TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 210/2015                                                        Sucre: 27 de marzo 2015                                                                 Expediente:        SC-4-15-S                                                                Partes:Max Flores García y Adriana Choqueticlla de Flores.c/ Rubén Rondano        Esquía y Giselle AddyOxa Flores.                        Proceso:Nulidad de documentos de transferencia.                                Distrito:Santa Cruz.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 201 a 203, interpuesto por César Santos Maita Guzmán por sus mandantes Max Flores García y Adriana Choqueticlla de Flores, contra el Auto de Vista Nº 454 de 5 de noviembre de 2014 de fs. 198 a 199, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de Nulidad de documentos de transferencia, seguido por Max Flores García y Adriana Choqueticlla de Flores contra Rubén Rondano Esquía y Giselle AddyOxa Flores, respuesta de fs. 207 a 209 vta.; concesión de fs. 210, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Adjuntando prueba documental, por memorial de fs. 19 a 21 vta., Max Flores García refiere demandar nulidad de documento de transferencia, señalando que a fin de evitar la pérdida de su bien inmueble habría acordado con Ricardina Esquía Aruquipa el pago de la deuda que ponía en riesgo su propiedad, ese aspecto mediante compra, pero que a fin de no tener problemas se habríasugerido que figure a nombre del hijo y nuera de la nombrada que responden a los nombres de Rubén RondanoEsquia y Giselle AddyOxa Flores, figurando como precio de venta la suma de Bs. 150.000.oo.- cuando lo real fue por la suma de $us. 120.000.oo.- Que se habría acordadoademás que ellos permanecerían en el inmueble, todo cumpliendo con las instrucciones de la verdadera compradora.

Que sus personas vienen sufriendo atropellos por los aparentes compradores y que ocupaban parte del inmueble, que habrían ingresado por el edificio contiguo  y levantar un inventario de sus bienes e ingresando a inquilinos, así como poner bardas para impedir su acceso al patio y reducido su posesión sólo a los ambientes que ocupan como vivienda restringiendo acceso al resto del edificio, que Ricarda Esquía Aruquipa de Tito  se desentendió del problema toda vez que los aparentes propietarios estuvieran en proceso de divorcio.

Refiere que hubo simulación absoluta, y que se ve forzado a iniciar el proceso en razón a que no fueran los verdaderos propietarios los demandados  y que mas bien se hubieran dado la tarea de amedrentarlos. Que el precio verdadero según estudio pericial fuera de 455.297.73 $us., que corroborarían  los acuerdos con la verdadera compradora. Que por lo anterior y en consideración a que el documento de transferencia a los demandados fuera ficto, demanda la nulidad del documento de transferencia de 9 de marzo de 2007 por simulación absoluta.

Se admite la demanda y tramita la causa, además la reconvencional interpuesta a tiempo de contestar por memorial de fs. 57 a 64 vta., llegando a dictarse por parte del Juez Séptimo de Partido en lo Civil de Santa Cruz de la Sierra Sentencia de fs. 179 a 182 vta., por el que se declara IMPROBADA la demanda principal de fs. 19 a 21 vta., e improbada la Reconvencional de fs. 57 a 64 vta.

Apelada la referidaSentencia por Max Flores García y Adriana Choqueticlla de Flores por intermedio de su apoderado por memorial de fs. 184 a 186,  es resuelta por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que emitió el Auto de Vista cursante de fs. 198 a 199, por el que se CONFIRMAtotalmente la Sentencia apelada de fecha 23 de diciembre de 2013 cursante de fs. 179 a 182 y vta., del expediente.

Resolución que dio lugar al recurso de Casación en el fondo, interpuesto por parte de Max Flores García y Adriana Choqueticlla de Flores mediante su apoderado César Santos Maita Guzmán, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- Como argumentos de su recurso de casación señalan antecedentes de la suscripción de un documento cuya data es de 9 de marzo de 2007 y su reconocimiento de 31 de mayo de 2007 por el que habría transferencia de un bien inmueble, transcribiendo contenidos de los fallos emitidos por los de instancia, para concluir señalando que el Juez de primera instancia habría realizado una mala interpretación del contradocumento de fs. 3 y 4 en el que habría reconocimiento expreso que el dinero por la compra fuera RicardinaEsquiaAruquipa de Tito madre del aparente comprador y otros aspectos desde su punto de vista. Que la norma fuera clara al señalar que la interpretación de los contratos se debe averiguar cual ha sido la intención común de las partes y no limitarse al sentido literal de las palabras, y resultaría erróneo pensar que el contradocumento solo fuera para aclarar quien pagó el precio que no fuera objeto de controversia. Por ello considera que tanto en primera instancia así como por el Auto de Vista no habría interpretación  del mencionado contrato conforme mandaría el art. 510 del Código Civil y violentaría el art. 397 del Código de Procedimiento Civil y adecuación a lo previsto por el art. 253-1) de la misma norma.

Que se demostraría que el Juez no valoró, compulsó ni tomó en cuenta los verdaderos antecedentes que cursan en obrados y los testigos señalarían que quien hizo los tratos fue RicardinaEsquia que no hubiera sido comprendida por el Ad quem, que tampoco haría saber cual fuera el correcto razonamiento e interpretación de los hechos para la conclusión de que el documento de fs. 3 a 4 no constituiría prueba de la simulación que reconocerían derechos de la verdadera compradora.

2.- La demanda fuera de nulidad por venta ficta, empero en sentencia se afirmaría que como la obligación sobre el precio fue satisfecha por el comprador a los vendedores de la cosa, no existiría causal de nulidad alguna, lo mismo reflejaría el Auto de Vista. Existiría documento aclarativo de precio de venta, con ese antecedente no tuviera nada que ver con el cumplimiento de obligación  existiendo violación dice del art. 192 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, por no haberse manifestado la demanda en términos claros y precisos, pues el precio no sería objeto de controversia sino el reconocimiento de derechos de propiedad, que fuera prueba de venta simulada, que en relación a ese hecho debiera haber pronunciamiento en Sentencia y Auto de Vista.

Que los de instancia señalarían como hecho negativo el transcurso de cinco años, y se violentaría el art. 552 del CC, referida a que la nulidad es imprescriptible, que no entienden a que viniera aquel argumento, y no habría  en su parte considerativa el sentido ni fundamento como previniera el artículo 192 num. 2) del CPC, por lo cual se habría violentado la referida norma en los incisos que señala y enmarcado al art. 253 num. 1) del Código de Procedimiento Civil.

Con los argumentos expuestos refiere interponer Recurso de Casación en el fondo y piden se declare casando el Auto de Vista, y se “Revoque” la Sentencia apelada de primera instancia.

CONSIDERANDO III:                                                                FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Sin embargo de lo contradictorio que resulta el petitorio de los recurrentes al solicitar en primer término, -penúltima línea antes del subtitulo “Recurso de casación en el fondo” en la que pide de manera expresa se “CONFIRME TOTALMENTE la Sentencia apelada, así como la errónea petición de la parte final del recurso de que se “revoque” la Sentencia apelada, habrá que considerar que no entendieron los recurrentes la esencia misma del recurso de casación en cuanto a su petitorio cuya resolución debe estar enmarcada en lo dispuesto por el art. 271 del Código de Procedimiento Civil, es decir, que en la generalidad debe estar orientada por casar el Auto de Vista o anular obrados con o sin reposición. Sin embargo de la falencia anotada, en consideración a lo previsto por el art. 180-II de la Constitución Política del Estado se absolverán los argumentos expuestos en el orden propuesto.

1.- Se acusa de mala interpretación al documento de fs. 3 a 4 en la que se reconoce que los dineros entregados como precio de la venta del bien inmueble que fuera de los actores, le correspondería a Ricardina Esquía Aruquipa de Tito, en la pretensión de hacer ver que mediante ella se probaría la existencia de simulación en la celebración del contrato de fs. 1 con reconocimiento de firmas de fs. 2, con la alegación de que no se hubiera dado aplicación a lo previsto por el art. 510 del Código Civil violentando dice el art. 397 del Código de Procedimiento Civil. Bajo ese antecedente, corresponderá analizar el alcance de la norma sustantiva que ciertamente manda que al interpretar un contrato se deba averiguar la intención común de las partes contratantes y no limitarse al sentido literal de las palabras, empero de la lectura del documento de fs. 4 con reconocimiento de firmas de fs. 3, no hay nada obscuro o ambiguo que merezca ingresar a interpretar para darle un sentido distinto del que contiene, se comprende exactamente lo que las partes quisieron significar, es decir, dar razón que la propiedad del dinero cancelado por la venta resulta ser RicardinaEsquiaAruquipa de Tito y que se reconocen sus derechos, ese es el alcance claro y concreto, que no da lugar a interpretación distinta; cuando se dice por los recurrentes que no se habría dado aplicación a la norma abordada, no tiene sustento alguno y lo anterior conlleva asimismo a desvirtuar que por ello habría violación del art. 397 del Código de Procedimiento Civil, que además no se especificó de que manera se demostraría la pretendida transgresión.

Resulta incomprensible la afirmación en recurso de casación cuando se dice que el Juez -sin especificar si se refiere al A quo ó el Ad quem-“no valoró, compulsó ni tomó en cuenta los verdaderos antecedentes”, si eso fuera evidente la manera correcta de reclamar ese aspecto debió ser en recurso de casación en la forma a fin de lograr la anulación del Auto de Vista a fin de que ingrese a valorar y tomar en cuenta las pruebas que refiere, sin embargo de ello, es pertinente señalar que de la verificación de la resolución de segunda instancia que compete a este Tribunal Supremo- resulta absolutamente coherente en función de lo resuelto y apelado por la parte presuntamente agraviada, de manera que aun del yerro en la vía de reclamación no tiene sustento el mismo.

Por lo que sin  mayor polémica al respecto, corresponde desestimarla por carecer de fundamento.

2.- Para comprender el contexto de la respuesta a otorgar al punto segundo del recurso de casación, es prudente aclarar lo que representa la “simulación” que en definitiva los actores pretenden exista en la firma del documento de fs. 4 para lograr la nulidad del documento de transferencia de fs. 1, al efecto se debe comprender que la simulación se usa para engañar a terceros con diversos fines, el aparentar solvencia o insolvencia económica, defraudar a los acreedores, eludir y otros aspectos que no es del caso incidir. Es decir, resulta una operación en virtud de la cual se crea una situación jurídica aparente que difiere de la situación jurídica verdadera, producto de la concreción de determinadas circunstancias adversas a los intereses patrimoniales de las partes contratantes, dicho de otro modo, la simulación es la declaración de un contenido de voluntad no real, emitido conscientemente y de acuerdo a las partes, para producir con fines de engaño la apariencia de un negocio jurídico que no existe o es distinto de aquel que realmente se ha llevado a cabo, o el acuerdo de partes para dar una declaración de voluntad a propósito divergente de sus pensamientos íntimos, con el fin de engañar inocuamente en perjuicio de la ley o de terceros. Simular es entonces, fingir la existencia de un acto totalmente irreal, equivale a crear un acto configurándolo de tal manera que produzca una apariencia de veracidad tanto por su estructura como por su forma de elaboración. Se encubre la naturaleza de un acto bajo la apariencia de otro acto.

A efectos de mayor comprensión recurrimos al criterio del Tratadista Carlos Morales Guillén que respecto al tema señala: “La simulación, supone una divergencia consciente entre voluntad y declaración y, desde el punto de vista psicológico (Messineo), simular importa mentir, ya cuando se oculta, en todo o en parte, una verdad o cuando se hace aparecer como verdadera una cosa que es mentira, o cuando se presenta a los ojos de terceros una verdad diversa de la efectiva, aspecto este último en el cual se configura, propiamente, un disimular, entendido como el astuto encubrimiento de la intención”.

En el caso de autos se pretende la existencia de simulación con la elaboración del documento de fs. 4 que no encubre de manera alguna ninguna situación diferente a la real, es decir, por aquel documento lo que se hizo fue aclarar que el precio de la venta no era el consignado en el que cursa a fs. 1, de 9 de marzo de 2007 y que alcanzaba a la suma de $us. 120.000.oo.- y ese monto era de propiedad de Ricardina Esquía Aruquipa de Tito, no tiene otro alcance. No se trata de un documento que aclare que la venta no existió, la trasferencia si existió bajo las condiciones estipuladas, esa realidad no difiere de ninguna manera con la suscripción del documento aclarativo de precio real de la venta y la propiedad de los dineros cancelados así como el reconocimiento de su derecho, de manera que pretender otro entendimiento conforme los argumentos de los recurrentes no tiene ningún sustento, así lo comprendieron los Tribunales de instancia y emitieron criterio en ese sentido de manera coherente al no encontrar evidencia que las afirmaciones de los hoy recurrentes tuvieran sustento, ello no implica la existencia de violación de lo previsto por el art. 192 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, que al contrario de lo afirmado en el recurso, se cumplió correctamente en su aplicación, consecuentemente se desvirtúa los reclamos de la parte actora.

La referencia hecha por el Ad quem en relación al transcurso de tiempo, se magnifica en sentido diferente de su significación por parte de los recurrentes, pues está vinculado en relación a la presunta diferencia del valor del inmueble al momento de la venta a la fecha de elaboración de aquel estudio pericial, no tiene otro alcance que aquello y no como entiende de forma errada la parte recurrente que el análisis fuera el no dar posibilidad de aplicación al art. 552 del Código Civil, además que subsumiera aquel aspecto a lo previsto por el art. 253-1) del Código de Procedimiento Civil.

Por todas las consideraciones realizadas, corresponde emitir resolución en sujeción a lo previsto por el art. 271 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art., 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 201 a 203 formulado por Max Flores García y Adriana Choqueticlla de Flores, planteado contra el Auto de Vista cursante de fs. 198 a 199.

Con costas.

Se regulan los honorarios profesionales del abogado en la suma de Bs. 1.000.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.        

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Tercero