TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                                     S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 249/2015                                                                 Sucre: 14 de Abril 2015                                                                Expediente: LP 1 15 S                                                              Partes: Franz A. Rojas Aguilar c/ Magda Pando Papy

Proceso: Cumplimiento de Contrato                                        

Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso de casación de fs. 238 a 241, interpuesto por Eloy Ávila Delgado en representación de Magda Pando Papy, contra el Auto de Vista, Resolución Nº 106 de fecha 31 de marzo de 2014 de fs. 212 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz en el proceso ordinario sobre cumplimiento de contrato, seguido por Franz A. Rojas Aguilar contra Magda Pando Papy; la respuesta al recurso de fs. 250 y 251; el Auto de concesión de fs. 260; los antecedentes del  proceso, y:

CONSIDERANDO I:                                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Franz A. Rojas Aguilar, por memorial de fs. 18 y vta., adjuntado las literales de fs. 1 a 17, interpone demanda de cumplimiento de contrato contra Magda Pando Papy, exigiendo cumplimiento de obligación, devolución del departamento del primer piso del inmueble de la calle Landaeta Nº 375, comprometiéndose a devolver a la anticresista (Magda Pando Papy) su capital en el monto de $us.- 15 000 (Quince mil dólares americanos) contra entrega del departamento desocupado. Por su parte Magda Rosario Pando Papy, responde negativamente reconviene por sobre nulidad de contrato de antícresis más daños y perjuicios sosteniendo que el demandante no es propietario, por lo que en el contrato de anticresis existiría ilicitud de la causa y error esencial, que en su formación no cumpliría con los requisitos exigidos por los arts. 491, 493, 452 inc. 4) y 549-1) del Código Civil. Con el mismo propósito se apersona Leslie J. Rojas Peñaloza, interponiendo tercería coadyuvante, en representación de la Empresa Constructora Inmobiliaria “Ecro S.R.L”, la cual habría adquirido la titularidad del 100% del inmueble ubicado en la calle Landaeta Nº 375, misma que convalida y da por bien hecho el contrato de anticresis pactado con anterioridad, sumándose a los términos del demandante.

Sustanciado el proceso, el Juez Décimo Cuarto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, mediante Sentencia resolución Nº 243 de 02 de agosto de 2013 cursante de fs. 178 a 180, declaró probada la demanda de fs. 18 y vta., e improbada la demanda reconvencional de fs. 26 a 28, sin costas.      

Contra esa Resolución de primera instancia, la parte demandada a fs. 187 a 190 y vta., interpuso recurso de apelación en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, por Auto de Vista  resolución Nº 106 de fecha 31 de marzo de 2014, cursante de fs. 212 y vta., Anula el Auto de concesión de Alzada de fs. 199; Resolución recurrida en casación en el fondo por la demandada reconvencionista, mismo que se pasa a considerar y resolver.

CONSIDERANDO II:                                                                 HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del contenido del Recurso de Casación en el fondo se tiene lo siguiente:

Acusa que el Auto de Vista no considera el fondo del recurso de apelación por exigir formalidades extremas que coartan al acceso a la justicia.

Considera que el Auto de Vista, Resolución Nº 106 de 31 de marzo de 2014 estaría errado, puesto que los operadores tienen la ineludible obligación de dictar Resolución en el fondo de la problemática sometida a su jurisdicción y competencia con el objetivo final de que el derecho sustancial prevalezca sobre cualquier regla procesal, por ende no es posible admitir la exigencia de extremados ritualismos o formalismos que impidan su materialización.

Expresa que los mecanismos previstos no pueden ser aplicados por encima de los deberes constitucionales, todo ello con el objetivo final de que el derecho sustancial prevalezca sobre cualquier regla procesal que no sea estrictamente indispensable para resolver el fondo del caso sometido a conocimiento del juez.

Que en referencia al art. 97 del Código de Procedimiento Civil, indica que debe darse prevalencia a la efectividad antes que a los formalismos, bajo el principio pro actione, sin que los ritualismos o formalidades impidan el acceso a la justicia y a los medios de impugnación.

Considera que el Ad quem, al no considerar el fondo del caso infringe, interpreta y aplica indebidamente la ley, vulnerando el art. 44 de la Ley del Tribunal Constitucional, respecto a que las sentencias constitucionales tienen carácter vinculante y obligatorio

Finalmente menciona que el referido Auto de Vista, habría aplicado indebidamente la ley violando los incisos 1) y 2) del art. 253 del Código de Procedimiento Civil.

Bajo esos antecedentes concluye en su petitorio solicitando que el recurso sea concedido ante el Tribunal Supremo de Justicia, sin pretensión recursiva expresa.   

CONSIDERANDO III:                                                         FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurso de casación está dirigido a lograr que el Tribunal de casación revise y reforme o anule las Resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho al debido proceso o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.
Conforme al art. 250 del Código de Procedimiento Civil, el recurso de casación puede ser planteado en el fondo, en la forma o en ambos a la vez; cuando se plantea en el fondo, por errores en la resolución de fondo del litigio "error in judicando”, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 de la citada norma y está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la Resolución del litigio, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva Resolución que resuelva el fondo del litigio. Cuando se interpone en la forma “error in procedendo", o de procedimiento, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el artículo 254 del indicado cuerpo legal, y está orientado a que el Tribunal Supremo constate la existencia de errores formales en la Resolución impugnada o de procedimiento en la sustanciación de la causa que conlleven la afectación del debido proceso, en ese caso la pretensión recursiva está orientada a la nulidad de la Resolución impugnada o la nulidad de obrados.

En ambos casos, inexcusablemente debe darse cumplimiento al mandato del artículo 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, tomando en cuenta que el recurso de casación en el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes.

Examinado del Auto de Vista recurrido Nº 106 de fecha 31 de marzo de 2014, se tiene que el  razonamiento  realizado por el Ad quem fue el de anular el Auto de concesión de alzada, en sentido de considerar que el recurso de apelación no hubiera sido presentado dentro del plazo legal, consiguientemente resulta ser una Resolución anulatoria pues no ingresó a considerar y menos a resolver cuestiones de fondo del asunto, sino se limitó al examen formal del recurso de apelación y con su resultado determinó la anulación del Auto de concesión del recurso aludido; al respecto la jurisprudencia sentada tanto por la Ex Corte Suprema como por el actual Tribunal Supremo de Justicia ha establecido de manera uniforme en sus reiterados fallos en el sentido de que contra una Resolución de alzada anulatoria no procede recurso de casación en el fondo, sino únicamente en la forma.

La recurrente al haber interpuesto recurso de casación en el fondo contra una Resolución anulatoria, no ha comprendido la naturaleza del fallo deduciendo equivocadamente la impugnación por este medio; al margen de lo señalado incumple los requisitos de procedencia señalados por el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil que previene que el recurso de casación debe interponerse en términos claros y precisos, como tampoco contiene un petitorio claro y preciso, simplemente se limita a solicitar se conceda su recurso ante la “Excelentísima Corte Suprema de Justicia” sin considerar que esa Institución ya dejó de existir; ante esa situación no se sabe cuál es la pretensión del recurrente, consiguientemente ante esa deficiencia no se apertura la competencia de este Tribunal Supremo para ingresar a la consideración del recurso.

La recurrente reitera se emita pronunciamiento sobre el fondo del litigio, aspecto que es imposible para este Tribunal toda vez como se tiene establecido por la vasta jurisprudencia (Sentencia Constitucional Plurinacional 1456/2013 y Autos Supremos: 55/2014; 070/2014; 375/2014), no se puede emitir pronunciamiento de fondo sobre la base de aspectos de forma contra una Resolución anulatoria, ni mucho menos casar el Auto de Vista toda vez que el Ad quem no ingreso a considerar los aspectos de fondo de la controversia; dada la ambigüedad del recurso, el mismo deviene en improcedente, ya que como se tiene señalado el recuso de forma y fondo persiguen finalidades distintas y están inmersos en diferentes artículos de la norma procesal civil, lo referido a la casación como tal en el art. 253 y la nulidad en el art. 254, esa carencia de precisión encamina a la improcedencia del recurso.

Por lo anteriormente expuesto y con la aclaración precedente, se concluye que del análisis del recurso, y de la normativa aplicable al presente caso, el mismo deviene en improcedente correspondiendo a éste Tribunal resolver conforme lo estipulado en los arts. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42.I num. 1) de la Ley 025 del 24 de junio de 2010, art. 271 num. 1) y art. 272 del Código de Procedimiento Civil, declara: IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto contra el Auto de Vista Nº 106, de 31 de marzo de 2014, que cursa en fs. 212 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de La Paz. Con Costas

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran.

cFdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Tercerovxvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvnnnn