TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto Supremo: 263/2015

Sucre: 14de Abril 2015

Expediente: CB-12-15-S

Partes: Claudia Andrea García Paz representante y apoderada de la empresa

AvícolaVascal S.A.c/ Willy Fernando Balderrama Balderrama

Proceso: Responsabilidad y restitución de los daños y perjuicios causados        

Distrito: Cochabamba

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Juan Carlos Sánchez León en representación de Avícola Vascal S.A. de fs. 696 a 699 y vta., impugnando el Auto de Vista de fecha 7 de octubre de 2014, cursante a fs. 692 a 693 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso de Responsabilidad y restitución de los daños y perjuicios causados, seguido por Avícola Vascal S.A., contraWilly Fernando Balderrama Balderrama, la concesión de fs. 704, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Segundo en lo Civil, en fecha 14 de noviembre 2013 emitió Sentencia cursante de fojas 654 a 658 y vta., declarando, Improbada la demanda de Responsabilidad de Gestión y resarcimiento de Daños y Perjuicios planteado por la Empresa Avícola Vascal S.A. y Probadas las excepciones perentorias de falsedad, ilegalidad, falta de acción derechos y causa para demandar, opuestas por el demandado Willy Fernando Balderrama Balderrama , estableciéndose ningún tipo de responsabilidad de gestión ni resarcimiento de daños y perjuicios.

Contra la indicada Resolución, interpuso recurso de apelación la parte demandante, y el Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba emitió  Auto de Vista, confirmando la Sentencia apelada.

Resolución de segunda instancia que dio lugar al recurso de casación en la forma y en el fondo presentado por la parte apelante, recurso que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Acusa la falta de fundamentación y motivación de la Resolución de segunda instancia, la cual a criterio de la parte recurrente infraccionó su derecho al debido proceso

Por su parte en el fondo, acusan que en el Acta Nº 11 de reunión de directorio celebrada en fecha 19 de julio de 2008 de fs. 599-600 se determinó que el demandado debía presentar un informe mensual, mediante reporte y seguimiento al acatamiento de la ley y normas medio ambientales, pese a dicha orden del directorioel demandado no informó de la inspección de fecha 17 de agosto de 2009 fs. 603-604 donde se otorgó un plazo de 15 días hábiles a partir de la fecha de inspección para realizar las tareas de mitigación del impacto ambiental.

El demandado no informó ni de manera verbal ni mucho menos por escrito sobre la verdadera y real situación de riesgo en que se encontraba la empresa, evidencia irrefutable que demostró en la litis que el demandado omitió informar al directorio, lo cual era su obligación, hecho que fue analizado por los tribunales de instancia de manera sesgada y no se realizó un análisis detallado de las circunstancias acaecidas. También indica que las acciones administrativas y técnicas adoptadas por el Directorio fueron asumidas después de la clausura.  Por lo cual concluye que resulta erróneo considerar que el directorio conocía de las verdaderas dimensiones del problema ambiental.

Por otro lado indican que el cargo de gerente conlleva una serie de responsabilidades insoslayables que deben ser cumplidas, demostrándose que el demandado actuó de una forma totalmente irresponsable y atentatoria contra los intereses de la empresa, hecho que no fue tomado en cuenta, causando enormes daños a los intereses de la empresa demandante.

Con lo que termina peticionando que se Case totalmente el Auto de Vista y deliberando en el fondo se declare probada la demanda principal e improbadas las excepciones perentorias planteadas por el demandado.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Estando planteado el recurso de casación en la forma como enel fondo, primeramente se absolverá el de forma para luego entrar a considerar los agravios expuestos en el fondo, en ese entendido diremos que:

En la Forma:

Únicamente acusa la falta de fundamentación y motivación del Auto de Vista, trayendo a consideración lo dispuesto por la Sentencia Constitucional Nº. 0893/2014 de 14 de mayo, respecto al derecho de la parte a una Resolución fundamentada; en ese entendido, se debe considerar que, de la lectura del Auto de Vista se evidencia en el último considerando de la Resolución, que el Tribunal Ad quem, aborda la temática en base a lo dispuesto en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, estableciendo de manera puntual que Avícola Vascal S.A. demandó la determinación de responsabilidad de gestión y el resarcimiento de daños y perjuicios basado en el hecho de que el demandado en su condición de Gerente de Planta no habría comunicado oportunamente al Directorio de la empresa el riesgo de clausura y cierre de la empresa por parte de la Alcaldía de Tiquipaya, estableciéndose que: “…el Juez A quo arriba a la conclusión de que el demandado no tenía autonomía de gestión al desempeñar el cargo de Gerente de Planta, por lo que las tareas de dirección estaban reservadas al Directorio…”, además el Auto de Vista indica: “Que de la prueba producida se llega a establecer que fueron los problemas medioambientales los que determinaron la conminatoria y posterior clausura y cierre de la empresa Avícola Vascal S.A., y no así el supuesto mal desempeño del cargo de Gerente de Planta…”, indicando de manera clara, concreta, fundamentada y motivada que no concurrían los elementos para determinar una responsabilidad;  fundamentación del Adquem que es precisa en la exposición de los motivos y razones del porqué llegó a confirmar la Sentencia dictada por el A quo, argumentos  que de ninguna manera vulneran el derecho de la parte recurrente al debido proceso, es más cumple con la exigencia establecida por la Sentencia Constitucional No.0632/2010-R de 19 de julio, entre otras, donde se aclaró que: "...la motivación no implicará la exposición ampulosa de consideraciones y citas legales, sino que exige una estructura de forma y de fondo. En cuanto a esta segunda, la motivación puede ser concisa, pero clara y satisfacer todos los puntos demandados, debiendo expresar el Juez sus convicciones determinativas que justifiquen razonablemente su decisión en cuyo caso las normas del debido proceso se tendrán por fielmente cumplidas. En sentido contrario, cuando la resolución aún siendo extensa no traduce las razones o motivos por los cuales se toma una decisión, dichas normas se tendrán por vulneradas". En el caso de Autosel Tribunal Ad quem cumplió con lo estipulado por la jurisprudencia constitucional, no siendo cierto el agravio de forma denunciado por la parte recurrente.

Por dicho motivo el argumento de falta de fundamentación y motivación de la Resolución de segunda instancia, no resulta fundada, debiendo aplicarse lo normado en el art. 273 del Código de Procedimiento Civil.

En el Fondo:

En el caso de Autos, el argumento central del recurrente es la falta de valoración del Acta Nº. 11 de la reunión del directorio celebrada en fecha 19 de julio de 2008 de fs. 599 a 600 donde se demostraría que el demandado tenía la obligación de informar en forma mensual al directorio de la empresa sobre aspectos medio ambientales, tarea que a criterio del recurrente, el demandado, no cumplió, y origino la clausura de la Empresa Avícola Vascal S.A.

Al respecto, se tiene que la valoración de la prueba es una facultad privativa de los Jueces de grado, y ésta es incensurable en casación, salvo que se acredite violación de una regla de criterio legal, acusando error de hecho o de derecho, conforme establece el art. 253 num., 3) del Código de Procedimiento Civil, aspecto que no acontece en el presente recurso de casación enel fondo , donde de manera general se acusa la infracción o falta de valoración de la indicada Acta y demás pruebas, no se acusa ningún error de hecho o de derecho en la valoración de las mismas. Sin embargo, en aplicación a los nuevos lineamientos del sistema judicial y para preservar el derecho de la parte a una respuesta clara, motivada y fundamentada que absuelva su reclamo, se deberá tener presente que el Juez A quo estableció sobre el Acta cuestionada que:  “…existe una aparente omisión de información al Directorio sobre los problemas medio ambientales por parte del Gerente de Planta, sin embargo, al margen de que dichas actas no provienen de los Libros de Actas como es de rigor, resulta que aquella aparente omisión aparece neutralizado con los mismos actos del Presidente del Directorio de Avícola Vascal traducido en memoriales, notas, oficios y recurso presentados tanto al Municipio de Tiquipaya como a la Gobernación de Cochabamba precisamente con motivo del problema medio ambiental generado por la Empresa (Fs. 90 A-120), lo que implica que dicho Directorio estaba totalmente informado del problema medio ambiental generado por la Empresa Avícola Vascal S.A., puesto que buen tiempo estuvo abocado en actividades dirigidas a mitigar y/o eliminar dicho problema…” fundamentación del juez A quo que de ninguna manera resulta sesgada ni mucho menos parcializada, está razonada en base a toda la prueba cursante en obrados que demuestra irrefutablemente que el Directorio tenía todo el conocimiento del problema medio ambiental que generaba la empresa Avícola Vascal S.A. y que durante largo tiempo el Directorio estuvo en tratativas para poder solucionar técnicamente y administrativamente el problema denunciado por los vecinos de la zona, por dicho motivo, tanto la parte demandante como la demandada ejecutaron una serie de trabajos encaminados a mitigar y en su caso eliminar dicha contaminación ambiental, lo que demuestra que existía pleno conocimiento del problema central antes de la clausura de la planta en Tiquipaya.

En ese entendido, la supuesta omisión de informar al Directorio sobre los problemas medio ambientales, y que dicha omisión hubiese generado la clausura de la planta, no son evidentes, cursa bastante prueba que demuestra que la Directiva tenía pleno conocimiento del problema medio ambiental y no resulta cierto ni mucho menos evidente que la falta de información a la directiva por parte del demandado, fuese el detonante para la clausura de la empresa.

Por otro lado, también se analizó en la litis, la responsabilidad del demandado conforme al cargo que desempeñaba, quien conforme a los datos del proceso siempre fue dependiente del directorio, nunca tuvo autonomía de gestión y de administración, actividades que eran realizadas directamente por el Directorio, conforme se evidencia de la prueba cursante en obrados de fs. 90 A 120 donde se demuestra que el Presidente del Directorio Lic. Tomas Lonsdale era quien ejercía todo el manejo de la empresa.

Antecedentes facticos que fueron analizados por los Tribunales de instancia, que demostraron, primeramente que no concurrían los elementos o presupuestos necesarios para determinar una responsabilidad, y segundo que en la presente causa no ha existido responsabilidad de gestión por parte del demandado quien demostró ser trabajador antiguo de empresa a quien se le encomendó la tarea de Gerente de Planta, sin que en dicha gestión se hubiese efectuado algún reclamo por parte de la Directiva por el desempeño del demandado, no existe constancia alguna como memorándum de llamada de atención o documento similar que haga presumir la supuesta irresponsabilidad del demandado.

Finalmente, la parte recurrente no ha demostrado el factor de imputabilidad o el nexo de causalidad del demandado(la culpa y el perjuicio), o sea, que proceda la indemnización reclamada en base a la culpa que hubiera podido tener el autor con las denuncias interpuestas sobre el daño ocasionado; de las pruebas cursantes se evidencia que, antes de la clausura mediante Resolución Técnica Administrativa No 486/2009 de fs. 490 a 491, la Empresa Avícola Vascal S.A., siempre tuvo el problema de los “malos olores” que generaba el faeneo de pollos, cursa innumerables notas demostrando que, siempre estuvieron lidiando con el problema ambiental, así se tiene la documental de fs. 557, 558, 559, entre otras, muestran que antes de la Resolución de clausura de la empresa, el directorio tenía pleno conocimiento del problema ocurrido, sin que ello signifique que la culpa la tenía el Gerente de Planta.  En la litis se evidencio que el factor determinante para el cierre de la Empresa fueron los problemas medio ambientales, y no así la supuesta omisión del demandado de informar a la Directiva de dichos problemas, lo que exime de responsabilidad al demandado.

En ese entendido, concluiremos indicando que los Tribunales de instancia actuaron conforme a los hechos facticos del proceso, valoraron todas las pruebas conforme a derecho y finalmente aplicaron correctamente lo dispuesto por nuestras leyes, correspondiendo por nuestra parte aplicar lo dispuesto en el art. 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara: INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Juan Carlos Sánchez León en representación de Avícola Vascal S.A. de fs. 696 a 699 vta., impugnando el Auto de Vista de fecha 7 de octubre de 2014, cursante a fs. 692 a 693 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba.  Con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs.- 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Tercero