TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                           S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 201/2015-L

Sucre: 20 de marzo 2015

Expediente: SC-36-10-S

Partes: Raúl Rómulo Sandoval. c/ Aida Ribera.

Proceso: Divorcio.

Distrito: Santa Cruz.

                                                                                               

VISTOS: El recurso de casación en el fondo cursante de fs. 122 a 123 de obrados, interpuesto por Aida Ribera contra el Auto de Vista Nº 632/2009 de 30 de noviembre de 2009, cursante de fs. 119 a 120, pronunciado por la Sala Civil segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Santa Cruz (hoy Tribunal Departamental de Justicia), dentro el proceso de divorcio, seguido por Raúl Rómulo Sandoval contra Aida Ribera, concesión de fs. 126, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Juez de Partido y Sentencia de Vallegrande Santa Cruz, mediante Sentencia Nº 111/2009 de 22 de septiembre de 2009, declaró PROBADA la demanda principal de fs. 5 a 6  y Probada la demanda reconvencional de fs. 10 a 11 y por ende se declara  disuelto  el vínculo  matrimonial  que unía a los esposos  ROMULO  SANDOVAL  con AIDA RIVERA, disponiendo las siguientes medidas:

Se ordenó la partición en partes iguales de la casa ubicada  en la calle Sucre Nº 109  de esta ciudad, más dos lotes de terreno ubicados en la urbanización zona del duraznillo, igual al 50%.


Sin lugar a la asistencia familiar para la esposa.


La partición de los bienes inmuebles, será en ejecución de Sentencia. Toda vez  que los bienes gananciales muebles, ya han sido partidos.


Deducida la apelación por la demandada y remitida la misma ante la instancia competente, la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Santa Cruz (hoy Tribunal Departamental de Justicia), mediante Auto de Vista Nº Nº 632/2009 de 30 de noviembre, confirmó la Sentencia apelada.


En conocimiento de la determinación de segunda instancia, la parte demandada y reconvencionista interpuso recurso de casación en el fondo, mismo que se pasa a analizar.


CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


Que conforme a los hechos a probar cursante a fs. 22 el A quo  habría ordenado a la ahora recurrente  que pruebe los malos tratos e injurias graves inferidos por el demandante, y este como tratando de hacer ver que le estaría haciendo un favor  habría declarado probada su demanda reconvencional, señalando que sus testigos habrían declarado superficialmente, cuando en la realidad de los hechos el expediente demostraría que ha probado su demanda.


Que el A quo no se habría pronunciado, siendo que su persona habría probado  los hechos, las testificales de descargo  el pedido de aplicación del art. 378 del CPC  y la solicitud sobre el testigo de oficio José Luis Sandoval y que habría probado plenamente que los dineros otorgados en préstamo habrían sido con dineros de su hijo Ramiro Raúl Sandoval Ribera.


Que el A quo no habría tomado en cuenta toda vez que la esencia del art. 1297 del CC indicaría lo contrario, ya que se evidenciaría que los documentos privados carecen de valor probatorio hasta tanto se acredite la autenticidad de la firma, no obstante estos documentos podrían valer como indicios que lleven a presunciones.


Relativos a los hechos a probar que corresponde a la demanda principal no habrían sido probados los puntos a y b, las pruebas testificales de cargo así lo demostrarían y el A quo al  no discriminar  y bajo que fundamento, habría violado  el art. 190 y 192 del CPC.


Por lo expuesto solicita que el superior en grado resuelva CASANDO el Auto de Vista recurrido y mediante Auto Supremo motivado se dicte conforme se evidencia en el expediente.

CONSIDERANDO III:                                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del análisis del recurso de casación en el fondo, es preciso señalar que la recurrente, realiza una exposición generalizada de los puntos de hecho a probar, la actividad del Juez de primera instancia y los hechos que en su criterio se habrían probado, sin señalar y precisar los agravios de fondo contra el Auto de Vista recurrido, agravios que resultan inexistentes toda vez que la fundamentación del presente recurso de casación que cotejado con el recurso de apelación de fs. 108 a 109 resulta una copia íntegra de fundamentos que ya fueron expuestos en apelación, el cual fue resuelto en el Auto de Vista recurrido adoleciendo de la debida fundamentación jurídica propia del recurso de casación en el fondo; toda vez que el recurso de segunda instancia ya fue absuelto por el Tribunal de Alzada, no corresponde manifestarse sobre los mismos, pues si la recurrente no estaba de acuerdo con la resolución emitida por el de Alzada, debió dirigir la fundamentación del presente recurso de casación a cuestionar la decisión de fondo de fallo emitido por el Ad quem, y no limitarse a relatar y cuestionar los puntos de hecho a probar y la labor realizada por el A quo sin especificar en qué forma se le habría causado agravios o en qué consistió el error en la apreciación de las pruebas, conforme lo establece imperativamente el art. 253 num 3) del CPC., así también por lo expuesto supra los agravios del presente recurso al margen de ser una copia íntegra de apelación son imprecisos, demostrando que no se ha cumpliendo con los requisitos exigidos en el art. 258 num. 2) del CPC, por ser simplemente una copia de la apelación que ya fue analizada por el Ad quem.

Consiguientemente al evidenciar el incumplimiento de la carga procesal del art. 258 num. 2) del CPC y en aplicación al principio de pertinencia, este Supremo Tribunal no puede considerar el recurso de casación en el fondo cuyo contenido decanta en agravios formulados contra la Sentencia de primera instancia.

Por lo anterior manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala el art. 271 num. 1) en relación al art. 272 num. 2) del CPC.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo cursante de fs. 122 a 123 de obrados, interpuesto por Aida Ribera contra el Auto de Vista Nº 632/2009 de 30 de noviembre de 2009, cursante de fs. 119 a 120. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1000.-.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Tercero