TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 209/2015                                                        Sucre: 27 de marzo 2015                                                         Expediente:SC-7-15-A                                                        Partes:Andrés Yuri Kuljis Parada c/ Ivo Mateo KuljisFuchtner, Coty Carmen

KuljisFuchtner, Aida MaríaKuljisFuchtner, Walter Rade JesusKuljis

Fuchtner yTomislav Carlos KuljisFuchtner                        Proceso:Declaración judicial de paternidad                                Distrito:Santa Cruz

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 271 a 274 y  vta., interpuesto por Marcelo Antonio Zamora Toledo por sus mandantes Cotty Carmen, Aida María, Walter Rade, Ivo Mateo, y Tomislav Carlos todos de apellidos KuljisFuchtner, contra el Auto de VistaNo. 444 de 29 de octubre de 2014 de fs. 265 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso deDeclaratoria de paternidad, seguido por Andrés Yuri Kuljis Parada contraIvo Mateo KuljisFuchtner, Coty Carmen KuljisFuchtner, Aida María KuljisFuchtner, Walter RadeJesusKuljisFuchtner yTomislav Carlos KuljisFuchtner respuesta de fs. 278 a 279; concesión de fs.280, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Se interpuso demanda a fs. 64 a 65 y vta.porAndres Yuri Kuljis Parada, señalando que su señora madre Deisa Parada Arias y El Sr. Mateo KuljisYlic tuvieron una relación extramatrimonial y producto de ello hubiera nacido en fecha 30 de noviembre de 1961, su madre habría iniciado ya un proceso de declaración judicial de paternidad pero por presión de su padre desistió, sin embargo su padre ayudaba a costear los gastos de manutención a veces. Que se inscribió su partida de nacimiento, pero no constaría reconocimiento expreso. Por lo anterior inició demanda de Posesión de Estado pero que en ese intermedio su padre falleció lo mismo que su hijo que le sumió en depresión y optó por viajar a España a realizarse tratamientos médicos por lo que no pudo continuar el proceso y dictado Sentencia declarando improbada su demanda. Por lo anterior interpone demanda de Declaración judicial de paternidad, pidiendo se declare probada su demanda a fin de que se determine su filiación con respecto a su padre.

En estado de trámite del proceso, se dictó por parte de la Juez Tercero de Partido de Familia, Auto de 11 de julio de 2014 que cursa a fs. 240 por el que se declara Perención de Instancia y se dispone el archivo de lo obrado previa ejecutoría del fallo.

Apelada el referido Auto por Andrés Yuri Kuljis Parada por intermedio de su apoderada Ana Gabriela KuljisPeñarrieta por memorial de fs. 247 a 249,es resuelta por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que emitió el Auto de Vista cursante de fs. 265 y vta., por el que se Revoca el auto de fecha 11 de julio de 2014 saliente a fs. 240 de obrados debiendo la Juez A quo proseguir con el trámite de la causa.

Resolución que dio lugar al recurso de Casación en la forma y en el fondo, interpuesto por parte de Marcelo Antonio Zamora Toledo por Cotty Carmen, Aida María, Walter Rade, Ivo Mateo y Tomislav Carlos de apellidos KuljisFuchtner, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma

Sin fundamentación legal alguna que explique, el Auto de Vista habría revocado el Auto que declaró la perención de instancia, encontrando incongruencia en las fechas y años citados al haberse confundido. Aspecto que fuera comprensible, sin embargo dice, no el confundir la actividad procesal de la actora con la actividad procesal de los sujetos de la Litis, que fuera clara la disposición del art. 309 del Código de Procedimiento Civil.

Que la confusión del Ad quem no solo causaría confusión a sus poderdantes sino a una correcta administración de justicia, que no podría confundirse ultima actuación de la parte demandada o del Órgano Jurisdiccional sino la del actor o demandante. No habría fundamentación al respecto y se vulneraria el derecho de sus mandantes a saber los motivos que llevaron a las autoridades para dictar la Resolución hoy recurrida.

Por lo anterior al amparo de lo dispuesto por el art. 254 incs. 4) y 7) del CPC, interpone recurso de casación en la forma a fin de que se ordene la nulidad del Auto de Vista a fin de que se dicte uno nuevo con fundamentación.

En el fondo

Que el Auto de Vista incurrió en violación, interpretación errónea y aplicación indebida de la ley, contendría disposiciones contradictorias, incurriría en error de hecho y derecho en la apreciación de las pruebas.

Señala como interpretación errónea del art. 309 sin especificar que norma legal. Pretendiendo una interpretación desde su perspectiva, citando jurisprudencia del Tribunal Supremo. Que el Ad quem para no hacer evidente su errónea interpretación  de la norma citada hubieran preferido actuar en forma sintética, por ello habría mala aplicación y en forma indebida de esa norma procesal, que para ello se sustentaría en actuaciones procesales que fueran ajenas a la parte actora referidas a las excusas de otros juzgados que no fuera correcto, confundiendo “perención de instancia” con “inactividad procesal” que estuviera previsto en el nuevo código de procedimiento civil.

Explica lo que representaría la actividad procesal y que cosa distinta fuera la perención, como castigo a la inactividad de la parte actora.Señala de manera referencial que habría doctrina del derecho comparado, sin señalar su procedencia lo establecido en relación a la perención. Que aplicando correctamente el art. 309 del CPC, debiera contar con fechas interruptoras del plazo de perención las que señala como feriados llegando a establecer los días de una presunta inactividad procesal de la actora.

Como violación de la ley señala que hubo actos posteriores al 23 de septiembre de 2013, que siendo la perención castigo a la inactividad de la parte actora, no tuviera relevancia la actividad de los jueces, y las excusas formuladas por los jueces no tuviera relevancia. Reitera que fuera sanción a la inactividad de la parte demandante y no así del demandado o del órgano judicial, por ello habría mala interpretación de la norma.

Refiere cuestiones referidas a la celeridad, inmediatez y otros aspectos en relación a las metas que se hubiera trazado la administración de justicia en sujeción al nuevo orden constitucional.

Finaliza solicitando se dicte Auto Supremo casando el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo se declare la perención de instancia.

CONSIDERANDO III:                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el razonamiento lógico de disponer la nulidad de obrados o el Auto de Vista si los argumentos expuestos en la forma fueran evidentes al estar planteado tanto Casación en la forma como en el fondo, se resolverá con prioridad el formulado en la forma, en consideración al resultado del mismo ingresar a considerar o no los expuestos en el fondo.

En la forma

En el caso en análisis la parte recurrente pretende encontrar incongruencia y falta de pronunciamiento respecto al art. 309 del Código de Procedimiento Civil, señalando en primer término que al haberse declarado la perención de instancia por el Ad quemhubo confusión del entendimiento de la actividad procesal de la actora respecto a la actividad procesal de los sujetos de la Litis, y que ese razonamiento se subsumiera en lo dispuesto por el art. 254 num. 4) y 7) de la norma adjetiva civil.Sin embargo la exposición efectuada no tiene sustento en razón a que el num. 4) de la norma citada reza textualmente “Otorgando mas de lo pedido por las partes o sin haberse pronunciado sobre alguna de las pretensiones deducidas en el proceso y reclamadas oportunamente ante los tribunales inferiores”, aspecto que no se patentiza en el caso de Autos, pues se trata de la interpretación de la disposición legal con los alcances que el Tribunal Ad quem sostiene, ello no implica otorgar mas de lo pedido, menos no haberse pronunciado respecto a algunas pretensiones deducidas en el proceso y que hubieran sido reclamadas oportunamente, enmarcándose mas bien a un análisis de fondo y no de forma. Lo propio sucede en relación al siguiente numeral que textualmente refiere “Faltando a alguna diligencia o trámite declarados esenciales, falta expresamente penada con nulidad por la ley”. Si ése es el espíritu de la norma, es deber de la parte recurrente demostrar que aquello fuera evidente, sin embargo no existe demostración de cuales fueran las diligencias declaradas esenciales y que la norma dispusiera su nulidad por su carencia en el proceso, resultando por lo mismo en argumento meramente enunciativo que no se adecua ala causal que se alega como requisito para la nulidad pretendida.

Consecuencia de lo anterior corresponderá emitir Resolución en sujeción a lo previsto por el art. 271 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo

Se denunció entre otras cosas la presunta existencia de error de hecho y derecho en la apreciación de las pruebas, sin embargo a esta afirmación no existe identificación de cómo hubiera sucedido aquello, menos se identifican las pruebas de las que presuntamente en su apreciación se hubiera incurrido tanto en error de hecho o de derecho, aspecto que al no tener sustento alguno, debe ser desechado de su análisis.

No obstante lo anterior, se incide en señalar que hubo en el Auto de Vista, “violación”, “interpretación errónea” y “aplicación indebida” del art. 309 que no señala de que norma- sin embargo soslayando esa carencia entenderemos se trata del Código de Procedimiento Civil.

Respecto a ello corresponderá señalar que la norma en cuestión señala: “I. Cuando en primera instancia el demandante abandonare su acción durante seis meses, el juez de oficio o a petición de parte, sin mas trámite declarará la perención de instancia, con costas. II. El plazo se computará desde la última actuación.” Norma legal que configura una forma extraordinaria de conclusión del proceso, debido a la inactividad procesal en primera instancia atribuible a las partes contendientes, siendo su finalidad, evitar la permanencia indefinida de un litigio, de tal manera que el juez pueda abocarse a las causas que requieran de su conocimiento y garantizar la paz social, jurídica y económica de la colectividad. Este aspecto tiene relevancia en razón a que es una institución procesal aplicable a los procesos dispositivos, en virtud del cual, ante la inactividad de la parte sobre quien pesa la carga de operar el procedimiento, durante determinado lapso, de oficio o a pedido de parte es posible de parte del Tribunal la declaratoria de cese del curso de la instancia, rescatando como primer elemento el abandono o desinterés en el proceso, ya sea por completa inactividad o por actos insustanciales que no admitan impulso procesal durante el plazo, un segundo elemento a considerar es la posibilidad que faculta la ley de permitir la actuación de oficio o a petición de parte instando pronunciamiento judicial que concluye el proceso de forma excepcional en aplicación de la figura descrita.

En el caso de Autos, la Juez Tercero de Partido en lo Civil, a fs. 240,sin fundamento válido declaró perención de instancia tomando como parámetro un presunto abandono del proceso desde fecha 23 de septiembre de 2013 al 11 de julio de 2014, sin embargo no consideró que en el transcurso del tiempo que se computó, fue la propia parte recurrente quien la interrumpió al formular incidente de nulidad además de formular recusación conforme se verifica por memorial de fs. 153 a 155 de 11 de diciembre de 2013 que ameritó que el Juez Primero de Partido de Familia no se allane a la recusación (Auto de 16 de diciembre de 2013), aspecto que mereció trámite ante el Superior en grado que por actuado procesal cursante a fs. 195, de fecha ocho de enero de 2014 que declaró por desistida la recusación, este aspecto resulta importante mencionar en razón a que estaba cuestionado el actuar del Juez por parte del ahora recurrente y en esa lógica no es posible admitir que la actora pudiera realizar actuados de manera válida, tanto es así que finalmente logró su excusa conforme se verifica por Auto de fs. 233, remitiéndose a conocimiento de otro juzgado en el que se produjo asimismo la excusa del nuevo juzgador y radicar la causa ante conocimiento de la autoridad que declaró perención de instancia sin tomar en cuenta las contingencias que se suscitaron que bien podrían habérselos efectuado precisamente para evitar la actuación de la parte demandante y lograr el transcurso de tiempo y generar finalmente la Resolución cuestionada, que resulta incorrecto. No habiéndose tomado en cuenta que no puede imputársele omisión de impulso a la parte actora si hay una causa justificada que se lo impide, en este caso el cuestionamiento del Juez que conocía la causa con la interposición de recusación.

Es evidente que este Supremo Tribunal emitió criterio en el Auto Supremo Nº 219 de 19 de julio de 2012 respecto a la perención de instancia, el sustento de esa resolución se mantiene vigente, sin embargo en el caso en cuestión no puede tomarse el mismo razonamiento, pues en el transcurso del tiempo que pudo considerarse como válido para la perención fueron los propios demandados que suscitaron cuestionamiento de la idoneidad de la autoridad judicial, logrando finalmente su separación del caso, que resulta trascendental conforme se analizó anteriormente, de manera que pretender que fuera errónea la interpretación que hizo del art. 309 del Código de Procedimiento Civil por parte del Ad quem resulta parcial y sesgada, en razón a que el proceso no se paralizó precisamente por exclusiva atribución de la parte actora sino mas bien por que los propios demandados mediante su apoderado se encargaron de cuestionar la actuación del Juez logrando su propósito, entonces resulta inadecuado reclamar la presunta inactividad de contrario cuando estaba cuestionada la idoneidad del juzgador, bajo esas circunstancias no es posible acoger su análisisrespecto al transcurso del tiempo que pretenden.

Resulta asimismo impropio reclamar afectación a la celeridad, inmediatez y otros aspectos cuando al suscitar incidente de recusación no hayan concurrido a justificar ante la autoridad correspondiente ese aspecto y se declare por desistida aquella petición, y posteriormente mediante denuncia ante la instancia respectiva lograr se aparte del conocimiento de la causa, por lo que dentro de la moralidad y ética con la que deben regirse las actuaciones de las partes, en este caso de los recurrentes, resulta deplorable esa argumentación en el pretendido de ver afectados sus derechos, que se constata no se produjo, y si se evidencia algún retraso, son imputables a su propia actuación.

Por todas las consideraciones realizadas, corresponde emitir Resolución en sujeción a lo previsto por el art. 271 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art., 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo planteado contra el Auto de Vista Nº 444 cursante de fs. 265 y vta., por parte de Marcelo Antonio Zamora Toledo por sus mandantes Cotty Carmen, Aida María, Walter Rade, Ivo Mateo y Tomislav Carlos de apellidos KuljisFuchtner, por memorial de fs. 271 a 274 y vta.. Con costas.

Se regulan los honorarios profesionales del abogado en la suma de Bs. 1.000.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                


Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.                                                

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Tercero