TRIBUNAL SUPREMO DE   JUSTICIA

                  S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 311/2015 - L

Sucre: 18 de mayo 2015        

Expediente: B-11-10-S

Partes: Ricardo Villca Laura y Graciela Silvia Huanca Cori        c/ Norma Prado Paz.

Proceso: Reivindicación.

Distrito: Beni.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo cursante de fs. 84 a 85 de obrados, impugnando el Auto de Vista No 048/10 de fecha 4 de junio de 2010, pronunciado por  la Sala Civil  social y Administrativa de la Corte Superior de Justicia del Beni, ahora Tribunal Departamental  de Justicia del Beni, dentro del proceso de  reivindicación seguido a instancia de Ricardo Villca Laura y Graciela Silvia Huanca Cori contra Norma Prado Paz, la respuesta de fs. 9, el auto de concesión de fs. 9,  los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                        

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Ricardo Villca Laura y Graciela Silvia Huanca Cori interponen demanda de reivindicación argumentando que son legítimos propietarios de un inmueble ubicado en la calle Rogaguado, Urbanización 4 de febrero, lote No 19, con una superficie de 520 mt2, inmueble que ha sido adquirido de su anterior propietario Juan Lorenzo Cortez Farrel, el cual se encuentra debidamente registrado en Derechos Reales bajo la matrícula 8.01.1.01.0009722. Manifiestan que cuando pretendieron la posesión del inmueble urbano el lote de terreno se encontraba ocupado por Norma Prado Paz, quien les amenazó y maltrato de palabra, situación que viene ocurriendo de manera constante y estos hechos les ocasionó graves perjuicios porque tienen que alquilar una habitación en otro inmueble para poder vivir. Indicaron que la demandada se niega a desocupar el lote de terreno, sin que exista ningún título que pueda avalar su posesión, por lo que tiene la obligación de entregarles el bien inmueble, pues le estaría privando del uso, goce y disfrute del mismo.

Citada legalmente la demandada ésta no se apersona al proceso, dando lugar que de conformidad al art. 68 del Código de Procedimiento Civil se le declare rebelde, purgando rebeldía se apersona en forma posterior.

Tramitado el proceso por el Juez de Partido Primero en lo Civil y Comercial de la ciudad de Trinidad pronunció Sentencia y declaró probada la demanda de fs. 14 a 15 y complementación de fs. 19 interpuesta por Ricardo Villca Laura y Graciela Silvia Huanca Cori, en consecuencia se ordena que dentro del tercero día y en ejecución de Sentencia la demandada Norma Prado Paz, desocupe y restituya a sus verdaderos propietarios Ricardo Villca Laura y Graciela Silvia Huanca Cori el bien inmueble, sea bajo prevenciones de desapoderamiento con costas.

Contra esta resolución la demandada Norma Prado Paz interpone recurso de apelación, el mismo que en conocimiento del Tribunal de Alzada es confirmado con costas por Auto de Vista No 048/2010, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior de Justicia del Beni.

Contra esta resolución de Alzada la recurrente Norma Prado Paz interpone recurso de casación en el fondo el cual se analiza:

CONSIDERANDO II:                                                                        

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurrente, expresando antecedentes del proceso, interpone recurso de casación en el fondo bajo los siguientes argumentos:

Hace referencia que en el Auto de relación procesal se estableció como un punto de hecho a probar titularidad y dominio del inmueble, despojo sufrido por parte de los demandados y falta de acción y derecho de los demandados y en base a esos puntos a probar, la recurrente, promovió la confesión provocada de los demandantes, en la que confiesan que la demandada Norma Prado Paz, desconociendo el derecho propietario de los demandantes, se niega a desocupar el inmueble, lo que quiere decir que los demandantes jamás han estado en posesión del inmueble y por lo tanto ellos no han sido despojados o han perdido la posesión, y como confesión judicial espontanea hecha por los demandantes, la misma que es un medio legal de prueba como lo establece el art. 374 num. 2) en relación con el art. 404 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil, situación que hubiese sido ignorada por los vocales de la Sala Civil al dictar su resolución infringiendo e interpretando erróneamente el art. 374 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil

Manifiesta que en el considerando segundo numeral 19 del Autos de Vista los vocales de la Sala Civil, manifiestan que los demandantes jamás han estado en posesión del bien demandado, indicando que el proceso de reivindicación, previsto en el art. 1453 del Código Civil es la vía idónea para hacer valer su derecho, por lo tanto existe una interpretación errónea del art. 1453 del Código Civil, asimismo en el num 2) del mismo considerando indican que el hecho de los demandantes no hayan sido despojados del inmueble de su propiedad, no significa que no puedan acudir a la vía de la acción reivindicatoria, sin embargo en Juez de la causa fijó como un punto de hecho a probar el despojo sufrido por parte de los demandantes, infringiendo e interpretando erróneamente la aplicación del art. 1453 del Código Civil,  que indica “Que el propietario que ha perdido la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o detenta, cosa que no se adecúa a la presente causa ya que los demandantes no han perdido la posesión, tal como lo han reconocido los vocales en su resolución, puesto que los demandantes pretenden reivindicar algo que nunca han perdido

Cita Sentencias constitucionales 241/03-R y 505/03 de fecha 15 de abril que dan directrices en esta clase de procesos y que se debe demostrar el derecho propietario, el hecho de haber sido desposeído de la cosa situación que no han cumplido los demandantes. Finalmente indica que en base al art. 253 del Código de Procedimiento Civil, plantea el presente recurso de casación, solicitando que se case el Auto de Vista recurrido de conformidad al art. 271 num. 4) del Código Procesal Civil

CONSIDERANDO III:                                                

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

La recurrente trae como único punto de impugnación, que durante todo el proceso se ha demostrado con prueba fehaciente como la confesión judicial provocada que los demandantes nunca han poseído el bien inmueble (lote de terreno) objeto de la Litis, entonces como pueden reivindicar algo que nunca han poseído. Indica también que el Tribunal de Alzada ha reconocido, en los fundamentos de su Resolución, que los demandantes nunca han estado en posesión del lote de terreno y sin embargo, expresan que este hecho no impide que puedan acudir a la vía de reivindicación. Con relación al punto es necesario partir del hecho que la confesión judicial provocada  ha sido tomada en cuenta por el Juez A quo, en el sentido de reconocer en Sentencia que nunca los demandantes han estado en posesión del lote de terreno, sin embargo de ello, este hecho no impide que inicien una demanda de reivindicación la misma que pretende la restitución del bien inmueble a los propietarios que no se encuentran en posesión del lote de terreno. Resultando claro que en el caso de Autos los demandados no tienen título propietario que garantice su posesión, razón por la cual deben restituir el bien inmueble al propietario que teniendo título propietario, no se encuentra en posesión.

Conforme la jurisprudencia desarrollada por este tribunalla acción reivindicatoria se origina en el derecho propietario cuando la cosa se encuentra en poder de un tercero sin fundamento legal y tratándose de un derecho real, faculta la persecución de la cosa, reconocida por el art. 1453-I del Código Civil, sin que sea necesaria la posesión material, siendo suficiente la posesión civil adquirida a través de un título traslativo de dominio, debidamente inscrito en la oficina registradora de Derechos Reales, en sujeción a lo determinado por los arts. 584 y 1538 del Código Civil. En ese entendido la reivindicación de un bien inmueble importa la restitución a favor del demandante que comprueba su calidad de propietario y haber perdido su posesión debido a que otra persona lo posee o detenta arbitrariamente.

En el caso de Autos los demandantes han demostrado que son propietarios del lote de terreno sito en la zona de “Pompeya” Urbanización 4 de febrero, lote de terreno No 19, calle Roguaguado de la ciudad del Beni, con una extensión de 520 mt2, el mismo que ha sido transferido por Juan Lorenzo Cortez Farrel y que se encuentra registrado en Derechos Reales, bajo la matrícula No8.01.1.01.0009722, bajo el Asiento A-4,  con lo que queda demostrado el derecho propietario de los demandantes.

Acreditado este extremo los propietarios- demandantes, tiene los dos elementos de la posesión que son el corpus y el animus, por lo que no necesita demostrar la posesión material del lote y cuando han perdido la misma, para solicitar la reivindicación, el hecho de ser propietario conlleva intrínsecamente  los dos elementos de la posesión: el corpus y el animus. Al respecto Gonzalo Castellanos Trigo en su Libro posesión, usucapión y reivindicación, edición 2011, establece “Que el derecho propietario es el poder jurídico que permite usar, gozar y disponer de la cosa. Puede el propietario además de ejercer las acciones tendentes a mantener el derecho, el cual por su naturaleza conlleva “la posesión” emergente del derecho mismo, consiguientemente no necesariamente debe estar en posesión corporal o natural del bien, habida cuenta de que tiene la “posesión civil” que está integrada por sus elementos “corpus” y “animus”. Generalmente el propietario aun cuando no esté en posesión natural o actual de su inmueble puede perder la posesión o tenencia misma por acción de terceros como ocurre, por lo que sería una utopía la eyección, desconociéndose el concepto de dominio y la posesión misma que le confiere al propietario de usar y gozar del bien. De ahí que la acción reivindicatoria esta acordada al propietario cuando ha perdido la posesión corporal de su inmueble en manos de un tercero”.

De lo que se infiere que los demandantes no necesitan demostrar cuando han perdido la posesión, ni tiene sentido incidir en el hecho que nunca estuvieron en posesión, porque con el solo hecho de ser propietarios se les reconoce el corpus así como el animus y en caso de no encontrarse en posesión física del inmueble, tienen derecho a su reivindicación con el objeto de hacer respetar su derecho propietario, legalmente registrado en Derechos Reales.

Por lo expresado, concluiremos que los demandantes  habiendo demostrado el derecho propietario que tienen sobre el lote de terreno objeto de la Litis, resulta procedente la reivindicación del mismo, de manos de la demandada que sin tener derecho propietario se encuentra ocupando el lote de terreno, aspectos que fueron demostrados con prueba que ha sido valorada por el Juez A quo en Sentencia y dicha resolución confirmada por el Tribunal de Alzada  mediante Auto de Vista 048/2010.

Por los fundamentos expuestos concluiremos que los Tribunales de instancia obraron conforme a derecho correspondiendo emitir fallo en virtud a la previsión contenida en los arts. 271 num. 2) y 273 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO.- La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art.42.I num.1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010; y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 del mismo compilado legal declara INFUNDADO, el recurso de casación en el fondo de fs. 84 a 85, interpuesto por  Norma Prado Paz, impugnando el Auto de Vista No 048/2010,  pronunciado por  la Sala Social Administrativa de la Corte Superior de Justicia del Beni. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 7.00.oo

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto