TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                 S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 267/2015

Sucre: 20 de abril 2015

            Partes: ENFE R.O. SANTA CRUZ  c/ Sala Civil Segunda del Tribunal

       Departamental de Justicia  de Santa Cruz.  

Expediente: SC-55-15-Com

Distrito: SANTA CRUZ


VISTOS: El Recurso de Compulsa, interpuesto por la Empresa Nacional de Ferrocarriles representada por Ana Carola Serrano Camacho, contra el Auto de  fecha 24 de marzo de 2015 dictado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que niega la concesión del recurso de casación interpuesto por  Ana Carola Serrano Camacho en representación  de ENFE, los antecedentes del testimonio y;

CONSIDERANDO I.-

Que, de la revisión de la compulsa planteada se puede concluir lo siguiente:

Que, atendiendo lo señalado corresponde previamente señalar y analizar los artículos que rigen este instituto jurídico en lo que corresponde a su trámite o sustanciación, a este efecto  el  art. 285 del Código de Procedimiento Civil que señala:

“I.- Si el recurso de compulsa se dedujere contra juez o tribunal con asiento en el mismo lugar que el del superior en grado el litigante ocurrirá ante este dentro del plazo falta de tres días computables desde que se le hubiere notificado con la negativa, refutando los fundamentos que tuvo el inferior.

II.- El superior decretara en el acto que se eleve el proceso en el día, siempre que no se trate de ejecución de sentencia; y resolverá el recurso de inmediato y sin trámite alguno.”.

Del artículo citado se establece el trámite a seguir cuando el Juez o Tribunal compulsado tiene su asiento con el superior en el mismo asiento, o sea, que el recurso de compulsa debe interponerse de manera directa ante el superior inmediato dentro del plazo establecido, esto tomando en cuenta obviamente que existiendo un sistema de reparto se toma como parámetro el cargo de recepción de dicha oficina, para establecer si este se interpuso dentro de plazo establecido, habida cuenta que el litigante o justiciable cumple con la función de interponerlo dentro de plazo y no corre bajo su responsabilidad el tiempo que ha de tardar la sustanciación del mismo cuando se trata del superior e inferior con asientos en el mismo lugar, y siendo así el Tribunal superior ha de disponer que la causa se eleve en el día siempre que no se trate de ejecución de sentencia.

Ahora diferente resulta la sustanciación o procedimiento cuando el superior e inferior están en asientos distintos, tal es así que el art. 288 del Consigo de Procedimiento Civil  de manera textual expone: “Cuando el inferior y superior tengan asiento en lugares distintos el litigante anunciara de compulsa ante el mismo juez o tribunal inferior dentro de tercero día de que se le hubiere notificado con el auto de negativa, pidiendo en los dos primeros casos del artículo, 283, testimonio de la demanda, contestación, sentencia o, auto escrito de apelación y auto de negativa; y, en el tercer caso del mismo artículo, testimonio del auto de vista y de los memoriales del recurso extraordinario de nulidad, respuesta y auto de negativa. En  los testimonios se insertan las diligencias de notificación, informes y certificaciones pertinentes que existieren.”,

Acudiendo a la doctrina citando a GONZALO CASTELLANOS TRIGO quien en su obra ANALISIS DOCTRINAL Y JURISPRUDENCIAL DEL CODIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL BOLIVIANO sobre esta norma refiere: “La norma en estudio determina el procedimiento cuando el recurso de compulsa es interpuesto ante el  juez o tribunal compulsado, y este con relación al juez o tribunal que debe resolver el recurso, se encuentre en asiento judicial distinto”. Por ejemplo, cuando se compulsa a un juez de partido de la Provincia y la Corte de Distrito se encuentra en otro asiento judicial o lugar.

En este caso el litigante que se creyere perjudicado con la negativa, debe “anunciar de compulsa” ante el mismo juez o tribunal que negó la admisibilidad del recurso dentro del tercer día  en que se le hubiera notificado con el auto de negativa.

En el mismo sentido, la doctrina contenida en la obra LECCION ES DERECHO CIVIL  TOMO II de ALFREDO ANTEZANA PALACIOS pag. 910 señala: “Para este caso, cuando el inferior y superior tengan asientos en lugares distintos, el recurrente anunciara la compulsa ante el mismo juez o tribunal inferior, dentro del tercer día  de que se le hubiere notificado con el auto de negativa, pidiendo testimonio de la demanda la contestación, sentencia o auto, escrito de la apelación  y auto de la negativa con las notificaciones que corresponden a cada una de las providencias citadas”

Del contexto de esta norma se establece otro tramite diferente al anteriormente señalado cuando se trata del superior e inferior en el mismo asiento, ya que, cuando el superior e inferior se encuentran en asientos distintos, tal el caso de Jueces de Provincia con respecto a Tribunales Departamentales o Tribunales Departamentales respecto al Tribunal Supremo siempre y cuando no se encuentren en el mismo asiento aplicándose a  este tipo de casos otro trámite que debe ser claramente diferenciado, para lograr una justicia pronta y oportuna no vulnerando el debido proceso, ya que, cuando se trata de superior e inferior con asientos en diferentes lugares no se interpone de manera directa el recurso de compulsa, sino por el contrario, se HACE ANUNCIO DE COMPULSA  ante el mismo Juez o Tribunal  que dicto la negativa o conforme a los supuestos establecidos en el art. 283 del Código de Procedimiento Civil dentro del mismo plazo, esto a diferencia del art. 285 del Código Procedimental, y planteado el anuncio de compulsa el Juez o Tribunal anunciado de compulsa debe disponer que se libre o faccione un testimonio el cual contenga las piezas esenciales, los cuales se entregaran al que hizo anuncio de compulsa en los que se hará constar el día de su entrega, piezas con las que deberá formalizar ante el Tribunal superior -que se encuentra en asiento judicial distinto- el recurso de compulsa.

Ahora bien, nuestra normativa procesal civil no prevé de manera clara el plazo fatal dentro del cual el litigante una vez retirado el testimonio respectivo del Juzgado o Tribunal inferior, debe formalizar el recurso de compulsa ante el Juez o Tribunal superior, sin embargo teniendo en cuenta los principios de equidad y de igualdad,  se entiende que éste debe ser similar al plazo previsto por el art. 285 del CPC, vale decir de tres días fatales, con la única salvedad del plazo de la distancia a que hace mención el art. 146 del citado Código Adjetivo de la Materia, modificado por el art. 94 de la ley 439, código procesal civil en aplicación anticipada.

No debe confundirse ese plazo con el referido en el inc. 3) del art. 293 del CPC, porque éste último regula el plazo de treinta días para la presentación de la provisión compulsoria, la cual se expide una vez que el superior en grado encontró que la apelación o la casación fue negada indebidamente, vale decir que la provisión compulsoria se expide cuando el Tribunal superior resolvió por la legalidad de la compulsa, situación distinta a la francatura de los testimonios a que hace referencia el art. 288 del Código de Procedimiento Civil que se dan con el anuncio de compulsa a fin de que el litigante formalice el recurso de compulsa ante el Tribunal superior criterio ya expresado en el Auto Supremo: 663 de fecha  06 de noviembre 2014.

Es decir, que de lo anotado se encuentra una marcada diferencia en la sustanciación del Recurso de Compulsa cuando el superior e inferior tienen asientos en el mismo lugar, o cuando el superior e inferior tienen asientos en diferentes lugares.

Ahora cabe analizar cuál fue la intencionalidad del legislador al implementar la diferencia de procedimientos entre superior e inferior en el mismo asiento o diferentes asientos, para lo cual debemos partir que este recurso en su esencia es entendido como el recurso de queja que tiene por finalidad la de evitar ejecutoria de una Resolución como consecuencia de una negativa indebida a un recurso de apelación o casación, ya que, al negarse inmediatamente la Resolución impugnada adquiere ejecutoria debiendo ejecutarse la misma cuando se encuentre en primera instancia o de devolverse la causa y evitar la ejecución de la Resolución impugnada cuando se trate de segunda instancia, empero, si dentro del trámite ante la negativa se interpone el recurso de compulsa cuando el superior e inferior se encuentran en el mismo asiento, se impide de manera directa la ejecución de la resolución asumida, en vista de que el tribunal  o autoridad superior solicita que la causa original se eleve en el día siempre y cuando no se trate de ejecución de sentencia, evitando de esta manera la ejecución de aquella determinación, para la revisión de la admisibilidad o no del recurso de apelación o casación interpuesto (art. 285.II del CPC), empero, cuando se trata de un superior e inferior con asientos en diferentes lugares como antes se dijo como consecuencia lógica de la distancia territorial se hace dificultosa la interposición inmediata al superior, es por ese motivo, que la norma ha establecido la facultad de anuncio de compulsa, para que el Juez o Tribunal advertido del mismo se inhiba de ejecutar la resolución o devolver la causa hasta que se cumpla el plazo establecido en el art. 293 num. 3) del CPC, vencido el mismo sin que se hubiese devuelto la provisión compulsoria recién la Resolución adquiere la calidad de cosa juzgada, es por este motivo que las Resoluciones emergentes de un recurso de compulsa deben ser resueltos a la brevedad posible.

De lo citado claramente se advierte la importancia del trámite correspondiente a efectos de evitar la ejecutoria de las resoluciones impugnadas. CONSIDERANDO II.-

Teniendo en claro dicho análisis ingresando el examen del exordio en fotocopias  simples y legalizadas corresponde citar los actuados trascendentales a los efectos del presente fallo:

  1. Resolución de fs. 24 a 25.
  2. Recurso de Apelación de fs. 27 a 34 vta.
  3. Auto de Vista  emitido por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental  de   La Paz de fs. 38 a 42 vta.
  4. Recurso de Casación  de fs. 45 a 47.
  5. Auto de fs. 48 que deniega el Recurso de Casación emitido por la Sala Civil del Tribunal Departamental de La Paz
  6. Recurso de Compulsa interpuesto por la Empresa Nacional de Ferrocarriles  representada por Ana Carola Serrano Camacho

De los antecedentes señalados, se advierte claramente que la negativa al Recurso de Casación fue dictada por el Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz en su Sala Civil Segunda siendo este un Tribunal con asiento diferente a este Tribunal Supremo correspondía aplicar en el tramite establecido en el art. 288 del CPC detallado precedentemente, es decir,  debió el recurrente previamente hacer el correspondiente anuncio de compulsa conforme determina la norma descrita, y no de manera directa interponer recurso de compulsa como erradamente lo ha realizado, ya que esta presentación directa no suple el obligatorio anuncio de compulsa establecido en la norma.

Consiguientemente se establece que el compulsante no tuvo en cuenta la configuración procesal que prevé el Código de Procedimiento Civil respecto a la tramitación del Recurso de Compulsa anteriormente expuesta, habida cuenta que una vez que se le notificó con la negativa de concesión del Recurso de Casación determinada mediante Auto de 24 de marzo de 2015, interpuso directamente Recurso de Compulsa ante este Tribunal Supremo de Justicia, obviando el anuncio previsto por el art. 288 del citado Código, correspondiendo por ello el rechazo in límine del irregular Recurso de Compulsa intentado.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia ejerciendo la atribución conferida por el art. 42.I num. 4) de la Ley del Órgano Judicial RECHAZA in limine el Recurso de Compulsa interpuesto por Empresa Nacional de Ferrocarriles  representada por Ana Carola Serrano Camacho.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Tercero