que “la ley establece cual es el efecto del fallo que declara nulo un contrato”, considera que esta tuvo una vida aparente, no tuvo una vida jurídica en ningún momento, por esta razón indica que todas las cosas se retrotraen al estado en que tenían al momento de celebrarse (la firma no tiene efecto, la entrega de dinero debe devolverse, las garantías no tienen ningún efecto, lo fabricado por el contratado corre por su cuenta…etc.), además de que el Banco Unión no era parte de dicho contrato, consecuentemente una vez que se ha demostrado y probado que ALKE pagó suma como efecto de la nulidad y SETAR ya recibió dicha suma sin ningún reclamo, resulta ilógico que al Banco Unión se le obligue a pagar intereses.

4.- Acusa, violación del art. 410 del Código Civil, reitera que al haberse           demostrado que ALKE pagó la obligación dentro del otro proceso se le obligue al Banco al pago de intereses, cuando se hubiera demostrado que nunca existió daño, perjuicio y menos su cuantificación en contra de SETAR por parte del Banco Unión, incide en que no se tomó en cuenta el fallo ejecutoriado, mismo que refirió no haberse demostrado ningún daño y perjuicio en contra de SETAR.

  1. Acusa violación del Código Civil y del Código de Comercio, alegando que una boleta de garantía entre otras cosas sirve para garantizar consecuencias judiciales o administrativas, pues en el caso se ha demostrado que entre SETAR y ALKE hubo un proceso judicial de nulidad, por lo que tenía que esperarse el resultado. Asimismo alega que los señores Vocales afirmaron que no existió una relación entre el Banco Unión S.A. y SETAR.

Por lo expresado pide que corridos los trámites este Tribunal case en el fondo el injusto Auto de Vista Nº 03/2010 y dicte un nuevo fallo declarando improbada la demanda de fs. 93 a 95.

CONSIDERANDO III:                                                          FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Dentro del marco de planteamiento de recurso de casación en el fondo, se ingresa a realizar su consideración en los aspectos que correspondas conforme se tiene extractado en calidad de resumen en el Considerando II que antecede.

Los agravios 1 y 2 del recurso de casación constituyen argumentos de forma, toda vez que están referidos a acusar la violación de los arts. 190  y 192 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, en el primer caso referido al rechazo de la excepción perentoria de falta de mérito y en el segundo a la  incongruencia del Auto de Vista, los cuales constituyen aspectos de forma por estar referidos a cuestiones procedimentales, que debieron ser reclamados en recurso de casación en la forma, conforme lo dispone el art. 254 del Código Adjetivo de la Materia y en merito a haberse planteado recurso de casación en el fondo, estos no ameritan su consideración.

Al agravio 3 del recurso de casación, acusa violación de los arts. 519 y 523 del Código Civil y otros fallos ejecutoriados, pues no se habría tomado en cuenta su apelación en relación a que la juzgadora no tomó en cuenta los fallos ejecutoriados.

Al respecto cabe señalar que el art. 519 del Código Civil (Eficacia) señala: “El contrato tiene fuerza de ley entre las partes contratantes. No puede ser disuelto sino por consentimiento mutuo por las causas autorizadas por ley”.

En el caso que nos ocupa el argumento reiterativo del recurrente Banco Unión S.A. es que no hubo relación contractual directa con el demandante SETAR, por consiguiente no tendría obligación alguna que cumplir; sin embargo admite tener relación con la empresa denominada ALKE & Co. Adjudicataria de la licitación 2/98 para la provisión y montaje de grupo generador de 1.000 Kw, para la planta térmica de Yacuiba, como consecuencia la empresa otorgó la Boleta de Garantía de buena inversión Nº 022833 a la orden de Servicios Eléctricos de Tarija S.A. “SETAR” por la suma de $US. 179.528, consiguientemente la entidad bancaria se encontraba sujeta a lo dispuesto por el art. 1.447 del Código de Comercio (Concepto) que a la letra dice: “Por el contrato de fianza bancaria, un Banco o entidad de crédito debidamente autorizado, se compromete a garantizar a una persona frente al acreedor, el cumplimiento de las obligaciones contraídas por el fiado, en un contrato de obra, pago de derechos arancelarios, consecuencias judiciales o administrativas y otros”. De la interpretación de la citada norma se tiene que la fianza bancaria, desde luego mercantil, puede considerarse como una fianza de empresa, esto es, que para ser fiador bancario es indispensable que actúe como tal una institución de fianza debidamente autorizada para practicar este tipo de operaciones. Supone en general, habitualidad en la práctica de las operaciones de crédito, pueden otorgar este tipo de fianzas aunque no tengan una autorización particular para ello, ya que la autorización está implícitamente contenida en las regulaciones del Código de Comercio; es decir, que los Bancos e instituciones de crédito ya se encuentran autorizados para realizar estas operaciones, como se dio en el caso por parte del Banco Unión S.A.

El art. 1.448 del Código de Comercio, regula los contratos de fianza, señalando que constaran por escrito, en cuyo documento se detallarán, además de los derechos y obligaciones de las partes, las garantías propuestas por el fiador o deudor, aplicado al caso que nos ocupa, es evidente que existe una relación contractual entre la entidad bancaria y la empresa adjudicataria de la licitación (Banco Unión ALKE &.Co.), al mismo tiempo se expedirá el Certificado o “Boleta de Garantía”, conforme lo dispone el art. 1.449 del mismo cuerpo legal, estableciendo los requisitos que debe contener la misma. En el presente caso la entidad financiera cumplió con la emisión de la boleta y la empresa ALKE & Co. con la entrega de la boleta de garantía a su contratante por el monto ya señalado supra, es decir que la empresa contratante contaba con  documento que garantizó el cumplimiento del contrato asumido por el adjudicatario; sin la cual no se habría desembolsado el anticipo correspondiente a favor de la empresa ALKE & Co. Bolivia.

Asimismo el art. 916 del Código Civil regula la fianza como “el contrato en el cual una persona se compromete a responder por las obligaciones de otra”….Las disposiciones legales descritas precedentemente hacen viable la pretensión de la parte actora, por lo que no existe fundamento jurídico alguno que deslinde de responsabilidades del demandado, debido a que este garantizo el cumplimiento de la obligación asumida por la empresa ALKE & Co. frente a la empresa SETAR.

Ante las irregularidades detectadas por el nuevo Directorio de SETAR y las instrucciones de iniciar un proceso ordinario de nulidad de los contratos suscritos con ALKE & Co., así como la ejecución de boletas de garantía, la empresa contratante procedió a solicitar a las entidades financieras el pago de las garantías, a cuyo efecto el Banco Mercantil procedió a su cumplimiento y no así el Banco Unión, cuya fecha de vencimiento era el día 18 de febrero de 2.000, habiendo SETAR solicitado su cancelación mediante nota SETAR G.G./JPA.agv/127/00 de fecha 16 de febrero de 2000 se haga efectiva la boleta Nº 022833 por el monto de $us. 179.528 en favor de Servicios Eléctricos de Tarija conforme se evidencia a fs. 57, al siguiente día 17 de febrero del mismo año la empresa ALKE & Co. envió la nota GCIA. GRAL. 027/2000 dirigida al Gerente del Banco Unión suscitando oposición al pago de la boleta de garantía (nota cursante a fs. 58 de obrados). Desde entonces la entidad financiera se rehusó honrar dicha obligación con argumentos injustificados, dejando de lado su obligación al pago solicitado; pues ese era su deber; cumplir con el pago de la fianza otorgada a su fiado, habiendo transcurrido desde entonces aproximadamente nueve años sin que la empresa de Servicios Eléctricos de Tarija pudiera recuperar el dinero otorgado en calidad de anticipo a la empresa adjudicataria y teniendo a su favor una boleta de garantía de buena inversión, lo cual le facultaba ejercer su derecho de ejecutarla y pedir el pago, más aún si consideramos que la solicitud se la hizo en vigencia del plazo establecido en la misma boleta de garantía.

Como consecuencia de haberse negado el Banco a ejecutar la boleta de garantía y después de transcurrido mucho tiempo fue finalmente la Empresa contratista quien canceló el importe de la garantía de correcta inversión de anticipo, cuando esa obligación debió haber sido cumplida por la entidad bancaria por haber asumido la calidad de fiador, además debe tomarse en cuenta que el capital otorgado por concepto de anticipo de correcta inversión ha generado intereses por todo ese tiempo, habiendo sido privado SETAR de utilizar ese dinero en la realización de otros proyectos. Ante esa situación el Banco al haber asumido la calidad de garante o fiador de dicho monto de dinero, está obligado a pagar los intereses legales a la empresa demandante sobre el monto de capital otorgado en calidad de anticipo, desde la fecha de solicitud de la ejecución de la garantía hasta la fecha del pago de capital realizado por la Empresa contratista.

De lo que se infiere que los argumentos del Banco Unión (fiador) no fueron suficientes ni legales para eludir su responsabilidad de cumplir con la obligación de cancelar la boleta de garantía emitida en favor de SETAR por concepto de correcta inversión de anticipo y habiendo sido restituido el monto consignado en la boleta Nº 022833 por el monto de $us. 179.528 por la empresa ALKE & Co. a favor de SETAR en el otro proceso civil de nulidad, ello no lo exenta al Banco Unión del pago de intereses establecidos tanto en la Sentencia de primera instancia como en el Auto de Vista; siendo evidente que el dinero fue ilegalmente retenido por la entidad financiera, misma que ha generado intereses y deben ser cubiertos por el demandado.

Al agravio 4 del recurso de casación, acusa, violación del art. 547 del Código Civil, señalando la existencia de otro proceso en el que existe fallo ejecutoriado, mismo que declara nulo los contratos suscritos entre SETAR y ALKE & Co., al respecto señala que “la ley establece cual es el efecto del fallo que declara nulo un contrato”, por esta razón indica que todas las cosas se retrotraen al estado en que tenían al momento de celebrarse.

Del análisis del proceso se tiene evidenciado la existencia de un proceso ordinario de nulidad de contratos en el que ciertamente el demandado no  tuvo participación alguna, los efectos de la Resolución final afectó únicamente a los sujetos procesales como fueron SETAR y ALKE & Co., en cuanto a la nulidad de contratos suscritos entre ambos, la pretensión principal en dicho proceso fue la nulidad de esos documentos, y en el caso de Autos la pretensión principal es el pago del monto de la boleta, los intereses más los daños y perjuicios ocasionados por la entidad financiera al demandante; no podemos confundir la esencia de estos procesos, mismos que tienen sujetos procesales diferentes y pretensiones distintas, consiguientemente los efectos y consecuencias de las Resoluciones emitidas en cada una de ellas también son diferentes, de aplicación  únicamente para las partes que intervienen en el proceso, por lo que; no puede tomarse en cuenta los efectos producidos por la Sentencia emitida en el proceso de nulidad al proceso de cumplimiento de obligación, como pretende el ahora recurrente, por lo que no se advierte cierto el agravio denunciado.

Al agravio 4 (numeral repetido), denuncia violación del art. 410 del Código Civil, señala que al haberse demostrado que ALKE pagó la obligación dentro del otro proceso se le obligue al Banco al pago de intereses, no  habiéndose probado la existencia de daños y perjuicios.

En el presente punto el recurrente confunde dos figuras legales diferentes establecidas en nuestra economía jurídica, como son los intereses y los daños y perjuicios.

El art. 410 del Código Civil estipula cuál es la noción del interés.- “Se considera interés no solo el acordado con ese nombre sino todo recargo, porcentaje, forma de rédito, comisión o excedente sobre la cantidad principal y, en general, todo provecho, utilidad o ganancia que se estipule a favor del acreedor sobre dicha cantidad”.

El art. 984 del Código Civil establece el resarcimiento por hecho ilícito.- “Quien con un hecho doloso o culposo, ocasiona a alguien un daño injusto, queda obligado al resarcimiento”.  

En el caso de Autos, la Sentencia de primera instancia es clara y concreta en la parte resolutiva, cuando señala de manera textual: 1.- “Probada en parte la demanda de fs. 93 a 95, únicamente en lo referido al pago de intereses. 2.- Improbada la excepción perentoria de falta de mérito de la pretensión. Consiguientemente, se condena al Banco Unión S.A. Oficina Tarija a pagar a favor de SETAR S.A. los intereses legales correspondientes al monto de $us. 179.258.00 a ser computados desde la fecha en la que el pago fue requerido, es decir 16 de febrero de 2000 hasta el momento en que se haga efectivo el pago (de intereses), con costas. No ha lugar al pago de daños y perjuicios…” decisión judicial confirmada por el Auto de Vista Nº 03/2010 de fs. 346 a 348, de lo que se deduce que no se ha impuesto en ningún momento el pago de daños y perjuicios como pretende confundir el recurrente, sino simplemente de intereses legales, siendo dos figuras totalmente diferentes, en el caso que no ocupa se tiene claramente determinado en las resoluciones de instancia la orden de pago de intereses a cargo del demandado y no así de daños y perjuicios.

Es necesario aclarar que la pretensión en el presente caso fue el cumplimiento de obligación, pago de interese, más daños y perjuicios; es decir la devolución del anticipo de monto de $us. 179.258.00, consignado en la boleta de garantía emitida por el Banco Unión S.A., el pago de intereses más daños y perjuicios ocasionados con la retención injustificada del dinero mencionado; sin embargo los Jueces de instancia ordenaron únicamente el pago de intereses, ello en virtud a que antes de la emisión de la Sentencia en el presente proceso, el monto consignado en la boleta de garantía fue restituido por ALKE & Co. a la empresa SETAR como emergencia del juicio ordinario de nulidad, mediante el Certificado de Depósito Judicial Nº 93513, cursante a fs. 294 efectuado en fecha 27 de abril de 2009; prueba documental que fue presentada por la entidad financiera antes de dictarse la Sentencia correspondiente en el presente proceso, suma de dinero que coincide con el monto consignado en la boleta de garantía, siendo este el fundamento de ordenar la cancelación solo de intereses hasta el día de la cancelación de los intereses (como sostuvo el A quo). Sin embargo los intereses deben ser calculados desde el día en que se solicitó su ejecución hasta el día en que fue depositado el judicialmente el monto de capital otorgado en calidad de anticipo; entendiendo que desde ese momento ya no corren intereses de ningún naturaleza, correspondiendo modular los alcances de la Sentencia y del Auto de Vista en ese sentido, aspecto que debe tenerse presente. 

Al agravio 5 del recurso, denuncia violación del Código Civil y del Código de Comercio, alegando que una boleta de garantía entre otras cosas sirve para garantizar consecuencias judiciales o administrativas, pues en el caso se ha demostrado que entre SETAR y ALKE hubo un proceso judicial de nulidad, por lo que tenía que esperarse el resultado. Asimismo alega que los señores Vocales afirmaron que no existió una relación entre el Banco Unión S.A. y SETAR.

El recurrente denuncia de manera general violación tanto del Código de Civil y Código de Comercio, sin especificar en términos claros, concretos y precisos cuáles son esas disposiciones o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, ni mucho menos específica en qué consiste la violación, falsedad o error que amerite su consideración y siendo que las disposiciones legales señaladas precedentemente son amplias en su contenido y abarcan diferentes institutos jurídicos y al no haber señalado el recurrente de manera clara y concreta cuales fueron esas disposiciones legales erróneamente interpretadas o aplicadas y cuáles fueron los agravios sufridos con las mimas. Por lo que no se evidencia el agravio denunciado.

Por los motivos expuestos precedentemente, este Tribunal de Casación no encuentra sustento legal en el recurso de fondo, por lo que es aplicable el art. 271 num. 2) en relación al art. 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, y en aplicación a lo previsto en el art. 271 num. 2) y art. 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por Jaime Rodrigo Ruiz Trigo en representación del Banco Unión S.A. contra el Auto de Vista Nº 03/2010, de fs. 346 a 348,  debiendo tenerse en cuenta la modulación de los alcances de los fallos de instancia establecidos en la parte conmiserativa de la presente Resolución. Sin Costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Durán

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto