TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                               S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 304/2015 - L

Sucre: 11 de mayo 2015

Expediente: LP-44-10-S

Partes: Herene Eva Flores de Fernández.c/Víctor Chura Huanca y Elena Efrina

           Ataucuri de Chura.

Proceso: Mejor Derecho y Reivindicación de Propiedad.

Distrito: La Paz.


VISTOS:El recurso de casación en el fondo de fs. 111 a 114 y vta., de obrados, interpuesto por Víctor Chura Huanca y Elena Efrina Ataucuri de Chura contra el Auto de Vista No. S-350/2009 de fecha 11 de diciembre de 2009, cursante de fs. 106 a 108 pronunciada por la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior de Justicia de la ciudad de La Paz dentro del proceso Ordinario de Mejor Derecho  y Reivindicación de Propiedad seguido por Herene Eva Flores de Fernández contra los recurrentes, la contestación de fs. 117 a 119 vta.,el Auto de concesión del recurso de fs. 120, los antecedentes del proceso, y


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Cuarto en lo Civil y Comercial dela ciudad de El Alto en fecha 4 de febrero del año 2009 pronunció sentencia cursante de fs. 80 a 81 vta., por la cual declara probada en parte la demanda de fs. 8-10 vta., subsanada a fs. 12 de obrados, en cuanto se refiere a la reivindicación e improbada en cuanto al resarcimiento de daños y perjuicios y mejor derecho de propiedad, con costas, y dispone que en ejecución de sentencia y en un plazo de 60 días la parte demandada proceda a la entrega del bien inmueble a la demandante, bajo apercibimiento de Ley.

Contra esa Sentencia de primera instancia Víctor Chura Huanca y Elena EfrinaAtaucuri de Chura dentro el plazo legal interponen recurso de apelación.

Concedido el indicado recurso la Sala Civil Cuarta de la entonces Corte Superior de Justicia de la ciudad de La Paz en fecha 11 de diciembre de 2009 pronunció el Auto de Vista No. S-350/2009 donde confirma la Sentencia con costas; en contra de esta resolución los demandados interpusieron recurso de casación en el fondo.


CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que, los recurrentes en su expresión de agravios señalan lo siguiente:

Para que proceda la acción de reivindicación implica que el titular o propietario haya sido desposeído sin su voluntad  y tiende a que este recupere la posesión de la cosa y que además debe existir desposesión que haya sufrido el propietario del bien y que esta tiene que ser involuntaria aspecto que la demandante nunca demostró tal desposesión sea en primera instancia como ante el Tribunal de alzada, tampoco para demostrar este extremo hizo prerrogativa del art. 232-I del Procedimiento Civil operándose de esta forma el principio de convalidación y preclusión de los actos procesales en contra de la demandante; que nuestra normativa jurídica en su art. 1453 refiere que el propietario que ha perdido  la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o la detenta y que la demandante nunca perdió la posesión porque sencillamente no hubo la traditio o la entrega física de la cosa del inmueble y la demandante en su acción de reivindicación pretende recuperar su supuesta propiedad, siendo esta acción insuficiente, impertinente e incompleta y mal dirigida contra sus personas porque procedía solo una acción interdictal de adquirir la posesión previsto y tutelado en el art. 596 y sgtes.del Procedimiento Civil y contra sus vendedores o enajenantes incoar la acción de cumplimiento de contrato y/o obligación y posesión.

Que, interponen el recurso de casación en el fondo de conformidad al art. 258 num. 2) del Procedimiento Civil, primeramente recurren contra la Sentencia de primera instancia Nº 80/2009 de fecha 4 de febrero de 2009, dictado por el Juez Cuarto de Partido en lo Civil de El Alto, haciendo una apreciación incurre en error injudicando de la norma prevista en el Código Civil en su art. 1453 que señala “el propietario que ha perdido la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o la detenta”, en base a que las literales de fs.2, 3 y 5 constituyen posesión civil y que no necesariamente debe estar en posesión corporal del bien para reivindicarla, que esta apreciación vulnera lo dispuesto por el citado art. 1453 del Código Civil.

De igual forma recurren de casación en el fondo contra el Auto de Vista, por haberse violado una norma de carácter sustantiva como citamos los arts. 1286 y 1544 del Código Civil que enuncian que “las pruebas producidas serán apreciadas por el juez de acuerdo a la valoración que les otorga la ley; pero si esta no determina otra cosa, podrá hacerlo conforme a su prudente criterio” y en el segundo caso “la inscripción no otorga validez a los actos o contratos nulos o anulables”, preceptos legales desconocidos al valorar en grado de alzada la sentencia recurrida ya que la demandante nunca demostró en ninguna de las dos instancias haber perdido la desposesión o eyección del bien, por esta situación de orden sustantivo vuestro Tribunal de Alzada fallo en error y violación de estos preceptos legales debiendo anularse obrados en grado de apelación, mas al contrario se confirmo tal injusticia, con esos antecedentes de orden sustantivo interponen recurso de casación contra la Sentencia No. 80/2009 y Auto de Vista No. S-350/2009, solicitando se eleve la causa ante el Máximo Tribunal de Justicia, para que tenga conocimiento y declare anulando obrados de conformidad a lo previsto por el art. 271 num. 3 del Procedimiento Civil.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

No obstante del deficiente planteamiento del recursode casación, en razón de la nueva orientación de la Constitución Política del Estado y en sujeción a los principios establecidos en ella,este Tribunal Supremo pasa a analizar el recurso de casación planteado por los recurrentes.

Conforme los argumentos expuestos en el recurso de casación en el fondo y de la revisión de antecedentes se puede advertir lo siguiente:

1.- Haciendo referencia como fundamento central, los recurrentes indican que la demandante no ha demostrado que se le haya desposeído del inmueble motivo del litigio y que tampoco jamás ha tenido la posesión de dicho bien, porque no hubo la traditio que es la entrega física de la cosa, ya que el vendedor no le ha entregado el bien como corresponde y que con este actuar se ha aplicado indebidamente el art. 1286 del Código Civil.

Al respecto, es necesario puntualizar que según la doctrina y la uniforme jurisprudencia nacional, la valoración de la prueba compete privativamente a los Jueces de grado, siendo soberanos en su valoración con facultad incensurable en casación para decidir la causa tomando en cuenta las pruebas esenciales y decisivas, tal como se infiere de los arts. 1286 del Código Civil y 397 de su Procedimiento, salvo que el recurrente demuestre que hubiesen incurrido en error de hecho o de derecho.

En el caso de autos, de la lectura del recurso de casación en el fondolos recurrentes señalan que la actora no ha demostrado la eyección sufrida y demás requisitos para la procedencia de la reivindicación, y que fuera un punto de hecho a probar en el auto de relación procesal; al respecto es preciso hacer notar a los recurrentes que el derecho de propiedad de un inmueble trae consigo implícitamente la posesión civil sobre el mismo, perdurando esa situación a lo largo del tiempo como ejercicio del derecho, consiguientemente no es necesario que su titular acredite su posesión material o corporal sobre el inmueble, y para efectos de su reivindicación basta con acreditar que otra persona se encuentre en posesión o detentándola; en el caso de autos de la revisión de los antecedentes que ilustran el cuaderno procesal no se advierte la existencia de errónea apreciación de las pruebas y sí a criterio de los recurrentes consideraban que existió error en su valoración, tenían la obligación legal de hacer ver el error de hecho o de derecho, aspecto que no aconteció en su recurso, mas por el contrario los jueces de instancia han dado una correcta y cabal apreciación de las pruebas no existiendo por lo tanto vulneración alguna.

2.- Acusan la vulneración del art. 1453 del Código Civil, alegando que la actora nunca ha estado en posesión del inmueble del que pretende reivindicar, a lo que es necesario señalar que este Tribunal Supremo en concordancia con el criterio de la ex Corte Suprema de Justicia de la Nación, sentó la tesis que la acción reivindicatoria es aquella de la que puede hacer uso el propietario del bien inmueble frente al poseedor que no es propietario, incidiendo en el  tema podemos citaral Auto Supremo Nº 266/2013 que enseña: “…Por otro lado este Tribunal precisó que el derecho propietario por su naturaleza, conlleva la “posesión” emergente del derecho mismo, por lo que el propietario que pretende reivindicar no necesariamente debió estar en posesión corporal o natural del bien, en consideración que tiene la “posesión civil”, que está a su vez integrado por sus elementos “corpus” y “ánimus” asistiéndole consecuentemente el Iusvindicandi o derecho de reivindicar”.

Es necesario puntualizar además que la actora demostró por la Escritura Pública Nº 974/2005 que es propietaria de un lote de terreno ubicado en la Ex comunidad Pucarani Nº 4 Manzana “B” Urb. Néstor Paz Zamora, con una superficie de 285.09 m2, debidamente registrado en la oficina de Derechos Reales bajo la matricula computarizada No. 2.01.3.01.0009562, documento de propiedad que tiene la eficacia probatoria asignada por el art. 1289 del Código Civil que al estar debidamente registrado es oponible contra terceros de acuerdo a lo previsto por el art. 1538 del Código Civil.

Es  importante aclarar que en  la acción de reivindicación se debe probar el derecho propietario y  demostrar también que otras personas que no tienen la propiedad del bien,  se encuentren en posesión del inmueble. Al respecto Gonzalo Castellanos Trigo  en su Obra “Posesión, Usucapión y Reivindicación”  Edición 2011 señala: “Que el derecho propietario es el poder jurídico que permite usar, gozar y disponer de la cosa. Puede el propietario, además ejercer las acciones tendentes a mantener el derecho, el cual por su naturaleza conlleva “la posesión” emergente del derecho mismo, consiguientemente no necesariamente debe estar en posesión corporal  o natural del bien, habida cuenta de que tiene la “posesión civil” que está integrada por sus elementos “corpus” y “animus” generalmente el propietario  aun cuando no esté en posesión natural o actual de su inmueble puede perder la posesión o tenencia misma por acción de terceros como ocurre, por lo que sería una utopía la acción reivindicatoria si acaso se le exigiese la posesión previa o anterior a la eyección, desconociéndose el concepto de dominio y la posesión misma que le confiere al propietario de usar y gozar del bien. De ahí que la acción reivindicadora esta acordada al propietario cuando ha perdido la posesión corporal de su inmueble en manos de un tercero”.

El derecho de propiedad, está concebido en el art. 105 del Código Civil, como el poder jurídico que permite usar, gozar y disponer de una cosa dentro del dominio que confiere a su titular la posesión civil o jus-possidendi y la natural  o corporal o jus-possesionem, esta última puede o no ser ejercida por el propietario, porque el solo hecho de tener título de propiedad, otorga al propietario el corpus y animus sobre la cosa, ejerciendo el goce y disposición sobre aquella, otorgándole el derecho de reivindicar la cosa de manos de un tercero así el demandante no hubiera estado en posesión material de la cosa en litigio. De lo que se establece que el demandante por el solo hecho de ser propietario tiene el derecho a poseer el inmueble del que es titular y por ello se activa la acción de reivindicación.

Por todo lo manifestado se concluye que no son evidentes las denuncias formuladas por los recurrentes, resultando infundados los reclamos expresados en el recurso; ante esa situación corresponde emitir resolución en la forma prevista por el art. 271 num. 2) en relación al 273 del Código Adjetivo de la materia.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil declara, INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 111 a 114 vta., interpuesto por Víctor Chura Huanca y Elena EfrinaAtaucuri de Chura contra el Auto de Vista NºS-350/2009 de fecha 11 de diciembre de 2009, con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Se gales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Cuarto