TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                       SALA CIVIL


Auto Supremo:207/2015

Sucre:27 de marzo 2015                          

Expediente: O - 7-15-S

Partes: Victoria Sonia Dávila Paco de Ticonasc/ María Valentina Dávila

Méndez

Proceso:Nulidad de escritura pública

Distrito:Oruro.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo interpuesto por María Valentina Dávila Méndez, cursante a fs. 159 a 160, impugnando el Auto de Vista 237 de fecha 26 de noviembre de 2014, pronunciado por la Sala Civil, Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso ordinario de nulidad de escritura públicaseguido por Victoria Sonia Dávila Paco de Ticonascontra María Valentina Dávila Méndez, los antecedentes del proceso; auto de concesión del recurso de casación de fs. 165, y;

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO: 

Que, tramitada la causa, por el Juez de Partido Séptimo en lo Civil de la ciudad de Oruro, el mismo emitió la Sentencia Nº 37 de fecha 07 de mayo de 2014, cursante de fs. 132 a 135, declarando probada la demandade fs. 9 y vta., subsanada a fs. 26.

Contra esa Resolución de primera instancia, la parte demandada  interpuso recurso de apelación en cuyo mérito la Sala Civil, Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, mediante Auto de Vista N° 237 de fecha 26 de noviembre de 2014, cursante 154 a 157 vta., confirmó la Sentencia apelada.

Resolución de alzada que fue recurrida, mediante recurso de casación en el fondo por María Valentina Dávila Méndez, el mismo que se analiza  y resuelve.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:


1.- La recurrente acusa la falta de citación con la demanda, así como la existencia de errores en las generales de ley de la demandada, señalando otro domicilio, aspecto que fue probado por el certificado domiciliario expedido de fs. 35 vulnerándose su derecho a la defensa como el acceso a la justicia, vulnerando el art. 115.II de la Constitución Política del Estado, al margen de no haberse resuelto la apelación concedida en efecto diferido, incurriendo de esta manera en violación e interpretación errónea, aplicación indebida de la ley, así como error de hecho y de derecho sancionado con nulidad.

Concluyen solicitando se case el Auto de Vista recurrido de conformidad al art. 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO III:                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

La uniforme doctrina desarrollada por este Tribunal, entre ella, la  expresada en el Auto Supremo: Nº 55/2011 de 14 de Febrero de 2011, estableció que el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una Sentencia o Auto Definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos a la vez, de acuerdo a lo que establece el art. 250 del Código de Procedimiento Civil, en coherencia con lo establecido en los arts. 253 y 254 del mismo cuerpo legal.

Ahora bien, la finalidad del recurso de casación en el fondo es la de unificar la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando la jurisprudencia correspondiente. En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, es la de anular la Resolución recurrida o un proceso cuando al ser  sustanciado se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la Ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades debe ser uniforme. En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en la norma del art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, que se debe citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

Asimismo, corresponde señalar que, cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, destacando que si se pretende una nueva valoración y apreciación de la prueba, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de error de hecho o de derecho en su apreciación, puesto que ésta es una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación. En tanto que si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción intentada a las previsiones del art. 254 del Adjetivo Civil citado, señalando con precisión el vicio procesal a cuya consecuencia se deba disponer la anulación del proceso.

En virtud a esta diferenciación de la acción extraordinaria en análisis, la Resolución que se pronuncie también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los arts. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme lo  establecen los artículos 271 num. 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de Resolución por improcedente o infundado.

En el caso de autos, luego de la revisión del recurso que se resuelve, se advierte que el recurrente en la suma del mismo expresa: “Interpone recurso de casación en el fondo”, para concluir solicitando que este Tribunal Supremo de Justicia en aplicación del art. 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, case el Auto de Vista,sin embargo los agravios reclamados como la falta de citación con la demanda así como la falta de pronunciamiento el Ad quem sobre la apelación concedida en efecto diferido, vulnerando su derecho a la defensa y acceso a la justicia, debieron ser reclamados dentro de un recurso de casación en la forma, y no en el fondo como erradamente pretende la recurrente,confundiendo totalmente la naturaleza jurídica y finalidad del recurso de casación en el fondo, sin embargo y pese a la deficiencia en cuanto a la técnica recursiva que debió observarse, dada la finalidad y naturaleza jurídica del instituto jurídico del recurso de casación, sobre el agravio que hace a la forma del recurso, este Tribunal pasa a resolver en aplicación de la garantía del derecho de impugnación y el principio pro actione.

Dentro de ese contexto enrelación al agravio referido a la falta de citación con la demanda se tiene que el mismo no es evidente,pues conforme la papeleta de notificación de fojas 28 de obrados, se tiene que María Valentina Dávila Méndez, fue citada en forma personal con la demanda principal, quien en constancia de aquel acto, procedió a estampar su firma en la papeleta de citaciones y notificaciones, sin que el hecho de que éste acto de citación se  haya realizado en un domicilio distinto al señalado en la demanda resulte trascendente, pues conforme a la SCP Nº 1223 de 04 de octubre, estableció que: “… La notificación no está dirigida a cumplir con una formalidad procesal en sí misma, sino a asegurar que la determinación judicial objeto de la misma sea conocida efectivamente por el destinatario (SC 0757/2003-R, de 4 de junio) dado que solo el conocimiento real y efectivo de la comunicación asegura que no se provoque indefensión en la tramitación y resolución en toda clase de procesos…”; deduciéndose de ello, que la ahora recurrente no puede alegar indefensión y menos acceso a la justicia, por cuanto la citación con la demanda cumplió su finalidad, siendo intrascendente que este acto se haya practicado en lugar distinto a su domicilio real, quien por propia voluntad y desidia optó por no responder a la demanda principal, al margen de lo anterior se debe tener presente que la demandada después de su declaratoria de rebeldía, se apersonó al proceso deduciendo incidente de nulidad por falta de citación, el cual fue rechazado por el Juez de la causa por su manifiesta improcedencia conforme la Resolución de 06 de mayo de 2013, (fs. 66), Resolución que al ser recurrido fue concedido de conformidad al art. 25.I de la Ley 1760, y pronunciada la Sentencia y apelada aquella, se elevó a consideración del Tribunal Ad quemconjuntamente el recurso de apelación de la Sentencia conforme se advierte del auto de fs. 144 de 05 de junio de 2014, en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, a tiempo de confirmar la Sentencia también confirmo el auto de fecha 06 de mayo de 2013, con los fundamentos expuestos en el CONSIDERANDO I. A del Auto de Vista impugnado, por consiguiente tampoco resulta evidente la falta de pronunciamiento respecto a la apelación diferida interpuesta por la recurrente.

En consecuencia, pese a haberse formulado de manera inadecuada el señalado recurso de casación, corresponde a este Tribunal fallar conforme lo establecen los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio 2010, y en aplicación del art. 271 num. 2), y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación, cursante de fs. 159 a 160, interpuesto por María Valentina Dávila Méndez, contra el auto de Vista Nº 237 de fecha 26 de noviembre de 2014. Con costas.

Existiendo respuesta, se regula el honorario profesional en  la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán


Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Tercero