TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                                         S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 310/2015 - L                                                                 Sucre: 11 de Mayo 2015                                                              Expediente: LP5410S                                                                        Partes: Bárbara Paco Vda. de Baltazar c/ Esteban Helguero Choque         Proceso: Nulidad de escritura pública; cancelación y rehabilitación de partida en

               Derechos Reales, y reivindicación                                                 Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso de casación en el fondo interpuesto por Bárbara Paco Vda. de Baltazar de fs. 219 a 220 y vta., impugnando el Auto de Vista Nº S-20/2010 de 03 de febrero de 2010 de fs. 215 a 216, pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior de Justicia de La Paz, dentro del proceso ordinario de Nulidad de Escritura Pública; cancelación y rehabilitación de partida en Derechos Reales, y reivindicación, seguido por  Bárbara Paco Vda. de Baltazar contra Esteban Helguero Choque, la contestación de fs. 223 a 227, la concesión de fs. 227 vta., los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Décimo Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, dictó la Sentencia Nº 452, de 29 de mayo de 2009 de fs. 190 a 191 y vta., declarando Improbada en todas sus partes la demanda de fs. 9-9 vta. Con costas. 

Resolución de primera instancia que es apelada por la demandante por memorial de fs. 195 a 197, que mereció el Auto de Vista Nº S-20, de 03 de febrero de 2010, de fs. 215 a 216, que confirma la Sentencia dictada por el Sr. Juez 12º de Partido en lo Civil. Resolución de alzada que es recurrida de casación en el fondo por la parte demandante, que obtiene el presente análisis.

CONSIDERANDO II:                                                                         DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

De forma resumida y ordenada se pasa a detallar los fundamentos de agravio que expone la recurrente:

En el fondo:

1. Acusa la violación de los art. 452, y 549 nums. 1), 2) y 3) del Código Civil:

Denuncia que el Tribunal de Alzada, no ha hecho una valoración real sobre los fundamentos de la demanda, mucho menos se ha referido a las pruebas, porque la Sentencia se sustenta en un solo argumento, empero su pretensión ha sido plenamente demostrada con el informe de fs. 3 vta., donde claramente se señala que en los archivos del ex notario Alex Rojas Calderón no cursa la escritura pública Nº 52/1995 de 17 de enero, lo que significa que la merituada escritura no existe, y por lo tanto su contenido tampoco, por lo que son inexistentes, por lo tanto, el Notario no puede dar fe pública de un acto que no ha conocido, toda vez que no está demandando la nulidad de estos documentos, sino la nulidad de la Escritura Pública Nº 52/1995.

De este análisis se puede desprender con claridad que esta transferencia que llaga a ser un contrato, no existe ciertos elementos de formación del contrato, como es el objeto del contrato, la ilicitud de la causa y del motivo, por lo tanto se ha violado y vulnerado  lo preceptuado en los numerales 1), 2) y 3) del art. 549 del Código Civil, toda vez que se ha desconocido que cuando no existen estos elementos, el contrato es nulo.

2. Acusa la violación del art. 194 del Código de procedimiento Civil:

Acusa que el Tribunal de Alzada ha valorado como prueba los testimonios de fs. 168 a 175 presentados fuera del término de prueba y con juramento de reciente obtención, del proceso civil ordinario seguido por Esteban Helguero Choque contra el Notario de Fe Pública, donde el Juez Cuarto de partido en lo Civil y Comercial de El Alto declara probada la demanda y ordena la reposición de la Escritura Pública en proceso de nulidad, prueba que vulnera el art. 194 del adjetivo civil, toda vez que la Sentencia solo afecta a las partes que han intervenido en el proceso, y en éste caso solo al Notario y a la parte actora, pero jamás a su persona, toda vez que no ha sido parte de ese litigio, por lo que no correspondía su valoración y consideración como prueba.

3. Denuncia la violación del art. 10 y 130 del Código de Procedimiento Civil:

Refiere que dicho artículo tiene sus reglas conocidas como las reglas de la competencia, dentro de ellas el numeral 1) inciso a) del art. 10, donde claramente establece con precisión meridiana que cuando se trata de una acción real o mixta, como en el presente caso, corresponde la competencia del Juez donde este situada la cosa o el domicilio del demandado, en este caso el suyo, y como podrá observarse por la demanda, correspondería al Juez de la ciudad de La Paz, y no a la ciudad de El Alto, por lo tanto se ha vulnerado este precepto legal cuando estos testimonios presentados como prueba han sido tramitados ante un Juez de El Alto, y estos han sido prueba determinantes en la Resolución tomada por el Tribunal de Alzada, es más, siendo que el juez 12 de Partido en lo Civil de la ciudad de La Paz, ha conocido el proceso de nulidad, no puede conocer otro proceso cualquiera que deviniera de éste, toda vez que la jurisdicción mayor arrastra a la menor, y un proceso de reposición de escritura debía tramitarse por ante el Juez de la causa y no de otro, toda vez que el art. 130 num. 1) del adjetivo civil dice El citado por un Juez no puede ser citado por otro Juez, por lo tanto también se ha vulnerado este precepto legal.

Por estos actos procesales y hechos demostrados, recurre de casación contra el Auto de Vista impugnado, de conformidad con los arts. 250, 251, 252, 253 del Código de Procedimiento Civil, pidiendo se eleve obrados ante la Exma. Corte Suprema de Justicia para que case en el fondo.

CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De manera introductoria corresponde referir que la parte recurrente anuncia que plantea recurso de casación en el fondo, empero en los fundamentos de su recurso de manera confusa esgrime argumentos de fondo y de forma, no obstante, en previsión del principio “pro actione”, y soslayando aquellos defectos se ingresa en el conocimiento del recurso planteado por lo que en primer término se resolverá lo planteado en la forma, pues de ser evidentes en la forma resultaría innecesario los agravios en el fondo.

En la forma

1.- Sobre la violación del art. 194 del Código de Procedimiento Civil:

De la revisión de obrados se evidencia que la parte demandada con el escrito de fs. 176 a 180, presentó testimonio judicial de fs. 168 a 175, en ese antecedente el A quo por providencia de fs. 180 vta., admitió en calidad de prueba el testimonio presentado previo juramento de ley con noticia contraria, sin embargo, conforme al principio dispositivo que rige al proceso civil, una vez notificado la parte actora con dicha Resolución (fs. 181), no objetó ni impugnó la admisión de la prueba, contrariamente la parte demandada cumplió con el juramento de rigor conforme se evidencia del acta de fs. 183, por lo que el derecho de la demandante de impugnar la Resolución que hubo asumido el A quo al presente ha precluído.

Por otro parte, en relación al valor probatorio asignado al testimonio judicial de fs. 168 a 175, corresponde referir que habiendo sido introducido dicho medio de prueba en el presente caso de Autos con todas las formalidades de ley, es decir sin objeción alguna de la parte ahora recurrente, y estando relacionado directamente con el bien inmueble objeto de litigio, el mismo ha sido considerado y valorado correctamente por los Tribunales de instancia en el marco de la ley y de sus facultades y atribuciones, y conforme al principio de la comunidad de la prueba, es decir que la prueba producida ha sido valorado en su conjunto, siendo que la misma conforme al análisis precedentemente efectuado en el punto 1 del presente considerando no es determinante sino corroborativa; es más, corresponde aclarar a la ahora recurrente que el presente caso no tiene como pretensión dilucidar la reposición de la Escritura Pública referida, por lo que los cuestionamientos sobre los alcances de la Resolución que se hubo asumido en dicho proceso, correspondían ser objetados en el referido proceso, empero no en la presente causa que busca la nulidad de la referida Escritura Pública, por lo que el agravio denunciado se torna en infundado.

2. Sobre su denuncia de violación del art. 10 y 130 del Código de Procedimiento Civil:

El agravio denunciado en éste punto resulta siendo impertinente, toda vez que la ahora recurrente en relación a la denuncia de incompetencia que se habría suscitado en el proceso de reposición de testimonio de propiedad sustanciado por ante el Juzgado Cuarto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de El Alto por Esteban Helguero Choque contra la Notaria de Fe Pública, le corresponde a la misma apersonarse a dicho proceso y en su caso hacer valer sus objeciones y contrarias las determinaciones asumidas en la misma con los recursos que la ley le franquea, no obstante, al encontrarse ejecutoriada la Resolución de instancia que se hubo asumido en dicho proceso, por lo mismo con calidad de cosa juzgada, la misma no puede ser cuestionada por este Tribunal, por lo que resulta manifiestamente inconsistente el agravio denunciado en ésta parte.

Por lo referido, el recurso de casación interpuesto por el recurrente se enmarca en lo determinado por el art. 271 num. 2), y 273 del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo

Sobre violación de los art. 452 y 549 nums. 1), 2) y 3) del Código Civil:

1. En relación a este agravio corresponde referir que la parte demandante con el informe de fecha 27 de marzo de 2007 de fs. 3 vta., acredita que en los archivos del ex Notario Alex Rojas Calderón no cursa la Escritura Pública Nº 52/1995 de fecha 17 de enero de 1995, motivo que empero no es suficiente para determinar la nulidad del contrato así como de la Escritura Pública Nº 52/1995 con el argumento de que el mismo es falso e inexistente; toda vez, que conforme se evidencia de la minuta en copia original que cursa a fs. 14 y vta., las partes ahora en litigio hubieron firmado un contrato en fecha 13 de enero de 1995, donde la parte ahora actora Bárbara Paco Paty en su calidad de propietaria del lote de terreno ubicado en la Urb. Santiago de Lacaya, Villa Fátima, actualmente Villa Las Delicias de la ciudad de La Paz, signado con el lote 4 del Manzano A con una superficie de 208 m2, da en venta real y enajenación perpetua el mencionado lote en favor de Esteban Helguero Choque, suscribiendo al final del mismo las partes intervinientes y Rogelio Chacón Valdez en calidad de testigo, este contrato y la Escritura Pública que la contiene, conforme se conoce de la fotocopia legalizada del Testimonio de la Escritura Pública Nº 0052/95 de fecha 17 de enero de 1995 de fs. 68 a 69, acreditan la transferencia referida así como la protocolización de la referida minuta por ante la Notaria de Fe Pública de Primera Clase de la ciudad de La Paz a cargo de Alex Rojas Calderón, y que una vez extendida el testimonio correspondiente, la parte demanda ha inscrito el mismo por ante la oficina de Derechos Reales (fs. 30, 73). Prueba documental presentada por la parte demandada que se encuentran ratificadas por el contradocumento de transferencia de fs. 15 y vta., por el dictamen pericial documentológico de fs. 128 a 156, y por la confesión provocada de la parte demandante, medios probatorios que acreditan la existencia del contrato de transferencia suscrito, su protocolización y posterior inscripción en el registro de Derechos Reales, mismos que no han sido desvirtuados por la parte actora con prueba idónea y fehaciente que acredite la falsedad e invalidez que hubo aludido, toda vez que tampoco acredita el préstamo ni la garantía al que ha hecho referencia en su demanda principal.

De donde se infiere que el contrato de transferencia tiene existencia cierta y evidente y que el mismo además tiene plena vigencia, por lo mismo contiene los requisitos para su formación, esto es el consentimiento, el objeto cierto y determinado además de la causa y motivo lícito, extremos últimos que tampoco han sido desvirtuados por la parte actora.

Asimismo, en relación a la inexistencia del protocolo, porque el mismo no cursaba en los registros de la Notaria de Fe Pública, corresponde referir que por petición de Esteban Helguero Choque se inicia proceso de Reposición de Testimonio de propiedad seguido por él mismo contra la Notaria de Fe Pública, en dicho proceso de reposición sustanciado por ante el Juzgado Cuarto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de El Alto, el titular de aquel juzgado ha declarado probada la demanda y ha dispuesto que la actual Notario de Fe Pública Nº 04 Dra. Maura Fernández Tórrez, proceda a la Reposición de la Escritura Pública de compra venta Nº 0052/95 del lote de terreno ahora objeto de litigio, Resolución de primera instancia que al presente se encuentra ejecutoriada, conforme se evidencia del testimonio judicial de fs. 168 a 175, por lo que al revestir dicha decisión calidad de cosa juzgada no puede ser cuestionada por éste Tribunal.

En consecuencia se concluye que la determinación asumida por los tribunales de instancia ha sido correcta, toda vez que no es evidente la inexistencia de los requisitos para la formación del contrato, porque además se ha ordenado la reposición del protocolo por ante la Notaria de Fe Pública correspondiente. Por lo que el agravio denunciado no es evidente.

Consecuentemente corresponde resolver conforme prevé el art. 271 num. 2), y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo y forma de fs. 219 a 220 y vta., interpuesto por Bárbara Paco Vda. de Baltazar, que recurre del Auto de Vista Nº S-20, de 03 de febrero de 2010. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto