TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

      S A L A C I V I L


Auto Supremo:  188/2015 - L

Sucre:  17 de marzo 2015                

Expediente:  LP-157-10-S

Partes:          Zacarías Lalo Loza Flores c/ Santos Pacheco.

Proceso:   Reivindicación.

Distrito:   La Paz.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 168 a  169 de obrados interpuesto por Santos Pacheco, impugnando el Auto de Vista No 311/2009 de fecha 22 de septiembre de 2009, cursante de fs. 165 vta. Pronunciado por  la Sala Civil Comercial Segunda de la Corte Superior de La Paz dentro del proceso de Reivindicación, seguido a instancia de Zacarías Lalo Loza Flores contra Santos Pacheco la concesión de fs. 175, los antecedentes del proceso y:


CONSIDERANDO I:                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Zacarías Lalo Loza Flores manifestando ser propietario del lote de terreno sito en la urbanización ex finca Yunguyo, actual urbanización 16 de julio de la ciudad de el Alto, lote signado con  “B” Nº 19 del Manzano 15, de 300 Mts 2 adquirido por sucesión hereditaria al fallecimiento de su esposa Rosa María Centellas, registrado su derecho propietario en oficinas de Derechos Reales, bajo el folio No 2014010043542, interpuso demanda de reivindicación, indicando que su lote se encuentra ocupado por Santos Pacheco, sin que le asista derecho propietario alguno, ingresando al lote abusando de la confianza que le han dispensado su esposa y el demandante, a pedido expreso de su suegro ya que es hijo de la última esposa de su suegro. Indicó que al principio parecía un angelito, para posteriormente cambiar la chapa de la puerta que da acceso  al lado de la casa de su suegro y sin su consentimiento instaló un taller, detentando el lote de terreno bajo amenazas y de forma abusiva.

Sustanciado el proceso en primera instancia, la Juez Segundo de Partido en lo Civil Comercial de la ciudad de La Paz pronunció Sentencia Nº 398/2008,  de fecha 27 de septiembre de 2008, por la que declaró probada la demanda de reivindicación cursante de fs. 16 a 17, subsanada a fs. 24 e improbada la demanda reconvencional de nulidad de declaratoria de herederos y escritura pública interpuesta por Santos Pacheco, en consecuencia, disponiendo que el demandado restituya el inmueble ubicado en la urbanización de la ex finca Yunguyo, actual Urbanización 16 de julio de la ciudad de El Alto, signado con el Nº B y Nº 19  del manzano 15 a Zacarías Lalo Loza Flores, aclarada esta parte resolutiva por Auto de fecha 8 de Octubre de 2007, toda vez que en la Sentencia existió error sobre datos del inmueble y el nombre del demandado, el mismo que se rectificó mediante el mencionado Auto.

Interpuesto el recurso de apelación  por Santos Pacheco, la Sala Civil Segunda de la Respetable Corte Superior de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 5-311/09, de fecha 22 de septiembre de 2009, confirmó la Sentencia 398/2008 de fecha 27 de septiembre de 2008, con costas en ambas instancias,

Contra esta Resolución de Alzada Santos Pacheco interpuso recurso de casación en el fondo el mismo que se analiza

CONSIDERANDO II:                                                                         DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurrente interpone recurso de casación en el fondo,  argumentando los siguientes agravios.

En principio indica el recurrente que tanto la Sentencia como en el Auto de Vista emitido por el Tribunal de Alzada ha incurrido en violación de los arts. 1301, 1311, 1283, 1286, 1289 del Código Civil con relación a la fecha de suscripción del documento que cursa en obrados  de fs. 67, 68, 70 y 71 de obrados, toda vez que en 1977 se ha firmado un documento entre la propietaria del inmueble Rosa María centellas Poma y Santos Pacheco, el mismo que cursa a fs. 68 (prueba contundente) para que pueda ocupar y vivir en ese inmueble el demandado hoy recurrente, desde la fecha de suscripción de dicho documento es decir, desde el 30 de julio de 1977, esto ha pedido expreso de la propietaria quien ha fallecido el 4 de abril de 1984, el cual consideran nulo y sin valor probatorio alguno sin considerar, que el referido documento  cuenta con pleno respaldo jurídico, razón por la cual el demandante solo trata de engañar a las autoridades. Asimismo en la confesión provocada del demandante  reconoce que me conoce y vivo en el inmueble 1992, siendo una mentira por los documentos que cursan de fs. 67,68, 69, 70 y 71 y que no ha sido tomado en cuenta por la autoridad recurrida.

Por otra parte manifiesta que ha existido un proceso penal por despojo en su contra seguido a instancia de Zacarías Lalo Loza Flores, proceso en el cual ha quedado absuelto, razón ésta  por la que no puede haber despojo ni reivindicación.

Finalmente indica que el recurso de casación en el fondo tiene por objetivo invalidar la Sentencia o Auto definitivos cuando han existido infracciones de la Ley y que esas infracciones influyen sustancialmente en lo dispositivo del fallo y en mérito a que en casación el Tribunal no juzga los hechos litigados por las  partes sino las infracciones o quebrantamientos de la ley en las Sentencias de primera instancia y siendo esta de orden público, interpone el recurso de casación en el fondo solicitando se conceda el mismo y la Corte Suprema de Justicia pueda anular obrados hasta dictarse nueva Sentencia declarando improbada la demanda y anular obrados hasta la demanda.

CONSIDERANDO III:                                                        

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurrente interpone recurso de casación en el fondo con una deficiente técnica recursiva, incidiendo  que en el proceso los Tribunales de instancia no hubiesen valorado prueba documental, y pretendiendo que este Tribunal valore dicha prueba, y en mérito de ello anule el proceso hasta dictarse una Sentencia declarando improbada la demanda y anular obrados hasta la demanda, siendo que interpone recurso de casación en el fondo soslayando las deficiencias del recurso daremos respuesta al mismo:

El recurrente indica que tanto el Juez A quo como el Tribunal de Alzada hubieran incurrido en violación de los arts. 1301, 1311, 1282, 1286 y 1289 del Código Civil  y no hubieran considerado ni valorado los documentos  que cursan  de fs. 68 a 71.  Al respecto los artículos citados del Código civil hacen referencia  a diversos aspectos  como ser desde cuando surte efectos un documento privado y si las copias fotográficas hacen plena  fe si son obtenidos de manera nítida y son legalizadas por un funcionario público, entendiéndose que el recurrente, lo que reclama es  que los documentos cursantes a fs. 68, 69, 70 y 71 de obrados no hubieran sido valorados, reclamando que los mismos se encuentran legalizados por funcionario competente. De la revisión de obrados se verifica que los actuados procesales se refieren a autorización de la esposa del demandante para que el demandado ingrese y viva en el inmueble, sin embargo, el demandado debe considerar que en el proceso el demandante acredita con prueba documental fehaciente  su derecho propietario y emergente de ese derecho los Tribunales de instancia han determinado la reivindicación del inmueble, por lo que el documento de referencia ha sido tomado en cuenta en el entendido que autoriza al demandante su ingreso al lote como un acto de tolerancia de parte de la esposa del demandante, con  su aquíciencia y consentimiento, lo que no impide al demandante, que ha probado su derecho propietario, reivindicar el lote de su propiedad; y el otro documento referido a denuncia interpuesta por Zacarías Lalo Lazo Flores contra Santos Pacheco por el delito de despojo y perturbación a la posesión en la que el Juzgado Cuarto de Sentencia de la ciudad del Alto pronunció Sentencia absolutoria contra el acusado Santos Pacheco, por no encontrar suficientes indicios de culpabilidad. Sin embargo de ello, los tribunales de instancia han valorado dichos documentos. En ese sentido el demandado debe entender que el proceso penal y civil son totalmente diferentes,  uno es el proceso penal, en la que el Tribunal de instancia determinó la absolución, por no haber suficientes indicios de haberse cometido el delito de despojo y perturbación; y otro el proceso civil en el cual se establece el derecho propietario, como en el caso de Autos y emergente de este derecho determina la reivindicación. Al respecto el art. 1453 del Código Civil autoriza al propietario que ha perdido la posesión reivindicarla de quien la posee o detenta, toda vez que el propietario tiene el corpus y el animus, es decir la posesión civil,  por lo que los Tribunales han valorado la prueba producida en el proceso y emergente de esa valoración han determinado la reivindicación en favor del demandante,  por lo que los reclamos efectuados devienen en infundado.

Por lo expuesto corresponde a este  Tribunal Supremo de Justicia emitir resolución conforme lo establecen los arts.271 num.2) y 273) del Código de Procedimiento Civil

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, conforme dispone la atribución prevista en el art. 42. I num 1) de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 y en aplicación a lo determinado en los arts. 271 num. 2) y 273) del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por  Santos Pacheco de fs. 168 a 169, impugnando el Auto de Vista  No 311/2009  de fecha 22 de septiembre de 2009, pronunciado por  la Sala Civil Comercial Segunda  de la Corte Superior de  La Paz. Con Costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 7.00.oo.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Segundo